Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario
Respetamos tu privacidad. Tus datos son guardados de forma segura. Consulta nuestra política de privacidad
     

FAMILIA

-

MATRIMONIO Y NOVIAZGO

-

MATRIMONIO

-

ESPOSOS

La boda dura un día... Pero el Matrimonio es para toda la vida.

 
 
   
 
 
 

Cuando preparamos nuestra boda, debemos tener en claro lo que implica esta verdad. La boda dura un día, pero el matrimonio, ¡toda la vida!

 

El día de nuestra boda, ese día donde decimos sí a nuestra unión de amor ante Dios y ante los hombres, es un momento transformador en nuestra jornada de vida. 

Podemos decir que de alguna manera la historia del ser humano de divide en antes y después de casarse ya que es ese instante cuando dejamos de ser un solo ser, una sola persona, para convertirnos en un solo ser y tres personas. 

¿Cuáles son esas tres personas?

El esposo, la esposa y Dios. Ese es el plan de Dios para el matrimonio. Dios nos creó hombre y mujer para que uniéndonos en una sola carne en mutuo amor y sellados y unidos en el amor de Dios, nuestro matrimonio sea el reflejo del Amor de Dios en la Tierra. En otras palabras, nos convertimos en la imagen de la Trinidad Santa en este mundo.

Sin lugar a dudas, decirle sí a la vocación del matrimonio es uno de los pasos más importantes (si no el más importante) que daremos en nuestra vida. 

¿Cuáles son las implicaciones?

Las implicaciones para la pareja, la familia que formarán, la sociedad y la Iglesia son enormes. Por ello, cuando preparamos nuestra boda, debemos tener en claro lo que implica esta verdad. 

De no hacerlo, corremos el peligro de pensar que el matrimonio, el Sacramento, se reduce a la planificación del día de nuestra boda. 

Hoy en día, son muchos los que dedican más tiempo, esfuerzo, atención y aun estrés a buscar:

  • La iglesia más bonita
  • El vestido más bello,
  • El lugar de recepción más elaborado,
  • Los arreglos florales más vistosos,
  • La comida más elegante,
  • El fotógrafo mejor y más profesional y un sinfín de cosas y gastos para asegurarse de que nuestra boda "sea la mejor".

Pero son pocas las veces en que las parejas piensan en lo más importante. Pocas somos las parejas que se enfocan en el tiempo que invertirán en una buena preparación matrimonial, en conversar profundamente sobre cómo vamos a llevar nuestra vida familiar y espiritual, cuáles son los valores bajo los cuales regiremos nuestra vida juntos y la de nuestros hijos, cómo practicaremos y fomentaremos nuestra fe; en fin, como vamos a hacer de Dios el centro y la roca en la cual fundamentaremos nuestro matrimonio y familia. 

Es triste ver cuántas parejas gastan sin medida y pasan cientos de horas y miles de dólares planeando su boda, pero se quejan luego de que la Iglesia les pida uno o dos días de preparación matrimonial, cuando se ha demostrado que las parejas que viven una buena preparación matrimonial reducen drásticamente la incidencia de divorcio y disfrutan de matrimonios más sanos y felices. 

Es impresionante ver cuántas parejas se unen simplemente por pasión, por no sentirse que están sin pareja (como sus amistades), para llenar el vacío de la soledad o para tener quien les sirva, sin tener un concepto claro de lo que verdaderamente es el matrimonio, según el plan de Dios, o de lo que el amor conyugal verdadero y maduro implica: un amor total, libre, fiel y fructífero.

Vivir la realidad

Notamos con frecuencia que cuando las parejas comienzan a vivir la realidad de la vida diaria, cuando enfrentan el proceso de adaptación de dos vidas con diferentes pasados y trasfondos, cuando se dan cuenta que el amor conyugal exige sacrificios y no es solo disfrutar de compañía y beneficios, cuando se dan cuenta que el amor maduro implica no buscar egoístamente el bien propio sino el bien del ser amado, muchos terminan separándose y aun divorciándose, reduciendo así al Sacramento a poco más que un experimento para encontrar una felicidad que es vana y pasajera.

Procuremos pues durante el tiempo de nuestro compromiso nupcial, centrarnos en lo que de verdad importa. Busquemos entender el verdadero significado y compromiso de esta unión, comprometernos a esta maravillosa vocación de vida que es el matrimonio, creado y diseñado por Dios para la felicidad de los cónyuges y la continuación de la vida humana. 

Recordemos que la boda dura un día, pero el matrimonio, ¡toda la vida!

 
 
Publicado originalmente en: Portumatrimonio.org, autor: Portumatrimonio.org
 
 
 
 
 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
   Facebook      Twitter      WhatsApp     Google     
 
 

Artículos de interés

 
 
mujer arrodillada al pie de la cama con ojos cerrados orando en oracion
 
san miguel arcangel estatuda con la espada hacia abajo fondo azul cielo
 
papa francisco sonrie saluda mano arriba
 
rostro mujer hombre unidos esposos felices
 
novena al divino nino jesus dia  el amor del nino dios a la virgen maria
 
 
novena especial de navidad dia  el respeto
 
 

ORACIONES EN VIDEOS

 
 
oracion de sanacion angel estatua paisaje natura montana email
 
minuto de esperanza nino sentado en la mesa sostiene libro rie email
 
oracion de sanacion oracion de sanacion mujer saltando en el bosque email
 
oracion de sanacion hombre sentado en medio de la pradera email
 
 
 
 
Tuit reciente del Papa:
 
 
 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
papa francisco hablando de pie con microfono levanta sus dos manos
 
- Lo más leído -
 

Educa a tus hijos con un poco de hambre y un poco de frío

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

Una sencilla pero poderosa oración de sanación interior

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

Una asombrosa historia de terror atada al poder del Santo Rosario

10 cosas sorprendentes que te suceden cuando haces adoración eucarística