Reflexiones / Reflexiones

El sufrimiento quita las cargas del pecado y disminuye las penas del Purgatorio

 
 
   
 
 
 

El sufrimiento arrastra y empuja al hombre, quiera o no, a Dios. Al que soporta la adversidad con alegría todo le sirve y aprovecha

 

La palabra espiritualidad, hoy en día, se usa amplia y salvajemente; la gente habla de un "todo", desde la espiritualidad del golf o haciendo meditación, hasta la espiritualidad de una nación o grupo.

La espiritualidad cristiana es el compromiso de amor con las promesas que Dios nos ha dado. Es cómo Dios se ha revelado en Jesucristo a toda la humanidad y cómo nosotros desarrollamos esa relación a lo largo de nuestra vida.

Se trata de cómo damos sentido al hecho revelador de Jesucristo Dios en nuestra vida. Se trata de cómo oramos, cómo cultivamos nuestros valores y cómo hacemos que la espiritualidad logre dar frutos en nosotros. 

A continuación, presentamos una reflexión muy profunda sobre el sufrimiento que vale la pena meditar:

"Alégrense profundamente cuando se vean sometidos a cualquier clase de pruebas, sabiendo que la fe, al ser probada, produce la paciencia. Y la paciencia debe ir acompañada de obras perfectas, a fin de que ustedes lleguen a la perfección y a la madurez, sin que les falte nada" (Santiago 1,2-4)

Diálogo del Siervo, fray Enrique, con la Eterna Sabiduría, Cristo

El Siervo:

Eso que recuerdas, bondadosísimo Jesús, suena como suavísima cítara para un hombre afligido. Ciertamente, Señor, si me consolaras con palabras tan dulces mientras sufro, padecería gustoso y preferiría soportar la cruz a carecer de ella.

La Eterna Sabiduría:

Escucha ahora atentamente la dulce melodía, los cantos sonoros de las cuerdas tensas del hombre que sufre a Dios; advierte cuán suavemente resuenan, cómo acarician los oídos.

El sufrimiento es despreciable para el mundo, pero ante Mí posee una inmensa dignidad.

El sufrimiento aplaca mi ira, atrae mi gracia y amistad; el sufrimiento hace al hombre grato y amable a mis ojos, pues lo conforma y semeja a Mí.

El sufrimiento es un bien oculto que nadie puede pagar, y aunque alguno me suplicara de rodillas durante cien años una cruz amable, ni siquiera así podría merecerla.

El sufrimiento convierte al hombre terrenal en celestial. El sufrimiento vuelve este mundo ajeno al hombre y conduce a una intimidad perpetua conmigo; disminuye el número de los amigos, pero aumenta la gracia.

El que quiera disfrutar de mi íntima amistad debe estar absolutamente libre y desprendido de todo el mundo. El sufrimiento es el camino más seguro y breve.

Créeme, si uno conociera bien cuánta es la utilidad y ventaja de la cruz, la recibiría de manos de Dios como el don más precioso. ¡Cuántos estaban destinados a la perdición eterna y dormían un sueño perpetuo, y, sin embargo, el sufrimiento los restableció y despertó a una vida mejor!

¡A cuántos retienen continuos sufrimientos como a fieras y avecillas indómitas en jaulas, pero, si se les diera tiempo y ocasión, huirían inmediatamente hacia su perdición eterna!

El sufrimiento preserva de la caída grave, enseña al hombre a conocerse a sí mismo, a recogerse en su interior, a estar en armonía consigo mismo y a creer al prójimo. Mantiene el alma en la humildad y le enseña sabiduría ; protege la pureza y trae la corona de la beatitud eterna.

Apenas encontrarás a alguien que no obtenga algún bien del sufrimiento, tanto si está aún sujeto al pecado, como si empieza a enmendar su vida, ya esté en el número de los proficientes o en el de los perfectos. El fuego purga el hierro, acrisola el oro y adorna joyas preciosas.

El sufrimiento quita la carga del pecado, disminuye las penas del Purgatorio, rechaza las tentaciones, destruye los vicios, renueva el espíritu, aporta verdadera confianza, una conciencia pura y un espíritu firme y elevado.

El sufrimiento es bebida saludable, hierba más salutífera que todas las hierbas del paraíso. Castiga el cuerpo, que en breve ha de descomponerse, y rehace el alma, mucho más noble y eterna. El sufrimiento vivifica y fecunda el alma como el rocío de mayo las bellas rosas.

El conocimiento de sí inunda el espíritu y vuelve al hombre experimentado. Quien no ha gustado el sabor del sufrimiento y la tentación, ¿qué sabe? El sufrimiento es una vara llena de amor y castigo paternal de mis elegidos.

El sufrimiento arrastra y empuja al hombre, quiera o no, a Dios. Al que soporta la adversidad con alegría todo le sirve y aprovecha, las cosas agradables y las tristes, los enemigos y los amigos.

¡Cuántas veces tú mismo has desbaratado y reducido a la nada los ataques de tus enemigos alabándome con ánimo alegre y decidido, y soportando la adversidad mansa y bondadosamente! Preferiría crear sufrimientos de la nada que dejar a mis amigos privados de la cruz.

En el sufrimiento se ponen a prueba todas las virtudes, el hombre recibe honra, el prójimo es corregido y Dios alabado. La paciencia en la adversidad es un sacrificio vivo, perfume suavísimo de excelente bálsamo ante mi divina majestad y objeto de enorme admiración ante todo el ejército celestial.

Jamás ha habido nadie, por valiente que fuera, púgil o caballero, cuyos combates públicos hayan despertado en los espectadores tanta admiración como la que sienten todos los bienaventurados ante un hombre que soporta rectamente el sufrimiento.

Todos los santos son como catadores del hombre que sufre, pues conocen como nadie el sufrimiento, y todos afirman al unísono que no hay veneno alguno en el sufrimiento, sino que es una bebida de lo más saludable.

Ser paciente en la adversidad es más provechoso que resucitar muertos o hacer otros milagros. Es el camino estrecho que conduce directo hasta las mismas puertas del cielo.

El sufrimiento hace al hombre compañero de los mártires, concede la alabanza y la victoria sobre todos los enemigos, viste al alma de hábito rosa y púrpura, prepara una corona de rosas y hace un cetro de palmas lozanas.

El sufrimiento es como piedra preciosa en el broche que cuelga en el pecho de una virgen; en la vida eterna, el sufrimiento entona con dulces melodías y espíritu libre un cántico nuevo que ni todos los coros de los ángeles podrían igualar, precisamente por esto: porque jamás han probado el sabor de la cruz.

Por decirlo en pocas palabras: este mundo llama desgraciados a los hombres que sufren, pero Yo los llamo dichosos, porque los he elegido para Mí.

El Siervo

Tus palabras demuestran que eres la Eterna Sabiduría, porque puedes revelar la misma verdad con tal claridad, que no hay lugar para la duda.

No es de extrañar que uno pueda soportar el sufrimiento cuando se lo haces tan agradable. Señor, con tus dulces palabras has conseguido que toda cruz y molestia sean para mí mucho más soportables y gozosas.

Señor Dios, Padre de bondad, de rodillas ante Ti y desde lo más profundo de mi corazón, te alabo y te doy las gracias por los sufrimientos presentes y también por los pasados, tan acerbos y lacerantes, los cuales me resultaban muy dolorosos porque parecían venir de un espíritu hostil.

La Eterna Sabiduría

¿Y qué opinas ahora de ellos?

El Siervo

Ahora no tengo la menor duda, Señor: cuando te contemplo con ojos de enamorado, Pascua gratísima de mi corazón, reconozco que aquellas cruces tan horribles y dolorosas con las que me has probado y ejercitado con bondad paternal (tus amigos se horrorizaban al yerme oprimido bajo su peso) no han sido para mí sino dulce rocío de mayo florido.

Publicado originalmente en: Dominicos.org, autor: Dominicos.org
 
 
 
Estimado lector, laméntamos importunarlo si es el caso, pero nos gustaría decirte algo importante: ¡Gracias por leernos! Tú formas parte de este portal que trae esperanzas, sueños y renueva la fe. Queremos seguir comprometidos con esta labor de difundir la fe contenida en la Palabra de Dios a todos aquellos que se sientan vacíos y afligidos. Nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un generoso aporte que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos para que esta obra llegue cada vez a más personas. Ayúdanos a seguir formando un pedacito de Cielo aquí en la tierra. Tu contribución será bien recibida. ¡Te necesitamos!
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
   Facebook      Twitter      WhatsApp     Google     
 

Déjanos tus comentarios

 

Artículos de interés

 
 
mayo mes de la virgen maria querida madre mia como te quiero dia
 
deformaciones del culto virgen maria imagenes
 
padre mark ventura sacerdote filipinas celebrando santa misa
 
pareja feliz de esposos matrimonio uniendo sus rostros
 
maria auxiliadora quince minutos de oracion
 
virgen maria llena de gracia fondo azul traje piedras preciosas bordado
 
virgen maria llena de gracia fondo azul traje piedras preciosas bordado
 
virgen maria llena de gracia fondo azul traje piedras preciosas bordado
 
mujer recostada ventada con tristeza corazon roto
 
 
mujer sonriendo viendo hacia el cielo manos abiertas campo
 
 
 
 
 
Tuit reciente del Papa:
 
 
 

Homilía del Papa Francisco


 
papa francisco fondo azu iglesia san pedro vaticano sonrie
 
papa francisco sobrevivientes chilenos de abusos sexuales carlos cruz hamilton
 
- Lo más leído -
 

Papa Francisco te da las claves que te ayudarán a sanar el corazón

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

Santa Rita de Casia. Patrona de los casos imposibles

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

10 hábitos que harán que tu oración sea poderosa

María Auxiliadora. Auxilio de los cristianos en tiempos difíciles

 
 
 


 
maria auxiliadora de los cristianos oracion consagracion hogar