Multimedia / Sanación

Mi corazón canta de gozo junto a los coros angelicales por tu venida

 
 
.

Señor, quiero descansar en Ti, vivir para Ti, teniendo confianza y paz en mi corazón. Tu presencia en mi vida genera experiencias de poder

.

Diálogo con Jesús

Oh Espíritu Santo de amor, Espíritu Santo de los divinos consuelos, acércate a mi vida y lléname de fuerzas el corazón para vivir en una sana relación con el Padre y el Hijo y así desprenderme de todo cuánto no me conduce a la santidad.

Quiero descansar en Ti, vivir para Ti, teniendo confianza y paz en mi corazón.

De serenidad todo eres Tú, de compasión es tu esencia. Gracias por tu cariño revitalizante, por protegerme en los momentos de peligro y por estar a mi lado en medio de mis aflicciones.

Tu presencia en mi vida genera experiencias de poder cada vez más grande y me hace capaz de realizar todo aquello que antes no creía poder hacerlo.

Oh Espíritu Santo bendito, ven con tu presencia y protégeme siempre. Amén

Oración de Sanación

Mi amado Jesús, despierto sonriente pensando en tu venida a este mundo y toda la alegría y bendiciones que trajiste a toda la humanidad para liberarla de los sufrimientos del alma.

Tú eres la Luz que nace desde lo alto, el eterno resplandor del Cielo, el Trono viviente que descendió con su poder y que vino a iluminar nuestros senderos y a llenar de gozo el corazón.

Con cuánto ardor mi alma ha deseado tu venida esperando que restaures toda aquella inocencia que algún día perdí, que restaures mi niño interior, aquella pureza disuelta por las distracciones del mundo y los sinsabores de la vida.

Hoy te acercas a mí como mi Señor, como mi Maestro y amigo, quiero contemplarte en tu gloria y unirme de júbilo al canto de alabanza de tus ángeles. Quiero al fin alojarte en la profundidad de mi vida.

La Navidad que me ofreces es el gran consuelo del espíritu, el amor, la paz, el regocijo y el silencio; por eso, quiero vivir tu nacimiento en mi corazón, ante la imagen pura de tu niñez y de la luz de tu eterno amor.

No quiero que ninguna preocupación aparte mi corazón y mi alma de lo que verdaderamente importa en Navidad: ¡Tú!, tu misterio de encarnación,  que vienes a mí despojado de todo para despojarme de todo lo que es innecesario

Que desde ahora brille tu Luz  y tu Verdad en el mundo y que yo pueda vivir el Amor, la paz y la felicidad que traes contigo.

Oh Sol naciente, Creador de todo lo visible e invisible, con tu fuego inextinguible ven a despertar mi conciencia transformándome en destello de tu poder.

Amén.

 
Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
   Facebook      Twitter      WhatsApp     Google     
 
 

Artículos de interés

 
 
sacerdote colocando su mano sobre la frente de un bebe mama papa sonrien
 
bebe dormido siendo bautizado mano de sacerdote
 
papa francisco sonriendo fondoclaro
 
hombre mirando por una ventana triste blanco y negro
 
hombre rezando con las manos juntas en su frente blanco y negro
 
nombre de jesus escrito gabado en una roca blanco y negro
 
nombre de jesus escrito gabado en una roca blanco y negro
 
nombre de jesus escrito gabado en una roca blanco y negro
 
esposos felices esposa feliz esposo alegre matrimonio unido pareja sonriendo
 
 
manos de esposa esposo sosteniendo un buquet con anillos de matrimonio en sus dedos
 
 
 
Tuit reciente del Papa:
 
 
 

Mas del Papa Francisco


 
papa francisco hablando balcon fondo naranja
 
papa francisco ok pulgar arriba
 
- Lo más leído -
 

El más grande error que muchas mujeres jóvenes cometen hoy en día

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

Anillos de matrimonio ¿Protegen contra tentaciones y ataques espirituales?

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

San Valentín. Patrono de los enamorados y de los matrimonios

Papa Francisco: Dios no usa una vara mágica, Él hace cambios con paciencia