Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario
Respetamos tu privacidad. Tus datos son guardados de forma segura. Consulta nuestra política de privacidad
     

NOTICIAS

-

PAPA FRANCISCO

-

EL PAPA

-

HOMILÍAS DEL PAPA

Papa Francisco: No hay crecimiento sin crisis y no hay victorias sin batallas

 
 
   
 
 
 

Papa Francisco: No hay crecimiento sin crisis. No tengan miedo de las crisis, porque es necesaria, así como no hay victoria sin batalla

 

"No hay crecimiento sin algún tipo de crisis y no hay victoria sin batalla", así lo dijo el Papa Francisco a un grupo de sacerdotes jesuitas junto a todo el personal y los estudiantes del Colegio Internacional de Gesú de Roma, fundado por el difunto padre jesuita Pedro Arrupe en 1968.

El Papa Francisco le dijo a la comunidad que ellos están llamados a fortalecer sus raíces en Dios y a crecer en el amor. En su mensaje, el Papa expresó:

No permitir que la raíz se seque.

El peor mal que nos puede pasar, es volverse complaciente, satisfecho de sí mismo y mundano en la vida espiritual, también.

La planta crece desde las raíces, las cuales tú no ves, pero ellas lo sostienen todo. Y deja de dar frutos, no cuando tiene pocas ramas, sino cuando las raíces se secan.

Tener raíces es tener un corazón que está bien entregado a Dios, permitiendo que el corazón se expanda y esté vivo.

No hay victoria sin batalla

No hay crecimiento sin crisis. No tengan miedo de las crisis, porque es necesaria, de la misma manera que no hay fruto sin poda, no hay victoria sin batalla.

Crecer y dejar tus raíces significa luchar sin descanso contra cada mundo espiritual, que es el peor mal que puede ocurrir.

Si esa mundanalidad ataca las raíces, entonces adiós a la fruta y adiós a la planta. Para mí, este es el mayor peligro en este momento: la mundanalidad espiritual que te lleva al clericalismo, etc...

Dos signos positivos de crecimiento son la obediencia y la libertad, la libertad de uno mismo y la esclavitud que el egoísmo traería.

El llamado de los jesuitas.

Los jesuitas están llamados a ofrecerse y ser uno a uno con las personas en su situación y para cuidar el mundo que Dios ama.

Los jesuitas están llamados a estar en las afueras, en situaciones delicadas y "en los desiertos de la humanidad.

Pueden encontrarse a sí mismos como un cordero entre lobos, pero no deben luchar contra los lobos, solo deben ser corderos, nunca llegar a ser como los lobos, para que Jesús, el Buen Pastor, sepa dónde está su cordero.

Papa Francisco. Ciudad del Vaticano. 03 de diciembre de 2018
 
 
Adaptación y traducción por Qriswell Quero, del artículo publicado en: Catholic News Service, autor: Carol Glatz

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
   Facebook       Twitter       WhatsApp   
 

Artículos de interés

 
 
escapulario de la virgen del carmen monte carmelo cruz
 
escapulario marron con cruz amarilla en la parte de atras del cuello de una chica
 
papa francisco cara triste manos cabeza padre bebe migrantes ahogados
 
pareja de esposos juntos mirandose de frente sonriendo de forma tierna dia
 
novena a nuestra senora virgen del carmen dia
 
 
sagrado corazon de jesus dia  la comunion reparadora
 
 

Twitter del Papa Francisco

 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
papa francisco sentado escritorio hablando por video mensaje abuso de menores
 
- Lo más leído -
 

9 cosas que debes conocer sobre el Escapulario de la Virgen del Carmen

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

Oración para vencer la tristeza, el pesimismo y ayudar a sanar la depresión

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

Novena a la Virgen del Carmen por la paz y la salud del cuerpo y alma

La Virgen del Carmen. Nuestra Señora del Escapulario. Patrona de los Carmelitas