Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario
Respetamos tu privacidad. Tus datos son guardados de forma segura. Consulta nuestra política de privacidad

Evangelio de hoy 27 de mayo, 2020. Miércoles

EL Evangelio de hoy 27 de mayo, 2020. Miércoles, trae una enseñanza para la vidaque te hará crecer en la fe. Lecturas del día del Santo Evangelio del que te ayudarán a tener un estilo de vida saludable.

Una palabra de vida en el Evangelio de hoy puede hacer que albergues en tu corazón al mismo Dios, pues Dios es palabra hecha carne que quiere dar frutos de amor en tu vida. Disfruta ahora del Evangelio. Te recomendamos leer las lecturas del día y escuchar la reflexión en audio para una meditación más profunda de la Palabra de Dios

Evangelio de hoy: 27 de mayo, 2020. Mircoles
papa-benedicto-xvi-lectura-del-evangelio-de-hoy-27-de-mayo-2020-palabra-reflexion.jpg

Lectura del Evangelio de hoy 27 de mayo, 2020. Meditado por el Papa. Juan 17,11b-19. Santo Evangelio día miércoles VII semana de Pascua

Lecturas de hoy 26 de mayo. VII miércoles de Pascua. 

Lectura del día. Hechos  20,28-38: En aquellos días, decía Pablo a los presbíteros de la Iglesia de Éfeso: "Tened cuidado de vosotros y del rebaño que el Espíritu Santo os ha encargado guardar, como pastores de la Iglesia de Dios, que él adquirió con su propia sangre. Ya sé que, cuando os deje, se meterán entre vosotros lobos feroces, que no tendrán piedad del rebaño. Incluso algunos de vosotros deformarán la doctrina y arrastrarán a los discípulos. Por eso, estad alerta: acordaos que durante tres años, de día y de noche, no he cesado de aconsejar con lágrimas en los ojos a cada uno en particular. Ahora os dejo en manos de Dios y de su palabra de gracia, que tiene poder para construiros y daros parte en la herencia de los santos. A nadie le he pedido dinero, oro ni ropa. Bien sabéis que estas manos han ganado lo necesario para mí y mis compañeros. Siempre os he enseñado que es nuestro deber trabajar para socorrer a los necesitados, acordándonos de las palabras del Señor Jesús: "Hay más dicha en dar que en recibir."" Cuando terminó de hablar, se pusieron todos de rodillas, y rezó. Se echaron a llorar y, abrazando a Pablo, lo besaban; lo que más pena les daba era lo que había dicho, que no volverían a verlo. Y lo acompañaron hasta el barco.

Salmo de hoy miércoles

Salmo 68(67):29-30,33-36. (R). "Reyes de la tierra, cantad a Dios".

Oh Dios, despliega tu poder, tu poder, oh Dios, que actúa en favor nuestro. A tu templo de Jerusalén traigan los reyes su tributo. (R).

Reyes de la tierra, cantad a Dios, tocad para el Señor, que avanza por los cielos, los cielos antiquísimos, que lanza su voz, su voz poderosa: "Reconoced el poder de Dios." (R).

Sobre Israel resplandece su majestad, y su poder, sobre las nubes. ¡Dios sea bendito! R.

Aclamación del Evangelio de hoy 27 de mayo.

¡Aleluya, aleluya! Tu palabra es verdad, Señor: conságranos en la verdad. ¡Aleluya! (Cfr. Juan 17,17)

Evangelio de hoy según San Juan 17,11b-19

VII miércoles de Pascua. Lectura del Evangelio de hoy 27 de mayo (Jesús consagra sus discípulos al Padre): En aquel tiempo, Jesús levantó los ojos al cielo dijo: "Ya no estoy más en el mundo, pero ellos están en él; y yo vuelvo a ti. Padre santo, cuídalos en tu Nombre, el Nombre que Tú me diste, para que sean uno, como nosotros. Mientras estaba con ellos, yo los cuidaba en tu Nombre, el Nombre que Tú me diste, yo los protegía y no se perdió ninguno de ellos, excepto el que debía perderse, para que se cumpliera la Escritura. Pero ahora voy a ti, y digo esto estando en el mundo, para que mi gozo sea el de ellos y su gozo sea perfecto. Yo les comuniqué tu palabra, y el mundo los odió porque ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. No te pido que los saques del mundo, sino que los preserves del Maligno. Ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. Conságralos en la verdad: tu palabra es verdad. Así como Tú me enviaste al mundo, yo también los envío al mundo. Por ellos me consagro, para que también ellos sean consagrados en la verdad". Palabra del Señor.

Reflexión del Evangelio de hoy por el Papa Benedicto XVI

En la lectura del Evangelio de hoy, vemos que el Señor oró por sus discípulos reunidos en torno a Él...

En la plegaria por los discípulos de todos los tiempos, Él nos ha visto también a nosotros y ha rezado por nosotros. Escuchemos lo que pide para los Doce y para los que estamos aquí reunidos:

"Conságralos en la verdad: tu palabra es verdad. Como tú me enviaste al mundo, así los envío yo también al mundo. Y por ellos me consagro yo, para que también se consagren ellos en la verdad" (17,17ss)

El Señor pide nuestra santificación, la santificación en la verdad. Y nos envía para continuar su misma misión.

Éste es el acto sacerdotal en el que Jesús, el hombre Jesús, que es una cosa sola con el Hijo de Dios, se entrega al Padre por nosotros. Es la expresión de que Él es al mismo tiempo sacerdote y víctima.

"Me consagro, me sacrifico": esta palabra abismal, que nos permite asomarnos a lo íntimo del corazón de Jesucristo, debería ser una y otra vez objeto de nuestra reflexión. En ella se encierra todo el misterio de nuestra redención. Y ella contiene también el origen del sacerdocio de la Iglesia. Consagrados en la Verdad, en la Palabra de Dios, para poder desarrollar el servicio sacerdotal

  • ¿Cómo están las cosas en nuestra vida?
  • ¿Estamos realmente impregnados por la palabra de Dios?
  • ¿Es ella en verdad el alimento del que vivimos, más que lo que pueda ser el pan y las cosas de este mundo?
  • ¿La conocemos verdaderamente?
  • ¿La amamos?
  • ¿Nos ocupamos interiormente de esta palabra hasta el punto de que realmente deja una impronta en nuestra vida y forma nuestro pensamiento?¿O no es más bien nuestro pensamiento el que se amolda una y otra vez a todo lo que se dice y se hace?
  • ¿Acaso no son con frecuencia las opiniones predominantes los criterios que marcan nuestros pasos?
  • ¿Acaso no nos quedamos, a fin de cuentas, en la superficialidad de todo lo que frecuentemente se impone al hombre de hoy?
  • ¿Nos dejamos realmente purificar en nuestro interior por la palabra de Dios?

Estar inmersos en la verdad y, así, en la santidad de Dios, también significa para nosotros aceptar el carácter exigente de la verdad; contraponerse tanto en las cosas grandes como en las pequeñas a la mentira que hay en el mundo en tantas formas diferentes; aceptar la fatiga de la verdad, porque su alegría más profunda está presente en nosotros.

Cuando hablamos del ser consagrados en la verdad, tampoco hemos de olvidar que, en Jesucristo, verdad y amor son una misma cosa. Estar inmersos en Él significa ahondar en su bondad, en el amor verdadero.

El amor verdadero no cuesta poco, puede ser también muy exigente. Opone resistencia al mal, para llevar el verdadero bien al hombre.

Si nos hacemos uno con Cristo, aprendemos a reconocerlo precisamente en los que sufren, en los pobres, en los pequeños de este mundo; entonces nos convertimos en personas que sirven, que reconocen a sus hermanos y hermanas, y en ellos encuentran a Él mismo. (09 de abril de 2009)

Oración para el Evangelio de hoy.

Mi Señor, tu Verdad revelada penetra hasta mis huesos y me santifica en este día renovando mis sueños, llenándome de tu presencia y tus dones.

Quiero vivir tu Verdad, no la falsa verdad de este mundo pasajero. Quiero vivir apegado a tus enseñanzas, que son una revelación de amor del Padre.

Quiero consagrarme a Ti y a tus Palabras que sanan y dan vida, recibir de ellas la fuerza y el impulso para proclamar la esperanza de la vida eterna.

Ruego al Padre, en tu Nombre, que me guarde todo mal, que tu paz haga cuna en mi corazón para acercar a otros a Ti y ayudarles a acoger tu amor.

Ayúdame a despreciar todo aquello que ha separado mi alma de la tuya y ha mantenido a mis sentidos adormecidos por falsas realidades de felicidad.

Soy un testigo de tu compasión divina, alguien que se ha dejado llamar por tu amor y quiere hacer que otros sientan la alegría de vivir en tu eterno gozo.

Gracias Señor, por la inmensa bondad con la que has colmado mi vida y por el poder de tu perdón con el que me has librado de los apegos del mundo.

Aquí me tienes, en tus manos, en las manos del Padre, dejándome guiar por el poder de tu Espíritu para llenarme de fortaleza, paz y confianza. Amén

Propósito para hoy.

Hacer un examen de conciencia con honestidad, para evaluar la espontaneidad y la profundidad de mi caridad hacia los demás, especialmente con aquellos a los que, supuestamente amo más.

Frase de reflexión.

"Vale la pena acoger a toda vida, porque cada persona humana vale la sangre de Cristo mismo. ¡No se puede despreciar lo que Dios ha amado tanto!". Papa Francisco.

Reflexión de hoy 27 de mayo por el Papa Francisco
[Mensaje de reflexión del Papa Francisco para hoy 27 de mayo. Imagen vía: Instagram.com/pildorasdefe]

Audio Evangelio de hoy 27 de mayo.

🎧 Escucha ahora la reflexión correspondiente a la lectura del Evangelio de hoy en audio, comentado para la vida diaria. Vive y reflexiona la Palabra de Dios. En el evangelio de hoy Jesús pide al Padre para que seamos unidos. Él ruega por todos nosotros para que estemos verdaderamente unidos por el amor de Dios, por la fe de nuestra Iglesia y a través de la oración diaria. No permitamos que la división nos gobierne. Somos de Cristo, de nadie más, por Él vivimos y hacia Él vamos.

Pulsa en el ícono de play para comenzar a escuchar la reflexión para el Evangelio de hoy 27 de mayo, 2020. VII miércoles de Pascua.

Intenciones de oración para el día 27 de mayo.

En la lectura del Evangelio de hoy 27 de mayo, Jesús se dona en amor hacia nosotros rogando al Padre por nuestra unidad, para que ninguna división pueda separarnos de su amor. Hoy, miércoles, es el momento de dejar escribir tus intenciones de oración en los comentarios y UNIRNOS para rogar los unos por los otros, sobre todo por nuestra unidad.

Otros Evangelios del día.