Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad

Lecturas de hoy - Evangelio del día 6 de marzo, 2021. Sábado - Santo Evangelio de hoy

EL Evangelio de hoy 6 de marzo, 2021. Sábado, trae una enseñanza para la vida que te hará crecer en la fe. Lecturas de hoy para el Santo Evangelio del que te ayudarán a tener un estilo de vida saludable.

Palabra de vida contenida en las lecturas de hoy puede hacer que albergues en tu corazón al mismo Dios. Disfruta del Evangelio de hoy. Te recomendamos leer las lecturas del día y escuchar la reflexión en audio para una meditación más profunda de la Palabra de Dios

lecturas-de-hoy-sabado-6-marzo-2021-evangelio-de-hoy-papa-francisco.jpg

Evangelio de hoy 6 de marzo 2021. Lecturas de hoy sábado. Oración del día reflexión del Papa Francisco. Lucas 15,1-3.11-32. Evangelio del día sábado

Lecturas de hoy sábado para el Santo Evangelio de hoy 6 de marzo, 2021. Reflexión sobre el Evangelio del día, en Lucas 15,1-3.11-32 - Reflexión de la Palabra del Evangelio de hoy por el Papa Francisco. "Dios es un Padre que espera por cada uno de sus hijos para que vuelvan su corazón hacia Él". Reflexión sobre las lecturas de hoy y la oración del día para tu vida en el segundo sábado de Cuaresma en el Evangelio de hoy para tu vida.

Celebración del día:

San Julián de Toledo.

Lecturas de hoy sábado.

Primera Lectura de hoy para el Evangelio del día en el segundo sábado de Cuaresma. Lectura del Libro de Miqueas 7,14-15.18-20: "Qué Dios como tú, que perdonas el pecado?".

Señor, pastorea a tu pueblo con el cayado, a las ovejas de tu heredad, a las que habitan apartadas en la maleza, en medio del Carmelo. Pastarán en Basán y Galaad, como en tiempos antiguos; como cuando saliste de Egipto y te mostraba mis prodigios. ¿Qué Dios como tú, que perdonas el pecado y absuelves la culpa al resto de tu heredad? No mantendrá por siempre la ira, pues se complace en la misericordia. Volverá a compadecerse y extinguirá nuestras culpas, arrojará a lo hondo del mar todos nuestros delitos. Serás fiel a Jacob, piadoso con Abrahán, como juraste a nuestros padres en tiempos remotos.

Salmo de hoy sábado.

Lectura de hoy del Libro de los Salmos 102(103):1-4,9-12: "El Señor es compasivo y misericordioso" (R).

  • Bendice, alma mía, al Señor, y todo mi ser a su santo nombre. Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides sus beneficios. (R).
  • Él perdona todas tus culpas y cura todas tus enfermedades; él rescata tu vida de la fosa y te colma de gracia y de ternura. (R).
  • No está siempre acusando ni guarda rencor perpetuo; no nos trata como merecen nuestros pecados ni nos paga según nuestras culpas. (R).
  • Como se levanta el cielo sobre la tierra, se levanta su bondad sobre sus fieles; como dista el oriente del ocaso, así aleja de nosotros nuestros delitos. (R).

Aclamación del Evangelio de hoy.

"¡Gloria y alabanza a ti, oh Cristo! Dejaré este lugar e iré a mi padre y le diré: 'Padre, he pecado contra el cielo y contra ti'. ¡Gloria y alabanza a ti, oh Cristo!" (Aclamación de las Lecturas de hoy tomada de Lucas 15,18).

Evangelio de hoy - Lucas 15,1-3.11-32.

Evangelio de hoy  - Lecturas de hoy para el Santo Evangelio del día sábado 6 de marzo (La Parábola del hijo pródigo): En aquel tiempo, Los publicanos y pecadores se acercaban a Jesús para escucharle. Por esto los fariseos y los maestros de la Ley lo criticaban entre sí: "Este hombre da buena acogida a los pecadores y come con ellos". Entonces, Jesús les dijo esta parábola: Había un hombre que tenía dos hijos. El menor dijo a su padre: "Dame la parte de la hacienda que me corresponde." Y el padre repartió sus bienes entre los dos. El hijo menor juntó todos sus haberes, y unos días después, se fue a un país lejano. Allí malgastó su dinero llevando una vida desordenada. Cuando ya había gastado todo, sobrevino en aquella región una escasez grande y comenzó a pasar necesidad. Fue a buscar trabajo, y se puso al servicio de un habitante del lugar que lo envió a su campo a cuidar cerdos. Hubiera deseado llenarse el estómago con la comida que daban a los cerdos, pero nadie le daba algo. Finalmente recapacitó y se dijo: ¡Cuántos asalariados de mi padre tienen pan de sobra, mientras yo aquí me muero de hambre! Tengo que hacer algo: volveré donde mi padre y le diré: "Padre, he pecado contra Dios y contra ti. Ya no merezco ser llamado hijo tuyo. Trátame como a uno de tus asalariados". Se levantó, pues, y se fue donde su padre. Estaba aún lejos, cuando su padre lo vio y sintió compasión; corrió a echarse a su cuello y lo besó. Entonces el hijo le habló: "Padre, he pecado contra Dios y ante ti. Ya no merezco ser llamado hijo tuyo". Pero el padre dijo a sus servidores: "¡Rápido! Traigan el mejor vestido y pónganselo. Colóquenle un anillo en el dedo y traigan calzado para sus pies. Traigan el ternero gordo y mátenlo; comamos y hagamos fiesta, porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la vida; estaba perdido y lo hemos encontrado". Y comenzaron la fiesta. El hijo mayor estaba en el campo. Al volver, cuando se acercaba a la casa, oyó la orquesta y el baile. Llamó a uno de los muchachos y le preguntó qué significaba todo aquello. El le respondió: "Tu hermano ha regresado a casa, y tu padre mandó matar el ternero gordo por haberlo recobrado sano y salvo". El hijo mayor se enojó y no quiso entrar. Su padre salió a suplicarle. Pero él le contestó: "Hace tantos años que te sirvo sin haber desobedecido jamás ni una sola de tus órdenes, y a mí nunca me has dado un cabrito para hacer una fiesta con mis amigos. Pero ahora que vuelve ese hijo tuyo, que se ha gastado tu dinero con prostitutas, haces matar para él el ternero gordo". El padre le dijo: "Hijo, tú estás siempre conmigo y todo lo mío es tuyo. Pero había que hacer fiesta y alegrarse, puesto que tu hermano estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado". Palabra del Señor.

Reflexión del Evangelio de hoy por el Papa Francisco.

Papa Francisco: Dios te busca aunque tú no lo busques

En el Evangelio de hoy, tenemos que aprender que, tras haber conocido a Jesús y escuchar su predicación, el cristiano ya no considera más a Dios como un tirano al que se deba temer, ya no tiene miedo de él, sino que siente florecer en su corazón la confianza en Él: puede hablar con el Creador llamándolo Padre.

La expresión es de tal importancia para los cristianos que se ha conservado intacta, en su forma originaria: "Abba"

Dios, no se encerrará en el silencio: dile Padre, y Él te responderá. Tú tienes un padre. "Sí, pero yo soy un delincuente...": ¡pero tienes un padre que te ama! Dile Padre, comienza a rezar así, y en el silencio, él dirá que jamás te ha perdido de vista. "Pero Señor, yo hice esto...". "Yo jamás te he perdido de vista: he visto todo. Pero siempre permanecí allí, cerca de ti, fiel a mi amor por ti". Esa será la respuesta. Jamás se olviden de decir Padre.

Mirando la figura del padre de la parábola del Evangelio de hoy y su abrazo con el hijo que ha regresado, nos preguntamos: ¿cómo es posible que Tú, oh, Dios, conozcas solamente el amor? ¿Dónde está en Ti la venganza, la pretensión de justicia, la rabia por tu honor herido?

El padre de esa parábola tiene en su manera de moverse algo que me recuerda mucho al ánimo de una madre. Son principalmente las madres las que disculpan a sus hijos, las que no cortan la empatía que sienten hacia ellos, las que los siguen amando, incluso cuando ellos ya no debieran merecer nada más.

Dios te busca, aun cuando tú no lo busques. Dios te ama, aunque tú te hayas olvidado de él. Dios descubre una belleza en ti, aun cuando piensas que has malgastado inútilmente todos tus talentos.

Dios es como una madre que jamás deja de amar a su criatura. Por otro lado, hay una gestación que dura para siempre, que va mucho más allá de los nueve meses de gestación física, y que genera un circuito de amor que es infinito.  

[...] Puede suceder que nosotros también caminemos por senderos alejados de Dios, como le sucedió al hijo pródigo del Evangelio de hoy; o bien, que caigamos en una soledad que nos haga sentir como abandonados en el mundo; o incluso podemos equivocarnos y quedar paralizados por el sentimiento de culpa.

En estos momentos difíciles, podemos encontrar la fuerza al rezar, recomenzando por la palabra Abba. Él no nos esconderá su rostro; Él no se encerrará en el silencio; nos dirá que jamás nos perdió de vista y que siempre ha permanecido allí, fiel a su amor por nosotros. (Reflexión al Evangelio de Hoy. Audiencia General. 19 de enero de 2019.)

Rosario de hoy sábado.

Reza con nosotros el Rosario de hoy sábado por todas tus intenciones y por la sanación del mundo. Santo Rosario sábado por nuestras peticiones.

Santo Rosario de hoy.

Oración del día para el Evangelio de hoy.

Señor, ayúdame a comprender que soy una persona frágil, que fallo y en ocasiones tomo malas decisiones. Sé que puedo recurrir a Ti para corregir el rumbo hacia tu corazón compasivo. Aunque me desvíe, tú estarás esperando mi conversión para celebrar el renacimiento de mi corazón en Ti. Amén. (Extraído de nuestro devocional diario de la oración del día para las lecturas de hoy)

Propósito del Evangelio de hoy.

No juzgar a la ligera de ninguno. Siempre tener un corazón compasivo para comprender y amar.

Papa Francisco: Mírate en el espejo antes de Juzgar.

Frase de reflexión.

"Solo si logramos mirarnos entre nosotros, con nuestras diferencias, como miembros de la misma familia humana, podremos comenzar un proceso efectivo de reconstrucción y dejar a las generaciones futuras un mundo mejor, más justo y más humano". Papa Francisco.

Audio para las Lecturas de hoy sábado.

Al meditar las lecturas de hoy sábado y después de haber leído el texto de Evangelio del día, escucha ahora la reflexión correspondiente a las lecturas de hoy con la meditación del Santo Evangelio de hoy Lucas 15,1-3.11-32, en audio. Palabra de Dios comentada para la vida diaria. "Dios te espera, Dios te busca. Él quiere que vuelvas tus ojos y tu corazón a Él". Reflexión de las lecturas y el Evangelio de hoy.

Pulsa en el ícono de Play para comenzar a escuchar la reflexión de las lecturas de hoy para el Evangelio del día sábado.

Índice de lecturas del día.

Intenciones del Evangelio de hoy.

No hay nada más sanador que la Palabra de Dios. Al meditar todas las lecturas de hoy con el Santo Evangelio del día con Lucas 15,1-3.11-32, profundizas en tu relación personal con Dios. La oración del día expresa una petición de transformación en el Evangelio de hoy. "El amor y la misericordia de Dios no tiene comparación. Él es un padre misericordioso que acoge, perdona y renueva el corazón de los hijos que regresan a Él". Con la lectura de hoy sábado, pidamos por esas intenciones de oración para el día de hoy que quieres expresar. Escribe en los comentarios todo aquello que quieres que Dios pueda darte o sanarte a través de la lectura de hoy y su Palabra viva en el Evangelio de hoy 6 de marzo, 2021. Paz y bien a tu vida.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Audio Evangelio: Fray Nelson Medina, O.P.
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM

Otros Evangelios del día.