Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Sanación

Tu amor es donación y entrega, tu amor es liberador y restaurador, es el motor que debe mover mis entrañas

El amor es algo más que en sentimiento en el que se espera una correspondencia en la misma medida o mayor de lo que entregamos. Cuando el Amor es verdadero, comienza a haber desprendimiento. El amor pasar a ser una donación, una entrega absoluta en la que podemos sentir que es algo muy liberador y restaurador.

Podemos leer en el Salmo 69,19-20: "Ven, acércate a mí y rescátame, líbrame de tantos enemigos. Tú conoces mi humillación, mis adversarios están todos a tu vista". Permitir que Dios se acerque a nosotros con su amor, podremos sentir su rescate y al mismo tiempo, esa fuerza liberadora y transfomadora.

Amar es donar y entregar.

Dios mío, en este mundo que estamos viviendo, marcado por tanta indiferencia y egoísmo, por tanto desprecio y egocentrismo, tu amor manifestado en mis acciones debe ser el rasgo que me identifique.

Tu amor debe traducirse en gestos concretos, en expresiones encarnadas de pureza. Tu amor no es algo intangible, desvinculado de mi realidad. No mi Señor, Tu amor es donación y entrega, tu amor es liberador y restaurador, es el motor que debe mover mis entrañas.

Quiero tener como misión, propagar ese amor puro y consolador y darte a conocer entre los cansados y afligidos del mundo, yo me cuento también entre ellos, porque yo también he tropezado, también me he sentido solo y sin esperanzas.

Querido Dios, sé que no soy perfecto, sé que estoy lleno de miserias y dolores los cuáles me provocan reacciones nada agradables a Ti. Te pido perdón por todo esto, pues estas cosas no me dejan amar en plenitud. Tú sabes que no es mi intención hacer el mal, por eso recurro a ti por medio de esta oración.

"La oración que nace de la fe salvará al enfermo, el Señor lo aliviará, y si tuviera pecados, le serán perdonados". (Santiago 5,15)

Señor, yo también estoy enfermo, enfermo de egoísmos, de vanidades, de malas emociones. Quiero depositar mi confianza enteramente en Ti, seguir tus pasos con firmeza confiando en que, mientras camino contigo, me vas sanando y me vas restaurando todas mis fuerzas.

Guía mi vida Señor y ayúdame a hacer tu voluntad, ayúdame a hacerlo bien, ayúdame a triunfar en medio de la adversidad. Quiero pedirte que vengas con tu poder sanador a mi vida. Abre tus brazos para consolar y enjugar las lágrimas de mi herido corazón y así salir con más fuerzas y dispuesto a construir mi felicidad y la de los míos.

Ven Señor, ven amado de mi alma, te espero con los brazos abierto. Dame un corazón puro y dulce para amar y recibir tus bendiciones de paz, de perfección y de transformación en mi vida. Ayúdame a ser mejor Señor, ayúdame a dejar rastros de verdadera humanidad. Amén.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

¿Te gusta Píldoras de Fe? Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras nos importan, por eso te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema.

RECURSOS DE UTILIDAD