Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Aprende a orar

No todos los sacerdotes han cometido crímenes de abuso, pero aunque sea uno, no se justifica. Oración de reparación por crímenes de abuso

Los crímenes de abuso son atroces. Te invito a realizar una oración de reparación por crímenes de abuso que algunos sacerdotes han llegado a cometer. Las noticias vuelan rápido y sobre todo si se tratan sobre crímenes de abuso cometidos por sacerdotes. Nos encontramos con estas noticias alarmantes para nosotros los cristianos y que golpéan fuertemente nuestros adentros, haciendo tambalear nuestra fe y resquebrajando un poco nuestra esperanza.

A muchos, nos duele ver como, personas que se consagraron al Señor y que prometieron dar sus vidas por sus ovejas, hayan atentado gravemente contra la dignidad de una persona, violentando su ser interior y llevándolos a la ruina emocional, violando la confianza que se les otorgó como líderes y pastores del pueblo.

Es difícil para cualquiera de nosotros poder apreciar con impotencia, cómo esas noticias atroces de abusos, cuando están relacionadas con algún miembro de la Iglesia, se propagan con tal velocidad que no nos alcanza siquiera la vista para asimilarlas.

Nosotros sabemos que no todos los sacerdotes y religiosos de la Iglesia han cometido crímenes de abuso. En realidad, es un porcentaje muy pequeño, más pequeño que la población en general. Pero cualquier acto tan atroz como este, es demasiado para una persona que ha contraido nupcias con el Cordero, aunque sea uno solo, no podrá jamás justificarse.

Debemos hacer acto de reparación por estos crímenes tan crueles y me atrevería decir que es algo demoníaco, como lo dijo también el Papa Francisco en una entrevista. 

La siguiente oración de reparación por crímenes de abuso pertenece al Padre Frank Pavone de la comunidad de Sacerdotes por la Vida y que la compartimos aquí porque la vemos muy necesaria en estos tiempos que atravesamos.

Oración de reparación por los crímenes de abuso cometidos por los sacerdotes

Dios y Padre de Misericordia, nosotros, tu gente, estamos ante ti hoy con profunda humildad, conscientes de nuestros propios pecados y pidiéndote perdón.

Señor, confiamos en que Tú nos cuidas. Una y otra vez, has rescatado a tu pueblo del poder de sus enemigos, has renovado tu alianza cuando tu propio pueblo la ha roto, y has sanado las heridas que el pecado y la infidelidad han desatado en tus hijos e hijas.

Padre, hoy venimos ante Ti invocando tu misericordia, y ofreciéndote nuestras oraciones y sacrificios de reparación por los escandalosos crímenes cometidos por algunos de los designados para proclamar tu Palabra y dirigir tu Iglesia.

Sé misericordioso, oh Señor, porque hemos pecado.

Oramos por las víctimas de estos crímenes, tanto conocidos como desconocidos. Protégelos con tu poderosa mano, sánalos con el bálsamo calmante de tu Espíritu, y consuélalos con la presencia amorosa de nuestra Madre celestial.

Oramos por quienes han cometido estos crímenes. Dales sincero arrepentimiento y la humildad de aceptar las consecuencias de sus acciones.

Oramos por los responsables para corregir los abusos que han ocurrido. Dales sabiduría, un deseo de reforma auténtica y valentía para llevarla a cabo.

Oramos por aquellos que han sido escandalizados por estos crímenes. Del mismo modo en que tu Hijo Jesús calmó los vientos y las olas, permite que él hable su Palabra nuevamente para calmar la confusión y la preocupación en sus almas.

Renueva la fe de todos nosotros: una fe que reconoce que has designado pastores para que nos guíen y una fe que también reconoce que tenemos un solo Maestro, el Cristo, y que todos somos hermanos y hermanas.

Padre, al principio de los tiempos, tu Espíritu se cernió sobre la oscuridad y el caos, y trajo luz y vida, orden y belleza.

Después del caos del Viernes Santo y la oscuridad del Sábado Santo, su Espíritu volvió a respirar sobre los apóstoles, y provocó una nueva ola de gracia para el mundo.

Envía ese Espíritu ahora sobre nuestras almas, sobre nuestra Iglesia y sobre nuestro mundo. Mantén nuestros ojos fijos en ti, Y renueva nuestro compromiso de seguir a tu Hijo, en la santidad de la vida, y con la alegría y la paz que provienen solo de Ti, y que nadie nos puede quitar.

Te lo pedimos con humildad y con confianza, por medio de Cristo nuestro Señor.

Amén.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: Sacerdotes por la Vida

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD