Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario
Respetamos tu privacidad. Tus datos son guardados de forma segura. Consulta nuestra política de privacidad
     
CONOCE TU FE - CAMINANDO EN LA FE - FE CATÓLICA - AUMENTA MI FE

10 citas bíblicas que te harán descansar tus problemas en Dios

 
 
   
 
 
 

Citas bíblicas para descansar tus problemas en Dios, son apropiadas para que las consultes en momentos turbios

 

Existen citas bíblicas de fortaleza si quieres descansar tus problemas en Dios y encontrar la paz cada vez que recurras a ellas. A través de su Palabra Dios nos deja mensajes de fuerzas y esperanzas y en estas citas bíblicas puedes encontrar alivio para esos momentos en que deseas descansar tus problemas en Dios y sentir la paz reposar sobre su tu vida.

Si piensas que son muchas las dificultades que te agobian y que, descansar tus problemas en Dios no es algo muy factible en este momento, te invito a revisar cómo estás llevando tu vida, a silenciar un poco de la rutina del mundo y a reposar un poco en esa fuente de amor que nos entrega, a través de citas bíblicas, poderoso motivos para seguir luchan aún en la adversidad.

La siguiente información es una adaptación de la publicación realizada en Caritas Argentina que ha servido como base para esta información que te ofrecemos en forma de meditación.

Hoy volví a casa apurado ya que debía resolver algunos temas para el día siguiente que me ocupaban y preocupaban. Me bañé, preparé algo para cenar y me dispuse ha hacer un tiempo de oración, de repente mi Biblia, con sorpresa de mi parte, me habló trayendo a mi memoria una serie de citas bíblicas que descansaban empolvadas en el olvido y logró unirlas en un mensaje coherente que me permitió descansar:

10 citas bíblicas para descansar en Dios

A continuación te menciono 10 citas bíblicas que de seguro te harán descansar tus problemas en Dios y encomendarte a su divino poder, porque solo Él traerá paz a tu corazón en todo momento, así que nunca te desanimes.

1. Dios es tu Protector y Refugio seguro.

Sería bueno que en todo momento de tu vida, sobre todo en las circunstancias más adversas, tuvieses presente lo siguiente:

"Bueno es el Señor; es refugio en el día de la angustia, y protector de los que en él confían" (Nahúm 1,7).

2. Ante los problemas y dificultades.

Los problemas siempre estarán presente en nuestras vidas, no podemos desanimarnos cuando nos sucedan, lo importante es no perder la paciencia y seguir confiando en Dios

"Por eso, aunque pasamos por muchas dificultades, no nos desanimamos. Tenemos preocupaciones, pero no perdemos la calma. La gente y los problemas nos persiguen, pero Dios no nos abandona. Las contrariedades nos hacen caer, pero no nos destruyen" (2 Corintios 4,8-9).

3. La seguridad de estar a salvo.

El Dios de la vida y del amor, no nos desampara ni nos deja sólo, Él actúa en todo momento. Aprende a decir como el salmista:

"Aunque pase yo por grandes angustias, Tú me darás vida; contra el furor de mis enemigos extenderás la mano y tu mano derecha me pondrá a salvo" (Salmo 138,7).

4. Alegre y confiado en Dios.

Dios Todopoderoso, conoce todo de nosotros ¿crees que el nos abandonará en el momento de la prueba?

¡Alégrate! poque Dios siempre está atento con sus hijos. Di con gratitud:

"Me alegro y me regocijo en tu amor, porque tú has visto mi aflicción y conoces las angustias de mi alma" (Salmo 31,7)

5. Todo se mueve por orden de Dios.

Si tú pones toda tu confianza en Dios, Él moverá las cosas y situaciones de tal manera que saldrás favorecido por su gracia

"Sabemos que Dios va disponiendo todo para el bien de los que le aman, es decir, de los que él ha llamado de acuerdo con su plan" (Romanos 8,28).

6. Dios es el auxilio divino.

Con la asistencia divina de Dios puedes contar para siempre. Él tiene un gran propósito de salvación escondido en esa circunstancia compleja que vives

"A las montañas levanto mis ojos; ¿de dónde ha de venir mi auxilio? Mi ayuda proviene del Señor, creador del cielo y de la tierra" (Salmo 121,1-2).

7. Encomiwnda todo al Señor.

Toda carga, preocupación o problema que esté turbando tu alma, colócalo bajo el amparo del que todo lo puede

"Pon tus preocupaciones en las manos de Dios, pues él tiene cuidado de ti" (1 Pedro 5,7).

8. Hoy es el día.

Ponte en camino, actúa en este instante por ese problema que te inquieta en este momento

"No se inquieten por el día de mañana; el mañana se inquietará por sí mismo. A cada día le bastan sus propias preocupaciones"" (Mateo 6,34).

9. Así como recibes, debes dar.

Todo ese amor con que Dios te ha inundado, aprende a multiplicarlo y entregarlo a los demás, sobre todo a los que sufren, para que puedan conocer lo bueno que es el Señor

"Bendito sea Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de las misericordias y Dios de todo consuelo, que nos reconforta en todas nuestras tribulaciones, para que nosotros podamos dar a los que sufren el mismo consuelo que recibimos de Dios" (2 Corintios 1,3-4).

10. La oración para tener paz en el corazón.

Suplica, ruega, implora al Padre bueno que te de la paz en toda circunstancia de tu vida. Para Él no hay problema muy grande

"No se angustien por nada, y en cualquier circunstancia, recurran a la oración y a la súplica, acompañadas de acción de gracias, para presentar sus peticiones a Dios. Entonces la paz de Dios, que supera todo lo que podemos pensar, tomará bajo su cuidado los corazones y los pensamientos de ustedes en Cristo Jesús. (Filipenses 4,6-7).

Gracias mi querida Biblia, recordar estas citas bíblicas me calman el alma, la mente y el corazón de manera que quiero dormir en los brazos de Dios, viéndome de niño descansando el regazo de mi madre.

Y esta, es una de las citas bíblicas de regalo que te recomiendo que imprimas y la tengas siempre a la vista:

"Confía en el Señor y practica el bien; habita en la tierra y crece en paz: que el Señor sea tu única delicia y Él te dará todos los deseos de tu corazón. Encomienda todos tus proyectos al Señor, confía en Él, y Él hará su obra; hará brillar tu justicia como el sol y tu derecho, como la luz del mediodía". (Salmo 37,3-6)

Responde en el Silencio de tu Corazón:

  • En momentos de angustia, ¿recurriste a los brazos de Dios? ¿Qué resultado obtuviste? ¿Obtuviste la Paz que necesitabas?

  • ¿Por qué problemas deberíamos angustiarnos menos y dejarnos llevar más por el auxilio del Señor?

Confiar en Dios es antes que nada, permitir que su voluntad se haga en tu vida y en su providencia amorosa que sabe dar cosas buenas a los hijos que lo buscan para amarle, seguirle y descansar sus problemas en Él.

 
 
Redacción: Andrea Pérez, PildorasdeFe.net | Con aportes de: Caritas Argentina

pildorasdefe andrea perez de quero firmaAndrea Pérez, Venezolana viviendo en Ecuador, hija de Dios, mujer de fe, madre y esposa. De profesión ingeniera, y de corazón misionera. Trabajando día a día en mi crecimiento espiritual y buscando la coherencia, tomando como guía la frase de San Pablo: Cambia tu manera de pensar y cambiará tu manera de vivir (Ro 12,2)

 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
  Facebook      Twitter       WhatsApp   
 

Déjanos tus comentarios

Artículos de interés

 
 
estatua de virgen maria con jesus verdades sobre maria que debes conocer
 
inmaculada concepcion de la virgen maria  pinturas frescos de maria
 
rezando el rosario entre las manos fondo oscuro no te averguences de rezar el rosario
 
esposos felices recien casados boda matrimonio sostienen buquet de flores luz blanca
 
mano con brujula oracion saber elegir los caminos de Dios
 
 
novena a la inmaculada concepcion de maria dia  modelo perfecto a imitar
 
 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
papa francisco frente a un cuadro de la virgen maria sosteniendo nino jesus
 
- Lo más leído -
 

Oración de liberación del miedo, la angustia y el dolor emocional

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

¿Comulgar sin confesarse? Ten mucho cuidado.

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

Oración para vencer el miedo y aumentar la confianza

San Miguel Arcángel: nuestro gran defensor en el combate espiritual