Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario
Respetamos tu privacidad. Tus datos son guardados de forma segura. Consulta nuestra política de privacidad
     

ORACIÓN

-

APRENDE A ORAR

-

ORACIONES CRISTIANAS

-

ORACIONES CATÓLICAS

21 razones bíblicas por las cuales Dios no escucha nuestra oración

 
 
   
 
 
 

¿Por qué si hay fe, no somos escuchados? Sencillo porque la Fe se traduce en la Obediencia

 

Aunque Dios es un Padre Amoroso y su misericordia sobrepasa aún nuestros pecados (Sal 86,15) y Jesús nos dice: "Pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá. Porque todo el que pide recibe, el que busca encuentra y Al que llama se le abre" (Mt 7, 7-8).

De la misma manera el Pbro. Juan del Rizzo atinadamente (Famoso por su Devoción al Divino Niño) dice que hay que "Pedir milagros, aunque no seamos santos, porque lo que obtiene milagros no es la santidad sino la fe".

Y Todo eso es muy cierto, ya que el primer elemento de la oración: es la FE, y muchas veces se da, por ello entre el Pueblo de Dios se oye decir "Yo tengo mucha fe… pero Dios no me escucha".

¿Por qué si hay fe, no somos escuchados? Sencillo porque la Fe se traduce en la Obediencia (Mat 7,21; Santiago 2, 24)

Hay al menos 21 cítas bíblicas en donde el Señor no responde la Oración. Aquí se las presentamos:

1.- Si en nuestra oración pedimos mal o tiene motivos personales y egoístas.

"Si piden algo, no lo consiguen porque piden mal; y no lo consiguen porque lo derrocharían para divertirse". (Santiago 4,3)

Muchos pedimos cosas malas: la amante o el amante, la muerte del esposo(a), el violador encontrar una víctima, el delincuente que no sea descubierto, Dios NUNCA responderá eso, porque Él da lo mejor.

"Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos ¡cuánto más el Padre del Cielo dará espíritu santo a los que se lo pidan!" (Lucas 11, 13)

2.- Porque no es el tiempo oportuno.

Nuestro Padre Abraham tuvo que esperar 40 años, para recibir la promesa que Dios le había dado.

"¿Hay algo difícil para el Señor? De aquí a un año volveré, y Sara tendrá un hijo". (Génesis 18,14)

Es que debemos tener en cuenta que "...hay para cada cosa un tiempo y un criterio" (Eclesiastés 8,6)

3.- Cuando oramos sin fe.

¿Cómo vamos a ver resultados en la oración sino tenemos fe?

"Pero hay que pedir con fe, sin vacilar, porque el que vacila se parece a las olas del mar que están a merced del viento. Esa gente no puede esperar nada del Señor, son personas divididas y toda su existencia será inestable". (Santiago 1,6-8)

4.- Si al pedir oramos guardando maldad en nuestros corazones.

No podemos guardar maldad ni rencor en nuestro corazón y al mismo tiempo pretender ser escuchados por Dios.

"Si hubiera alguna culpa en mi corazón, el Señor no me habría escuchado". (Salmo 66,18)

5.- Porque oramos, pero permaneciendo en el pecado.

"Han sido las culpas de ustedes las que han puesto una barrera entre ustedes y su Dios; sus pecados han hecho que Dios cubra su rostropara dejar de escucharlos" (Isaías 59,2);

El apóstol San Juan lo describe también en su Evangelio:

"Es sabido que Dios no escucha a los pecadores, pero al que honra a Dios y cumple su voluntad, Dios lo escucha". (Juan 9,31)

6.- La oración de los que NO obedecen o niegan la Ley de Dios.

¿Cómo pretendemos algunos dirigirnos a Dios sino complimos con sus mandatos y queremos vivir según nuestra propia ley?

"El que se niega a escuchar la Ley, hasta su oración es un sacrilegio para Dios" (Proverbios 28,9)

El profeta Zacarías nos advierte también de esto:

"Pero ellos no quisieron hacer caso: se mostraron rebeldes y endurecieron sus oídos para no oír; endurecieron su corazón como el diamante para no escuchar la instrucción y las palabras que el Señor de los ejércitos les había dirigido por su espíritu, por intermedio de los antiguos profetas. Entonces el Señor de los ejércitos se irritó profundamente. Y sucedió lo siguiente: Así como él llamaba y ellos no escuchaban, así también ellos llamarán y yo no escucharé, dice el Señor de los ejércitos" (Zacarías 7,11-13)

7.- Si cuando oramos, servimos indignamente a Dios.

Servir a Dios sin compromiso, ni respeto o amor, puede llevarnos a oraciones sin respuestas

"Presentando sobre mi altar un alimento manchado, Y ustedes dicen: "¿En qué te hemos manchado?" Diciendo: "La mesa del Señor es despreciable". Cuando ustedes presentan un animal ciego para el sacrificio, ¿no están obrando mal? Y cuando presentan un animal rengo o enfermo, ¿no están obrando mal? Ofrécelos a tu gobernador, a ver si te recibe bien y se muestra favorable, dice el Señor de los ejércitos. Y ahora, aplaquen el rostro de Dios, para que él tenga piedad de nosotros. Todo esto viene de las manos de ustedes, ¿acaso él se les mostrará favorable?, dice el Señor de los ejércitos". (Malaquías 1,7-9)

8.- La Oración de los que se han apartado de Dios.

"Esto dice Yahvé respecto de este pueblo: ¡Cómo les gusta correr de acá para allá, si no paran un momento! Yahvé no los quiere, pues se acuerda ahora de sus crímenes y del castigo que merecen. Y añadió Yahvé: No ruegues por la felicidad de este pueblo. Aunque ayunen, no escucharé su súplica; aunque me presenten holocaustos y ofrendas, no los aceptaré. Al contrario, me preparo para acabar con ellos por la espada, el hambre y la peste" (Jeremías 14, 10-12)

También el Señor, en el Libro de los Proverbios, nos dice:

"¿Se van a rehusar cuando los llamo, no van a poner atención cuando les tiendo la mano?, ¿No quieren hacer caso de mis consejos y rechazan mis advertencias?. Yo también me reiré de su miseria, me burlaré cuando el miedo los domine, cuando les llegue el huracán del terror y se los lleve el torbellino de las desdichas, cuando queden bajo el peso de la miseria y de la angustia. Entonces me llamarán pero no responderé, me buscarán pero no me hallarán" (Proverbios 1,24-25.28)

9.- La oración de los que hacen sus oídos sordos al clamor del pobre o del que sufre.

A veces pecamos de indiferencia, volteamos la mirada hacia otra parte indicandoq ue no nos importa el sufrimiento ajeno... El Señor tiene algo que decirte al respecto:

"El que pone oídos sordos al grito del afligido, cuando llame no le responderán". (Proverbios 21,13)

10.- La oración de los que son violentos, asesinos, mentirosos y calumniadores.

"Cuando rezan con las manos extendidas, aparto mis ojos para no verlos; aunque multipliquen sus plegarias, no las escucharé, porque veo la sangre en sus manos". (Isaías 1,15) 

"Los pecados de ustedes han cavado un abismo entre ustedes y su Dios. Sus pecados han hecho que él vuelva su cara para no atenderlos. Pues las manos de ustedes están manchadas de sangre, y sus dedos, de crímenes, sus labios pronuncian la mentira y su lengua murmura la falsedad". (Isaías 59,2-3)

11.- Porque la persona que ora, está bajo juicio.

Las personas que están bajo juicio, van de problema en problema, de dificultad en dificultad hasta que Dios les levanta el juicio, cuando tienen un arrepentimiento sincero delante de Dios; todo esto no fue castigo de Dios, sino consecuencias de su pecado.

"No se engañen, nadie se burla de Dios: al final cada uno cosechará lo que ha sembrado". (Gálatas 6,7a).

Las consecuencias del pecado de David, la sufrieron sus hijos, lo que les trajo muerte y violencia, por más que digamos:

"Señor, escucha mi oración, atiende a mis plegarias, respóndeme, tú que eres fiel y justo. No llames a juicio a tu siervo pues no hay quien sea justo en tu presencia" (Salmo 143, 1-3)

...Pero el Señor no la responderá.

12.- Porque la persona que ora, está bajo prueba. 

"Busqué al Señor en el momento de la prueba, de noche sin descanso hacia él tendí mi mano y mi alma se negó a ser consolada" (Salmo 77,2)

¿Por qué Dios nos prueba?

"Se prueba la plata en el fuego, se coloca el oro en el crisol: cada uno debe probar a los que lo aman" (Proverbios 27,21)

13.- La oración de los que le rinden culto a los ídolos o a Satanás (Brujerías-Santería)

"Por eso, así habla Yavé: Les voy a mandar una catástrofe de la cual nadie podrá escapar. Y aunque me pidan auxilio, no los ayudaré. ¡Que vayan, entonces, las ciudades de Judá y los habitantes de Jerusalén a clamar a los dioses a los que quemaban incienso! Estos dioses no les darán ningún socorro cuando les pase la desgracia. ¡Porque tan numerosos como tus ciudades son tus dioses, Judá! E igual al número de las calles de Jerusalén es la cantidad de altares que ustedes han levantado para ofrecer incienso a Baal. En cuanto a ti, no ruegues por este pueblo, ni eleves por él súplicas ni oraciones; porque no los voy a oír cuando me llamen en el momento de la desgracia". (Jeremías 11,11-14)

"Me dijo: «¿Has visto, hijo de hombre? Todavía verás abominaciones mayores que éstas.» Me condujo luego al atrio interior de la Casa de Yahveh. Y he aquí que a la entrada del santuario de Yahveh, entre el vestíbulo y el altar, había unos veinticinco hombres que, vuelta la espalda al santuario de Yahveh y la cara a oriente, se postraban en dirección a oriente hacia el sol. Y me dijo: «¿Has visto, hijo de hombre? ¿Aún no le bastan a la casa de Judá las abominaciones que cometen aquí, para que llenen también la tierra de violencia y vuelvan a irritarme? Mira cómo se llevan el ramo a la nariz. Pues yo también he de obrar con furor; no tendré una mirada de piedad, no perdonaré. Con voz fuerte gritarán a mis oídos, pero yo no les escucharé" (Ezequiel 8,15-18)

14.- Las oraciones con hipocresía o sólo por cumplimiento.

"Entre tanto se habían reunido miles y miles de personas, hasta el punto de que se aplastaban unos a otros. Entonces Jesús se puso a decir, especialmente para sus discípulos:

"Cuídense de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía". (Lucas 12,1)

15.- Las oraciones de los Soberbios u Orgullosos.

Pero Dios tiene mejores cosas que dar. Y la Escritura añade:

"Dios resiste a los orgullosos, pero hace favores a los humildes" (Santiago 4,6)

16.- Las oraciones donde falta perdonar.

"Y cuando se pongan de pie para orar, si tienen algo contra alguien, perdónenlo, para que su Padre del Cielo les perdone también a ustedes sus faltas" (Marcos 11,25-26)

17.- Las oraciones de los que no se sujetan a los presbíteros (sacerdotes)

"También ustedes, los más jóvenes, sean sumisos a la autoridad de los Presbíteros. Traten de rivalizar en sencillez y humildad unos con otros, porque Dios resiste a los orgullosos, pero da su gracia a los humildes". (1 Pedro 5, 5)

18.- Las oraciones de los que maldicen a sus padres.

¿Ha maldecido a su padre y a su madre? Su lámpara se apagará en el lugar más oscuro" (Proverbios 20,20)

Y aquí tenemos otra no menos relevante:

"El que deja sin nada a su padre y echa a su madre es un hijo infame y desnaturalizado" (Proverbios 19, 26).

Y hágase un favor y lea Marcos 7,10

19.- Cuando el marido no da honor a la mujer.

"Y ustedes, maridos, sean a su vez comprensivos en la vida en común. Sabiendo que sus compañeras son seres más delicados, y que ambos comparten la gracia que lleva a la vida, eviten las amenazas. Este será un buen medio para que Dios escuche lo que ustedes le pidan" (1 Pedro 3,7)

20.- Los que oran auto justificándose.

"El fariseo, puesto de pie, oraba en su interior de esta manera: "Oh Dios, te doy gracias porque no soy como los demás hombres, que son ladrones, injustos, adúlteros, o como ese publicano, Ayuno dos veces por semana y doy la décima parte de todas mis entradas. Mientras tanto el publicano se quedaba atrás y no se atrevía a levantar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho diciendo: "Dios mío, ten piedad de mí, que soy un pecador". Yo les digo que este último estaba en gracia de Dios cuando volvió a su casa, pero el fariseo no. Porque el que se hace grande será humillado y el que se humilla será enaltecido" (Lucas 18, 11-14)

21.- La oración de los que maltratan el Pueblo de Dios.

"Haces que mis enemigos den la espalda, y a cuantos me odiaban aniquilo. Aunque griten, nadie los salvará, claman al Señor, pero no les responde" (Salmo 18, 40-41) 

"Ustedes descueran vivos a los de mi pueblo y les arrancan la carne de sus huesos. Ustedes pueden comerse la carne de mi pueblo, partir sus huesos y echarlos a la olla, pero cuando me llamen no les haré caso, sino que les ocultaré mi cara por sus malas acciones". (Miqueas 3, 2-4)

 
 
Publicado originalmente en: EWTN preguntas católicas, autor: Lic. Manuel Mondragón Lechuga
 
 
 
 
 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
   Facebook      Twitter      WhatsApp     Google     
 
 

Artículos de interés

 
 
mujer arrodillada al pie de la cama con ojos cerrados orando en oracion
 
san miguel arcangel estatuda con la espada hacia abajo fondo azul cielo
 
papa francisco sonrie saluda mano arriba
 
rostro mujer hombre unidos esposos felices
 
novena al divino nino jesus dia  el amor del nino dios a la virgen maria
 
 
novena especial de navidad dia  el respeto
 
 

ORACIONES EN VIDEOS

 
 
oracion de sanacion angel estatua paisaje natura montana email
 
minuto de esperanza nino sentado en la mesa sostiene libro rie email
 
oracion de sanacion oracion de sanacion mujer saltando en el bosque email
 
oracion de sanacion hombre sentado en medio de la pradera email
 
 
 
 
Tuit reciente del Papa:
 
 
 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
papa francisco hablando de pie con microfono levanta sus dos manos
 
- Lo más leído -
 

Educa a tus hijos con un poco de hambre y un poco de frío

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

Una sencilla pero poderosa oración de sanación interior

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

Una asombrosa historia de terror atada al poder del Santo Rosario

10 cosas sorprendentes que te suceden cuando haces adoración eucarística