Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Devociones y oraciones

Con sus 7 promesas, Nuestra Señora, la Virgen de los dolores, otorga 7 gracias a aquellos que la honren con la devoción de los siete dolores

La devoción a los 7 dolores de la Virgen María y sus 7 promesas.

La Santísima Virgen María, Nuestra Señora de los dolores, llamada también, la Virgen dolorosa o la Virgen de los dolores, otorga 7 gracias a las almas que la veneran diariamente diciendo siete Ave Marías y meditando en sus lágrimas y Dolores. Las promesas de la Virgen dolorosa actúan por fe y no por superstición.

7 promesas de la Virgen Dolorosa.

Esta devoción fue propagada por la mismísima Santa Brígida de Suecia, quien hizo la revelación de estas siete gracias espirituales que la Santísima Virgen María está dispuesta a conceder. La Virgen María prometió lo siguiente

  1. "Voy a conceder la paz a sus familias."
  2. "Ellos serán iluminados sobre los misterios divinos."
  3. "Los consolaré en sus dolores y voy a acompañarlos en su trabajo."
  4. "Voy a darles todo lo que piden, siempre que no se oponga a la voluntad adorable de mi Divino Hijo o la santificación de sus almas."
  5. "Yo voy a defenderlos en sus batallas espirituales con el enemigo infernal y voy a protegerlos en cada instante de su vida."
  6. "Yo visiblemente los asistiré en el momento de su muerte, y verán mi rostro."
  7. "He obtenido esta gracia de mi divino Hijo, que los que propaguen esta devoción a mis lágrimas y Dolores, a la hora de su muerte los llevaré directamente de esta vida terrenal a la felicidad eterna, ya que le serán perdonados todos sus pecados y mi hijo será su eterno consuelo y alegría".

7 dolores de la Virgen María.

Los siguientes son los siete dolores de la Virgen María, la Virgen dolorosa, con una lectura sugerida de la Biblia para cada dolor y unas reflexiones que hemos colocado de guía para todos.

Estas reflexiones son únicamente sugerencias, usted puede hacer sus propias meditaciones en su mente sobre los siete dolores de la Virgen María mientras reza las siete Ave Marías. Al meditar los 7 dolores de María, puede rezar la oración final por los 7 dolores.

1. Primer dolor de la Virgen: La profecía de Simeón.

La cita bíblica para meditar en el primer dolor de la Virgen María es del Evangelio de Lucas 2,34-35.

"Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: "Este niño está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción". ¡Y a ti misma una espada te atravesará el alma!, a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones."

Reflexión sobre el primer dolor.

¡Cuán grande fue la sorpresa para el Corazón de María!, al escuchar las palabras tristes, que el profeta Simeón pronunció sobre la amarga Pasión y muerte de su dulce Jesús, ya que en ese mismo momento se dio cuenta en su mente, todos los insultos, golpes, y tormentos que los hombres impíos le debía ofrecer al Redentor del mundo. Pero una espada aún más aguda atravesó su alma. Era el pensamiento de la ingratitud de los hombres a su amado. Te acompañamos en este dolor, Santísima Virgen María, y por los méritos del mismo, haz que seamos dignos hijos tuyos y sepamos imitar tus virtudes.

Rezar un Ave María.

2. Segundo dolor de la Virgen: La huida a Egipto.

La cita bíblica para meditar en el segundo dolor de la Virgen María es del Evangelio de Mateo 2,13-14.

"Después que ellos se retiraron, el Ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: "Levántate, toma contigo al niño y a su madre y huye a Egipto; y estate allí hasta que yo te diga. Porque Herodes va a buscar al niño para matarle." Él se levantó, tomó de noche al niño y a su madre, y se retiró a Egipto".

Reflexión sobre el segundo dolor.

Considera el fuerte dolor que sintió María, cuando San José fue advertido por un ángel, ella tuvo que huir de noche con el fin de preservar su amado Niño de la masacre decretada por Herodes. Qué angustia era la suya, al dejar Judea, para que no dejarse alcanzar por los soldados del despiadado rey. Qué grande fueron sus privaciones en ese largo viaje. Qué sufrimiento el dar a luz en una tierra de exilio.

Te acompañamos en este dolor, Santa Virgen Madre, y por los méritos del mismo, haz que sepamos huir siempre de las tentaciones del satanás y de sus secuaces.

Rezar un Ave María.

3. Tercer dolor de la Virgen: La pérdida del Niño Jesús en el templo.

La cita bíblica para meditar en el tercer dolor de la Virgen María es del Evangelio de Lucas 2,43-45.

"Y, al volverse, pasados los días, el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin saberlo sus padres. Pero creyendo que estaría en la caravana, hicieron un día de camino, y le buscaban entre los parientes y conocidos; pero al no encontrarle, se volvieron a Jerusalén en su búsqueda."

Reflexión sobre el tercer dolor.

Qué temor tan grande y dolor que habría sentido María, cuando vio que había perdido a su amado Hijo. Y para aumentar su dolor, cuando ella lo buscó entre sus parientes y conocidos, no obtuvo noticias de él. Ni la fatiga, ni los obstáculos ni el peligro se pudieron interferir en su búsqueda desesperada, inmediatamente regresó a Jerusalén, y durante tres largos días lo buscó con gran dolor. Grande también es mi confusión, oh alma mía, cuando por tantas veces he perdido a Jesús por culpa de mis innumerables pecados, y no he salido pronto a buscarle.

Oh María, te acompañamos en este dolor, haz que nosotros nunca nos perdamos por malos caminos.

Rezar un Ave María.

4. Cuarto dolor de la Virgen: María se encuentra con Jesús camino al Calvario.

La cita bíblica para meditar en el cuarto dolor de la Virgen María es del Evangelio de Lucas 23.27.

"Le seguía una gran multitud del pueblo y mujeres que se dolían y se lamentaban por él."

Reflexión sobre el cuarto dolor.

Vengan, pecadores, vengan a ver si pueden soportar tan triste espectáculo. Esta Madre, tan tierna y amorosa, se encuentra con su Hijo amado, en el dolor y el sufrimiento de muerte. Él se camina arrastrado hacia una muerte cruel mientras sigue siendo torturado, herido, destrozado por los látigos, coronado de espinas, desangrándose, llevando una pesada cruz. Oh mi Dios, tenga en cuenta, mi alma, el dolor de la bendita Virgen que contempló tanto su Hijo ¿Quién no es capaz de llorar al ver el dolor de esta madre? Pero, ¿quién ha sido la causa de tales sufrimientos? ¡Yo, soy yo el culpable, que con mis pecados lo he herido de muerte y han herido también el corazón de mi madre con gran angustia! Mi corazón se rompe a causa de mi ingratitud.

Por los méritos de este dolor, te pedimos, Virgen Santa, que sepamos ser humildes como Él lo fue y soportar con valentía las cruces y sufrimiento de cada día.

Rezar un Ave María.

5. Quinto dolor: La Crucifixión y muerte de Jesús.

La cita bíblica para meditar en el quinto dolor de la Virgen María es del Evangelio de Juan 19,18-27.

"Y allí le crucificaron y con él a otros dos, uno a cada lado, y Jesús en medio. Pilato redactó también una inscripción y la puso sobre la cruz. Lo escrito era: "Jesús el Nazareno, el Rey de los judíos." Esta inscripción la leyeron muchos judíos, porque el lugar donde había sido crucificado Jesús estaba cerca de la ciudad; y estaba escrita en hebreo, latín y griego. Los sumos sacerdotes de los judíos dijeron a Pilato: "No escribas: El Rey de los judíos, si no: Este ha dicho: Yo soy Rey de los judíos". Pilato respondió: "Lo que he escrito, escrito esta". Los soldados, después que crucificaron a Jesús, tomaron sus vestidos, con los que hicieron cuatro lotes, un lote para cada soldado, y la túnica. La túnica era sin costura, tejida de una pieza de arriba abajo. Por eso se dijeron: "No la rompamos; si no echemos a suertes a ver a quién le toca." Para que se cumpliera la Escritura: Se han repartido mis vestidos, han echado a suertes mi túnica. Y esto es lo que hicieron los soldados. Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena. Entonces Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: "Mujer, ahí tienes a tu hijo". Luego dice al discípulo: "Ahí tienes a tu madre." Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa."

Reflexión sobre el quinto dolor.

Mira, alma devota, mira hacia el Calvario, sobre el cual se colocaron dos altares de sacrificio, uno en el cuerpo de Jesús, y el otro en el corazón de María. Triste es ver a esa querida madre ahogándose en un mar de dolor, al ver a su amado Hijo, que forma parte de su propio ser, cruelmente clavado en la cruz. Como se puso de pie a los pies de la cruz, traspasada por la espada del dolor, mirando los ojos de su hijo.

Te acompañamos en este dolor, Madre virginal, y por los méritos del mismo, no permitas que jamás muramos por el pecado y haz que podamos recibir los frutos de la redención.

Rezar un Ave María.

6. Sexto dolor: María recibe a Jesús bajado de la cruz.

La cita bíblica para meditar en el sexto dolor de la Virgen María es del Evangelio de Marcos 15,43-46.

"Vino José de Arimatea, miembro respetable del Consejo, que esperaba también el Reino de Dios, y tuvo la valentía de entrar donde Pilato y pedirle el cuerpo de Jesús. Se extrañó Pilato de que ya estuviese muerto y, llamando al centurión, le preguntó si había muerto hacía tiempo. Informado por el centurión, concedió el cuerpo a José, quien, comprando una sábana, lo descolgó de la cruz, lo envolvió en la sábana y lo puso en un sepulcro que estaba excavado en roca; luego, hizo rodar una piedra sobre la entrada del sepulcro."

Reflexión sobre el sexto dolor.

Considera el más amargo dolor que desgarró el alma de María, cuando vio el cadáver de su amado Jesús sobre sus rodillas, cubierto de sangre, todo desgarrado con heridas profundas. Madre doliente ¿quién no podrá sentir compasión de ti? Nicodemo, Juan y las otras Marías que te acompañaban, apenas si podían soportar su dolor.

Te acompañamos en este amargo dolor, Madre amadísima, y por los méritos del mismo, haz que sepamos amar a Jesús como Él nos amó.

Rezar un Ave María.

7. Séptimo dolor: Jesús es sepultado.

La cita bíblica para meditar en el séptimo dolor de la Virgen María es del Evangelio de Lucas 23,55-56.

"Las mujeres que habían venido con él desde Galilea, fueron detrás y vieron el sepulcro y cómo era colocado el cuerpo de Jesús. Y regresando, prepararon aromas y mirra. Y el sábado descansaron según el precepto".

Reflexión sobre el séptimo dolor.

Considera los suspiros que provienen del triste corazón de María al ver a su amado Jesús que lo colocaban dentro de la tumba. Qué pena tremenda sufrió ella cuando vio que se levantaba la piedra que cubriría esa tumba sagrada. Ella miró por última vez el cuerpo sin vida de su Hijo, y apenas si podía separar los ojos de esas heridas abiertas. Y cuando la gran piedra fue rodada a la entrada del sepulcro, oh, entonces sí su corazón parecía que se le arrancaron de su cuerpo.

Te acompañamos en este dolor, Madre de los dolores, y por los méritos del mismo, concédenos a cada uno de nosotros morir a nuestra vida de pecado y resucitar gloriosos a una nueva vida en Jesús.

Rezar un Ave María.

Oración final por los 7 dolores.

Oh, Virgen Santísima y afligida, Reina de los Mártires, que estuviste bajo la cruz, presenciando la agonía de tu Hijo moribundo, mira hacia abajo con la ternura y la piedad de una madre mientras nos arrodillamos ante ti para venerar tus 7 dolores, y colocamos nuestras peticiones, con confianza filial, en el santuario de tu corazón herido. Preséntalas en nuestro nombre a Jesús, por los méritos de su santísima Pasión y Muerte, junto con tus sufrimientos al pie de la cruz, y por la eficacia unida de ambos, consíguenos el favor que humildemente te pedimos. ¿A quién iremos en nuestras necesidades y miserias si no es a ti.?

Oh Madre de Misericordia, que habiendo bebido tan profundamente del cáliz de tu Hijo, alivia con gracia los sufrimientos de los que aún suspiran en esta tierra de exilio. Amén.

Virgen de los dolores, Reina de los Mártires, tu corazón sufrió mucho al experimentar la pasión de tu Nuestro Señor. Te ruego, por los méritos de las lágrimas que derramaste en estos tiempos terribles y dolorosos, que me consigas a mí, y a todos los pecadores del mundo, la gracia de una completa sinceridad y arrepentimiento de los pecados. Amén.

Madre dolorosa, sin pecado original concebido, ruega por nosotros. (3 veces)

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Meditaciones de los 7 dolores.

A continuación, el índice de meditaciones para reflexionar con los 7 dolores de la Virgen María.

A través de los 7 dolores de la Virgen María, Virgen Dolorosa, meditamos cada uno de los momentos angustiantes que atravesó Nuestra Señora al ver a Nuestro Señor Jesucristo sufriendo dolores tormentosos. Que, a través de la devoción de los siete dolores de Nuestra Señora, podamos meditar aún más en la pasión del Señor y alimentarnos a través de su vida.

Sobre Nuestra Señora de los dolores.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD