Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Aprende a orar

Esta serie de oraciones al Espíritu Santo pretende acercarte a esa maravillosa presencia consoladora que quiere traer paz a tu vida

14 oraciones al Espíritu Santo, Consejero Admirable.

Cuando oramos en el Espíritu, experimentamos que el mismo Espíritu nos lleva o nos impulsa a hablar con el Padre como con amigo cercano. Esto es lo que propone esta serie de oraciones al Espíritu Santo, para que puedas acercarte a su maravillosa presencia consoladora.

Antes de comenzar a hablar con el Espíritu Santo, primero debemos empezar con la confesión: debemos admitir nuestra incapacidad de rezar como deberíamos. Debemos enfrentarnos cara a cara con nuestra tendencia a tratar de rezar por nuestra cuenta. Empezamos por reconocer que la oración es algo profundamente espiritual, y que nos lleva a una relación única y persona con Jesucristo, con el Padre y el mismo Espíritu Santo. Confiésale tus faltas, tu pereza para la oración, tu desánimo

El éxito en la oración al Espíritu Santo no dependerá de cuánto tiempo podamos dedicar a la oración, sino de la fe sencilla que pongas en cada una de estas palabras.

Oraciones al Espíritu Santo.

1. Ven Espíritu Creador.

Ven Espíritu Santo Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles, y enciende en ellos el fuego de tu amor.  Envía Señor tu Espíritu para darnos nueva vida y se renovará la faz de la tierra. Dios que iluminaste loscorazones de tus fieles con las luces del Espíritu Santo, concédenos saborear las cosas rectas según ese tu Espíritu. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

2. Oración por los siete dones del Espíritu.

Oh Señor Jesús, a través de ti, humildemente le pido al Padre misericordioso, que envíe al Espíritu Santo de la gracia, para que nos conceda sus siete maravillosos dones.

Que nos envíe el don de la sabiduría, que nos hará disfrutar del Árbol de la Vida que no es otra que tú mismo. Danos el don de la comprensión, que nos iluminará el camino a seguir. Regálanos el don del consejo, que nos guiará en el camino de la rectitud; y el don de la fortaleza, que nos dará la fuerza para vencer los enemigos de nuestra santificación y salvación.

Que Él nos imparta el don del conocimiento, que nos permitirá discernir su enseñanza y distinguir el bien del mal; el don de la piedad, que nos hará disfrutar de la verdadera paz; y el don del Santo Temor, que nos hará evitar toda iniquidad y evitar todo peligro de ofender a nuestro Padre Celestial.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. A Él todo el honor y toda la gloria y la acción de gracias por siempre y para siempre. Amén.

3. Oración por la morada del Espíritu Santo.

Espíritu Santo, poderoso Consolador, Sagrado vínculo del Padre y el Hijo, esperanza de los afligidos, desciende ahora a mi corazón y aduéñate de él, haz morada en él para siempre y establece allí tu dominio santo y amoroso.

Enciende en mi alma tibia el fuego de tu amor para que pueda estar totalmente sujeto a ti. Creo que cuando vienes a habitar en mí, también preparas una morada para el Padre y el Hijo. Dígnate entonces, venir a mí con toda tu fuerza Trinitaria sanadora,

Oh Espíritu Santo, consolador de almas abandonadas, y protector de los necesitados, ayuda a los atribulados, fortalece a los débiles, apoya a los quebrantados de corazón. Ven y purifícame de todo deseo impuro, que ninguna influencia maligna se apodere de mí.

Tú amas a los humildes y te resistes a los orgullosos. Ven a mí en este momento. Guíame por tu gracia para que siempre pueda ser agradable para ti. Amén.

4. Oración al Espíritu Santo por la renovación.

Espíritu Santo, cumple en nosotros la obra iniciada por Jesús. Que nuestra oración en nombre de todo el mundo sea fructífera e inquebrantable.

Acelera el momento en que cada uno de nosotros alcance una vida espiritual genuina. Aviva nuestro trabajo para que pueda llegar a todos los seres humanos, todos los que han sido redimidos por la Sangre de Cristo y toda su heredad.

Despójanos de nuestra presunción natural y elévanos con una santa humildad, con reverencia a Dios y valor desinteresado. No permitas que ningún apego vano impida el trabajo de nuestro estado en la vida, ni que los intereses personales nos desvíen de tu Verdad.

Que ninguno de nuestros proyectos personales, pueda reducir el amor que debemos dar y donar a los demás, sobre todo a nuestros seres queridos. Que mi corazón se impregne de ti en la búsqueda y el respeto por la verdad, teniendo la firme voluntad de vivir y morir para ti

Todo esto lo pedimos a través Cristo y de acuerdo con la gracia que el Padre y el Hijo dan a través de ti, el Espíritu del amor, a todos los que te son fieles. Amén.

5. Oración por la unción con el Espíritu Santo

Oh Espíritu Santo de Luz y Amor, a Ti te consagro mi corazón, mi mente y mi voluntad por todo el tiempo y la eternidad. Que sea siempre dócil a Tus Divinas inspiraciones y a las enseñanzas de la santa Iglesia Católica, cuya guía infalible eres tú.

Que mi corazón esté siempre inflamado con el amor de Dios y el amor al prójimo. Que mi voluntad esté siempre en armonía con tu Divina Voluntad. Que mi vida imite fielmente la vida y las virtudes de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A Él, con el Padre, y Tú, Espíritu Divino, sea honor y gloria para siempre. Amén.

6. Oración para ser sensible a las inspiraciones del Espíritu Santo.

Oh, Espíritu Santo, Tú santificas al pueblo de Dios a través del ministerio y los sacramentos.

Para el ejercicio del apostolado cristiano, también le das a los fieles, dones especiales, asignándolaes a todos de acuerdo con lo que tú quieras, para que las personas, administrando esta gracia, también puedan ser buenos administradores de la multiforme gracia de Dios para construir todo el Cuerpo en la caridad.

Desde la aceptación de estos carismas, incluyendo las que son más elementales, surgen para cada creyente el derecho y el deber de usarlos en la Iglesia y en el mundo para el bien de los seres humanos y la construcción de la Iglesia en la libertad dada por ti que respiras donde quieres.

Ayúdanos a aprender especialmente a realizar la misión de Cristo y de la Iglesia basando nuestras vidas en la creencia en el misterio divino de la creación y la redención y siendo sensible a Tu movimiento, oh Espíritu Divino, que da vida al Pueblo de Dios y que instan a todos a amar al Padre así como al mundo y los seres humanos en Él. Amén.

7. Oración para la Propagación de la Fe

Oh, Espíritu Santo, tú deseas la salvación de todos los seres humanos y para ese propósito quieres que todos ellos reciban la revelación del conocimiento de Tu Verdad.

Concédenos a todos tu poderosa luz y tu amor de buena voluntad, para que podamos dar gloria a Dios en la unidad de la fe, la esperanza y el amor. Envía trabajadores a la cosecha que estén verdaderamente animados por ti, que son el alma de la Iglesia misionera. Amén.

8. Oración al Espíritu Santo por los no creyentes

Espíritu Santo, en el primer Pentecostés, a través de tu inspiración, muchos se convirtieron, llegando a ser hijos adoptivos de Dios y fieles discípulos de Jesucristo. Estaban animados por el amor de Dios que es vertida en nosotros por ti,

Espíritu Santo, Tú que has venido a nosotros con esa fuerza amorosa, Ilumina las mentes de los no creyentes, inclina sus voluntades a aceptar la Buena Nueva, e incítalos a ser obedientes a los maestros de la Iglesia sobre el que Cristo dijo: "Todo el que te escucha, me escucha a mí; todo el que te rechaza, me rechaza a Mí". Enséñales a rezar y a preparar su mentes y corazones para que entres en sus almas. Amén.

9. Oración para recibir el Espíritu Santo

Oh, Rey de la gloria, envíanos la Promesa del Padre, el Espíritu de la Verdad, el gran consolador de las Almas, ese Consejero Admirable que proviene del mismo epicentro de tu amor. Ilumínanos e infunde toda la verdad en nosotros, junto con todos los dones que quieras regalarnos, como lo has prometido. Amén.

10. Oración por los Doce Frutos del Espíritu Santo.

Espíritu Santo, amor eterno del Padre y del Hijo, amablemente concédenos...

El fruto de la caridad, para que podamos estar unidos a ti por el amor divino...

El fruto de la alegría, para que nos llene de santo consuelo...

El fruto de la paz, para que podamos disfrutar de la tranquilidad del alma...

Y el fruto de la paciencia, para que podamos soportar humildemente todo lo que pueda oponerse a nuestros propios deseos.

Espíritu Divino, estaremos gozosos de recibir...

El fruto de la benignidad, para que podamos aliviar de buena manera, las necesidades de nuestro prójimo...

El fruto de la bondad, para que podamos ser benevolentes con todos...

El fruto de la longanimidad, para que no nos desanimemos por la demora, sino que podamos permanecer en la oración;

Y el fruto de la suavidad, para que podamos dominar cada aumento de mal humor, ahogar cada murmullo, y reprimir las susceptibilidades de nuestra naturaleza pecaminosa en todos nuestros tratos con nuestro prójimo

Espíritu Creador, impártenos gentilmente..

El fruto de la fidelidad, para que podamos confiar con seguridad en la palabra de Dios...

El fruto de la modestia, para que podamos ordenar nuestro exterior regularmente...

Y los frutos de la continencia y la castidad, para que podamos mantener nuestros cuerpos en tal santidad como corresponde a tu templo, de modo que, teniendo tu ayuda, podamos preservar nuestros corazones puros en la tierra, para que así, podamos merecer en Jesucristo, según las palabras del Evangelio, disfrutar de la presencia de Dios eternamente. en la gloria de Su Reino. Amén.

11. Oración de los esposos al Espíritu Santo.

Oh, Espíritu Santo, Espíritu de unidad y de amor infinito, Tú eres la presencia pura del amor y la buena voluntad del Padre y del Hijo, nos has hecho uno en la sagrada unión del matrimonio. Concédenos, como a los primeros cristianos, que podamos ser un solo corazón y una sola mente. Unidos para siempre para glorificar a Dios y que seamos testimonios de la belleza de su amor. Amén.

12. Invocaciones al Espíritu Santo

Espíritu Santo, Espíritu de Verdad, ven y entra en nuestros corazones; derrama el brillo de tu luz sobre las naciones, para que puedan complacerte en la unidad de la fe.

Espíritu Santo, Divino huésped de mi alma, permanece en mí y concédeme que pueda permanecer fiel a ti. Dios Espíritu Santo, ten piedad de nosotros.

Espíritu Santo, Señor y fuente de vida, dispensador de los siete dones, santifícanos.

Espíritu Santo, Divino Consolador, consuélame en todas mis penas.

Espíritu Santo, dador de todos los buenos dones, concédeme todos tus dones y permite que tus doce frutos maduren en mí.

Espíritu Santo, Buena voluntad sustancial del Padre y del Hijo, enséñame a tener buena voluntad.

Espíritu Santo, Instructor de los fieles, ayúdame a entender las palabras de Cristo.

Espíritu Santo, bendito Santificador, guíame en el camino de la santidad.

Espíritu Santo, Invitado de mi alma, ayúdame a rezar bien. Amén.

13. Oración de consagración al Espíritu Santo.

Ante la multitud de testigos celestiales, Me ofrezco en alma y cuerpo a ti, Espíritu eterno de Dios. Adoro el brillo de Tu pureza, la infalible agudeza de su justicia, y el poder de tu amor. Tú eres la fuerza y la luz de mi alma, En ti vivo y me muevo y tengo mi ser. Deseo no afligirte nunca por la infidelidad a Tu gracia, y rezo de todo corazón para ser preservado del más mínimo pecado contra ti.

Hazme fiel en cada uno de mis pensamientos, y concédeme que siempre pueda escuchar tu voz, que busque tu luz, y pueda seguir tus inspiraciones. Me aferro a ti, y te ruego, por tu santo compasión, que me vigiles en mi debilidad.

Sosteniendo los pies traspasados de Jesús, mirando sus cinco heridas, confiando en su preciosa sangre, y adorando su costado abierto y su corazón herido, te lo imploro, adorable Espíritu, de modo que me mantengas en Tu gracia para que nunca pueda pecar contra ti.

Concédeme la gracia, Oh, Espíritu Santo del Padre y del Hijo, para decirte siempre y en todas partes: "Habla, Señor, que tu siervo escucha". Amén

14. Oración al Espíritu Santo por sus dones.

Oh Señor Jesucristo, que antes de ascender al Cielo prometiste enviar el Espíritu Santo para terminar tu obra en las almas de tus apóstoles y discípulos, dígnate concederme el mismo Espíritu Santo, para que perfeccione en mi alma la obra de tu gracia y tu amor. Concédeme:

- El Espíritu de la SABIDURÍA, para que pueda despreciar las cosas perecederas de este mundo, y aspirar sólo a las cosas que son eternas;

- el Espíritu de la Comprensión, para iluminar mi mente con la luz de tu divina verdad;

- el Espíritu del CONSEJO, para que pueda elegir los caminos más seguros para complacer a Dios y ganar el cielo;

- el Espíritu de la Fortaleza, para que pueda llevar mi cruz contigo, y para que pueda superar con valor todos los obstáculos que se oponen a mi salvación;

- el Espíritu del CONOCIMIENTO, para que pueda conocer a Dios y conocerme a mí mismo y crecer perfecto en la ciencia de los Santos;

- el Espíritu de la PIEDAD, para que pueda encontrar el servicio de Dios dulce y amigable, y

- el Espíritu del MIEDO, para que me llene de una amorosa reverencia hacia Dios y pueda temer de cualquier manera desagradarle.

Márcame, querido Espíritu Santo, con el signo de tus verdaderos discípulos, y anímame en todas las cosas con tu espíritu

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.
Contenido publicado en Píldoras de fe - Para compartir de forma correcta este contenido use los botones de compartir en redes sociales disponibles para ello. Lea nuestro aviso para otro tipo de copias: Términos legales - Pildorasdefe.net
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD