Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Te invitamos a leer nuestra política de privacidad
Política de Cookies y ajustes
FACEBOOK
TWITTER
WHATSAPP
TELEGRAM
Categoría: Devociones y oraciones
Boletín diario del Evangelio de hoy por email
novena a san patricio de irlanda contra fuerzas del mal peligros

La Novena a San Patricio contra el mal y los peligros. Invoca a este santo patrono de Irlanda, quien fue vendido como esclavo y se convirtió al cristianismo

Novena a San Patricio contra las fuerzas del mal y los peligros.

La Novena a San Patricio contra las fuerzas del mal y los peligros es cada vez más rezada por los fieles. Se acude a esta novena para pedir ayuda a San Patricio para salir de un problema grave y urgente, contra el mal y peligros o contra toda situación desesperada que esté ocurriendo en tu vida, es tan poderosa como cualquiera de las demás Novenas de súplicas.

Sobre San Patricio.

San Patricio de Irlanda nació en un hogar católico en el año 387 D.C., en un lugar que hoy en día es parte de Escocia.  Cuando era adolescente, fue capturado por piratas irlandeses y enviado a Irlanda a trabajar como esclavo cuidando ovejas.

En ese entonces, druidas y paganos vivían en Irlanda. Fue durante este tiempo de cautiverio que la espiritualidad de San Patricio se profundizó, ya que él se refugiaba en la oración durante esos tiempos tan difíciles. Años después de su captura, Dios le instruyó en sueños abordar un barco para escapar. Él se fue a la costa y encontró un barco cuya tripulación estaba dispuesta a llevarlo de regreso a Gran Bretaña.

La razón de rezar la Novena a San Patricio.

San Patricio pasó cuatro años preparándose para el sacerdocio y posteriormente fue ordenado. Más tarde fue ordenado obispo y se encargó de difundir el catolicismo en Irlanda. Perseveró en su ministerio, construyó iglesias a lo largo de todo el país y fue capaz de convertir toda Irlanda al catolicismo.

A San Patricio, se le asocia comúnmente con el trébol, mismo que utilizó para explicar el misterio de la Santísima Trinidad. Es por ello que la Novena a San Patricio se realiza en honor a todo lo que este santo hizo en pro del Evangelio de Cristo.

Así, San Patricio murió entre el año 461 y 464 D.C. y se cree que fue enterrado en la Catedral de Down en Downpatrick, Irlanda. Su festividad se celebra el 17 de marzo.

Novena a San Patricio.

Al comenzar la novena a San Patricio, disponemos el corazón al Señor. Calmamos nuestros pensamientos y buscamos el silencio. Comenzamos entonces... en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

1. Oración inicial.

San Patricio, a quien he escogido como especial patrón, ruega por mí para que yo, también, pueda un día glorificar a la Santísima Trinidad en el cielo. Obtén para mí tu vívida fe, que yo pueda ver a todas las personas, cosas y eventos en la luz de Dios Todopoderoso. Ruega para que yo sea generoso haciendo sacrificios de cosas temporales para promover mis intereses eternos tan sabiamente como tú lo hiciste. Enciende mi corazón con el amor a Jesús, que tenga sed de Sus sacramentos y que el celo por difundir Su reino arda en mí. Por tu poderosa intercesión, ayúdame en el desempeño de mis deberes hacia Dios, a mí mismo y a todo el mundo. Obtén para mí la virtud de la puridad y una gran confianza en la Santísima Virgen. Protégeme en este día y en cada día de mi vida. Apártame del pecado mortal. Obtenme la gracia de una muerte feliz. Intercede por mí y lleva mis intenciones ante Cristo, especialmente (acá se dice la intención). Que mi petición reciba una respuesta favorable si es para mayor honor y gloria de Dios y de mi alma. Amén

2. Oraciones de la Novena a San Patricio para cada día.

A continuación, para cada día de la novena a San Patricio, tenemos una oración y reflexión específica que debes seguir.

Oración del día 1 de la novena.

Intención de oración: Por una verdadera conversión.

San Patricio, tú que dedicaste tu vida a difundir la Buena Nueva de la salvación en tierras donde la gente era inicialmente hostil a la fe, ruega por mí para que experimente una verdadera conversión en palabras, pensamientos y obras.

Oración del día 2 de la novena.

Intención de oración: Por la fe en medio de las dificultades.

San Patricio, que en tus horas más oscuras encontraste consuelo en los brazos de nuestro Padre Celestial a través de la oración constante, obtén para mí la gracia de ser bendecido con una fe infinita de cara a las dificultades que atraviese en mi vida.

Oración del día 3 de la novena.

Intención de oración: Perseverancia en las pruebas.

Oh querido San Patricio, tú que aprendiste perseverancia en la hora de la prueba, obtén para mí la habilidad de ver las pruebas como dignos sacrificios que debo hacer en la búsqueda de compartir la eternidad con nuestro Divino Creador. Que a través de mis plegarias sea yo bendecido con la dichosa perseverancia de cara a la adversidad. Amén.

Oración del día 4 de la novena.

Intención de oración: Por el amor a mis semejantes.

San Patricio, tú escapaste de la vida de un esclavo para los hombres, sin embargo, voluntariamente te hiciste siervo de nuestro Padre Celestial. Ruega para que logre yo aprender a apreciar el valor del amor incondicional por el prójimo y por el servicio al prójimo para gloria de Dios. Amén.

Oración del día 5 de la novena.

Intención de oración: Por una relación más cercana a Dios.

San Patricio, tú aprendiste como cuidar ovejas y obtuviste a cambio una relación más cercana con el Buen Pastor durante tu cautiverio. Que a través de tu poderosa intercesión pueda yo ser contado una dentro de las ovejas que forman el rebaño del Buen Pastor.

Oración del día 6 de la novena.

Intención de oración: Por la corrección de mis faltas.

San Patricio, tu fe y carácter fueron forjados por las dificultades que atravesaste durante tu cautiverio. Obtén para mí la habilidad de corregir mis imperfecciones para que pueda ser capaz de ofrecer todo lo que soy y todo lo que puedo hacer para el servicio de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Oración del día 7 de la novena.

Intención de oración: Confianza para agradar a Dios.

San Patricio, hubo tiempos en los que todo lo que se encontraba entre ti y el desastre era tu completa confianza en la misericordia de Dios. Obtén para mí una fe fuerte para que mis esfuerzos por agradar a nuestro Padre Celestial no fallen. Amén.

Oración del día 8 de la novena.

Intención de oración: Por la guía del Espíritu Santo.

San Patricio, tus esfuerzos por ganar almas para Cristo fueron exitosos gracias a la guía y protección de nuestro Padre Celestial. Ruega para que yo sea siempre guiado por el Santo Espíritu y que todo lo que haga sea agradable para Dios. Amén.

Oración del día 9 de la novena.

Intención de oración: Compromiso por la fe

San Patricio, a través de la fe y del trabajo duro tuviste éxito al difundir el cristianismo en una tierra pagana. Obtenme la gracia de aceptar alegremente mi responsabilidad de evangelizar en el nombre de Jesucristo y la santa Iglesia Católica. Amén.

3. Oraciones finales.

Para las oraciones finales de la novena a San Patricio, podemos rezar la oración de la Coraza de San Patricio, la versión breve o la versión original.

Oración de la Coraza de San Patricio.

Se recomienda hacer esta oración en estado de gracia, pues tiene un poder protector y liberador.

(Versión breve)

Cristo conmigo, Cristo delante mí, Cristo detrás de mí, Cristo dentro de mí, Cristo debajo de mí, Cristo sobre mí, Cristo a mi derecha, Cristo a mi izquierda, Cristo cuando me acuesto, Cristo cuando me siento, Cristo cuando me levanto, Cristo en la anchura, Cristo en la longitud, Cristo en la altura, Cristo en el corazón de todo hombre que piensa en mí, Cristo en la boca de todo hombre que hable de mí, Cristo en los ojos de todos los que me ven, Cristo en los oídos de todos los que me escuchan. Amén

(Versión completa)

Me levanto hoy por medio de la poderosa fuerza, la invocación de la Santísima Trinidad, por medio de la Fe en sus Tres Personas, por medio de la confesión de la Unidad del Creador del universo.

Me levanto hoy, por medio de la fuerza del nacimiento de Cristo y su bautismo, por medio de la fuerza de su crucifixión y de su sepulcro, por medio de la fuerza de su resurrección y su asunción, por medio de la fuerza de su descenso para juzgar el mal.

Me levanto hoy por medio de la fuerza del amor de Querubines, en obediencia de los Ángeles, en servicio de Arcángeles, en la esperanza que la resurrección encuentra recompensa, en las oraciones de los Patriarcas, en las palabras de los Profetas, en las prédicas de los Apóstoles, en la inocencia de las Santas Vírgenes, en las obras de todos los hombres de bien.

Me levanto hoy por medio del poder del cielo: Luz del sol, Esplendor del fuego, Rapidez del rayo, Ligereza del viento, Profundidad de los mares, Estabilidad de la tierra, Firmeza de la roca.

Me levanto hoy por medio de la fuerza de Dios que me conduce: Poder de Dios que me sostiene, Sabiduría de Dios que me guía, Mirada de Dios que me vigila, Oído de Dios que me escucha, Palabra de Dios que habla por mí, Mano de Dios que me guarda, Sendero de Dios tendido frente a mí, Escudo de Dios que me protege, Legiones de Dios para salvarme de trampas del demonio, de tentaciones de vicios, de cualquiera que me desee mal, lejanos y cercanos, solos o en multitud.

Yo invoco este día todos estos poderes entre mí y el maligno, contra despiadados poderes que se opongan a mi cuerpo y alma, contra conjuros de falsos profetas, contra las leyes negras de los paganos, contra las falsas leyes de los herejes, contra las obras y astucia de la idolatría, contra los encantamientos de brujas, forjas y hechiceros, contra cualquier conocimiento corruptor del cuerpo y del alma.

Cristo, sé mi escudo hoy, contra venenos, contra quemaduras, contra sofocación, contra heridas, de tal forma que pueda yo recibir recompensa en abundancia.

Cristo conmigo, Cristo delante mí, Cristo detrás de mí, Cristo dentro de mí, Cristo debajo mí, Cristo sobre mí, Cristo a mi derecha, Cristo a mi izquierda, Cristo cuando me acuesto, Cristo cuando me siento, Cristo cuando me levanto, Cristo en la anchura, Cristo en la longitud, Cristo en la altura, Cristo en el corazón de todo hombre que piensa en mí, Cristo en la boca de todo hombre que hable de mí, Cristo en los ojos de todos los que me ven, Cristo en los oídos de todos los que me escuchan.

Me levanto hoy por medio de la poderosa fuerza, la invocación de la Santísima Trinidad, por medio de la Fe en sus Tres Personas, por medio de la confesión de la Unidad del Creador del universo. Amén

Oración final y letanías de San Patricio.

Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, escúchanos.
Cristo, gentilmente escúchanos.

Dios, Padre Celestial, ten piedad de nosotros.
Dios Hijo, Redentor del mundo, ten piedad de nosotros.
Dios Espíritu Santo, ten misericordia de nosotros.
Santísima Trinidad, Un solo Dios, ten misericordia de nosotros.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros.
San Patricio, apóstol de Irlanda, ruega por nosotros.
San Patricio, vaso de elección, ruega por nosotros.
San Patricio, modelo de obispos, ruega por nosotros.
San Patricio, enemigo de la infidelidad, ruega por nosotros.
San Patricio, consumido con celo, ruega por nosotros.
San Patricio, ejemplo de caridad, ruega por nosotros.
San Patricio, gloria de Irlanda, ruega por nosotros.
San Patricio, instructor de los pequeños, ruega por nosotros.
San Patricio, nuestro poderoso protector, ruega por nosotros.
San Patricio, nuestro compasivo abogado, ruega por nosotros.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, perdónanos.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, escúchanos.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, ten misericordia de nosotros.

Oh glorioso San Patricio, ruega por nosotros, para que seamos dignos de recibir las gracias y las promesas de Cristo.

Oración: Oh Dios, que te dignaste enviar a tu siervo San Patricio para instruir y salvar a tu pueblo y quisiste infundir en su corazón parte de Tu propia ternura, caridad y celo, escucha, te suplicamos, las oraciones que ahora te ofrecemos en unión con las oraciones de este glorioso patrón y padre en el cielo, y concédenos, a través de su intercesión, las intenciones de esta novena y la gracia de morir antes de ofenderte. Amén.

Más sobre San Patricio.

Redacción: María Mercedes Vanegas, PildorasdeFe.net | Con información de: Pray More Novenas
Nicaragüense viviendo en Alemania, soltera, ingeniera y - a ejemplo de San Francisco Javier - misionera en esta era tecnológica. Identificación evangelizadora: Ay de mí si no predico el Evangelio, pues muchos cristianos se dejan de hacer, por no haber personas que se ocupen en la evangelización
Contenido publicado en Píldoras de fe - Para compartir de forma correcta este contenido use los botones de compartir en redes sociales disponibles para ello. Lea nuestro aviso para otro tipo de copias: Términos legales - Pildorasdefe.net
Canal Oficial de Pildorasdefe en Telegram
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD