Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Caminando en la fe
aprender a controlarse a uno mismo joven sentado en arena minuto heroico

Aprende a controlarte a ti mismo para tu beneficio y el de los demás. Conoce las formas de aprender a controlarte

Aprende a controlarte a ti mismo para dar lo mejor, es una de esas cosas que son difíciles de lograr. Dominarte a ti mismo quizás sea un gra reto, pero déjame decirte que encabeza la lista para la mayoría de nosotros. Cuando se pidió a las personas que enumeraran sus fortalezas de carácter en un estudio realizado en 54 naciones y los 50 estados de EE.UU., Aprende a controlarte a ti mismo fue la última opción de la que habían hablado.

El Dominio de ti mismo es la capacidad de controlar tus sentimientos, emociones y reacciones.

Aprende a controlarte a ti mismo y la ciencia.

Numerosos científicos de estos tiempo están descubriendo la importancia de aplicar el "aprender a controlarte a ti mismo" como una fuerza que podemos aprovechar para tener una vida más exitosa y satisfactoria.

Pero este tipo de autodominio es un recurso limitado que se agota con el uso. Cuando ejercemos el control en una situación, es menos probable que mantengamos la calma la próxima vez que nos enfrentemos a otra situación. Tratar de controlar tu temperamento, ajustarte a un presupuesto o rechazar segundos, todo consume nuestro potencial de reacción del organismo.

Y debido a que cada acto de fuerza de voluntad que realicemos agota la fuerza de voluntad, Aprender a controlarte a ti mismo puede conducir a más estrés.

En la siguiente información, extraída del Blog mi Cumbre, podemos encontrar una salida para cuando ese "aprender a controlarte a ti mismo", escapa de nuestro propio control.

Controlarte a ti mismo con el minuto heroico.

Antes que nada, ¿sabes qué es el minuto heroico? San Josemaría Escrivá de Balaguer define el minuto heróico de la siguiente manera:

"Es la hora, en punto, de levantarte. Sin vacilación: un pensamiento sobrenatural y... ¡arriba! El minuto heroico: ahí tienes una mortificación que fortalece tu voluntad y no debilita tu naturaleza". (Camino, 206)

Pero en realidad esto se puede aplicar a muchos más ambitos que solo el momento de levantarse. El minuto heroico son esos segundos de control de nuestra mente, de dominio personal para fortalecer la voluntad. La cual no debe estar condicionada y estar alejada de los pretextos, para así poderla poner por encima de los deseos, de sacrificar lo que nos apetece y sustituirlo por lo que debemos hacer. Sirve también para aprender a obedecerse a uno mismo.

El minuto heroico es una forma de fomentar las virtudes humanas y controlar la personalidad de cada uno, normalmente en beneficio propio o de terceras personas. Tenemos que acostumbrarnos a controlar nuestro cuerpo, la mente, la palabra y la vista.

Es cierto que hace falta mucha energía para poder practicarlo, pero es cuestión de experimentar, como dicen los ingenieros que se consiguen los éxitos, con "ensayo y error".

Aprender a controlarte a ti mismo.

A continuación te ofrecemos 10 formas de practicar este famoso minuto heroico para aprender a controlarte a ti mismo y alcanzar tu mejor potencial para todas las cosas de tu vida.

1. Al levantarse.

Proponerse levantarse en el primer minuto, después de que suene el despertador. Es uno de los ejercicios físicos y mentales más completos y difíciles de realizar. El dominio de la mente sobre el cuerpo.

Es el momento de fortalecer la voluntad y de saber, quién domina a quién. Por ahí se empieza a administrar y a ordenar bien el tiempo.

Esta técnica ayuda contra la pereza, aumenta la diligencia para el inicio del día, además estimula tu ánimo pues te da la sensación de haber vencido desde el primer momento del día y poder vencer los nuevos retos que se te presenten en el día.

2. Esperar con paciencia para comer,

Esperar sin comenzar a comer, hasta que no se hayan servido todos. Esperar a que empiece la persona principal o de mayor edad. Orar antes de comer sin desesperación. Esperar a que la comida esté a la temperatura adecuada, para comerla sin tener que soplar, cambiar de plato, etc.

El hombre es el único animal sobre la tierra, que teniendo hambre, puede esperar delante de un plato de comida. Al cuerpo hay que darle, un poco menos de lo que pide, no comas hasta explotar sino quedando con un poco de hambre (recuerda que no debes botar comida, pero esto no es excusa para comer en exceso sino más bien para actuar con conciencia, puedes guardar lo que reste, pedirlo para llevar si estás comiendo fuera de casa o compartirlo con alguien más).

El dominio de los instintos se llama templanza y sobriedad, que es lo contrario de la gula y la glotonería.

3. Prudencia al hablar.

Lo principal es que las palabras salgan en sentido vertical, desde la frente hacia la boca y no desde la boca hacia la frente, es decir: Pensar antes de hablar, pensar deprisa y hablar despacio.

Si tenemos dos orejas y una sola boca, es para que escuchemos mucho y hablemos poco. Un minuto de silencio puede ser la mejor respuesta.

Este hábito se debe basar en la virtud de la prudencia al hablar. Cuando solamente sea por curiosidad, no pregunte y no responda.

Estos son algunos de los conceptos que ayudaran a perfeccionar el carácter, en relación con las conversaciones:

- No lo diga, si no está absolutamente seguro de que es cierto, o solamente lo escuchó, o leyó.

- No lo diga, si no es algo bueno lo que va a decir del amigo. Si es algo malo y además no está seguro de que sea cierto, es mucho mejor que se calle.

- No lo diga, si no servirá para algo bueno, lo que va a decir de su amigo.

- No lo diga, si lo que va decir de otra persona, no es cierto, ni bueno, ni incluso útil.

- No lo diga, si es un comentario que va a perturbar al otro y cuya solución no es posible para esa persona, respete el estado de tranquilidad que puede tener el otro. O bien, si ya está turbado, no le agregue más carga, más bien busque aliviarlo.

- No lo diga, cuando se de cuenta que ha cometido un error, acuérdese de su minuto heroico y corríjalo inmediatamente. Es mejor tener la boca cerrada y parecer estúpido, que abrirla y disipar la duda a sus oyentes.

4. Humildad al hablar de uno mismo.

Previamente debemos reflexionar, si lo que vamos a decir, es simplemente para ensalzar nuestra vanidad y orgullo, o verdaderamente es algo importante, que puede beneficiar o perjudicar a los que nos escuchan. Si afectará negativamente a alguien ¿Por qué mejor no aprender de María y guardarlo en el corazón?.

La autocomplacencia es un defecto, que nos puede descalificar ante nuestros interlocutores. La soberbia con la que algunas personas cuentan sus triunfos, la mayoría de las veces origina desprecio.

El humilde será ensalzado. Si hemos logrado algo, compartámoslo con Dios, agradezcámosle a Él que es quien nos entrega los dones para cumplir proyectos. Trabajemos en la humildad

5. Pensar antes de actuar.

Si se está acostumbrado a saber detenerse durante un minuto, antes de tomar una acción originada por un sentimiento compulsivo, de satisfacción inmediata, tendrá tiempo para analizar con más detenimiento, la verdadera necesidad de ese impulso.

"Lo necesito aquí y ahora" es lo que los vendedores inculcan continuamente a los posibles clientes, pero nosotros no somos máquinas de consumo.

Los medios de comunicación y la sociedad nos están creando constantemente necesidades que no tenemos.

Antes de comprar algo pregúntate ¿Realmente necesito este producto? ¿En qué afectaría no tenerlo?. Y si realmente lo necesitas entonces pregúntate ¿Puedo comprar algo más económico que cubra la misma necesidad? ¿Si comprase la opción menos costosa podría ayudar a alguien más con ese dinero que ahorro?.

Los principales valores y virtudes aplicables en este caso, son la austeridad, la sobriedad y la entereza de criterio.

Adicionalmente, podemos crecer en la caridad y ayuda al prójimo si en vez de realizar gastos superfluos ayudamos a otros con el dinero que usaríamos en banalidades.

6. Dominar el instinto.

Para no dejarse llevar por el instinto humano de la satisfacción inmediata, en los temas relacionados con la atracción sexual y tener la capacidad de practicar el minuto heroico.

Es difícil frenar el impulso de tomar algunas acciones, que no deberían tomarse, pero peor es tenerse que arrepentir de lo realizado, por no haberlo meditado.

El dominio del instinto es muy importante, para el presente y el futuro de las relaciones entre las parejas. Una vez que se utiliza el minuto heroico, es mas fácil ver las cosas en su justa dimensión.

Lo importante es fortalecer las virtudes de la pureza, la castidad, la abstinencia, el pudor y la modestia, para no echarlas a perder, por no haber sabido practicar la disciplina del minuto heroico.

7. Respetar las normas de educación social.

Estas normas son las que nos enseñan a respetar y a ser condescendientes con los demás, e intentar hacerles más agradable la vida a nuestro prójimo.

Si no nos detenemos a pensar rápidamente, lo que estamos haciendo o lo que vamos a hacer, nos encontraremos haciendo lo que nuestro instinto nos diga en ese momento, lo que es mejor para nuestra satisfacción personal. Que no siempre coincide con la de nuestro prójimo, al que le debemos respeto y deferencia.

De ahí la importancia de reflexionar durante un minuto, para elegir la mejor forma de comportarnos con nuestro prójimo.

Aceptando que previamente nos hemos entrenado y acostumbrado a practicar las mejores formas de conducta familiar y social.

8. En el trabajo diario.

Practicar el minuto heroico para empezar, de una vez, un trabajo que no gusta hacer, pero que hay que hacer cuanto antes. No dejar el trabajo pendiente para otra ocasión.

Si es un trabajo que hay que hacer obligatoriamente, bien sea en la empresa o en la casa, normalmente por mucho que se aplace y deje de hacerse, nadie va a hacerlo por uno mismo, por lo que esa obligación no va a desaparecer.

Cuando vea que se va a terminar postergando indefinidamente, practique el minuto heroico, para resurgir y hacer lo que tiene que hacer, aunque no te guste. Después estará contento de haberlo empezado.

La procrastinación (dejar para después) es un problema que puede afectar gravemente nuestra vida personal, profesional, familiar y espiritual.

Una buena práctica para vencer la procrastinación es empezar a hacer rápidamente y de primero las tareas que no nos gustan, para luego de terminarlas realizar las que nos agradan más.

9. Formando la personalidad.

El minuto heroico sirve para ir puliendo las imperfecciones, defectos, malos genios y formas maleducadas, que a menudo estallan, con o sin motivos y no vale achacarlas al carácter de los demás, en todo caso, se pueden achacar al propio mal carácter.

Ponerse a pensar antes de actuar, sirve para mejorar el carácter, perfeccionar la personalidad y evitar problemas propios y ajenos. Lo que se suele decir "Cuenta hasta 10″ antes de actuar, también podemos decir, "practica el minuto heroico" antes de actuar, para de esa forma ir formando la personalidad como valor.

Acostúmbrate a no reaccionar desde tus emociones primarias, sino a detectarlas, calmarlas y pensar antes de actuar.

10. Distruibuir bien el tiempo de recreación.

Debemos detectar cuando están diseñados para atrapar nuestro tiempo de una forma adictiva y que nos produzca una sensación gratificante, pero vacía, de abandono de la realidad.

El esparcimiento y diversión son importantes pero en su justa medida, luego de haber cumplido con nuestras responsabilidades y en un espacio determinado de tiempo.

Muchas veces los medios de entretenimiento son formas que usamos para evadir lo que realmente importa, es muy fácil dedicarse a realizar alternativas fáciles, para no enfrentarnos a nuestras obligaciones, adquiridas o impuestas, que sean más difíciles.

Utilizando ese minuto heroico, podríamos reflexionar si nos conviene distraernos, o empezar el trabajo, o la actividad mucho mas importante, la que verdaderamente tenemos obligación de hacer.

Entonces sí que puedes aprender a controlarte a ti mismo por el bien de todos.

Publicado originalmente en: Blog mi cumbre
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD