Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Caminando en la fe

La abominación de la desolación o la abominación desoladora como se le conoce también, es uno de los signos que Jesús dice que ocurrirá antes de su regreso.

¿Qué es la abominación de la desolación?.

Muchos de nosotros los cristianos, nos preguntamos con frecuencia cómo podremos identificar esos signos de los que Jesús nos dice que habrá antes de su segunda venida. ¿Cómo podemos saber que el Señor llegará pronto en su segunda venida? Jesús nos dice que muchas señales sucederán antes del fin de los tiempos y que marcan su venida. Por ejemplo, en el Evangelio de Lucas capítulo 21 (9-11), Jesús nos dice "Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones no se alarmen; es necesario que esto ocurra antes, pero no llegará tan pronto el fin". Después les dijo: "Se levantará nación contra nación y reino contra reino. Habrá grandes terremotos; peste y hambre en muchas partes; se verán también fenómenos aterradores y grandes señales en el cielo".

Pero hay otro signo muy claro, un signo algo que puede parecer algo confuso, pero del que debemos estar pendiente. No significa que Jesús vendrá de inmediato al ocurrir este signo, sino que es un preámbulo más de todas las señales que ÉL Anunció... Al respecto, Jesús dice:

"Y entonces vendrá el fin. Cuando veáis, pues, la abominación de la desolación, anunciada por el profeta Daniel, erigida en el Lugar Santo". (Mateo 24,14-15)

¿Qué es la abominación de la desolación?, o abominación desoladora como se le conoce también. El Papa Francisco, en uno de sus mensajes, nos habló específicamente del significado de esta profecía que parece un trabalenguas. Al respecto, el Santo Padre dijo:

"¿Qué es la abominación de la desolación? Es prohibir adorar a Dios... No se podrá hablar de religión, será algo privado, ¿no? De esto públicamente no se habla. Se quitarán los signos religiosos. Se deberán obedecer a las órdenes que vienen de los poderes mundanos.... Se pueden hacer tantas cosas, cosas bellas, pero no adorar a Dios. Prohibición de adoración. Este es el centro de este fin. Y cuando llegue a la plenitud, al kairós de esta actitud pagana, cuando se cumpla este tiempo, entonces sí, vendrá Él: "Y verán al Hijo del hombre venir sobre una nube con gran poder y gloria". (Homilía en Santa Marta, 28 de noviembre de 2013)

Estas palabras del Papa Francisco, calan profundamente en nuestra conciencia... Vemos que hoy se está cumpliendo esto, y por los vientos que soplan, se cerrará aún más esta brecha hasta el punto que las Iglesias estarán completamente cerradas en el mundo entero. No habrá adoración verdadera al Culto del Señor (La Eucaristía). Y como no habrá una verdadera adoración al Señor, muchos se inclinarán por otros cultos falsos, idolátricos. Un espíritu inmundo se adueñará de los corazones de muchos, creando una especie de nuevas iglesias que adoran las cosas del mundo o el universo, profanando así el templo del Espíritu Santo que habita en cada uno de nosotros.

¿Debemos tener miedo? El miedo es algo natural, pero los cristianos tenemos nuestra esperanza en aquel que todo lo vence y que sabrá dar a cada uno su lugar.

Consejos para vivir estos tiempos.

No podemos asegurar de que estamos en el inicio del fin de los tiempos, nadie conoce el día ni la hora como lo dijo nuestro Señor; pero puede haber alguna pequeña posibilidad de que los cristianos vayamos a vivir una nueva forma de persecución. Ya lo dijo el profeta Daniel:

En los tiempos finales... el sacrificio perpetuo será abolido,  la iniquidad se posará sobre él; el santuario profanado y la verdad arrojada a tierra". (Daniel 8,11)

Sin duda alguna que, eliminar todos nuestros signos religiosos y suprimir completamente la celebración de la Eucaristía, con el Santo Sacrificio de la Misa que ocurre en ella, sería la mayor abominación de la desolación. Veamos lo que dijo este Cardenal quien vivió entre los años 1846 hasta el año 1931:

"Este es el Sacrificio de nuestros altares, que entonces, en esos terribles días, será proscrito, en todas partes será prohibido; y, salvo los Sacrificios, que podrán celebrarse en las sombras subterráneas de las catacumbas, quedará interrumpido en todas partes" (Cardenal Louis Billot, S.J.)

Así que, si es posible, aprovechen la Santa Misa en las Iglesias en las que aún se puede celebrar la Eucaristía. Si es posible a diario. Conozco la historia de muchos santos que caminaban 100 km o 200 km solo para ir a participar de la Santa Misa. Oración, sacrificio y penitencia. En el caso de que vivamos la abominación de la desolación, recordemos que, al igual que la vivió el profeta Daniel, podemos encerrarnos en nuestra habitación y mantener viva nuestra relación con el Señor a través de la oración continua. El tiempo de los cristianos es alegría, los sucesos previos a la venida del Señor, lejos de robarnos la esperanza y la paz, como andan anunciado algunos "profetas apocalípticos de hoy", deberían ser catalizadores de nuestra fe.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD

Categoría:

Caminando en la fe

sacerdote colocando su mano sobre la frente de un bebe mama papa sonrien

Esta letanía de acción de gracias es una oración en agradecimiento a Dios por las innumerables GRACIAS que Él nos ha otorgado en el día de nuestro Bautismo