Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Caminando en la fe
como el demonio puede enganarnos con la falsa humildad mujer quitando rostro

El demonio puede engañarnos con la falsa humildad. Él se abalanza sobre nuestra falta de conocimiento y degenera la definición de humildad.

El demonio puede engañarnos con la falsa humildad. utilizarla contra nosotros mismos. Recordemos que Él tiene sabiduría angelical y a veces maneja situaciones de tal modo que quedemos confundidos con el bien que queremos hacer. San Pablo lo dijo una vez: "A veces, tratando de hacer elbien que quiero, termino haciendo el mal que no debo" (Romanos 7,18) ¿Cómo comprender la diferencia entre la falsa humildad y la verdadera?

La humildad es una de las virtudes más difíciles de adquirir. Aunque todos sabemos cómo es el orgullo, muy pocos aprendimos a practicar la verdadera humildad.

El demonio se abalanza sobre nuestra falta de conocimiento y degenera la definición que tenemos en nuestras mentes acerca de la humildad, convenciéndonos de que estamos practicando esta virtud aun cuando no estamos ni cerca de hacerlo verdaderamente. Él puede engañarnos con la falsa humildad.

Puede que pensemos que somos humildes, pero en realidad podemos estar alimentando las mentiras del demonio.

Cartas del diablo a su sobrino.

Así es como lo explica el escritor C.S. Lewis, en su libro: "Cartas del diablo a su sobrino", el persona "Screwtape", (el demonio) le da una serie de enseñanzas a su sobrino para que peuda engañar a la humanidad. El demonio (Screwtape) escribe:

"Debes por lo tanto intentar ocultar de la paciencia el verdadero fin de la Humildad. Deja que sea visto como un olvido propio pero también como una especie de opinión (más específicamente, una opinión baja) de los muchos talentos y habilidades que poseemos… Por medio de este método, miles de humanos han sido traídos a pensar que la humildad es como una mujer bonita intentando pensar que es fea o un hombre listo intentando creer que es un tonto… [Dios, por el contrario,] prefiere que el hombre piense en sí mismo como un gran arquitecto o un gran poeta que luego se olvida de ello, en lugar de que éste pase mucho tiempo y padezca muchos sufrimientos tratando de verse a sí mismo como el malo" (71-72, énfasis añadido).

A menudo pensamos que estamos siendo humildes cuando en realidad nos estamos poniendo justo al frente de otras personas y le estamos diciendo a todos cuán terribles somos. Eso no es humildad. Es la falsa humildad.

Dios sabe cuán hermosos y talentosos somos y desea que usemos estos dones para Su inmensa gloria. Somos preciados a Sus ojos y Él no desea nunca negar el trabajo que Él ha hecho con nosotros.

¿Cómo definimos la humildad?

He aquí algunos ejemplos de la verdadera humildad tal a como fue expresada por Jesucristo, el Ejemplo de Humildad:

"Jesús les contestó: «Mi doctrina no viene de mí, sino del que me ha enviado. El que haga la voluntad de Dios conocerá si mi doctrina viene de él o si hablo por mi propia cuenta. El que habla en nombre propio busca su propia gloria. Pero el que busca la gloria del que lo ha enviado, ése es un hombre sin maldad y que dice la verdad»". (Juan 7,16-18)

"Y añadió: «Cuando levanten en alto al Hijo del hombre, entonces conocerán que Yo soy y que no hago nada por mi cuenta, sino que sólo digo lo que el Padre me ha enseñado. El que me ha enviado está conmigo y no me deja nunca solo, porque yo hago siempre lo que le agrada a él»". (Juan 8,28-29)

"El que me rechaza y no recibe mi palabra ya tiene quien lo juzgue: la misma palabra que yo he hablado lo condenará el último día. Porque yo no he hablado por mi propia cuenta, sino que el Padre, al enviarme, me ha mandado lo que debo decir y cómo lo debo decir. Yo sé que su mandato es vida eterna, y yo entrego mi mensaje tal como me lo mandó el Padre»". (Juan 12,48-50)

Como podemos ver de las palabras de Jesús, la humildad consiste en no negar las bondades que cada uno posee o los talentos que ha recibido sino en reconocerlos como fuente verdadera de todo lo bueno.

Como el demonio puede engañarnos con la falsa humildad.

Screwtape, (el demonio al que se refiere el libro Cartas del diablo a su sobrino) confirma esto cuando escribe:

"El Enemigo [Dios] quiere que el hombre sea atraído a un estado mental en el que él podría diseñar la mejor catedral del mundo, y saber que es la mejor, y regocijarse en ese hecho… el Enemigo quiere que ese hombre, al final, sea libre de cualquier prejuicio en su contra para que se regocije tanto en sus propios talentos como en los talentos de su vecino franca y graciosamente, o en un amanecer, un elefante o en una cascada. Él quiere que cada hombre, en el largo plazo, sea capaz de reconocer a todas las criaturas (incluso a él mismo) como cosas gloriosas y excelentes".

Humildad no es "buuu soy yo". Es conocer la belleza y la gloria de Dios y verlas reveladas en nosotros mismos y en nuestro vecino. Cuando alguien nos alaga, nuestra disposición debería de ser hacia la alegría, redireccionando el honor a Dios quien nos ha dado todo.

Humildad no es una virtud deprimente sino que debe llevar a la alegría y elevarnos fuera de nosotros mismos para que podamos enfocarnos en Dios.

Oración para derrotar la falsa humildad.

Padre amado, Tu verdad revelada y tus promesas de amor va en contra de este mundo en el que quiere predominar la soberbia, el orgullo, la vanidad y la mentira. Tener una verdadera humildad es el camino a tu reino.

Aléjame de la falsa humildad, es con la que el demonio quiere engañarnos a todos y hacernos perder por caminos de arrogancia, creyendo que estamos haciendo el bien.

Tú exaltas a los humildes, a los que practican tu Verdad, y al mismo tiempo derribas a los orgullosos. Tú has derrotado al demonio, a la muerte misma, por eso, te pido que me des la fuerza para poder alejarlo de mi vida.

Que todo vestigio de falsa humildad sea desterrado de mi corazón con tu amor. Que no me vea atraído a buscar el reconocimiento del mundo y perderme entre vanaglorias que en nada me conducen a Ti.

Padre misericordioso, ayúdame a no pensar más alto de lo que debería, sino a deleitarme en considerar a los demás como más importantes. Libérame del deseo de sobresalir, del orgullo que me lleva al egoísmo y me envuelve en una falsa humildad.

Confío Padre en tu bendición sobre mí ahora. Amén.

El demonio puede intentar engañarnos con la falsa humildad y hacernos creer que estamos haciendo el bien cuando en realidad puede ser otra cosas. Así que, practica la verdadera humildad en todo momento y se agradecido por los dones que Dios te ha dado.

Adaptación por María Mercedes Vanegas, PildorasdeFe.net. Con información de: Philipkosloski.com
Nicaragüense viviendo en Alemania, soltera, ingeniera y - a ejemplo de San Francisco Javier - misionera en esta era tecnológica. Identificación evangelizadora: Ay de mí si no predico el Evangelio, pues muchos cristianos se dejan de hacer, por no haber personas que se ocupen en la evangelización
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD