Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Te invitamos a leer nuestra política de privacidad
Política de Cookies y ajustes
FACEBOOK
TWITTER
WHATSAPP
TELEGRAM
Categoría: Caminando en la fe
esposo rezando como un hombre casado puede amar a Dios con todas sus fuerzas

Un esposo y padre necesita buscar la voluntad de Dios en su vida, abrazar esta voluntad y amar a Dios con todas sus fuerzas ¿Es posible?

Pregunta: Padre John, si soy un hombre casado con una familia a la cual mantener, ¿cómo puedo amar a Dios con TODAS mis fuerzas, cuando lo que más me ocupa es sostener a mi familia? Si me encargo del completo cuidado del hogar, ¿es una razón suficiente  para declinar la idea de servir en la parroquia o en alguna otra organización religiosa, donde ciertamente se demanda un tiempo bastante considerable?

Esta es una pregunta grandiosa.  La esencia básica de la respuesta que puedo ofrecer es esta: Dios nunca se contradice a sí mismo. Permíteme explicar.

El rol de la Voluntad de Dios.

Amar a Dios con todo nuestro corazón y llenarnos con la voluntad de Dios en nuestras vidas: "Venga a nosotros tu Reino, hágase tu voluntad", así es como Jesús nos enseñó a orar. El amor es comunión entre personas, unión de voluntades, queriendo y persiguiendo las mismas cosas, juntos. Así como Jesús dijo:

"Si ustedes me aman, cumplirán mis mandamientos". (Juan 14,15).

En nuestra comunión con Dios, en el hecho de amarlo, la obediencia es la clave. Porque Dios es el Señor, y su sabiduría y bondad son superiores a las nuestras, nos toca obedecerle como parte de nuestra relación con Él. Nosotros también lo conocemos, lo disfrutamos, abrimos nuestros corazones a Él, le rogamos en nuestras necesidades, le ofrecemos cosas. La obediencia no es la única dimensión de nuestro amor a Dios, pero es una dimensión esencial.

Entonces, ¿Cuál es la voluntad de Dios?

Bueno, entonces ¿cuál es la voluntad de Dios para nosotros? En el nivel más básico se encuentran Sus mandamientos y los mandamientos de la Iglesia. El siguiente nivel tiene que ver con lo que nuestra tradición espiritual llama "los deberes del estado de vida".

Un sacerdote, por ejemplo, tiene ciertos deberes básicos que comprenden la voluntad de Dios: celebrar los sacramentos para la gente encargada a sus cuidados, predicar el evangelio, consolar y guiar a su comunidad en la fe, entre otros.

Dios también le podría dar algunas inspiraciones para realizar actividades adicionales, son maneras adicionales para construir el Reino: impartir un curso en el colegio local, empezar un nuevo ministerio al servicio de las viudas, o escribir un libro.

Este tipo de actividades se encuentran en armonía con los mandamientos y completan los deberes de su estado de vida, pero son adicionales a la manifestación básica de la voluntad de Dios.

¿Son inspiraciones buenas o malas?

Pero... ¿qué pasaría si un sacerdote siente que Dios le inspira que se entrene para convertirse en astronauta? Este tipo de entrenamiento requiere que abandone los deberes de su estado de vida. Y así, a menos que fuera una misión muy especial avalada por su obispo, sería incompatible con sus deberes básicos.

Esta "inspiración", por lo tanto, difícilmente viene del Espíritu Santo. Puede ser más bien una distracción que venga del espíritu malo, o puede ser producto de su propia vanidad, o algo que viene de su subconsciente (en tal caso, debe tratar de discernir lo que en realidad significa), o puede ser incluso un capricho aleatorio.

Dios no se contradice a sí mismo. Él no nos daría los mandamientos y luego nos llamaría a un particular estado de vida para después inspirarnos a ir en contra de los mismos.

Dios nunca se contradice a sí mismo

Estoy seguro que ya estás pensando en cómo aplicar este principio a la situación que se describe.

Un esposo y padre necesita buscar la voluntad de Dios en su vida, y abrazar esta voluntad y llevarla con amor, excelencia y devoción. Las primeras manifestaciones de la voluntad de Dios son los mandamientos (que incluyen el desarrollo de la vida espiritual) y los deberes del estado de vida, que incluyen ser un esposo y padre presente y devoto. Esto también incluye proveer a la familia, usualmente esto significa tener un empleo o carrera.

Dependiendo de la particular combinación de circunstancias, un hombre puede estar dispuesto a combinar su desempeño en un apostolado o ministerio en la parroquia y llevar a cabo tales tareas, porque siente que esa inspiración viene de parte de Dios. Quizás otro hombre no sienta esa inspiración, o puede sentir el deseo de realizar estas tareas pero no puede hacerlas porque su deber primario no se lo permite.

La clave está en identificar, no "lo que a mí me gustaría hacer" o "lo que a los demás les gustaría que yo haga", sino aquello que Dios está realmente pidiéndome. Y Dios nunca se contradice.

¿Cómo discernirlo?

No siempre es fácil discernir de donde llega un particular deseo o una inspiración. Una estable y creciente vida de oración es buen indicio de que llega de una fuente confiable, así la reflexión personal va dirigida hacia el buen discernimiento.

Para un esposo y padre de familia, abrir estos temas con su esposa puede ser parte de este proceso también. He conocido algunos casos en los que un fuerte deseo de estar más directamente involucrado en las actividades apostólicas, ha llevado a los hombres a cambiar sus carreras, poniendo sus habilidades profesionales al servicio de la Iglesia. De esta manera podemos observar que existen muchos caminos por los cuales el Señor nos puede conducir. Dios te Bendiga.

Adaptación por Rafael Ruíz Stirk, PildorasdeFe.net. Con información de: Spiritual Direction
Mexicano, psicoterapeuta, casado, padre de tres hijos; catequista y defensor de la vida intrauterina. Amar a Dios es mi tesoro escondido, tocar los corazones es mi vocación y evangelizar es mi deber
Grupo Oficial de Pildorasdefe en Whatsapp
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD

Categoría:

Caminando en la fe

el valor de tu alma conocer el precio sangre de cristo

¿Conoces cuál es el valor de tu alma? Santo Tomás de Aquino afirma que todo el mundo creado no iguala el valor de una sola alma, así de valioso eres para Dios