Conoce tu fe / Caminando en la fe

10 consejos para vivir intensamente la Pasión de Jesús

 
 
   
 
 
 

En este ensayo me gustaría ofrecerte diez maneras de entender la pasión, el sufrimiento y la muerte que Jesús hizo por amor a ti y a mí

 

No hay amor más grande en un hombre que dar la vida por sus amigos. Jesús murió por toda la humanidad, pero también por ti y por mí de manera individual. Habría muerto por ti o por mí si fuéramos la única persona en todo el universo y en todos los tiempos. Qué grande es el amor de Jesús para ti y para mí.

El pecado de Adán y Eva, que es el pecado original, fue una ofensa infinita contra Dios. Por lo tanto, era necesario, por justicia, un acto de reparación.

Así que Dios, en su infinita sabiduría y amor decidió enviar a su único Hijo, Nuestro Señor y Salvador Jesucristo como el medio para reparar esta ofensa infinita contra la majestad de Dios Santo.

La Encarnación. Jesús, la segunda persona de la Santísima Trinidad, se hizo hombre; a esto le llamamos la Encarnación del Hijo de Dios.

Por lo tanto, es a la vez Dios y hombre, y por ello, cualquier acción que llevara a cabo, incluso la más mínima, habría sido suficiente para reparar todos los pecados de la humanidad.

Por ejemplo, que Jesús recogiera un trozo de madera, dar un paso, guiñar un ojo, dar un soplo... cualquiera de estas acciones simples habría sido suficiente para salvar a la humanidad en su totalidad y a cada persona de forma individual, un millón de veces.

¿Por qué? Esto es debido a que cualquier acción del Dios-hombre tiene un valor infinito.  

Entonces, la siguiente pregunta que lógicamente se deriva es: ¿por qué lo hizo a través de tanto sufrimiento en su vida terrenal? Especialmente bajo todas las torturas crueles y atroces de su pasión, de la sudoración de su preciosa sangre en el huerto de los olivos, del goteo de su preciosa sangre en el suplicio de la cruz, ¿Por qué tanto?

San Ignacio de Loyola nos da dos razones básicas. En primer lugar Jesús sufrió tales torturas insoportables, tanto físicas como emocionales, para mostrar a toda la humanidad la gravedad del pecado. En segundo lugar, y más importante, para mostrarnos las profundidades del amor. En resumen, Jesús murió en la cruz por ti y por mí para reparar nuestros pecados y para mostrarnos a ti y a mí la profundidad de su amor.

"No hay amor más grande que morir por sus amigos"

Cuanto amor mostrado a través de tanto sufrimiento, y es para ti y para mí.

En este ensayo me gustaría ofrecerte diez maneras de entender la pasión, el sufrimiento y la muerte que Jesús hizo por amor a ti y a mí.

1.- Lectura de los Evangelios.

Medita en oración los textos de la Pasión en los cuatro Evangelios; cada Evangelio tiene dos capítulos sobre la pasión de Cristo: Mt 26-27, Mc 14-15, Lc. 22-23; y Jn. 18-19.

Bebe de la Fuente Esencial: la Palabra de Dios

2.- Contemplar la cruz.

Pasa algún tiempo en la contemplación silenciosa ante la imagen de un crucifijo. Contempla con amor la cabeza coronada de espinas.

Luego contempla las cinco heridas sagradas de las cuales fluyó sangre para tu salvación eterna. Acércate y besa estas heridas expresando tu sincero agradecimiento.

3.- Recorre el camino de la cruz.

Reza el Viacrucis. Camina lentamente y en oración contemplando las catorce estaciones de la cruz.

Acompaña a la Virgen, a Juan y a Magdalena siguiendo a Jesús, el hombre de los dolores, en Su Pasión, que sufrió por ti y por mí.

En oración, pregunta al Espíritu Santo, cuál de las catorce estaciones toca tu corazón más profundamente.

4.- Mira la película: La Pasión de Cristo.

Ve la película de la pasión de Cristo. Pero no la veas simplemente como una versión de Hollywood ganadora de un Oscar. No. Más bien contempla la película como si se tratara de una oración.

Entra en el modo ignaciano de la contemplación. Debes estar presente allí y listo para acompañar al Señor Jesús en el cuerpo, la mente y el corazón con la Virgen de los Dolores.

5.- Mira la película: Marcelino PAN Y VINO.

¡Ve esta encantadora película! Céntrate en este pequeño niño llamado Marcelino y en su íntima y creciente amistad con Jesús que cuelga en la cruz. Transfórmate en el mismo Marcelino: contempla a Jesús colgado en la cruz.

Pero ve más allá, convertido en amigo cariñoso de Jesús, habla con Jesús; comparte tus sentimientos, tus dolores, tus luchas, tus miedos, tus dudas, tus inseguridades, ansiedades, tus tentaciones e incluso tus pecados.

Dile a Jesús, el cual cuelga en la cruz, lo mucho que lo amas, lo mucho que deseas renunciar a tu pecado y cómo deseas estar con Él en el cielo por toda la eternidad

6.- Confesión

¿Por qué no arrodillarte ante Jesús colgado en la cruz y con la contrición más profunda de tu corazón le expresas tu tristeza por haber sido responsable de su pasión terrible y desgarradora?

Y después de esto, termina el acto de contrición haciendo una buena, o mejor aún, la mejor confesión en toda tu vida. El Salvador sufriente te espera en este Sacramento de la Misericordia con los brazos abiertos y el corazón dispuesto a amarte y perdonarte... Y te dice:

"Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré" (Mt 11,28)

7.- Medita las siete últimas palabras que Jesús expresó de la cruz:

  • "Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen."
  • "Tengo sed."
  • "Mujer, ahí tienes a tu hijo; hijo he ahí a tu madre."
  • "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?".
  • "En verdad os digo, hoy estarás conmigo en el paraíso."
  • "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu".
  • "¡Todo está cumplido!"

8.- La Santa Misa

La Misa es, por mucho, el acto más grande realizado en la tierra; es el santo sacrificio celebrado en el altar. En una forma invisible, pero real, en cada misa se ​​renuevan los frutos de la pasión y muerte de Jesús en el Calvario (desde aquel primer Viernes Santo).

Asiste al Santo Sacrificio de la Misa; participa plena, activa y conscientemente en ella. Y lo más importante, recibe la Eucaristía (por supuesto, estando en gracia) con el mayor impulso de amor desde el fondo de tu corazón.

No hay mejor manera, debajo de los cielos en esta tierra, de penetrar en la vida, la pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, que por medio del Santo Sacrificio de la Misa.

9.- La contemplación de la Preciosa Sangre de Jesús.

Jesús derramó su Preciosa Sangre varias veces por la salvación de la raza humana y también por tu alma, de manera que puedas estar con él en el cielo por toda la eternidad.

Contempla con paciencia y oración los diversos momentos en que derramó su sangre preciosa, empezando desde la circuncisión siendo un pequeño niño.

Luego, penetra en las diversas escenas de su vida, específicamente su pasión, en la que ha infundido su preciosa sangre por amor a ti y a mí:

  • La oración en el huerto. Enormes gotas de sangre que fueron sudadas a través de sus poros.
  • La flagelación. Jesús fue brutalmente azotado por el flagelo romano, lacerando su carne y dejando todo su cuerpo como una sola herida abierta. Él sufrió esta pena como reparación por los pecados contra la virtud de la pureza.
  • La coronación de espinas. Su Sagrada Cabeza penetrada desde la raíz hasta su mismo cerebro con, agudas, afiladas y punzantes espinas.
  • El hombro abierto en el calvario. San Bernardo y otros santos han comentado el dolor insoportable Él debió haber experimentado cuando las astillas, y el mismo peso de la cruz, perforaron y penetraron su hombro.
  • Arrancando sus vestiduras. Al llegar al calvario, los soldados le desprendieron brutalmente la ropa, reabriendo de ese modo las heridas causadas en la Flagelación del Señor; sangrando una vez más para reparar por los pecados de impureza.
  • La Crucifixión. clavos martillados y penetrando a través de sus Sagradas manos y pies. Su Sangre Sagrada va brotando. A medida que se eleva en la cruz su Sagrada sangre va goteando y cae a la tierra.
  • Abierto en el corazón. Incluso después de su muerte, todavía nos da de su preciosa sangre. Con la lanza, el soldado atraviesa el costado penetrando su Sagrado Corazón y brota Sangre y agua.

10.- La Virgen de los Dolores.

Al igual que en la película de Mel Gibson: "La Pasión de Cristo", ¿por qué no tratar de vivir cada momento de la pasión, el sufrimiento y la muerte de Nuestro Señor y Salvador Jesucristo a través de los ojos y el Doloroso e Inmaculado Corazón de María, la Madre de Dios, Madre de la Iglesia y Madre nuestra.

Adaptación y traducción por Rafael Ruíz Stirk para PildorasdeFe.net, del artículo publicado en: FatherBroom.com, autor: Padre Ed Broom, OMV

pildorasdefe rafael ruizRafael Ruíz Stirk, Mexicano, psicoterapeuta, casado, padre de tres hijos; catequista y defensor de la vida intrauterina. Amar a Dios es mi tesoro escondido, tocar los corazones es mi vocación y evangelizar es mi deber

 
 
 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
 
   Facebook      Twitter      WhatsApp     Google     
 

Déjanos tus comentarios

 

Artículos de interés

 
 
silueta demoniaca macabra bosque sobretodo oscuro
 
san juan pablo ii rezando muyconcentrado manos juntas y ojos cerrados en silencio
 
bbc video homofobia se burla de la eucaristia huele como a odio
 
hombre abraza mujer sostiene corazon rojo en sus manos
 
mano de jesus amigososteniendo la mano de una persona
 
coronilla a la divina misericordia como rezar
 
coronilla a la divina misericordia como rezar
 
coronilla a la divina misericordia como rezar
 
hombre mujer separados trabajo desamor aburridos
 
 
esposos boda unidos de las manos en matrimonio
 
 
 
 
 
Tuit reciente del Papa:
 
 
 

Homilía del Papa Francisco


 
papa francisco rostro de perfil mirando hacia abajo
 
papa francisco fondo oscuro
 
- Lo más leído -
 

San Expedito. Protector de los enfermos, de la familia y problemas laborales

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

Fiesta de la Divina Misericordia. Segundo Domingo de Pascua.

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

Cómo la Divina Misericordia puede disipar la oscuridad

Momentos de silencio recomendados durante la celebración de la Santa Misa

 
 
 


 
hombre sosteniendo biblia dios no escucha su oracion