Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario
Respetamos tu privacidad. Tus datos son guardados de forma segura. Consulta nuestra política de privacidad
     

Conoce tu fe / Caminando en la fe

Dios es infinitamente más poderoso que Satanás ¡No tengas miedo!

 
 
   
 
 
 

Satanás es poderoso pero es insignificante comparado a la legión de ángeles en el cielo. No permitamos que él tenga poder sobre nuestra vida

 

Recientemente se ha hablado mucho acerca de la demolición de una casa demoniaca en Indiana y muchos están ferozmente interesados en los sucesos super naturales que han sido reportados. Mientras esto no es necesariamente algo malo, existe un gran riesgo involucrado si nos volvemos demasiado interesados en las actividades del diablo.

El Padre Vicent Lampert, exorcista de la arquidiócesis de Indianápolis, nos advierte de la pública fascinación que el enemigo puede crear y del peligro que puede haber en ello… "en lugar de estar fascinados con el demonio… deberíamos de estar fascinados con Dios".

Y la razón de esto es que podemos empezar a creer que Satanás tiene más control sobre el mundo del que tiene Dios.

Inclusive el escritor se C.S. Lewis, autor del libro "Cartas del Diablo a su sobrino", reconoce que este libro estaba incompleto y que se centraba mucho en las actividades de Satanás. Él explica en un apéndice que fue publicado posteriormente:

"Idealmente, los consejos del Diablo a Wormwood debieron haber sido equilibrados por el consejo angelical del ángel guardián del paciente. Sin esto la imagen de la vida humana estaría desbalanceada".

C.S. Lewis explica que a él le hubiese encantado escribir esta clase de contrapunto, pero admite que estuviese sido una tarea imposible ya que "cada frase tendría que tener el aroma del cielo" y esto es muy difícil hacerlo cuando eres un simple mortal.

En cualquier caso, Lewis admite que mientras su libro fue de mucha ayuda para obtener una mirada interior, fue muy deficiente al tratar de dar una imagen completa. Incluso J.R.R. Tolkien, a quien este libro fue dedicado, no estuvo complacido con el libro ya que Lewis paso mucho tiempo profundizando en las artes del enemigo.

La Iglesia Católica ha tratado de guiar a sus miembros más fervorosos e instruirlos para que no esté muy interesados en el poder del demonio. En el directorio de piedad popular está escrito:

"Cuando, como a veces suele pasar, los creyentes se dejan llevar por la idea que el mundo está sujeto a sufrir incansablemente, o a una incesante batalla entre el bien y el mal, o ángeles y demonios, en el cual el hombre está abandonado a la misericordia de fuerzas superiores y que muchas veces es indefenso; tales cosmologías guardan muy poca relación con la verdadera visión del Evangelio sobre la lucha de sobreponerse al diablo, lo cual requiere un compromiso moral, una opción fundamental por el Evangelio, humildad y oración".

No dejarse llevar por la desesperanza

Una tentación para todos nosotros mientras exploramos los trabajos que el diablo hace para tener control del mundo es que nos consideremos indefensos en nuestra lucha en contra del demonio.

A veces nos podemos dejar llevar por la desesperanza y la idea de que Dios está ausente y de que ha permitido a Satanás reinar libremente y destruir la tierra. Es muy común oír hablar acerca del apocalipsis, la muerte inminente o el anticristo y empezar a temblar.

Sobre todas las cosas necesitamos recordar que Satanás no es un rival para Dios. Dios no está jugando con Satanás y este va ganando en este momento de la  lucha cósmica.

Dios es infinitamente más poderoso que Satanás.

Dios no es un ser creado, Satanás es un ser creado; debemos recordar eso. Satanás huye con una pequeña gota de agua bendita o apenas de un crucifijo. Recuerda, es nuestro libre albedrío el principal factor para la presencia de Satanás en el mundo.

Satanás no puede entrar a la fuerza en el alma de una persona, tenemos que abrirle la puerta. Es por eso que la fuerte y consistente vida de oración puede fácilmente derrotar el poder de Satanás en nuestras vidas. 

Los exorcistas experimentados no tienen miedo del diablo cuando empiezan a expulsarlo de una persona poseída. Si claro que el diablo trata de asustar al exorcista con varias cosas, pero es inútil para un sacerdote que cree en el poder de Dios.

"¿Si Dios está con nosotros quien contra nosotros?". (Romanos 8:31)

Así que no tengamos miedo. Claro, Satanás es poderoso pero es insignificante comparado a la legión de ángeles en el cielo. No permitamos que él tenga poder sobre nuestras vidas y nos llene de miedo hacia él.

"Aunque pase por el más oscuro de los valles, no temeré peligro alguno, porque tú, Señor, estás conmigo; tu vara y tu bastón me inspiran confianza". (Salmo 23,4)

 
 
Adaptación y traducción por Manuel Rivas, del artículo publicado en: NC Register, autor: Philip Kosloski

pildorasdefe manuel rivasManuel Rivas, Salvadoreño, feliz esposo y padre de familia. Testimonio fiel de como Dios puede tocar nuestras vidas. A través de estos medios quiero ayudar a llevar el mensaje de Jesús a todo el que lo necesite y poner mi vida a trabajar para su obra

 
 
 
 
 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
   Facebook      Twitter      WhatsApp     Google     
 
 

Artículos de interés

 
 
imagen de la virgen de guadalupe san juan diego tilma de guadalupe radiografia blanco negro
 
virgen de guadalupe misterio figuras en los ojos
 
papa francisco mirando hacia abajo misa vaticano
 
matrimonio pareja jombre mujer felices y pareja triste
 
virgen de guadalupe estatua con flores alrededor
 
 
mujer con manos unidas en oracion orando imagen virgen de guadalupe estatua
 
 
 
 
 
Tuit reciente del Papa:
 
 
 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
papa francisco mirando pensando haci abajo
 
- Lo más leído -
 

Una asombrosa historia de terror atada al poder del Santo Rosario

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

9 consejos para ir a Misa con los hijos y enseñarles su gran valor

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

Por qué el demonio odia tanto a María y por qué tú deberías amarla

Una oración especial para sanar mi relación con María