Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario
Respetamos tu privacidad. Tus datos son guardados de forma segura. Consulta nuestra política de privacidad
     
CONOCE TU FE - APRENDE SOBRE TU FE - FE CATÓLICA - DEFIENDE TU FE

La confesión perdona los pecados pero no asegura el Cielo

 
 
   
 
 
 

La confesión no asegura el Cielo a ninguno aunque Dios perdona los pecados en la confesión, la conversión es un camino

 

La confesión es un sacramental poderoso de la Iglesia que perdona los pecados, y con fundamento en la Biblia, pero no asegura el Cielo. La confesión tiene dos partes. Primero, que confesamos nuestros pecados, y segundo, que recibimos la absolución, el perdón del mismo Dios a través del Sacerdote, sin dudar, pero creyendo firmemente que nuestros pecados son perdonados ante Dios en el cielo.

A través de la confesión, y ante Dios, debemos declararnos culpables de todos los pecados, incluso de aquellos que no conocemos, como lo hacemos en la Oración del Señor; pero ante el sacerdote confesamos solo aquellos pecados que conocemos en conciencia y sentimos en nuestros corazones.

La confesión perdona los pecados

La esencia de la confesión es el poder sacramental que Cristo da a nuestra alma a través del Sacerdote. Cuando abrimos nuestros corazones a Él a través del arrepentimiento sincero y la confesión honesta de nuestros pecados dentro del sacramento de la reconciliación, recibimos una infusión de gracia que perdona nuestros pecados, fortalece nuestra debilidad espiritual y aumenta el vínculo de nuestra amistad sobrenatural con Cristo.

También, la confesión aumenta las virtudes sobrenaturales de la fe, la esperanza y la caridad. En la confesión, Dios actúa en nuestra alma de la misma manera que un cirujano actúa en un paciente: directa, profundamente, de manera que nunca podríamos reproducirnos simplemente por esfuerzos naturales.

La confesión no asegura el Cielo

San Agustín y muchos otros santos y Doctores de la Iglesia hablan sobre la importancia de conocernos bien. Al llegar a conocernos mejor, nos dimos cuenta de cuán caídos estamos y de cuánto necesitamos la ayuda y la gracia de Dios para superar la vida.

La Confesión frecuente nos ayuda a recordar que debemos confiar en Dios para ayudarnos a librarnos de nuestros pecados y nos prepara espiritualmente para la batalla contra las tentaciones, pero aunque en la confesión se nos perdonen los pecados, seguiremos sufriendo tentaciones a lo largo de nuetra vida y si dejamos a un lado la confesión, esas tentaciones podrían llevarnos al pecado y nuestra alma se volvería a manachar. Es por ello que la confesión no asegura el Cielo, solo asegura el perdón de nuestros pecados que hasta ese momento hayamos cometido.

La gracia del perdón sacramental

El padre Valerio Mauro, profesor de Teología Sacramental, a través de un artículo publicado en Aleteia, responde acerca del tema de la confesión y el perdón de los pecados.

La pregunta que se plantea pide una explicación sobre la eficacia del sacramento de la Reconciliación o Penitencia, como indica el nombre oficial del ritual litúrgico (rito de la penitencia).

La cuestión, sin embargo, no se limita a la eficacia del perdón sacramental, sino que involucra también la salvación final del creyente cristiano.

Y la respuesta deberá limitarse necesariamente a este caso, porque la salvación de aquellos que no son cristianos o creyentes entra en otra problemática, que requeriría otro espacio a disposición.

Nuestra breve respuesta se desarrolla, por lo tanto, en dos pasos siguientes, esperando lograr iluminar un poco la cuestión tan delicada.

1. La eficacia del sacramento de la Penitencia.

Es verdad que a través del perdón sacramental nuestros pecados son perdonados por Dios. Lo afirman las mismas palabras de Cristo, como han sido comprendidas por la gran tradición eclesial.

De manera particular, recordamos las palabras del Señor Resucitado la noche de la Pascua, cuando sopló el Espíritu Santo sobre los discípulos, enviándolos al mundo diciéndoles: "

"Los pecados serán perdonados a los que ustedes se los perdonen, y serán retenidos a los que ustedes se los retengan". (Jn 20,23)

Desde entonces, la Iglesia es conciente de haber recibido un verdadero y propio ministerio de reconciliación, que debe ejercitar en relación a los hombres, antes que nada con la predicación del Evangelio en vista de la conversión y del Bautismo, en segundo lugar con el sacramento de la Penitencia para aquellos que han sido bautizados (cf 2 Co 5,18-20).

El perdón de Dios, por lo tanto, entra en nuestra vida personal, a través del Evangelio y los sacramentos de la fe.

El Bautismo concede el don singular de una profunda transformación interior, puesto que hablamos de un nuevo nacimiento del cielo, del Espíritu Santo (cf Jn 3,3-5).

¿Qué hace el Sacramento de la confesión?

El sacramento de la Penitencia, reconcilia a los bautizados con Dios y la comunidad eclesial: reconduce a la comunión rota por el pecado. No borra lo que ha sucedido, sino que transforma y purifica la relación herida por los pecados.

Las consecuencias de los pecados están indicadas por la Iglesia con un lenguaje particular, distinguiendo la pena eterna de las penas temporales (cf Catecismo de la Iglesia Católica, 1442s)

Los pecados graves conducen a la pena eterna, pero no existe ningún pecado del que no se pueda obtener el perdón por parte de Dios y con él la salvación.

Cada pecado, sin embargo, incide en mi relación con el Señor y el perdón recibido no quita el esfuerzo de integrar en la relación con Dios mi rechazo de su amor.

Por analogía podemos pensar en una relación de amistad. Si traiciono a un amigo, puedo pedir y obtener su perdón, con sinceridad y generosidad. Nuestra relación de amistad, sin embargo, deberá integrar en sí misma esa traición, a través de una historia vivida en el futuro.

El esfuerzo de renovar nuestra relación con Dios, a través de gestos de purificación llenos de caridad, toma el nombre de penas temporales. Esta purificación sucede en la tierra o en la muerte, como a través del fuego, según el Evangelio (cf Mc 9,49).

Por eso, ya sea confesados y absueltos, nuestra relación deberá vivir una purificación ulterior: el perdón sacramental nos salva de la pena eterna, quedan las penas temporales.

2. Hacer es una reflexión sobre la certeza interior de la salvación.

El Evangelio invita con fuerza a la perseverancia final (Mt 10,22; 24,13), pidiendo a cada creyente un abandono filial en los brazos de la divina misericordia.

Por eso, a parte de los casos singulares de particulares gracias recibidas (y que precisamente en cuanto tales no pueden ser pretensiones ni creídas de manera infalible)

"...dejen que venga el Señor: él sacará a la luz lo que está oculto en las tinieblas y manifestará las intenciones secretas de los corazones. Entonces, cada uno recibirá de Dios la alabanza que le corresponda". (1 Corintios 5)

El momento final de nuestra vida es algo serio, marcado por posibles tentaciones de fe. Estaremos frente a la verdad de Dios con el bien que habremos hecho en nuestra vida, porque en su infinita benevolencia Dios ha querido que sus dones puedan volverse méritos de los hombres.

Pero sobretodo, sostenidos por su gracia y la comunión de los santos, no podremos más que confiar en su Amor misericordioso

 
 
Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con aportes de: Aleteia español

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
  Facebook      Twitter       WhatsApp   
 

Déjanos tus comentarios

Artículos de interés

 
 
manos abiertas para recibir tener un director espiritual recibir consejos
 
figura demonio oscura demonio engana a ninos y jovenes
 
papa francisco levanta su pulgar ok frases del papa francisco ser verdadero cristiano
 
hombre y mujer mirandose consejos para ser una mejor esposa
 
mujer feliz acostada grama con hija sonrie parque
 
 
novena a la virgen de la medalla milagrosa dia
 
 

Twitter del Papa Francisco

 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
papa francisco sentado silla papal denuncia creciente violencia contra pueblo judio
 
- Lo más leído -
 

El Alma de Cristo: La oración que todo católico debe rezar

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

Una poderosa oración de sanación interior para el corazón

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

¿Comulgar sin confesarse? Ten mucho cuidado.

9 consejos para ir a Misa con tus hijos y enseñarles su valor