Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario
Respetamos tu privacidad. Tus datos son guardados de forma segura. Consulta nuestra política de privacidad
     

CONOCE TU FE

-

VIRGEN MARÍA

-

SANTA MARÍA

-

LA VIRGEN

Mayo, mes de María. Día 30: Todas las noches reza 3 Avemarías

 
 
   
 
 
 

Es verdaderamente justo proclamarte bendita, Madre de Dios, que eres la más bendita, pura y Madre de nuestro Dios

 

Como católicos, creemos firmemente en la encarnación de nuestro Señor en la Virgen María, concebida por el poder del Espíritu Santo.

A través de ella, Jesucristo, segunda persona de la Santísima Trinidad, verdadero Dios, entró a este mundo tomando carne humana.

Jesús es verdadero Dios y verdadero hombre. En Su persona están unidos tanto una naturaleza divina como una naturaleza humana.

La Virgen María no creó la persona divina de Jesús, sino que Él ya coexistía con el Padre desde toda la eternidad.

"De hecho, Aquel a quien ella concibió como hombre por el Espíritu Santo, que verdaderamente se convirtió en su Hijo según la carne, no era otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. Verdaderamente "Madre de Dios" (Theotokos)" (Catecismo, n°495)

Del mismo modo, el Apóstol San Juan escribió:

"El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y vimos su gloria: la gloria de un Hijo único que viene del Padre lleno de amor duradero" (Juan 1,14)

Por esta razón, en la historia primitiva de la Iglesia, nuestra Santísima Virgen recibió el título de "Madre de Dios".

San Juan Crisóstomo (407), por ejemplo, compuso en su Oración Eucarística para la Misa un himno que honra a nuestra Madre:

"Es verdaderamente justo proclamarte bendita, Madre de Dios, que eres la más bendita, pura y Madre de nuestro Dios. Nosotros te magnificamos que eres más honorable que los Querubines e incomparablemente más gloriosa que los Serafines. Tú quien, sin perder tu virginidad, diste a luz la Palabra de Dios. Tú que eres verdaderamente la Madre de Dios".

1.- Háblale a Jesús sobre María.

Jesús mío, me gusta orar a María, tu Santa Madre, ella me enseña con su manera de vivir, a ser dócil a tu Palabra, a tomarla en serio, y a dejarse guiar por ella; pero también María se presenta como una servidora, como una que sale a ayudar a su prima Isabel, cuando esta la necesita.

Así quiero ser yo, mi Señor y mi Dios, quiero ser uno que es dócil a tu Palabra y que sale de sí a servir a los hermanos que tanto necesitan de Ti.

Gracias por darme la oportunidad de ver a María y de aprender de ella, gracias por su amor de Madre y por todas las bendiciones que a través de ella, nos has dado a nosotros que la amamos y la descubrimos como modelo de discípulo que Tú nos has llamado a seguir.

Confío en tu compañía y en tu Bendición Señor, gracias por todo lo bueno que me das por ayudarme a ser cada día un mejor ser humanos.

Cómo mi madre María, me uno a sus eternas palabras de entrega que hacen y harán eco en nuestra historia de salvación: Hágase en mí según tu Palabra.

Amén

2.- Oración inicial.

Santa María, ¡Madre de Dios y Madre mía! Eres más madre que todas las madres juntas: cuídame como Tú sabes. Grábame, por favor, estas tres cosas que dijiste:

  • "No tienen vino": presenta siempre a tu Hijo mis necesidades y las de todos tus hijos.
  • "Hágan lo que Él les diga": dame luz para saber lo que Jesús me dice, y amor grande para hacerlo fielmente.
  • "He aquí la esclava del Señor": que yo no tenga otra respuesta ante todo lo que Él me insinúe.

3.- Día 30: Todas las noches reza tres Avemarías.

Cuenta San Alfonso María este sucedido: en 1604, a dos jóvenes de Flandes, que llevaban una mala vida, al pasar una noche en casa de una mujer pecadora, de vida deshonesta, les ocurrió lo que se cuenta a continuación:

Ricardo, uno de los jóvenes, salió de aquella casa y cuando llegó a la suya se acostó. Una vez en la cama se acordó de no haber rezado las tres Avemarías, que acostumbraba rezar todos los días a su Madre la Virgen.

El sueño ya le había vencido, pero venciendo la pereza las rezó, aunque sin mucha devoción y luego se acostó de nuevo. Apenas había empezado a dormir notó que alguien golpeaba con fuerza la puerta de su habitación.

Quien golpeaba la puerta era el alma de su amigo. (Cuando morimos, nuestra alma sigue viviendo, y en algunas ocasiones permite Dios que, de forma extraordinaria, actúe físicamente.

En este caso lo permitió Dios para que Ricardo cambiase de vida). Ricardo se levantó y sin abrir la puerta preguntó: -¿Quién eres?

-¿Es que no me reconoces?, ¡soy un desgraciado, -exclamó triste el alma del amigo- estoy condenado!

- ¿Cómo así?

-Tienes que saber, Ricardo que, al salir de aquella casa me atacaron y caí muerto ahogado; mi cuerpo quedó tendido en la mitad de la calle y mi alma está en el infierno.

Lo mismo te hubiera pasado a ti, pero Santa María te salvó de él por las tres Avemarías que le rezas cada noche. Y acabó diciendo: aprovecha esta revelación de la Madre de Dios, tú que tienes tiempo. Y desapareció.

La Virgen quiso que el alma de su amigo le revelase a Ricardo lo sucedido para que cambiase de vida. Ricardo se puso a llorar y a dar gracias a la Virgen; sonaban entonces las campanas de la iglesia y decidió ir a confesarse y hacer penitencia.

Fue y se lo dijo a los sacerdotes; estos, que no lo creían, se dirigieron a la calle donde estaba el cuerpo de su amigo y lo vieron muerto y tendido en mitad de la calle; comprobaron así que Ricardo no había mentido. A partir de entonces Ricardo cambió de vida e hizo muchas cosas por Dios y por los demás.

Perdona, María, las veces que rezo el Avemaría sin atención, como de carrerilla, sin darme cuenta de que te lo estoy diciendo a Ti. Procuraré fijarme más en los pronombres en segunda persona (Tú, te, contigo).

De todas formas, aunque me siga distrayendo, no me preocupa: sé que te gusta lo que digo, y sabes que te lo digo porque te quiero. Todas las noches te daré las buenas noches rezándote las tres Avemarías... ¡con atención!

4.- Oración final

Amado Jesús, al igual que María, tu Santa Madre, quiero estar abierto siempre a la acción del Espíritu Santo, configurarme completamente a tu amor y tu misericordia.

Como ella, acepto también ser tu esclavo, tu siervo, atento siempre a escuchar tu Palabra y hacerla una acción de vida.

Deseo responderte siempre con generosidad y sencillez, como lo hizo María, quien supo escucharte y obedecerte desde siempre.

Y a ti, Oh María, amada universal del Verbo, la nueva Eva escogida, auxilio de los pecadores y de los que buscan tu intercesión, acógeme siempre bajo tu manto protector, soy también tu hijo y sé que te preocupas por mí.

Te ruego que poses tu mano sobre mis hombros y me guíes por el camino de tu hijo Jesús.

Como tú, quiero poder decir y sentir con toda la pasión de mi alma: "Mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador".

Amén.

 
 
Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con aportes de: Padre José Pedro Manglano

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

 
 
 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
   Facebook       Twitter       WhatsApp   
 

Artículos de interés

 
 
manos sosteniendo a otras dando consuelo perdon perdona olvidar
 
san antonio de padua cosas que deberias conocer
 
papa francisco reflejo del sol rostro fruncido jovenes Dios
 
corazon rojo roto esposa romper el corazon de tu esposa
 
sagrado corazon de jesus dia  el valor de la oracion
 
 
sagrado corazon de jesus dia  las tentaciones siempre estaran
 
 

Twitter del Papa Francisco

 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
corazon rojo de madera con una llave encima mesa de madera
 
- Lo más leído -
 

Oración para invocar al Espíritu Santo compuesta por San Juan Pablo II

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

San Antonio y el milagro de la mula que adoró al Santísimo Sacramento

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

Carta de una suegra a su futura nuera: 6 cosas que quiero decirte

Aprende a amar más a tus padres aceptando con serenidad su vejez