Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Te invitamos a leer nuestra política de privacidad
Política de Cookies y ajustes
FACEBOOK
TWITTER
WHATSAPP
TELEGRAM
Categoría: Caminando en la fe
Boletín diario del Evangelio de hoy por email
rostro de mujer de cerca llorando lagrimas en mejillas

Perdonar no sólo es imitar a Dios mismo, también es liberar al prisionero que llevas dentro. Formas de lograr el perdón y liberar el corazón

5 maneras de alcanzar el perdón para liberar y sanar el corazón.

El renombrado poeta inglés Alexander Pope dijo en una oportunidad: "Errar es humano, perdonar es divino". A pesar de que pueda ser muy cierta esta afirmación, el perdón puede llegar a ser muy difícil de lograr en algunas casos. El resentimiento es la esclavitud interior, considerando no sólo que, perdonar es imitar verdaderamente al Dios mismo, sino que también es liberar al prisionero que llevas dentro, es sanar y liberar el corazón de odios y resentimientos.

Con frecuencia y en términos inequívocos, Jesús ha reafirmado la obligación indispensable de todos para perdonar a los que nos hieren, orar por nuestros enemigos y hacer el bien a los que nos hacen daño.

Una vez más, es más fácil decirlo que hacerlo! En realidad, sin la gracia de Dios para perdonar a los que nos han herido y amar y orar por nuestros enemigos, trasciende y supera nuestras capacidades naturales. Necesitamos la gracia de Dios para perdonar a nuestros enemigos.

Enseñanzas sobre el perdón.

Jesús es nuestro ejemplo en todo, en absolutamente todo lo que decimos, hacemos e incluso pensamos en nuestra vida cotidiana. De hecho, Él lo dijo claramente: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida".

Jesús comenzó primero en hacer y luego se dedicó a Su predicación. ¡Primero las acciones, luego las palabras! Su muy exigente enseñanza sobre el perdón, lo llevó a vivir en la perfección en cada etapa y momento de Su existencia terrenal. ¿Cuáles son algunas de las enseñanzas que Jesús nos da sobre misericordia y perdón? Meditémoslo:

"Sé misericordioso, así como lo es tu Padre Celestial".

En respuesta a la generosa disposición a perdonar siete veces, Jesús la elevó un poco más:

"No, les digo que perdonen hasta setenta y siete veces".

Esto es una hipérbole para la obligación imperiosa de perdonar siempre, sin límites ni reservas. Entonces Jesús hizo una alusión a la Misa Litúrgica. Él dijo:

"Si has venido a la Iglesia para presentar tu ofrenda, y sabes que tu hermano tiene algo en tu contra, simplemente deja tu ofrenda allí dante del altar, reconcíliate primero con tu hermano y luego vuelve para presentar tu ofrenda".

En otras palabras, para celebrar dignamente la Liturgia debemos esforzarnos por estar en paz con nuestros hermanos y hermanas, y no estar enojados y resentidos con nadie. Entonces, en la oración más famosa en el Mundo, el Padre Nuestro, Jesús insertó este importante mandamiento:

"Perdona nuestras ofensas así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden".

En otras palabras, el perdón de Dios es una vía doble. Si queremos ser un receptor del perdón de Dios, entonces necesariamente debemos perdonar a los que nos han lastimado.

Por último, el testimonio más elocuente de los dioses: el perdón para toda la humanidad se dio cuando Jesús fue colgado en la cruz después de haber sido azotado, coronado con espinas, escupido, burlado, olvidado, abandonado por sus seres queridos y ridiculizado incesantemente. ¿Cuál fue su respuesta cuando fue colgado en la cruz y se encontraba listo para dejar salir su espíritu? Estas palabras:

"Padre perdónalos porque no saben que están haciendo".

5 formas para lograr el perdón.

A continuación se presentan cinco maneras para ayudarnos en el camino hacia el perdón y la misericordia y así liberar y sanar el corazón.

1. Ruega por la gracia.

Perdonar a nuestros enemigos, orar por ellos y amarlos va mucho más allá de nuestra naturaleza humana caída.

Necesitamos desesperadamente las gracias desbordantes y abundantes de Dios. San Agustín dice que todos somos mendigos ante Dios. Por lo tanto, debemos pedir la gracia de perdonar cuando somos puestos a prueba. ¡Dios no nos negará esta petición y gracia importante!

2. Perdonar inmediatamente.

Cuando estamos ofendidos, a menudo el diablo trabaja en nosotros de imediato fomentando en nuestras mentes pensamientos de venganza.

Tales pensamientos feos y vengativos pueden surgir fácilmente: "Enséñale una lección", "dale de su propia medicina" o "ojo por ojo y diente por diente". Finalmente, "No deje que se salga con la suya Esta vez ". En cierto sentido podríamos sentir, como un predicador protestante lo expresó sucintamente:

"Queremos perdonar, pero sólo después de verlo retorcerse como un gusano en cenizas calientes, al menos por un tiempo".

Pensamientos y sentimientos son diametralmente opuestos a la enseñanza de Nuestro misericordioso Salvador y debemos resistirlos y rechazarlos tan pronto como nos damos cuenta de ellos.

Por lo tanto, si respondemos a la gracia de misericordia de Dios y perdonamos de inmediato, hay una muy buena posibilidad de que la victoria sea nuestra! En suma, seamos rápido para rechazar pensamientos vengativos y aún más rápido para perdonar

3. Humildad.

Un arma espiritual que tenemos en nuestro arsenal es el de la humildad. ¿Cómo? ¡De este modo! Si el perdón resulta laborioso y casi imposible, entonces recuerda tu peor pecado o tu pecado más embarazoso y el hecho de que Dios te perdonó esto tan pronto como suplicaste Su misericordia y perdón.

Lo más probable es que la ofensa que hicieron en tu contra es mínima en comparación con su pecado más grave o embarazoso. Esto puede ser una herramienta muy poderosa para abrir tu corazón a la misericordia y perdón.

4. La misericordia es una calle de doble vía.

A continuación, recuerda que recibir la misericordia de Dios no es una calle sin salida, sino más bien una calle de doble vía. Jesús dijo:

"Sé misericordioso como tu Padre Celestial es misericordioso ... y perdona..."

Por lo tanto, si queremos experimentar la misericordia infinita de Dios en nuestras vidas, debemos extender nuestra mano en perdón hacia aquellos que nos han ofendido. El Padre Nuestro nos enseña la misma lección:

"Perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden".

Santa Faustina Kowalska en el "Diario de la Divina Misericordia en mi alma" afirma inequívocamente que el mayor atributo o virtud en Dios es Su Misericordia infinita.

Los seguidores de Jesús, el misericordioso Salvador, deben practicar esta sublime pero muy exigente virtud. La misericordia es el amor de Dios perdonando al pecador. ¡Decidimos perdonar a nuestros enemigos como una señal clara de la victoria de la gracia y la misericordia de Dios en nuestras vidas.

5. Jesús crucificado.

Posiblemente la fuerza motivadora más convincente para obligarnos a perdonar a los que nos ofenden es la serena pero seria contemplación de Jesús colgando de la cruz, derramando cada gota de Su Preciosísima Sangre para salvar a toda la humanidad, pero en particular mi propio alma inmortal.

Después de ser herido y tal vez sin mucha disposición a perdonar, levanta tus ojos para contemplar a Jesús mientras Él cuelga de la cruz.

Recuerda lo que Él ya ha pasado: sudó Sangre, azotado en el Pilar, coronado de espinas, negado por Pedro, traicionado por Judas, condenado siendo totalmente inocente, clavado en la cruz y derramando cada gota de Su Preciosa Sangre. ¿Cuál fue la primera palabra / frase corta / que salió de Su Sagrado Corazón? Lee, escucha, contempla y ora:

"Padre, ¡perdónalos porque no saben lo que hacen"

Meditar sobre estas palabras, junto con la contemplación de su amarga pasión, colgando de la cruz y derramando su preciosísima sangre, debería ser la herramienta más eficaz para Aplastar el corazón endurecido que aparentemente no está dispuesto a perdonar

Por último, ruega a Nuestra Señora de los Dolores, Nuestra Señora de la Misericordia, para que te dé la gracia de perdonar. ¡Nadie ha sufrido más que María, aparte de Jesús mismo! Sin embargo, al oír y presenciar que su único Hijo sufrió y murió en la cruz, brutalmente maltratado, perdonó desde las profundidades de su Inmaculado Corazón.

Que Nuestra Señora nos alcance la gracia de perdonar, de lograr el verdadero perdón, de ser misericordiosos y merecer el título de ser verdaderamente el hijo de Dios el Padre, hermano de Jesucristo y amigo del Espíritu Santo en el tiempo y por toda la eternidad. Amén.

 
Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: FatherBroom.com
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.
Canal Oficial de Pildorasdefe en Telegram
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD