Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Caminando en la fe

San Juan Pablo II: De Polonia saldrá la chispa que preparará al mundo para Mi última venida. Jesús a Sor Faustina (Diario 1732)

San Juan Pablo II: la chispa de la Divina Misericordia.

El Papa San Juan Pablo II, (Karol Józef Wojtyla) nació el 18 de mayo de 1920, y fue elegido sumo pontífice en el año 1978 y ejerció su papado hasta el año de su muerte, 2005. Es llamado por muchos como San Juan Pablo el Grande (San Juan Pablo Magno) Algunos creen que a Él se refiere Sor Faustina cuando en una de sus revelaciones, Jesús le afirma que de Polonia saldrá la Chispa que encenderá al mundo entero y lo preparará para su venida.

Vida de San Juan Pablo II en la Iglesia.

San Juan Pablo II mejoró significativamente las relaciones de la Iglesia Católica con el Judaísmo, el Islam, la Iglesia Ortodoxa Oriental y la Comunidad Anglicana. Asistió a las cuatro sesiones del Concilio Vaticano II y contribuyó especialmente a su Constitución Pastoral sobre la Iglesia en el Mundo Moderno.

El Papa San Juan Pablo II fue el primer Papa no italiano en 455 años. Con el tiempo, realizó visitas pastorales a 124 países, entre ellos varios con pequeñas poblaciones cristianas, por eso se le conoce como el Papa peregrino, el Papa amigo.

Promovió iniciativas ecuménicas e interreligiosas, especialmente el Día de Oración por la Paz Mundial de 1986 en Asís. San Juan Pablo II  visitó la Sinagoga Principal de Roma y el Muro Occidental en Jerusalén; También estableció relaciones diplomáticas entre la Santa Sede e Israel. Mejoró las relaciones entre católicos y musulmanes y en 2001

"Cristo es el centro del universo y de la historia humana".

Esas fueron la primera línea de su encíclica de 1979, Redentor de la raza humana. En 1995, se describió a sí mismo ante la Asamblea General de las Naciones Unidas como "un testigo de la esperanza".

El Papa San Juan Pablo II fue quien instituyó la fiesta de la Divina Misericordia el 30 de abril de 2000, que fue el Segundo Domingo de Pascua en ese año jubilar. En la misma ocasión, el Papa también canonizó adecuadamente a Santa Faustina, ahora conocida como Apóstol de la Divina Misericordia.

Exclamando el amor y la misericordia de Dios en su Misa de canonización, el Papa Juan Pablo II proclamó que el Segundo Domingo de Pascua "de ahora en adelante en toda la Iglesia será llamado" Domingo de la Divina Misericordia ".

El Gran Jubileo 2000 fue un año apropiado para instituir la fiesta de la Divina Misericordia. Normalmente celebrada a intervalos de 25 ó 50 años, la celebración de un año jubilar data tan atrás como el Antiguo Testamento; El Libro de Levítico habla de un jubileo durante el cual los esclavos fueron liberados y las deudas fueron remitidas.

Los jubileos celebrados en la tradición católica toman un significado claramente espiritual; Es un tiempo marcado por el gozo, la remisión de pecados y la concesión de indulgencias con la condición prescrita de estar en estado de gracia. Siempre que sea posible, los fieles hacen también una peregrinación a un lugar santo.

La chispa de la Divina Misericordia.

San Juan Pablo II en uno de sus comunicados (1997, Lagiewniki, Cracovia) nos dijo lo siguiente:

"En cierto sentido, el mensaje de la Divina Misericordia ha formado la imagen de mi pontificado"

En su Diario, Sor Faustina escribió en el año 1938 un mensaje muy particular y que ha sido debatido por mucho tiempo en la Iglesia. El mensaje dice así:

"He amado a Polonia de manera particular y si obedece Mi voluntad, la enalteceré en poder y en santidad. De ella saldrá la chispa que preparará el mundo para Mi última venida" (Diario, 1732)

Algunos piensan que esa chispa de la que habla Sor Faustina en su revelación se refiere a San Juan Pablo II, y otros afirman que esa chispa es la misma "llama de la misericordia" encendida por San Juan Pablo II en Cracovia:

"Oh inconcebible e insondable misericordia de Dios, ¿quién te puede adorar y exaltar de modo digno? Oh sumo atributo de Dios omnipotente, Tú eres la dulce esperanza de los pecadores" (Diario, 951, ed. it. 2001, p. 341)

San Juan Pablo II y la Divina Misericordia.

Las siguientes palabras, fueron pronunciadas por nuestro Papa amigo, San Juan Pablo II, durante su homilía realizada en el Santuario de la Divina Misericordia, en Cracovia, el 17 de agosto de 2002:

Amadísimos hermanos y hermanas: Repito hoy estas sencillas y sinceras palabras de Santa Faustina, para adorar juntamente con ella y con todos vosotros el misterio inconcebible e insondable de la misericordia de Dios. Como ella, queremos profesar que, fuera de la misericordia de Dios, no existe otra fuente de esperanza para el hombre. Deseamos repetir con fe: Jesús, en Ti confío.

De este anuncio, que expresa la confianza en el amor omnipotente de Dios, tenemos particularmente necesidad en nuestro tiempo, en el que el hombre se siente perdido ante las múltiples manifestaciones del mal. Es preciso que la invocación a la misericordia de Dios brote de lo más íntimo de los corazones llenos de sufrimiento, de temor e incertidumbre, pero, al mismo tiempo, en busca de una fuente infalible de esperanza. (...)

"Padre eterno, Te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad de tu amadísimo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, por nuestros pecados y los del mundo entero; por su dolorosa pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero" (Diario, 476, ed. it., p. 193)

Por eso hoy, en este santuario, quiero consagrar solemnemente el mundo a la Misericordia divina. Lo hago con el deseo ardiente de que el mensaje del amor misericordioso de Dios, proclamado aquí a través de santa Faustina, llegue a todos los habitantes de la tierra y llene su corazón de esperanza. Que este mensaje se difunda desde este lugar a toda nuestra amada patria y al mundo. Ojalá se cumpla la firme promesa del Señor Jesús: de aquí debe salir "la chispa que preparará al mundo para su última venida" (cf. Diario, 1732, ed. it., p. 568). Es preciso encender esta chispa de la gracia de Dios. Es preciso transmitir al mundo este fuego de la misericordia.

En la misericordia de Dios el mundo encontrará la paz, y el hombre, la felicidad. Os encomiendo esta tarea a vosotros… a todos los devotos de la Misericordia divina que vengan de Polonia y del mundo entero. ¡Sed testigos de la misericordia!

El Papa emérito Benedicto XVI, refiriéndose a San Juan Pablo II, expresò lo siguiente:

"Juan Pablo II testimonió al mundo la misericordia de Cristo Resucitado. Ahora como entonces, quedan como herencia las piedras millares del magisterio de Juan Pablo II, que muchos esperan con prontitud sea llevado al honor de aquellos altares a los que el mismo Juan Pablo II elevó a la misma dignidad tantos hombres y mujeres de fe, como Santa Faustina Kowalska, canonizada en el 2.000 como apóstol en el mundo del misterio de la Misericordia de Dios. Y este misterio es otra clave de lectura privilegiada del magisterio del Papa Wojtyla… Que la Iglesia siguiendo sus enseñanzas y sus ejemplos pueda proseguir fielmente y sin componendas su misión evangelizadora, difundiendo sin cansarse el amor misericordioso de Cristo, manantial de verdadera paz para el mundo entero."

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: Vatican News

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD