Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario
Respetamos tu privacidad. Tus datos son guardados de forma segura. Consulta nuestra política de privacidad
     

CONOCE TU FE

-

CAMINANDO EN LA FE

-

FE CATÓLICA

-

AUMENTA MI FE

10 consejos para controlar la lengua y acabar con el chisme

 
 
   
 
 
 

De la abundancia del corazón habla la boca. De cada palabra que sale de nuestra boca rendiremos cuentas ¡Hay que acabar con el chisme!

 

Jesús dijo que de la abundancia del corazón, habla la boca y que de cada palabra que sale de nuestra boca tendremos que rendir cuentas. Santiago, por su parte, en el capítulo 3 claramente nos desafía a utilizar nuestra lengua para rendir honor a Dios y acabar con el Chisme

Enseguida, se describen 10 consejos para leer y tratar de aplicarlas a nuestro diario hablar para así controlar la lengua acabar con el chisme que tanto daño hace a nuestras comunidades y a nuestra propia alma

1.- Orar: El Espíritu Santo

Miren a los apóstoles! Antes de pentecostés ellos huyeron y San Pedro lo negó con su lengua. Después de la Primer Novena, que fue Pentecostés, hubo una transformación radical. Pedro lanzó una homilía de Pentecostés y logró la conversión de ¡3000 personas! ¿Cómo? Orando al Espíritu Santo.

Una cortita pero potente oración que podemos realizar en cada hora del día es:

"Ven Espíritu Santo, Ven, a través del Corazón de María".

2.- Pensar antes de hablar

Santiago dice que debemos estar listos para escuchar y lentos para hablar. Por lo tanto, evitemos la impulsividad. ¡Piensa antes de hablar!

¿Cuántas veces hemos hablado con la efervescencia del momento, sin reflexionar, hiriendo a la persona y teniendo que pagar las consecuencias?

La Imitación de Cristo afirma:

"Pocos han lamentado por mantener el silencio, muchos por haber hablado de más"

3.- La Regla de Oro

Recuerden esta preciosa y poderosa máxima de Jesús: "Haz a los demás lo que quieras que te hagan a ti" Así podemos aplicar esto a la oración:

"Di a los demás lo que quieras que te digan".

4.- ¡El Silencio!

Las madres, muy a menudo enseñan a sus hijos esta gran lección que debemos tener presente pro el resto de nuestra vida:

"Si no tienes nada bueno que decir, entonces no lo digas"

Esto si que es un ¡Gran consejo!

5.- ¿Agitado?

En los momentos de agitación, lo mejor es evitar el habla. Es mejor retirarse a su habitación, rezar una parte del Rosario, y después entrar en una conversación tranquila y serena.

En la agitación, el espíritu malo intenta trabajar en nosotros y quiere dictar nuestro discurso.

6.- ¡Ánimo!

Aprende a decir palabras de aliento. Todos necesitamos esas palabras, de aliento, afirmación y apoyo.

Sé un Bernabé. Él fue uno de los últimos Apóstoles y su nombre significa "Hijo de consolación". ¿Por qué no formar un club "Bernabé"?

7.- ¡Perdón!

Cuando fallen en su discurso perjudicando al prójimo, reúnan la suficiente humildad y el coraje para expresar dos palabras muy difíciles: "¡Lo Siento!"

Shakespeare dio en el clavo cuando dijo:

"Errar es humano, perdonar es divino".

8.- Lectura Espiritual

Podría ser que lleguemos al vacío interior, y darnos cuenta que tenemos tan pocas cosas valiosas que decir.

Formen un hábito de buena lectura espiritual (al menos media hora diaria) y muchos de los pensamientos santos y edificantes santificarán sus corazones y serán transformados en palabras que verdaderamente santifiquen a los demás.

San Ignacio, en la "Contemplación para Alcanzar Amor" dice que ¡el amor se expresa dando!

¿Por qué no compartir los tesoros espirituales de su corazón con los demás?

9.- Recordar la Santa Comunión

Recuerden que con la misma lengua que se recibe al Señor Eucarístico, el Señor de Señores y Rey de Reyes, también se habla.

Entonces esperemos que nuestro discurso refleje a AQUEL que hemos recibido en nuestra lengua y en nuestro corazón.

10.- María como Modelo

Miremos a María y pidamos su intercesión poderosa para que nos ayude con nuestro discurso.

Imaginen a María hablando con San José, con Santa Isabel, con Jesús y con otros. ¡Cuánto amor, atención, bondad, mansedumbre, humildad, discreción y gozo!!

Seguramente, María, que dijo "SÍ" a la Palabra de Dios, alcanzará para nosotros la gracia de expresar con claridad, de manera

"Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador".

Quizás quieras leer

 
 
 
Adaptación y traducción por Rafael Ruíz Stirk, del artículo publicado en: FatherBroom.com, autor: Padre Ed Broom, OMV

pildorasdefe rafael ruizRafael Ruíz Stirk, Mexicano, psicoterapeuta, casado, padre de tres hijos; catequista y defensor de la vida intrauterina. Amar a Dios es mi tesoro escondido, tocar los corazones es mi vocación y evangelizar es mi deber

 
 
 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
   Facebook       Twitter       WhatsApp   
 

Déjanos tus comentarios

Artículos de interés

 
 
mayo mes de la virgen maria poderoso rezo del santo rosario dia
 
mano de hombre leyendo la biblia reflejo de luz en hojas enemigos del alma
 
papa francisco camina plaza vaticano mira hacia abajo
 
mano de hombre y mujer sosteniendo corazon corazones rojos fondo blanco
 
mujer sentada triste recostada de pared blaco y negro senora de la sonrisa depresion
 
 
manos orando juntas en la oscuridad en iglesia asientos
 

Oraciones en Videos

 
hombre sentado en un muelle de espalda mirando hacia el lago
 
persona sentado en las rocas orilla de playa mirando hacia el mar
 
mujer mirando hacia el mar en el atardecer reflejo del sol ocaso
 
mujer sosteniendo un flor amarilla en sus manos
 

Twitter del Papa Francisco

 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
papa francisco levanta su brazo para saludar a los fieles demonio es como serpiente
 
- Lo más leído -
 

La aparición de la Sagrada Familia en Fátima y su mensaje para el mundo

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

Santa Rita de Casia. Patrona de los casos imposibles

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

El milagro de la Virgen de Fátima al esposo que no quería tener más hijos

Virgen de Fátima: un vínculo especial que comparten los 3 últimos Papas