Oración y Espiritualidad / Aprende a orar

10 consejos para crecer en la vida de oración

 
 
 

San Alfonso afirmó que no hay ni personas fuertes ni débiles en el mundo, solo personas que saben cómo orar y otras que no hacen oración

 

La oración es clave para la salvación. San Agustín dice que el que reza bien vive bien; el que vive bien muere bien; y para el que muere bien todo está bien.

San Alfonso reitera el mismo principio:

"El que ora mucho, será salvado; el que no reza será condenado; El que ora poco pone en peligro su salvación eterna”.

El mismo santo afirmó que no hay ni personas fuertes ni débiles en el mundo, solo personas que saben cómo orar y otras que no lo hacen. En otras palabras, la oración es nuestra fuerza en todo tiempo y lugar.

Nos gustaría ofrecer diez palabras de aliento para ayudarnos en el camino hacia el cielo a través del esfuerzo de crecer en nuestra vida de oración

1.- Tener Convicción y Determinación para orar

No hay ninguna persona de éxito en este mundo en cualquier empresa que no estuviese animado por una firme determinación para lograr su objetivo.

Súper atletas, músicos consumados, profesores expertos y escritores famosos no llegaron a la perfección por desearlo y pensarlo, sino por una firme y tenaz determinación para alcanzar sus metas contra viento y marea.

Por esa razón, la doctora de la oración, Santa Teresa de Ávila, declaró:

"Debemos tener una determinación decidida a nunca darnos por vencidos con la oración."

Si realmente creemos en lo más profundo de nuestro corazón los tesoros de valor incalculable que se derivan de la oración, haríamos un objetivo importante en nuestra vida crecer constantemente en la oración.

2.- Tener al Espíritu Santo como Maestro.

San Pablo nos dice que en realidad no sabemos pedir como conviene, sino que es el Espíritu Santo quien intercede por nosotros y nos enseña a decir "Abba" Padre.

El Espíritu Santo es nuestro Maestro Interior. Con María, los Apóstoles pasaron nueve días y noches orando y ayunando y fueron empapados con el poder que viene de lo alto, del Espíritu Santo.

Antes de comenzar cualquier período de oración formal, por qué no invocar la Persona del Espíritu Santo para ayudarte en tu debilidad.

Durante el curso de su período de oración por qué no pedir la presencia del Espíritu Santo que ilumine tu mente y encienda tu corazón. Él está más cerca de ti de lo que eres consciente. Si estás en estado de gracia, Él reside en tu corazón.

3.- Dedicar tiempo, espacio, buena voluntad y silencio.

Como cualquier arte se aprende con la práctica, esto también aplica a la oración. Para aprender a orar, debemos tener un tiempo determinado, un buen lugar, buena voluntad de nuestra parte y silencio.

El sabio refrán de que "La práctica hace al maestro", aplica tanto en el deporte como en la oración.

4.- Hacer Penitencia.

Puede que nuestra oración se haya vuelto insípida, aburrida, sin vida, anémica y estancada por muchas razones. Una posible razón podría ser una vida de sensualidad, permisividad, gula, o simplemente vivir más según la carne que según el espíritu.

Como nos recuerda San Pablo, la carne y el espíritu están en oposición mutua. Jesús pasó cuarenta días y noches orando y ayunando. Los Apóstoles pasaron nueve días y noches orando y ayunando. No podemos avanzar en una vida mística seria dirigida por el espíritu si no hemos pasado por la vida ascética de sacrificio, mortificación y penitencia.

Un pájaro necesita dos alas para volar; lo mismo ocurre con un seguidor de Cristo. Para volar alto en la vida mística las dos alas son la oración y la penitencia.

Si no tienes formación en la vida penitencial, consulta a un buen director espiritual y comienza con pequeños actos de penitencia para acumular fuerza de voluntad con el fin de realizar actos más heroicos de penitencia. Si nunca has corrido, empieza con una cuadra y luego alcanza una milla.

5.- Buscar Dirección Espiritual.

Los atletas necesitan entrenadores; los estudiantes necesitan profesores; los profesores necesitan mentores para aprender el arte. Igualmente importante, los guerreros de la oración deben tener algún tipo de orientación y esto se llama dirección espiritual.

San Ignacio de Loyola insistió en la vida espiritual como un camino de acompañamiento. Santa Teresa de Ávila tuvo varios santos dirigiéndola en su largo y doloroso camino hacia la perfección: San Juan de la Cruz, San Pedro de Alcántara y San Francisco de Borja.

Hay muchos obstáculos en el camino espiritual, sobre todo cuando uno persigue una vida profunda de oración; por eso tener un director espiritual capacitado que conoce las trampas del demonio, los obstáculos y peligros que siempre están presentes, puede ayudarnos a crecer de manera constante en santidad a través de una vida de oración más profunda y auténtica.

6.- Acompañar la Oración con la Acción.

Santa Teresa de Ávila señala que el crecimiento auténtico en la oración se demuestra por el crecimiento en la santidad y que éste significa la práctica de la virtud. Jesús dijo que conocemos el árbol por los frutos.

Del mismo modo una auténtica vida de oración alcanza su plenitud progresiva en la práctica de las virtudes: fe, esperanza, caridad, pureza, bondad, servicio, humildad y un amor constante por el prójimo y la salvación de su alma inmortal.

La Virgen es modelo en todo momento, pero sobre todo en la íntima conexión entre la contemplación en la acción.

En la Anunciación admiramos a María absorta en la oración; a continuación, en el siguiente misterio (en la Visitación) vemos cómo sigue la inspiración del Espíritu Santo para ir a servir a su prima en una misión de amor.

En verdad podemos llamar a María una verdadera "contemplativa en acción". Como María, estamos llamados a ser "contemplativos en acción”

7.- Estudiar y leer acerca de la oración.

Santa Teresa de Ávila no permitía en el convento de las Carmelitas a las mujeres que no sabían leer. ¿Por qué? La razón simple es que ella sabía lo mucho que podían aprender sobre muchos temas, pero sobre todo de la oración, a través de una lectura espiritual sólida.

¡Encuentra buena literatura sobre la oración y léela! Cuántas ideas útiles vienen a través de una buena lectura espiritual. Una sugerencia: lee la parte 4 del Catecismo de la Iglesia Católica. Esta es una obra maestra espiritual sobre la oración.

8.- Participar en Retiros.

Una manera muy apropiada para ir realmente profundo en la oración es apartar un tiempo para un período prolongado de oración; esto lo llamamos un retiro espiritual.

Uno de los estilos más eficaces de retiros son los retiros ignacianos. Podría durar un mes entero, u ocho días, o incluso un retiro de fin de semana puede resultar muy valioso.

Jesús, al ver los Apóstoles abrumados con el trabajo, los exhortó: "Vengan aparte por un tiempo y descansen..." Este descanso que Jesús mencionó clásicamente se ha interpretado como un llamado al retiro espiritual.

Mira tu calendario del año y aparta algún tiempo. Períodos más largos de tiempo para la oración permiten una mayor profundidad en la oración.

9.- Acudir a la Confesión.

A veces la oración resulta extremadamente difícil debido a que tenemos la conciencia sucia por el pecado. Jesús dijo: "Bienaventurados los limpios de corazón, porque verán a Dios" (Mt 5,8)

Después de una buena confesión, en la que la Preciosa Sangre de Jesús lava nuestra alma y limpia nuestra conciencia, los ojos del alma puede ver y contemplar el rostro de Dios con mayor claridad.

10.- Contar con el apoyo de la Virgen María

Así como hemos mencionado la importancia de que el Espíritu Santo esté con nosotros como nuestro Maestro Interior, así también constantemente debemos pedir a María que ruegue por nosotros e invitarla a orar con nosotros cada vez que dedicamos tiempo y esfuerzo a la oración. Ella nunca nos fallará.

De la misma manera en Jesús convirtió el agua en vino en Caná por intercesión de María, ella puede ayudarnos a convertir nuestra oración insípida y sin sabor en el vino dulce de la devoción.

¡María nunca te fallará! Acude a ella.

 
Traducción al español y adaptación de Qriswell Quero para PildorasdeFe.net del artículo publicado originalmente en Catholic Exchange. Autor: Fr. Ed Broom
 
 
 
 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
 
   Facebook       Twitter       WhatsApp      Google      
 

Déjanos tus comentarios

 

Artículos de interés

 
 
papa francisco fondo plaza de san pedro multitud
 
madre llorando manos en el rostro hija triste consuela
 
sagrado corazon de jesus sostenido por mano de jesucristo
 
sagrado corazon de jesus formas de honrar
 
sagrado corazon de jesus formas de honrar
 
sagrado corazon de jesus formas de honrar
 
joven dando limosna persona necesitada dentro de tunel oscuro
 
 
hombre silueta conversando por telefono celular habitacion
 
 
 
 
Tuit reciente del Papa:
 
 
 
 
 

Homilía del Papa Francisco


 
papa francisco mirada seria
 

Caminando en la Fe


 
mujer triste a orillas de la playa
 
- Lo más leído -
 
------------------------------------------------------------------

Consejos del Papa Francisco para llegar a ser un buen padre de familia

------------------------------------------------------------------

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

------------------------------------------------------------------

5 Milagros Eucarísticos de estos últimos tiempos. El de Venezuela te sorprenderá

------------------------------------------------------------------

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

------------------------------------------------------------------

El profundo significado de las 12 promesas del Sagrado Corazón de Jesús

------------------------------------------------------------------

5 consejos para ser un mejor Padre para tus hijos

 
 
 

Matrimonio y Noviazgo


 
chica triste mirando por ventana pareja sentada detras