Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario, además de mejorar la velocidad y la seguridad del sitio durante su visita. Estas cookies se utilizan para adaptar el contenido de la web a las preferencias del Usuario del Servicio y optimizar el uso del sitio, las cuales permiten que el dispositivo reconozca al usuario y muestre adecuadamente el servicio ofrecido, adaptada a sus necesidades individuales. Puede retirar su consentimiento u oponerse al procesamiento de datos basado en intereses legítimos en cualquier momento haciendo clic en "Configuración" o en nuestra Política de Cookies en este sitio web. Te invitamos a leer nuestra política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
WHATSAPP
TELEGRAM
Categoría: Aprende a orar
Boletín diario del Evangelio de hoy por email

Orar por quien te hace sufrir te da la oportunidad de desahogarte con quien es Todopoderoso y puede remediar las cosas ¿Cómo orar por quien te hiere y te lastima?

¿Cómo orar cuando alguien te hace sufrir? Oración por quien te lastima

Hacer oración por quien te hace sufrir no es fácil ¿Cómo orar cuando alguien te hace sufrir?, ¿cómo hacer oración por esa persona que te lastima o te sigue lastimando y no parece detenerse o visualizar el daño que te está ocasionando?

Sin duda alguna cuando alguien te hace sufrir comienzan a anidarse heridas en nuestro corazón que pueden causarnos un bloqueo emocional y no encontramos la manera de poder hacer oración, ni por esas personas ni por nosotros mismos.

Quien te hace sufrir muchas veces lo hace y no se está percatando de ello. Muchas de esas personas actúan a través de sus propias heridas emocionales. Seguro están teniendo sus propias batallas emocionales y espirituales y tampoco saben cómo salir de ese ciclo, de causar dolor a los demás. Pero esto no significa que debemos permitir que nos hagan sufrir.

¿Cómo orar cuando alguien te hace sufrir?

El Padre Evaristo Sada, L.C., invita a hacer una reflexión profunda de este tema del que podemos aprender cómo orar cuando alguien nos hace sufrir, cuando alguien nos lastima y no sabemos cómo tomar el control de la situación. En seguida, su mensaje:

Hay personas que nos hacen sufrir. Sabiéndolo o no, queriéndolo o no, pero nos hacen pasar malos ratos. ¿Cómo orar por ellos? Nos duelen sus palabras hirientes, sus actitudes humillantes, sus tratos despóticos, su falta de responsabilidad, sus infidelidades, sus prontos temperamentales, sus olvidos y negligencias.

Ante personas así podemos reaccionar siendo con ellos de la misma manera que son ellos con nosotros: "para que se enteren", "para que vean lo que se siente". O bien podemos enfrentarlos, decirles sus verdades y ponerles un alto. O incluso evadir el problema, ignorándolo y dejándolo a su suerte. Pero sabemos que estos recursos pocas veces funcionan.

Sin embargo, podemos también buscar el momento y las palabras más adecuadas para hacerle ver lo que está sucediendo. Podemos poner amor: "Donde no hay amor, pon amor y encontrarás amor" (San Juan de la Cruz). Y por fin, orar por ellos.

Orar por quien te hace sufrir es difícil.

Orar por una persona querida es fácil, pero orar por una persona que te hace daño es difícil. Apenas traes a la memoria a esa persona en la oración y se te retuerce el estómago. Y si llegas a formular una oración, lo más probable es que esta sea para pedirle a Dios que lo parta un rayo, que le dé una buena lección o que lo cree de nuevo.

Aun si te salen estos sentimientos, intenta de nuevo. Verás que la oración irá ablandando tu corazón, pues en la oración se hace presente el Espíritu de Dios, que es amor, y Él, el Amor en persona, irá renovando tu corazón.

Y te dirás: "pero de lo que se trataba era de que el otro cambiara". Sí, pero al orar por quien te hace sufrir te darás cuenta de que el primero que comienza a cambiar eres tú mismo.

¿Qué ganas haciendo oración por quien te hace sufrir?

  • Te das la oportunidad de desahogarte y de hacerlo con quien es todopoderoso y puede remediar las cosas. Desahogarse con Dios, sana y libera. Poner en manos de Dios aquello que no puedes controlar ni remediar es de personas sensatas.

  • Dios te hace ver que el rencor, la venganza, la falta de perdón, el resentimiento, el odio, no son virtudes cristianas, y que más bien debes aprender a ser como es Dios con nosotros: rico en misericordia, dispuesto a perdonarme siempre (aunque no lo merezca), tolerante, paciente, compasivo. "Perdónales, Padre, porque no saben lo que hacen" (Lc 23, 34) "Hoy estarás conmigo en el Paraíso". (Lc 23, 43)

  • Rezas con coherencia y sinceridad el padrenuestro y le das a tu Padre celestial excusa suficiente para perdonarte. "Perdónanos nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden".

  • El Espíritu Santo comienza a modelar tu corazón conforme al Suyo. Verás que todo ese rencor que llevas dentro es veneno que intoxica, vinagre que amarga la vida, y que a medida que te purificas de él y lo suples con la miel de la caridad cristiana, la vida se te hace mucho más llevadera. Ya bastante mal te lo pasas con el sufrimiento que el otro te impone como para que lo amplifiques con el reflujo de tu propia amargura.

  • Y no te quede la menor duda de que si rezas con fe y caridad por quienes te hacen sufrir, Dios actuará. No esperes resultados inmediatos, simplemente espera con absoluta confianza en que Dios obrará en el momento y de la manera que considere oportunas.

Tal vez te pueda servir esta oración de intercesión y sanación del P. Emiliano Tardif:

Oración cuando alguien te hace sufrir.

Padre de bondad, Padre de amor, te bendigo, te alabo y te doy gracias, porque por amor nos diste a Jesús.

Gracias, Padre, porque a la luz de tu Espíritu comprendemos que él es la luz, la verdad y el buen pastor, que ha venido para que tengamos vida y la tengamos en abundancia.

Hoy, Padre, quiero presentarte a este hijo(a). Tú lo(a) conoces por su nombre. Te  lo(a) presento, Señor, para que Tú pongas tus ojos de Padre amoroso en su vida. Tú conoces su corazón y conoces las heridas de su historia. Tú conoces todo lo que él ha querido hacer y no ha hecho. Conoces también lo que hizo o le hicieron lastimándolo. Tú conoces sus limitaciones, errores y su pecado. Conoces los traumas y complejos de su vida.

Hoy, Padre, te pedimos que por el amor que le tienes a tu Hijo, Jesucristo, derrames tu Santo Espíritu sobre este hermano(a) para que el calor de tu amor sanador, penetre en lo más íntimo de su corazón.

Tú, que sanas los corazones destrozados y vendas las heridas, sana a este hermano, Padre, entra en ese corazón, Señor Jesús, como entraste en aquella casa donde estaban tus discípulos llenos de miedo.

Tú te apareciste en medio de ellos y les dijiste: "paz a vosotros". Entra en este corazón y dale tu paz. Llénalo de amor. Sabemos que el amor echa fuera el temor. Pasa por su vida y sana su corazón.

Sabemos, Señor, que Tú lo haces siempre que te lo pedimos, y te lo estamos pidiendo con María, nuestra madre, la que estaba en las bodas de Caná cuando no había vino, y Tú respondiste a su deseo, transformando el agua en vino. Cambia su corazón y dale un corazón generoso, un corazón afable, un corazón bondadoso, dale un corazón nuevo.

Haz brotar, Señor, en este hermano(a) los frutos de tu presencia. Dale el fruto de tu Espíritu que es el amor, la paz y la alegría.

Haz que venga sobre él el Espíritu de las bienaventuranzas, para que él pueda saborear y buscar a Dios cada día, viviendo sin complejos ni traumas junto a su esposo(a), junto a su familia, junto a sus hermanos.

Te doy gracias, Padre, por lo que estás haciendo hoy en su vida. Te damos gracias de todo corazón, porque Tú nos sanas, porque tú nos liberas, porque Tú rompes las cadenas y nos das la libertad. Gracias, Señor, porque somos templos de tu Espíritu, y ese templo no se puede destruir porque es la Casa de Dios. Te damos gracias, Señor, por la fe. Gracias por el amor que has puesto en nuestros corazones. ¡Qué grande eres Señor!, Bendito y alabado seas, Señor.

Recursos sobre la oración.

5 Citas Bíblicas que revelan el Poder de la Oración

Estas son citas bíblicas que demuestran el poder de la oración. Cuando oramos con fe, si es la voluntad de Dios, revela que la oración es indetenible

7 formas de orar en tiempos de crisis como Jesús en Getsemaní

Podemos aprender de Jesús en tiempos de crisis y cómo él oró la noche antes de su muerte en el Huerto de Getsemaní, en su hora más oscura. Oración en crisis

10 hábitos para que tu oración sea fuerte y poderosa

La oración es nuestra fortaleza en todo momento. El que ora será salvado. Incluye los hábitos para que tu oración sea poderosa y fuerte

Claves para la oración cuando estamos en depresión o ansiedad

¡Oren constantemente!, es lo que San Pablo nos enseña, por tanto, también cuando estamos en desánimo y depresión podemos orar. Aprende cómo

Adaptación y contenido agregado: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de extraída de: La-oracion.com

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, Venezolano, esposo y padre de familia, servidor, ingeniero y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Contenido publicado en Píldoras de fe - Para compartir de forma correcta este contenido use los botones de compartir en redes sociales disponibles para ello. Lea nuestro aviso para cualquier otra información: Términos legales - Pildorasdefe.net
Boletín diario del Evangelio de hoy por email
Apoya a Píldoras de fe

Si crees que este apostolado ha sido de bendición para tu vida, y si está en tus posibilidades hacer una ofrenda voluntaria, de modo que sigamos llevando de forma gratuita esta buena obra, puedes hacerla a continuación.
Deja tus comentarios

Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD