Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario
Respetamos tu privacidad. Tus datos son guardados de forma segura. Consulta nuestra política de privacidad
     

LITURGIA

-

EVANGELIO DEL DÍA

-

EVANGELIO DE HOY

-

EVANGELIO

Evangelio del día: La Eucaristía no es magia, es un signo del amor de Dios

 
 
   
 
 
 

Evangelio del día 🎧 AUDIO. Marcos 8,1-10 - Tiempo ordinario: La gente comió hasta quedar satisfecha y se recogieron 7 canastas de sobras

 

Evangelio de hoy: Marcos 8,1-10

Evangelio del día (Segunda multiplicación de los panes): "Uno de aquellos días, vio Jesús que había mucha gente y no tenían qué comer. Entonces llamó a sus discípulos y les dijo: "Me da lástima esta gente; ya llevan tres días conmigo y no tienen qué comer y si los mando a sus casas en ayunas, se van a desmayar en el camino. Además, algunos han venido de lejos". Sus discípulos le respondieron: "¿Y de dónde se puede sacar pan, aquí en despoblado, para que coma esta gente?" Él les preguntó: "¿Cuántos panes tienen?". Ellos contestaron: "Siete." Jesús mandó a la gente que se sentara en el suelo; tomó los siete panes, pronunció la acción de gracias, los partió y se los fue dando a sus discípulos, para que los distribuyeran. Y ellos los fueron distribuyendo entre la gente. Tenían, además, unos cuantos pescados; Jesús los bendijo también y mandó que los distribuyeran. La gente comió hasta quedar satisfecha, y todavía se recogieron siete canastas de sobras. Eran unos cuatro mil. Jesús los despidió y luego se embarcó con sus discípulos y llegó a la región de Dalmanuta" Palabra del Señor.

Reflexión del Papa Francisco

[...] Jesús razona de acuerdo a la lógica de Dios, que es aquella del compartir.

Cuántas veces nosotros nos damos vuelta hacia otro lado con tal de no ver a los hermanos necesitados. Y esto, mirar hacia otro lado, es un modo educado de decir con guantes blancos: "arréglenselas solos". Y esto no es de Jesús: esto es egoísmo.

Si Jesús hubiese despedido a la gente, muchas personas se habrían quedado sin comer. En cambio, aquellos pocos panes y pescados, compartidos y bendecidos por Dios, fueron suficientes para todos.

Y atención ¿eh?: no es una magia, es un signo. Un signo que invita a tener fe en Dios, el Padre providente, que no nos hace faltar el pan nuestro de cada día, si nosotros sabemos compartirlo como hermanos.

El milagro de los panes preanuncia la Eucaristía. Esto se puede ver en el gesto de Jesús que recita la bendición antes de partir el pan y distribuirlo a la gente. Es el mismo gesto que hará Jesús en la Última Cena, cuando instaura el memorial perpetuo de su Sacrificio redentor.

En la Eucaristía, Jesús no da un pan, sino el pan de vida eterna, se dona a Sí mismo, ofreciéndose al Padre por amor a nosotros.

Nosotros debemos ir a la Eucaristía con aquel sentimiento de Jesús, es decir, la compasión, y con aquel deseo de Jesús, compartir.

Quien va a la Eucaristía sin tener compasión por los necesitados y sin compartir, no se encuentra bien con Jesús.

Compasión, compartir, Eucaristía. Este es el camino que Jesús nos indica en este Evangelio. Un camino que nos lleva a afrontar con fraternidad las necesidades de este mundo, pero que nos conduce más allá de este mundo, porque parte de Dios Padre y regresa a Él.

Que la Virgen María, Madre de la Divina Providencia, nos acompañe en este Camino. " (Reflexión antes del rezo del Ángelus, 3 de agosto de 2014)

Oración de Sanación

Señor, Tú eres el verdadero pan bajado del Cielo. Te encuentras presente en el Santísimo Sacramento del Altar y haces vida en cada uno de nosotros.

Cuando me acerco a tu presencia a comulgar te encuentro vivo y resucitado, me hablas al corazón y lo moldeas para hacerlo más y más parecido al tuyo.

Tu alimento sagrado nutre mi espíritu y me da las fuerzas que necesito para continuar. Tú jamás defraudas y la llama de fuego de tu amor no se extingue.

La poderosa fuerza sanadora escondida en tu Eucaristía transforma mi vida y hace renacer la alegría que, con los golpes de la vida, había sentido perdida.

Te has donado a Ti mismo en la Eucaristía, la cumbre de tu amor, la exaltación de tu generosidad, para que quede yo inundado de tu vida divina.

A través de este Sacramento celestial quieres fundir tu alma con la mía al ritmo de los coros angelicales ayudándome a degustar el gozo de tu reino.

Oh, Dios de amor, pan de vida eterna, alimento de salvación, ven y toma mi alma y hazme libre de falsas pasiones para que solo pueda seguirte a Ti

Con tu gracia, ayúdame a disfrutar de este banquete sacramental que tan alegremente has dispuesto para todos los que te siguen y te aman. Amén

Propósito para hoy

Hoy, voy a rogar a la Santísima Virgen María, pidiendo que interceda por las vocaciones sacerdotales y religiosas.

Frase de reflexión

"Los cristianos estamos llamados a custodiar juntos el recuerdo de todo lo que Dios ha hecho por nosotros". Papa Francisco

Evangelio de hoy

Comentarios del Evangelio de hoy en audio:
🎧 Evangelio del día

Diálogos, oraciones y edición: PildorasdeFe.net | Audio comentario: Fray Nelson Medina, O.P.
 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
   Facebook       Twitter       WhatsApp   
 

Artículos de interés

 
 
san juan pablo ii virgen maria asuncion al cielo
 
hombre triste deprimdio con las manos en su rostro de angustia preocupacion
 
papa francisco saluda desde la plaza de san pedro vaticano dia soleado
 
reglas para una vida feliz esposo abraza contento a su esposa hombre mujer juntos felices
 
asuncion de la santisima virgen maria al cielo
 
 
san cayetano sostniendo al nino jesus en sus brazos novena por un empleo
 
 

Twitter del Papa Francisco

 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
papa francisco fondo amarillo claro proteger la vida victimas de guerra
 
- Lo más leído -
 

3 oraciones a San Cayetano para pedir por pan y trabajo

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

Novena a San Cayetano para conseguir un trabajo, empleo digno

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

San Cayetano. Patrono del pan, del trabajo y de los desempleados

Solemnidad de la Asunción de la Virgen María al Cielo