Liturgia / Evangelio del día

Evangelio del día: Consagrarse en la verdad es sumergirse en el amor de Dios

 
 
   
 
 
 

Juan 17,11b-19 - VII miércoles de Pascua: Padre, no te pido que los saques del mundo, sino que los preserves del Maligno

 

Evangelio según San Juan 17,11b-19

Jesús consagra sus discípulos al Padre: En aquel tiempo, Jesús levantó los ojos al cielo dijo: "Ya no estoy más en el mundo, pero ellos están en él; y yo vuelvo a ti. Padre santo, cuídalos en tu Nombre, el Nombre que Tú me diste, para que sean uno, como nosotros. Mientras estaba con ellos, yo los cuidaba en tu Nombre, el Nombre que Tú me diste, yo los protegía y no se perdió ninguno de ellos, excepto el que debía perderse, para que se cumpliera la Escritura. Pero ahora voy a ti, y digo esto estando en el mundo, para que mi gozo sea el de ellos y su gozo sea perfecto. Yo les comuniqué tu palabra, y el mundo los odió porque ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. No te pido que los saques del mundo, sino que los preserves del Maligno. Ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. Conságralos en la verdad: tu palabra es verdad. Así como Tú me enviaste al mundo, yo también los envío al mundo. Por ellos me consagro, para que también ellos sean consagrados en la verdad" Palabra del Señor

Reflexión del Papa Benedicto XVI

El Señor oró por sus discípulos reunidos en torno a Él...

En la plegaria por los discípulos de todos los tiempos, Él nos ha visto también a nosotros y ha rezado por nosotros. Escuchemos lo que pide para los Doce y para los que estamos aquí reunidos:

"Conságralos en la verdad: tu palabra es verdad. Como tú me enviaste al mundo, así los envío yo también al mundo. Y por ellos me consagro yo, para que también se consagren ellos en la verdad" (17,17ss)

El Señor pide nuestra santificación, la santificación en la verdad. Y nos envía para continuar su misma misión.

Éste es el acto sacerdotal en el que Jesús, el hombre Jesús, que es una cosa sola con el Hijo de Dios, se entrega al Padre por nosotros. Es la expresión de que Él es al mismo tiempo sacerdote y víctima.

"Me consagro, me sacrifico": esta palabra abismal, que nos permite asomarnos a lo íntimo del corazón de Jesucristo, debería ser una y otra vez objeto de nuestra reflexión. En ella se encierra todo el misterio de nuestra redención. Y ella contiene también el origen del sacerdocio de la Iglesia.

Consagrados en la Verdad, en la Palabra de Dios, para poder desarrollar el servicio sacerdotal

  • ¿Cómo están las cosas en nuestra vida?
  • ¿Estamos realmente impregnados por la palabra de Dios?
  • ¿Es ella en verdad el alimento del que vivimos, más que lo que pueda ser el pan y las cosas de este mundo?
  • ¿La conocemos verdaderamente?
  • ¿La amamos?
  • ¿Nos ocupamos interiormente de esta palabra hasta el punto de que realmente deja una impronta en nuestra vida y forma nuestro pensamiento?¿O no es más bien nuestro pensamiento el que se amolda una y otra vez a todo lo que se dice y se hace?
  • ¿Acaso no son con frecuencia las opiniones predominantes los criterios que marcan nuestros pasos?
  • ¿Acaso no nos quedamos, a fin de cuentas, en la superficialidad de todo lo que frecuentemente se impone al hombre de hoy?
  • ¿Nos dejamos realmente purificar en nuestro interior por la palabra de Dios?

Estar inmersos en la verdad y, así, en la santidad de Dios, también significa para nosotros aceptar el carácter exigente de la verdad; contraponerse tanto en las cosas grandes como en las pequeñas a la mentira que hay en el mundo en tantas formas diferentes; aceptar la fatiga de la verdad, porque su alegría más profunda está presente en nosotros.

Cuando hablamos del ser consagrados en la verdad, tampoco hemos de olvidar que, en Jesucristo, verdad y amor son una misma cosa. Estar inmersos en Él significa ahondar en su bondad, en el amor verdadero.

El amor verdadero no cuesta poco, puede ser también muy exigente. Opone resistencia al mal, para llevar el verdadero bien al hombre.

Si nos hacemos uno con Cristo, aprendemos a reconocerlo precisamente en los que sufren, en los pobres, en los pequeños de este mundo; entonces nos convertimos en personas que sirven, que reconocen a sus hermanos y hermanas, y en ellos encuentran a Él mismo. (09 de abril de 2009)

Oración de sanación

Mi Señor, tu Verdad revelada penetra hasta mis huesos y me santifica en este día renovando mis sueños, llenándome de tu presencia y tus dones.

Quiero vivir tu Verdad, no la falsa verdad de este mundo pasajero. Quiero vivir apegado a tus enseñanzas, que son una revelación de amor del Padre.

Quiero consagrarme a Ti y a tus Palabras que sanan y dan vida, recibir de ellas la fuerza y el impulso para proclamar la esperanza de la vida eterna.

Ruego al Padre, en tu Nombre, que me guarde todo mal, que tu paz haga cuna en mi corazón para acercar a otros a Ti y ayudarles a acoger tu amor.

Ayúdame a despreciar todo aquello que ha separado mi alma de la tuya y ha mantenido a mis sentidos adormecidos por falsas realidades de felicidad.

Soy un testigo de tu compasión divina, alguien que se ha dejado llamar por tu amor y quiere hacer que otros sientan la alegría de vivir en tu eterno gozo.

Gracias Señor, por la inmensa bondad con la que has colmado mi vida y por el poder de tu perdón con el que me has librado de los apegos del mundo.

Aquí me tienes, en tus manos, en las manos del Padre, dejándome guiar por el poder de tu Espíritu para llenarme de fortaleza, paz y confianza. Amén

Propósito para hoy

Hacer un examen de conciencia con honestidad, para evaluar la espontaneidad y la profundidad de mi caridad hacia los demás, especialmente con aquellos a los que, supuestamente, amo más.

Frase de reflexión

"¡No perdamos nunca la esperanza! Dios nos ama siempre, incluso con nuestros errores y nuestros pecados". Papa Francisco

Escucha también:
Comentarios del Evangelio en audio ▶ Reflexión del día

 
Diálogos, oraciones y edición: PildorasdeFe.net | Audio comentario: Fray Nelson Medina, O.P.
 
 
 
Estimado lector, laméntamos importunarlo si es el caso, pero nos gustaría decirte algo importante: ¡Gracias por leernos! Tú formas parte de este portal que trae esperanzas, sueños y renueva la fe. Queremos seguir comprometidos con esta labor de difundir la fe contenida en la Palabra de Dios a todos aquellos que se sientan vacíos y afligidos. Nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un generoso aporte que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos para que esta obra llegue cada vez a más personas. Ayúdanos a seguir formando un pedacito de Cielo aquí en la tierra. Tu contribución será bien recibida. ¡Te necesitamos!
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
   Facebook      Twitter      WhatsApp     Google     
 

Déjanos tus comentarios

 

Artículos de interés

 
 
mayo mes de la virgen maria querida madre mia como te quiero dia
 
deformaciones del culto virgen maria imagenes
 
padre mark ventura sacerdote filipinas celebrando santa misa
 
pareja feliz de esposos matrimonio uniendo sus rostros
 
maria auxiliadora quince minutos de oracion
 
virgen maria llena de gracia fondo azul traje piedras preciosas bordado
 
virgen maria llena de gracia fondo azul traje piedras preciosas bordado
 
virgen maria llena de gracia fondo azul traje piedras preciosas bordado
 
mujer recostada ventada con tristeza corazon roto
 
 
mujer sonriendo viendo hacia el cielo manos abiertas campo
 
 
 
 
 
Tuit reciente del Papa:
 
 
 

Homilía del Papa Francisco


 
papa francisco fondo azu iglesia san pedro vaticano sonrie
 
papa francisco sobrevivientes chilenos de abusos sexuales carlos cruz hamilton
 
- Lo más leído -
 

Papa Francisco te da las claves que te ayudarán a sanar el corazón

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

Santa Rita de Casia. Patrona de los casos imposibles

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

10 hábitos que harán que tu oración sea poderosa

María Auxiliadora. Auxilio de los cristianos en tiempos difíciles

 
 
 


 
maria auxiliadora de los cristianos oracion consagracion hogar