Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Virgen María

El milagro del Cojo de Calanda y la Virgen del Pilar tiene un acta notarial firmada por médicos y conocidos. Nuestra Señora del Pilar hizo crecer una pierna

Nuestra Señora del Pilar y el asombroso milagro del cojo de calanda.

La historia del famoso milagro de la Virgen del Pilar y el Cojo de Calanda que presentaremos será la historia narrada por el Sacerdote Jorge Loring, quien nos explica cada detalle de la historia, con una increíble reflexión acerca del milagro que no tiene precedente alguno y de único con el que cuenta "con un acta notariada". Nuestra Señora del Pilar se manifestó a un joven cojo restaurándole su pierna cortada.

A continuación, un fragmento de la historia del milagro del Cojo de Calanda y la Virgen del Pilar, es extraída de una narración según el difunto Padre Jorge Loring.

Conociendo el milagro.

Estaba yo en Zaragoza dando conferencias en la parroquia de Santa Engracia. Un día se me ocurrió: "Ya que estoy en Zaragoza me voy a acercar al Ayuntamiento a ver el acta notarial del milagro del cojo de Calanda realizado por Nuestra Señora del Pilar"

En mis conferencias muchas veces relaté el milagro del cojo de Calanda, y siempre decía que en el despacho del alcalde de Zaragoza se encuentra el acta notarial de este milagro. Así lo había yo leído en los libros, pero no había visto el acta.

Un día me voy al Ayuntamiento y el secretario del alcalde, muy amable, no solo me enseñó el acta sino que me regaló una edición facsímil que guardo en mi poder. El acta está en una vitrina en un rincón del despacho del alcalde. Está firmada por veinticinco testigos. 

    El milagro de la Virgen del Pilar y el cojo de Calanda

    Contaba el joven Miguel Juan Pellicer 19 años cuando, trabajando en Castellón de la Plana, cayó de un carro, cargado de trigo, que conducía, y una rueda le aplastó la pierna derecha.

    Pasó 5 días en el Hospital de Valencia y pidió ser llevado al Hospital de Nuestra Señora de Gracia en Zaragoza. Debido a este incidente, fue necesario amputarle dicha pierna, dos dedos más abajo de la rodilla, lo que se hizo en el Hospital de Nuestra Señora de Gracia, en Zaragoza, por el cirujano D. Juan Estanga, siendo enterrada por el practicante Juan Lorenzo García.

    Le ponen una pata de palo. Entonces no había la ortopedia que hoy tenemos. Con la pata de palo, no puede ejercer sus funciones laborales, entonces se hizo mendigo en la puerta del templo de Nuestra Señora del Pilar, de la que era muy devoto desde su niñez, ya que existía una ermita con su advocación en Calanda, y a la que se había encomendado antes y después de su operación, confesando y comulgando en su santuario.

    Cada día, el cojo Pellicer untaba el muñón de su pierna con el aceite de las lámparas que ardían ante la Virgen del Pilar mientras pedía limosna a la puerta del templo.

    Así está dos años y medio. Todo Zaragoza le conoce como "el cojo de Calanda". Calanda era su pueblo. Pero el muchacho no quería ser mendigo toda su vida, y le pide a la Virgen del Pilar que él quiere trabajar.

    El milagro de la Virgen y la restauración de la pierna.

    Un día pasa por su casa un soldado. Como son pobres y no tienen cuarto de huéspedes acuestan al soldado en la cama de Miguel y a él le ponen un jergón a los pies de la cama de matrimonio de sus padres.

    Miguel está cansado y se va a dormir el primero. Cuando su madre se va a acostar da un grito. Viene su marido. Debajo de la manta que tapaba a su hijo, en lugar de una pierna, ve dos piernas. Despiertan al muchacho.

    • "¿Por qué me despertáis? Estaba soñando con la Virgen del Pilar".
    • "¡Chiquillo, que tienes dos piernas!".
    • "¿Cómo que tengo dos piernas?".

    Se pone de pie y el joven se da cuenta de que tiene sus dos piernas completas. Y todo Zaragoza que le había visto antes con la pierna cortada y la pata de palo le ve ahora con las dos piernas. Y van al sitio donde habían enterrado la pierna cortada, y allí no hay nada. Y la pierna que le ha crecido tiene la cicatriz de una mordedura de perro de cuando él era pequeño. La Virgen del Pilar había hecho el milagro.

    Todo esto consta en el acta notarial firmada por médicos, enfermeros, vecinos, etc. En total veinticinco firmas. Cuando yo cuento este milagro suelo terminar así:

    "Los que no creen en Dios que me expliquen cómo a un muchacho le puede crecer, en una noche, una pierna que le cortaron hace dos años y medio". 

    Para los que creemos en Dios la solución es clara: se trata de un milagro en el que ha intervenido Nuestra Señora del Pilar, la Virgen María. Pero los que no creen en Dios solo tienen la salida de negar el hecho. Y yo les digo:

    "Si no aceptas este hecho del cual tenemos acta notarial, tienes que reconocerte un ignorante total de historia".

    ¿Con qué derecho aceptas entonces otros relatos de la historia de los que no tenemos documentación tan fidedigna como un acta notarial que SÍ tenemos para este milagro? El acta notariada tiene escrito lo siguiente:

    "Decidimos, pronunciamos y declaramos que a Miguel Pellicer, natural de Calanda, de quien en este proceso se trata, le ha sido restituida milagrosamente su pierna derecha, que antes le habían cortado, y que tal restitución no ha sido obrada naturalmente, sino prodigiosa y milagrosamente, debiéndose juzgar tener por milagro, por haber concurrido en ella todas las circunstancias que el derecho exige para constituir un verdadero milagro, como por el presente lo atribuimos a milagro, y por tal milagro lo aprobamos, declaramos y autorizamos"... Sentencia del 27 de abril de 1641, firmada por D. Pedro de Apaolaza Ramírez, Arzobispo de Zaragoza, conclusión del proceso canónico correspondiente que fue abierto el 5 de junio de 1640. (basilicadelpilar.es)

    Reflexión sobre la Virgen del Pilar.

    El milagro del cojo de Calanda realizado a través de la intercesión de Nuestra Señora del Pilar, es uno de los milagros que tiene más testigos de toda la historia y del cual, es el único que se cuenta con un acta notariada en el registro civil por tal suceso sin precedentes. Sin duda alguna tenemos a una madre que nos atiende. La Virgen del Pilar no desampara a ninguno de los hijos que se acercan a ella con fe. Ella, con su maternal presencial quiere restaurar todo de nosotros, no solo lo corpóreo, sino también, nuestro amor a Dios. Santa Virgen María, ruega por nosotros.

    Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: Padre Jorge Loring S.J.
    Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.
    Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
    Déjanos tus comentarios
    Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

    RECURSOS DE UTILIDAD