Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Aprende sobre tu fe

Actualmente, se confunde el significado de de las oraciones de liberación con las oraciones de exorcismo, por algunas malas interpretaciones

La oración de liberación no es un exorcismo, aunque SÍ ayuda.

Cuando se trata de exorcismos, la Iglesia siempre es muy cuidadosa al respecto. Se acuden a especialistas previamente para decidir cuando el tratamiento psicológico es necesario en una persona "afligida", para luego pasar a un exorcismo, o simplemente decidir recurrir a la oración de liberación. Esta última es necesaria y hay que saberlas diferenciar con las oraciones de exorcismos. Hay una gran diferencia entre las oraciones de liberación y el Ministerio de exorcismo, ambas son realmente eficaces, pero uno se centra más en el clero que están profesionalmente capacitados y las oraciones de liberación son aquellas que todos los cristianos estamos llamados a practicar.

Actualmente, se confunde el significado del término "exorcismo" porque está sometido a diversas interpretaciones, lo que ha llevado a denominar "exorcismos" a cosas que no lo son, o "exorcistas" a personas, laicos o sacerdotes, que no lo son.

Al respecto, el padre Gabriele Amorth, exorcista de la diócesis de Roma y autor del libro "Habla un Exorcista", dice que el exorcismo es sólo el sacramental instituido por la Iglesia.

El poder que Jesus confirió a los creyentes.

El poder de expulsar demonios que Jesús confirió a todos los creyentes conserva toda validez. Es un poder general basado en la fe y en la oración, y puede ser ejercido por individuos o comunidades sin ninguna autorización. Sin embargo, en este caso, se trata de plegarias de liberación, y NO se deben llamar exorcismos. Sólo al sacerdote autorizado, además de al obispo exorcizante, corresponde el nombre de exorcista.

Como dice el difunto exorcista, el Padre Amorth:

"El poder de expulsar demonios que Jesús confirió a todos los creyentes conserva toda validez. Es un poder general basado en la fe"

Aquí me detengo. Si todos los bautizados tenemos este poder liberador, concedido por Jesús también a los laicos (seguramente en su Infinita Sabiduría previendo la falta de Sacerdotes en nuestro tiempo), entonces la gran pregunta:

"¿Por qué los Laicos no podemos expulsar demonios?, ni siquiera los de nuestros propios hijos, por quienes a veces nos matamos orando?"

No me refiero a las "posesiones" tipo El Exorcista, sino a las cotidianas "opresiones" en que nuestra voluntad humana se debilita y se envicia en una actividad propuesta por el maligno, como: impureza solitaria, alcohol, música satánica (ya sea reggaetón o rock), doctrinas nueva era en que todo parece bonito, pornografía, adulterio (ya sea físico o mental), lujuria (física o mental), etc...

¿Por qué entonces los Laicos no podemos? La respuesta está en las mismas palabras del Padre Amorth: "Es un poder general basado en la fe".

Entonces ya sabemos por qué no hemos podido ayudar a nuestros hijos, maridos, esposas, padres, hermanos, amigos, etc. Porque no tenemos la suficiente fe. Aunque nos duela y nos creamos creyentísimos y convertidísimos y ortodoxísimos y etc.

Las oraciones de liberación.

El ejercicio de la Oración de Liberación está mal entendido en la Iglesia y hay personas bien intencionadas que se rasgan las vestiduras porque encuentran laicos que tomen esta responsabilidad en un mundo donde muchos miembros de la Santa Iglesia no cree en el demonio o no tienen el tiempo para dedicarle a esta parte de nuestras vidas

Si nos rasgamos las vestiduras, la lógica me dice que sólo puede ser por dos cosas:

  • Porque no creemos que realmente estén expulsando demonios sino que son unos farsantes.
  • Porque sí creemos que están expulsando los demonios, o sea, que son los mismos demonios los que expulsan a otros demonios.

El caso número 1 no puede ser, ya que el cambio de vida observado en las personas que han recibido esta liberación es tan dramático, que no puede ser una farsa.

El caso número 2, mmmm, ¿dónde he leído antes esto? ¡Pues en el Evangelio según San Lucas:

"Jesús estaba expulsando a un demonio que era mudo. Apenas salió el demonio, el mudo empezó a hablar. La muchedumbre quedó admirada, pero algunos de ellos decían: "Este expulsa a los demonios por el poder de Belcebú, el Príncipe de los demonios". Otros, para ponerlo a prueba, exigían de él un signo que viniera del cielo. Jesús, que conocía sus pensamientos, les dijo: "Un reino donde hay luchas internas va a la ruina y sus casas caen una sobre otra. Si Satanás lucha contra sí mismo, ¿cómo podrá subsistir su reino? Porque, como ustedes dicen, yo expulso a los demonios con el poder de Belcebú." (Lucas 11,14-18)

Queridos hermanos, no nos confundamos como ayer se confundieron los fariseos. Dejar a un hermano que viene a nosotros buscando liberación atados con pactos satánicos, brujerías, nueva era, drogas, adicciones, etc. Es una falta total de caridad de la cual tendremos que dar cuenta al Señor en el día de nuestro Juicio personal. Enviarlo al psicólogo sin antes hacer una evaluación espiritual es un escándalo para el Señor que nos envió a dar la guerra contra el demonio en toda circunstancia y en todo momento. Ignorarlos es un grave pecado.

¿Quién puede hacer oraciones de liberación?

No todo los creyentes pueden hacer oración de liberación como ministerio, pero en un caso de apuro todos lo podemos hacer en el Nombre de Jesús. Para hacer esta oración sistemáticamente debemos como mínimo:

  • Pertenecer a un Grupo o ministerio de la Iglesia que viva en el orden de ésta.
  • Llevar una vida Sacramental plena.
  • Estar en comunión total con la Iglesia y el Papa.
  • Tener vida profunda de oración.
  • Tener una familia en orden.
  • Jamás hacerla solo.
  • Nunca hacerla en publico.
  • No hablar o comentar lo sucedido.
  • Hacer un proceso de discernimiento antes de hacer la oración para estar seguro de que: 
    a) no es un caso psicológico, en tal caso se debe remitir a un psicólogo .
    b) no es una posesión, en tal caso que si lo fuese se debe remitir al Párroco o al Obispo.
  • Orar siempre al principio y al final por las personas y el lugar donde se realiza.

Espero que estas breves líneas les hagan reflexionar.

"Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne (Humanos), sino contra principados, contra potestades, contra (los espíritus dominantes que son) los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestes". (Efesios 6,12)

Quien ejerce el ministerio de la liberación a través de las oraciones, está ejerciendo el ministerio del amor, es un ministerio de la compasión que requiere una gran fe y de servicio por aquellos que se encuentran oprimidos y no encuentran la forma de confrontar las influencias malignas que pueden estarlo sometiendo. Aunque las oraciones de liberación no son un exorcismo, siempre ayudan espiritualmente por la fe.

Oraciones de liberación.

A continuación algunas oraciones que pueden ser de utilidad para cualquier momento o situación que lo amerite.

1. Oración de liberación y perdón.

Padre amado, quiero llevar a la misericordia de tu Presencia a cualquier persona que me haya herido, con cocimiento de causa o no. La entrego en tus divinas y compasivas manos. Perdono de corazón y sinceramente a todos aquellos que me han causado grandes heridas emocionales por las cuales he sufrido tanto. Renuncio voluntariamente a mis pensamientos y sentimientos de rencor o deseo de venganza hacia hacia ellos para que pueda ser liberado de esas prisiones de odio y pueda crecer en el perdón y el amor.

Señor, libérame de todos mis resentimientos. Ayúdame a perdonar con la misma compasión con que Tú me perdonas. Ruego para que las personas que me han herido sean liberadas a través de este perdón, para que ellos también puedan ser libres para crecer en el amor y cumplir con sus propósito. Amén

2. Oración de liberación a través de María.

Santísima Madre de Dios, Reina del Universo, Cuna del Verbo Divino, Estrella de la mañana, que por tu poderoso amor maternal y tu intercesión, seamos liberados del influjo de los malos, de las tentaciones del maligno y las potestades que quieren destruir nuestra relación con Dios. Alcánzanos los dones del Señor para que nos veamos fortalecidos en la fe.

Señor, que las espadas luminosas de tus santos ángeles, rompan con toda influencia diabólica a nuestro alrededor y nos vemos liberados de las dificultades y males espirituales.

Oh Jesús, que el santo poder de tu Sagrado Corazón, podamos ser sanados y reconciliados con el amor de Dios Padre. Que a través del Inmaculado Corazón de María podamos ser merecedores de todas tus promesas y salgamos victoriosos en la batalla espiritual. Por el mismo Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Recursos sobre oraciones, exorcismo, demonio.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: Frank Morera, Apologetica Siloe

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD