Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
Categoría: Caminando en la fe

Cómo reconocer y aceptar la voluntad de Dios requiere cambiar nuestro modo de pensar, depositar una entera confianza en el plan de Dios

Cómo podemos aprender a reconocer y aceptar la voluntad en nuestras vidas siempre hasido algo difícil de digerir. La voluntad de Dios a veces no es muy bien asimilada cuando viene acompañada de algún evento que nos saca de nuestra ruto de confort.

No hace mucho tiempo, un sacerdote nos ofreció un poco de guía a mi esposa y a mí y ésta ha causado mucha conversación y reflexión en nuestro hogar. En respuesta a que oramos diariamente por el futuro de nuestro hijo mayor y para que sea sanado de su autismo, el sacerdote nos animó a que oráramos primero por aceptación.

Rezar por aceptar la voluntad de Dios.

Él nos dijo que no estaba mal pedirle a Dios que sanara a nuestro hijo. Pero, primero debíamos pedir la habilidad de aceptar completamente el maravilloso regalo de nuestro hijo exactamente a como Dios lo creó.

Al pedir primero que le sanase, estábamos, en esencia, pidiéndole a Dios que mejorara Su creación sin primero entender las lecciones y bendiciones que Su regalo había provisto para nuestra familia.

Siempre hemos visto a nuestro hijo mayor como una bendición y sabemos que no podríamos amarlo más de lo que ya lo hacemos.

Sin embargo, puede que hayamos confundido el amor y la aceptación al continuar orando todos estos años para que Dios recree a nuestro hijo en lo que es nuestra visión de un niño bien formado y perfecto.

Seguir la voluntad de Dios.

Hasta cierto punto, hemos pedido a Dios, de manera egoísta, que repare Su trabajo cuando en realidad deberíamos estar aceptando el plan de Dios para la vida de nuestro pequeño y confiando que el Padre que nos ama solamente quiere lo mejor para él.

"Si sigues la voluntad de Dios, sabes que a pesar de todas las cosas terribles que te sucedan, nunca perderás el refugio final. Sabes que la base del mundo es el amor, así que aun cuando ningún otro ser humano pueda o quiera ayudarte, debes continuar, confiando en ÉL que te ama" (Papa Emérito Benedicto XVI)

Reconocer esto nos ha ayudado a ser humildes y nos ha iluminado sobre cómo aplicar la aceptación en otras áreas de mi vida.

Este período de reflexión me ha permitido reconocer cómo en muchas ocasiones pido Su ayuda para mejorar o cambiar situaciones y problemas sin siquiera darme cuenta de lo que estoy pidiendo en realidad.

En lugar de pedir por aceptación y discernimiento en las lecciones que Dios quiere enseñarme o las bendiciones escondidas en los desafíos, he estado buscando darle una nueva forma a las situaciones para que me sean más placenteras en lugar de buscar complacerlo a Él.

¿Has caído alguna vez en esta trampa de la aceptación también?

  • ¿Vemos el bien que puede venir del desempleo?
  • ¿Aceptamos las bendiciones que pueden venir de un embarazo "no planificado"?
  • ¿Vemos oportunidades para el crecimiento espiritual en nuestros apuros emocionales y financieros?
  • ¿Hemos visto las oportunidades que una enfermedad (propia o de un tercero) nos presenta para convertir el sufrimiento en una bendición?

"Estimo que los sufrimientos de la vida presente no se pueden comparar con la Gloria que nos espera y que ha de manifestarse". (Romanos 8,18)

A menudo es difícil ver las bendiciones o cualquier bien en realidad, en medio del sufrimiento, sin embargo, sabemos por las enseñanzas de la Iglesia que hay un poder redentor en el sufrimiento si aprendemos a ofrecérselo a Dios.

La aceptación de la voluntad de Dios.

Practicar la aceptación puede requerir de una re-calibración radical de nuestro modo de pensar, así como de entera confianza y fe en el plan de Dios en nuestras vidas.

Debemos ser leales, humildes, pacientes, obedientes y estar dispuestos a orar fervorosamente si queremos aprender las lecciones y bendiciones que Dios tiene para nosotros en nuestro día a día. Debemos también buscar glorificarle a Él en lugar de a nosotros mismos a través de nuestra manera de lidiar con los desafíos y siempre expresar gratitud por el bien y el mal que enfrentamos.

"Siempre encontramos que aquéllos que caminaron más cerca de Cristo fueron aquéllos que tuvieron que atravesar grandes pruebas" (Santa Teresa de Ávila)

Cómo aceptar la voluntad de Dios.

Ahora que reflexiono sobre el pasado puedo ver claramente la tremenda influencia positiva que nuestro hijo mayor ha tenido en nuestra familia. Su diagnóstico de autismo hace ya 14 años y los desafíos que esto significó iniciaron el difícil proceso de derribar los muros que amurallaban mi corazón.

En el verano del año 2005 nos mudamos al área donde vivimos ahora para estar más cerca de su escuela y de sus terapeutas. Esta mudanza desencadenó una serie de eventos que, eventualmente, llevaron a nuestra familia a unirse a la Iglesia Católica más tarde ese mismo año.

La apertura de mi corazón, que comenzó con ese diagnóstico, me permitió experimentar una profunda conversión en Septiembre 2005 cuando finalmente me rendí a Cristo y dejé a un lado mi orgullo y mi testarudez, mismas que me habían dominado toda la vida.

Sin duda alguna, nuestro bendecido hijo y su presencia en nuestras vidas ha sido un catalizador detrás de nuestra unión a la Iglesia Católica y para el fortalecimiento de la fe de nuestra familia hoy en día.

Puede ser que éste haya sido el plan de Dios para nuestro hijo. Simplemente estoy agradecido porque ahora puedo verlo y aceptarlo, no solamente como uno de mis maravillosos pequeños a quienes tanto amo, sino como hijo de Dios que nos fue dado para Su divino propósito.

"Padre Celestial, humildemente te pido que me concedas el regalo de la aceptación hoy. Por favor ayúdame a entender las lecciones y las bendiciones escondidas en los desafíos que mi familia y yo enfrentaremos y sábelo que te estoy agradecido por nuestras vidas y el increíble regalo y sacrificio de Tu Hijo Jesucristo. Amén".

Ahora entonces creo que, como aceptar la voluntad de Dios en la vida, implica primero reconocer en nuestro interior el por qué, meditar y dejar a Dios actuar.

Recursos sobre la Voluntad de Dios.

Redacción: María Mercedes Vanegas, PildorasdeFe.net | Con información de: Integrated Catholic Life

pildorasdefe maria mercedes venegasMaría Mercedes Vanegas, Nicaragüense viviendo en Alemania, soltera, ingeniera y - a ejemplo de San Francisco Javier - misionera en esta era tecnológica. Identificación evangelizadora: Ay de mí si no predico el Evangelio, pues muchos cristianos se dejan de hacer, por no haber personas que se ocupen en la evangelización

Puedes compartir toda esta información en tus redes sociales a través de los botones de compartir. Si usted va a copiar esta información en su blog, debe colocar un link activo de la forma: Pildorasdefe.net | Para cualquier otro tipo de copia, reproducción o utilización le invitamos a leer todos nuestros términos legales
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD

FACEBOOK TWITTER WHATSAPP