Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Caminando en la fe

¿Seguimos a Cristo por verdadero amor? ¿Piensas que haciendo muchos ayunos y rezando muchas novenas podrás tener la salvación y alcanzar la vida eterna?

¿Haciendo ayunos y rezando muchas novenas alcanzaré la vida eterna?.

Siempre que leemos la vida de los santos, nos intimidan un poco sus historias de sacrificios, servicios, penitencias, intensas jornadas dedicadas a las oraciones y devociones. Horas contínuas orando. Entonces ¿haciendo muchos ayunos extremos y rezando muchas novenas podré alcanzar vida eterna? Tal vez, pero hay algo que debes de poner en medio de eso y aquí queremos mostrarte eso.

Muchos de los grandes Santos hicieron tales actos heroicos que simplemente se ve imposible que nosotros los podamos hacer para alcanzar el cielo. Son historias de santos que nunca dormían o que siempre oraban durante toda la noche y constantemente cargaban cadenas y vestían camisas rasposas como penitencia.

¿Debo hacer muchos ayunos para lograr vida eterna?

Con todos esos ejemplos anterior, debo preguntarme:

  • ¿Quizás tengo que hacer lo mismo si quiero ir al cielo?
  • ¿Realizando muchos ayunos con frecuencia y rezando muchas novenas podré alcanzar vida eterna?

Para encontrar la respuesta, echemos un vistazo al libro: "The way of a Pilgrim", de Helen Bacovcin.

Cuando el Peregrino va caminando a través de un campo, se encuentra con un hombre que parece ser alguien muy santo. Este hombre le explica al peregrino la manera en la cual vive una vida muy devota:

"Solamente me alimento con pan y agua una vez al día. Cada mañana me levanto con el canto del gallo y hago postraciones hasta el atardecer. Cuando hago oración, enciendo siete velas ante las imágenes. Durante el día, cargo pesadas cadenas pegadas a mi piel. No utilizo lenguaje vulgar, no tengo conflictos con nadie, no bebo vino o cerveza, y nunca tengo algo que ver con mujeres." (Página 36)

A primera vista, este hombre parece vivir como un santo. Sin embargo, lo que hace es relatar al peregrino sus sufrimientos tratando de mantener la paz en su mente y en su corazón. Existe mucha ansiedad en su vida y está empezando a dudar todo lo que tiene que ver con Dios.

La clave para alcanzar la vida eterna.

El peregrino observa a través de sus muchos actos exteriores y diagnostica el problema. El hombre está utilizando la motivación equivocada.

"Abstenerse de acciones pecaminosas y temerle al sufrimiento, no es suficiente si se quiere llevar una verdadera vida espiritual. La libertad interior solamente se puede obtener a través de la oración interna y, como lo explico anteriormente, no es a través de temer al sufrimiento del infierno, ni siquiera por el deseo de la dicha del cielo… el miedo a sufrir, es la manera de vivir de un esclavo; el desear una recompensa es la manera de vivir de un asalariado. Dios quiere que vayamos a él de la manera en que lo hace un hijo: motivados por el amor y por el sello de Su gloria, deberemos conducirnos con honor y disfrutando Su salvadora presencia en nuestros corazones y almas" (Página. 37)

Esta es una de las claves para alcanzar la Vida Eterna. No se trata de ver si vivimos solo con pan y agua, hacer ayunos extremos, orar de rodillas durante todo el día u ocupar nuestro tiempo en hacer algo extraordinario. Lo único que vale la pena, es invisible. Dios no quiere esclavos que oren 7 veces al día por miedo. Jesús dijo:

"Ya no los llamo servidores, porque el servidor ignora lo que hace su señor; yo los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que oí de mi Padre." (Juan 15,15)

San Pablo afirmó lo mismo y nos recordó que somos hijos e hijas de Dios:

"Y ustedes no han recibido un espíritu de esclavos para volver a caer en el temor, sino el espíritu de hijos adoptivos, que nos hace llamar a Dios ¡Abba!, es decir, ¡Padre! El mismo Espíritu se une a nuestro espíritu para dar testimonio de que somos hijos de Dios. Y si somos hijos, también somos herederos, herederos de Dios y coherederos de Cristo, porque sufrimos con él para ser glorificados con él."  (Romanos 8,15-17)

Dios tampoco quiere hombres y mujeres "heroicos" que crean que pueden ganar el cielo como recompensa si realizan una serie de oraciones o novenas o tal vez algunos que otros ayunos extremos en su vida.

El Cielo no es un premio.

El joven rico se dio cuenta de esto cuando le dijo a Jesús que había seguido los mandamientos desde muy joven. Jesús desafió al joven para que fuera aún más lejos que su adhesión a los 10 mandamientos. El hombre todavía tenía que dar marcha atrás a sus ataduras terrenales y comprometer su vida totalmente a Dios (Cfr. Mateo 19)

Si bien, hubo muchos santos que hicieron ayunos extremos y obras sorprendentes, esa no fue la razón por la cual entraron en la vida eterna, era su motivación lo que realmente importaba.

Así que examinemos nuestra propia motivación. ¿Somos fieles cristianos porque le tenemos miedo al infierno? ¿Oramos todos los días porque creemos que si no lo hacemos entonces nos vamos a ir al infierno? ¿Realizamos ayunos extremos por agradarle? ¿O seguimos a Cristo por amor? "Dios no quiere esclavos o mercenarios, Él quiere hijos e hijas".

Entonces, leyendo todo lo anterior, nos preguntamos de nuevos: ¿para lograr vida eterna, debo realizar muchos ayunos y rezar muchas oraciones y novenas? Está muy bien rezar muchas novenas, oraciones y hasta hacer ayunos extremos con mucha frecuencia; pero lo más importante es saber hacer estas cosas con fe, devoción y entrega desde el corazón.

Redacción: Rafael Ruíz Stirk, PildorasdeFe.net | Con información de: Philipkosloski.com
Mexicano, psicoterapeuta, casado, padre de tres hijos; catequista y defensor de la vida intrauterina. Amar a Dios es mi tesoro escondido, tocar los corazones es mi vocación y evangelizar es mi deber
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD

Categoría:

Aprende sobre tu fe

oracion ayuno limosna principiantes inicio cuaresma

La Oración, ayuno y limosna para principiantes. Vivir una transformación total en tiempos de Cuaresma, implica vivir las prácticas que la Iglesia recomienda