Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario
Respetamos tu privacidad. Tus datos son guardados de forma segura. Consulta nuestra política de privacidad
     

CONOCE TU FE

-

CAMINANDO EN LA FE

-

FE CATÓLICA

-

AUMENTA MI FE

Oración para el tercer Domingo de Cuaresma: Arrepentimiento y conversión

 
 
   
 
 
 

El arrepentimiento comienza con reconocer el mal que hemos hecho y el bien que no hemos podido hacer. Oración tercer Domingo de Cuaresma

 

La Cuaresma es la temporada de ayuno y desprendimiento que es observado por muchos cristianos en los días previos a la celebración del Domingo de Pascua de cada año.

La temporada de Cuaresma consiste en cuarenta días en la que se practica el ayuno y algunas privaciones para lograr fortalecer el espíritu y dominar las pasiones humanas de nuestro interior.

La Cuaresma no aparece indicada de forma implícita en la Biblia. Sin embargo, ha sido una tradición que se desarrolló lentamente durante los primeros siglos de la historia de la Iglesia. Durante los primeros tres siglos de la iglesia, los cristianos a menudo se preparaban para celebrar la Pascua con un ayuno de preparación de uno, dos o más días. Estos primeros ayunos previos a la Pascua se usaron para marcar el tiempo entre la muerte de Jesús y su resurrección y para preparar el corazón para el domingo de Pascua.

Tercer Domingo de Cuaresma

En este tercer Domingo de Cuaresma, la Iglesia nos llama a la conversión a través de las palabras de Jesús que pueden parecer un poco duras, pero realmente es un llamado al amor. Nos enfocamos entonces la misericordia y la bondad de Dios con la que nos espera siempre para retomar su camino

Arrepentimiento y conversión

Como cristianos, estamos llamados a nutrirnos de la Palabra de Dios y revisarnos en ella observando los males que habitan en nuestro corazón.

El propósito del arrepentimiento, y de esta temporada de Cuaresma, no es fijarnos en nuestras debilidades. Más bien, nuestro arrepentimiento nos ayuda a reconocer cuánto tiempo adicional y alimento nos ofrece Dios, especialmente cuando en nombre de la justicia o la imparcialidad, Dios podría decir que nuestro tiempo ha expirado.

Nuestro arrepentimiento comienza con reconocer el mal que hemos hecho y el bien que no hemos podido hacer. El arrepentimiento cristiano, sin embargo, nos lleva más allá de lo que hemos hecho.

El arrepentimiento cristiano nos ayuda a reconocer el profundo amor que Dios ofrece. Este amor nutre todo nuestro ser y nos anima.

Gracias al amor de Dios, podemos responder a nuestros amigos, a los miembros de nuestra familia y a nuestras dificultades de una manera nueva y radical en la que podemos dar frutos a su debido tiempo

Oración para el tercer Domingo de Cuaresma

Señor, me levanto con nuevos ánimos y con una esperanza alegre al saber que mi corazón se siente seguro de tu presencia y de tu poder y que podré contar con tu defensa ante cualquier tormenta que intente abatir a mi alma.

Sé que eres un Dios de vida, un Dios de generosidad en extremo, un Dios que no oculta su rostro a sus hijos en medio de las adversidades y que protege con un celo divino, infundiendo fuerza y consuelo al corazón

Tus enseñanzas pueden parecer duras y directas, pero están llenas de sabiduría y de verdad. Ellas me invitan a la conversión verdadera y me advierten de los peligros que asecharán a mi alma sino vivo de acuerdo a tu estilo de amor.

Tus palabras me invitan a la misericordia y a la comprensión de mis propias debilidades, a saber que no puedo confiar sólo en mis capacidades humanas, sino que debo dejarme guiar por tu Luz que ilumina y tu Espíritu que santifica.

Nunca estaré seguro del día ni la hora en que me llames, por eso, debo estar vigilante y firme en mi deseo de seguirte. Ayúdame a crecer en la caridad, y así despojarme del hombre viejo y renunciar a todo aquello que me separa de Ti.

Oh Señor, Tú me enseñas que, ante el Padre, todos necesitamos transformar el corazón, creer en tu poder sanador que es capaz de cerrar toda herida, y en tu gracia pacificadora que todo lo impulsa y todo lo restaura.

Quiero asemejarme más a Ti, entregarme a una fe ardiente que renueve mi compromiso de amor y que anuncie las maravillas de permanecer a tu lado.

Clamo tu protección, ruego por tu bendición, llamo a tu presencia que nunca abandona y me hace caminar tranquilo y sereno por medio de valles oscuros.

Amén

Oración Domingo de Cuaresma

 
 
Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
   Facebook       Twitter       WhatsApp   
 

Artículos de interés

 
 
sagrado corazon de jesus sostenido por mano de jesucristo
 
padre hijo espiritu santo paloma santisima trinidad en el cielo
 
corazon rojo de madera con una llave encima mesa de madera
 
esposa besando a su esposa sonriendo con flores matrimonio saludable
 
novena a nuestra senora del perpetuo socorro dia  pureza de cuerpo y alma
 
 
sagrado corazon de jesus dia  la presencia de dios
 
 

Twitter del Papa Francisco

 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
papa francisco sonriendo levantando su mano saludando espiritu santo
 
- Lo más leído -
 

San Antonio y el milagro de la mula que adoró al Santísimo Sacramento

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

Carta de una suegra a su futura nuera: 6 cosas que quiero decirte

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

Aprende a amar más a tus padres aceptando con serenidad su vejez

Oración a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro por una ayuda financiera