Conoce tu fe / Caminando en la fe

5 Poderosas lecciones de San José para los hombres de hoy

 
 
   
 
 
 

Si podemos emular a San José aunque sea un poco cada día, estaremos más cerca de convertirnos en los hombres que estamos llamados a ser

 

Como padre de un joven de 19 años con autismo de alto funcionamiento, a veces me encuentro con el reto de dar a mi hijo mayor el enfoque y la paciencia que necesita de mí. Frecuentemente me siento inadecuado cuando aconsejo y guío a mi hijo de 15 años a través de los campos minados de la cultura actual. Mi amada esposa debe esperar mis mejores esfuerzos como esposo, y aun así muchas veces me siento distraído o demasiado agotado para darle ese 100% que ella merece. Reconozco que necesito hacer una corrección y regresar al camino correcto.

Luego de misa un par de semanas atrás, me quede unos minutos para pedir por la intercesión y ayuda de San José. Como padre y esposo católico, ¿Quién mejor para emular que el santo patrono de los padres?

Por mucho tiempo me he sentido atraído hacia San José y encuentro en su vida los ánimos para ser más obediente y confiar en las promesas de Dios. Aunque a veces lucho con los retos creados por mi mismo en los frentes de la crianza y el matrimonio, mis deficiencias son de alguna manera disminuidas cuando rezo por su intercesión y reflexiono en su heroico ejemplo cuidando de Jesús y María.  

A medida que he ido orando con sinceridad durante las últimas semanas, he retomado el rumbo con mis responsabilidades familiares, y recuperado la paz que frecuentemente me abandona cuando dejo que el trabajo y las presiones del mundo dominen mis pensamientos y calendario. He aquí cinco lecciones importantes que he aprendido de San José:

Cinco lecciones de San José para los hombres de hoy.

1. San José era obediente.

José fue obediente a la voluntad de Dios durante toda su vida. José escucho al ángel del Señor explicar el nacimiento virginal en un sueño y luego tomo a María como su esposa (Mateo 1,20-24). Fue obediente cuando guio a su familia a Egipto para escapar del infanticidio de Herodes en Belén (Mateo 2,13-15). José obedeció los mandatos del ángel de regresar a Israel (Mateo 2,19-20) y establecerse en Nazaret con María y Jesús (Mateo 2,22-23). ¿Cuántas veces nuestro orgullo y obstinación se atraviesan en el camino de nuestra obediencia a Dios?

2. San José era desinteresado.

En el conocimiento limitado que tenemos sobre José, vemos a un hombre que solo pensaba en servir a María y Jesús, nunca a sí mismo. Lo que muchos pueden ver como sacrificios de su parte, eran en realidad actos de amor desinteresado. Su devoción a su familia es un modelo para padres hoy en día que pueden estar permitiendo que los apegos desordenados a las cosas de este mundo distorsionen su enfoque y obstaculicen sus vocaciones.

3. San José guio con el ejemplo.

Ninguna de sus palabras está en las Escrituras, pero podemos claramente ver por sus acciones que era un hombre justo, amoroso y fiel. Muchas veces creemos que influenciamos a otros principalmente por lo que decimos, cuando tantas veces somos vistos por nuestras acciones. Cada decisión y acción hecha por este gran santo es el estándar que los hombres deberían de seguir hoy en día.

4. San José era trabajador.

Él era un simple artesano que servía a sus vecinos con su obra. Enseñó a su hijo adoptivo Jesús, el valor del trabajo duro. Es probable que la humildad de José expuesta en las Escrituras registradas se derramara sobre el enfoque simple que él tomó a su trabajo y en proveer a la Sagrada Familia. Todos podemos aprender una gran lección de San José, quien es también el santo patrón de los trabajadores, en el valor de nuestro trabajo diario y como debería existir para glorificar a Dios, mantener a nuestras familias y contribuir a la sociedad.

5. San José era un líder.

Pero no de la manera en que podemos ver el liderazgo en la actualidad. Él guio como un esposo amoroso cuando improvisó al encontrar un establo para que María diera a luz a Jesús, luego de ser rechazados de la posada en Belén. Él guio como un hombre de fe cuando obedeció a Dios en todas las cosas, tomó a María embarazada como su esposa y luego trajo a la Sagrada Familia a salvo a Egipto. Él guio como el proveedor de la familia trabajando largas horas en su taller para asegurarse de que tuvieran suficiente para comer y un techo sobre sus cabezas. Él guio como maestro al enseñar su oficio a Jesús y como vivir y trabajar como un hombre.

Como hombres católicos, tenemos la responsabilidad de ser padres y esposos fuertes, líderes en nuestras parroquias, buenos administradores en la comunidad y humildes seguidores de Cristo. Veamos el ejemplo inspirador de San José, santo patrón de los padres, trabajadores y la Iglesia Universal por su obediencia, humildad, desinterés, coraje y el amor que mostro a María y Jesús. Si podemos emular a San José aunque sea un poco cada día, estaremos más cerca de convertirnos en los hombres que estamos llamados a ser.

 San José, santo patrón de los padres, ¡ruega por nosotros!

Adaptación y traducción por Valeria Arías para PildorasdeFe.net, del artículo publicado en: Integrated Catholic Life, autor: Randy Hain

Valeria Arias rostro firma personal pildorasdefe.netValeria Arías, hondureña, estudiante, perteneciente al Camino Neocatecumenal. Joven al servicio de Cristo, enamorada de Jesús y comprometida a servirle anunciando su palabra

 
 
 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
 
   Facebook      Twitter      WhatsApp     Google     
 

Déjanos tus comentarios

 

Artículos de interés

 
 
orar rezar bendecir agradecer alimentos comida
 
oracion ayuno y limosna para principiantes
 
papa francisco sonrie plaza de san pedro fondo azul cielo
 
mujer estresada mucho trabajo jefes exigentes
 
nino muchacho rezando sentado miercoles ceniza cruz frente iglesia
 
novios esposos tomados manos atardecer sol horizonte
 
novios esposos tomados manos atardecer sol horizonte
 
novios esposos tomados manos atardecer sol horizonte
 
hombre y mujer sonriendo mirandose a la cara
 
 
cartas de amor lazo rojo
 
 
 
 
 
Tuit reciente del Papa:
 
 
 

Homilía del Papa Francisco


 
papa francisco sostiene un cirio encenedido fondo negro
 
papa francisco levantando su brazo sonriendo
 
- Lo más leído -
 

11 pequeñas maneras para ser un padrino o madrina extraordinarios

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

El Ayuno: arma espiritual poderosa. 5 maneras de incluirlo en tu vida

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

Un buen ayuno: Aprende a ayunar con la lengua

San Valentín. Patrono de los enamorados y de los matrimonios

 
 
 


 
hombre orando manos unidas sobre la biblia abierta