Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Aprende sobre tu fe

Te preguntas ¿Por qué los católicos usamos cruces? ¿Por qué hacemos el signo de la cruz? Hoy en día es más urgente el lenguaje de la cruz

¿Por qué los católicos usamos cruces? ¿Por qué nos persignamos?.

Muchos no católicos dicen que Jesús ha resucitado y tener una imagen de Jesús sufriendo en la cruz le quita el poder de la Resurrección. Y otros argumentan que seguimos manteniendo a Jesús crucificado en la cruz. Entonces ¿Por qué los católicos usamos cruces? ¿Por qué este signo de la cruz lo hacemos también cuando nos persignamos? ¿Por que tenemos crucifijos?

La cruz que contiene una imagen de Jesús crucificado, es tan importante en nuestra tradición católica. Los católicos no seguimos manteniendo a Jesús crucificado en la cruz como otros piensas. Su significado es mucho más profundo.

¿Por qué los católicos usamos cruces?

Las razones para usar los crucifijos y las cruces son muchas y son profundas y hermosas como toda la fe católica. Con los crucifijos, vemos el sacrificio, el compromiso, la redención y sobre todo el amor.

El uso del crucifijo no es trivial, ni tampoco es como una celebración morbosa por la muerte de Cristo. Cuando usamos cruces se nos recuerda lo mucho que Jesús nos amó a cada uno de nosotros individualmente y como raza humana mientras colgaba de esa cruel cruz que se transformó de un signo de tortura, a un signo de la salvación de toda la humanidad.

Uno no puede mirar un crucifijo sin ver el Gran Amor. Porque, como dijo Cristo:

"Nadie tiene un amor más grande que este, que uno dé su vida por sus amigos". (Juan 15,13)

Cuando los católicos usamos cruces realmente estamos trayendo a nuestra memoria este Sacrificio de Amor de hace más de 2000 años, y que rige nuestras vidas.

Jesús nos amó tanto que soportó toda esta tortura de cruz por nosotros. Y eso es lo que proclamamos cuando mostramos y veneramos el crucifijo: ¡AMOR!

1. Los Testigos de Jehová y la Cruz.

En todas las Biblias del mundo dice que Jesucristo murió en una cruz excepto en la versión de la Biblia que hicieron los Testigos de Jehová para sus miembros. Aun así hay que subrayar que los mismos Testigos de Jehová creyeron en "la Cruz".(Ver su libro "Plan Divino de las edades" estudio XII ) y que fue hasta 1925 que "cambiaron de opinión" y como tienen su propia Biblia muy tranquilamente desaparecieron la palabra cruz y la sustituyeron por la palabra "madero".

O sea que los primeros 50 años de esa secta, todos sus seguidores estuvieron equivocados incluyendo hasta su fundador y sus dirigentes que si creyeron y escribieron sobre la cruz, o sino, entonces los actuales testigos están mal...

2. Jesús murió en una Cruz

La palabra griega para cruz es "stauros" viene de la letra "Tau", que es la "T". Esto es porque hace referencia no a un palo vertical, sino a dos palos cruzados en forma de "T".

Cuando en el Nuevo Testamento se menciona la palabra madero (4 veces) no está diciendo que fue en un palo vertical, sino que obviamente está haciendo referencia al material del que fue hecho.

Todavía hoy en día es común que alguien diga "pásame ese fierro" eso es sin importar la forma sino el material del que está hecho el objeto que se está pidiendo.

Otro punto histórico por el que estamos seguros de que fue en una cruz, es que los romanos usaban este tipo de tortura para ajusticiar a los reos pues era una forma de marcar el desprecio hacia los malhechores. (Antes la usaron en Babilonia, Persia, Egipto y Grecia).

Después que el emperador Tito tomó Jerusalén, crucificaban a tantas personas que no había suficiente madera y lugar para poner las cruces. Esto lo puede encontrar en una buena enciclopedia que hable sobre la historia de la Cruz.

3. Detalles bíblicos que olvidaron los Testigos de Jehová.

Cuando los Testigos de Jehová cambiaron de opinión y dejaron de creer en la Cruz, quitaron esa palabra de su Biblia. Borraron "Marcos 8,34"; "Gal 5,11"; "Ef 2,16" y todas las veces que venía esta palabra.

Con esto pensaron que así sería más fácil salir con el cuento de que todas las Biblia del mundo habían traducido mal, excepto la de ellos. Pero, veamos dos detalles que los testigos olvidaron y que podemos mencionar usando la misma Biblia que ellos se hicieron:

  • El letrero encima de su cabeza: "Sobre su cabeza pusieron, por escrito, la causa de su condena: "Este es Jesús, el Rey de los judíos" (Mt 27,37) Los Testigos de Jehová siempre dibujan a Jesús con las manos extendidas hacia arriba y le ponen el letrero encima de sus manos. Pero la Biblia dice claramente que tenía el letrero encima de su cabeza, no encima de sus manos. Y si lo dice así es porque no tenía las manos extendidas hacia arriba, sino más bien tenía las manos extendidas hacia los lados; es decir, en forma de Cruz.

  • Los clavos de sus manos: "Pero él les contestó: "Si no veo en sus manos la señal de los clavos y no meto mi dedo en el agujero de los clavos y no meto mi mano en su costado, no creeré." (Jn 20,25)

Este es el otro detalle que los testigos olvidaron borrar de su Biblia. Cuando ellos dibujan a Jesucristo y lo ponen en un palo vertical en su lógica pusieron un clavo solamente entre las manos de Jesús.

Pero resulta que al leer el Evangelio de Juan encontramos al Apóstol Tomás decir que no creerá si no mete su dedo en el agujero de "los clavos" en plural. Por supuesto que si eran clavos, fue porque tenía las manos extendidas y separadas en forma de cruz.

No se vaya extrañar si en la próxima versión de la Biblia que se invente esa secta, también vayan a cambiar esos pasajes bíblicos. Una vez aclarado que sí murió en una cruz, veamos ahora cuál fue el significado que se le dio desde los primeros años.

4. Símbolo de salvación, no de muerte.

La Sagrada Escritura enseña que para los cristianos el hablar de "la Cruz" no era algo malo o relacionado con la muerte, sino todo lo contrario.

Desde el principio fue adquiriendo un significado de vida y salvación, pues ésta es la llave por la que nosotros podemos entrar al Reino. De ahí que San Pablo llegue a afirmar:

"Nosotros predicamos a un Cristo crucificado... fuerza de Dios y sabiduría de Dios" (1 Corintios 1,23-24)

También el Apóstol Pablo escribe:

  • "Pues la predicación de la cruz es una necedad para los que se pierden; mas para los que se salvan es poder de Dios" (1 Cor 1,18)

  • "En cuanto a mí, Dios me libre de gloriarme si no es en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por la cual el mundo es para mí un crucificado y yo un crucificado para el mundo" (Gal 6,14)

Es por eso que cargar una cruz o crucifijo no es algo antibíblico como lo dicen algunas sectas, sino todo lo contrario. No es símbolo de muerte, sino de salvación.

Ya para el siglo quinto, San Juan Crisóstomo comenta que era muy común encontrar el símbolo de la cruz por todos lados, en caminos, casas, montañas y hasta en las vajillas. Era normal, pues para ellos era un signo de salvación.

Tertuliano, San Teodoro, Félix y Octaviano son algunos gigantes del cristianismo de los primeros siglos que también hablaron acerca de la veneración de la cruz.

5. Persignarse haciendo la señal de la Cruz.

En realidad toda la vida diaria del cristiano estaba marcada por la señal o signo de la cruz. Los primeros cristianos se bautizaban persignándose. De hecho, el Santo Apóstol Juan antes de su muerte dibujó una cruz sobre su cabeza con la mano.

En las actas de San Afri se relata que cierta vez un pagano le dijo a San Narquis y a su diácono: "Sé que son cristianos ya que con frecuencia signan su frente con la cruz."

Era de esta manera que de una forma externa transmitían su fe en la salvación obtenida gracias a la muerte de Jesucristo en la cruz. Ya en tiempos de los apóstoles se comenzaba todo acto con la señal de la cruz. Al entrar al templo, los cristianos se persignaban. Hacían lo mismo al comenzar y al finalizar las oraciones.

El sacerdote se persignaba al comenzar el sermón. Con la señal de la cruz se comenzaba cualquier oficio de la Iglesia: la bendición, la santificación, etc.

Tertuliano escribe que los cristianos se persignaban durante todas sus ocupaciones, ante cada movimiento: cuando salían o volvían a su casa, cuando se vestían y se calzaban, al entrar al baño, al sentarse a la mesa, al encender las lámparas, al comenzar una conversación, al acostarse, etc. Se signaban siempre con la mano derecha aunque de distinta manera, al principio lo hacían con un dedo signando la frente, la boca y el pecho.

Esto se llamaba la pequeña cruz. Luego se persignaban tocando con la mano la frente, el pecho, el hombro izquierdo y después el derecho.

Con el tiempo comenzaron a poner tres dedos juntos al persignarse, con lo que recordaban la Santísima Trinidad, y los dos dedos restantes los apretaban contra la palma como símbolo de las dos naturalezas de Cristo. Así fue evolucionando hasta nuestro tiempo.

Como católicos, estamos totalmente seguros que como el Apóstol Pablo lo dijo: para nosotros la cruz es poder de Dios.

6. La Cruz: signo del auténtico discípulo de Cristo.

Son muchas las formas de acercarnos a profundizar sobre el misterio de la cruz y su relación con nuestras vidas, pero uno de los grandes significados que encontraremos en la Biblia es que Jesucristo mismo nos la dejó como un signo del auténtico discípulo cristiano, pues sin excepción, todos los cristianos estamos llamados a seguir a Cristo en su camino de la Cruz. El Señor Jesucristo dijo:

"El que quiera seguirme, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame". (Marcos 8,34)

Para poder seguir a Cristo es necesario que tomemos nuestra cruz, es decir, nuestras desgracias o sufrimientos, nuestros dolores y pruebas, nuestros problemas familiares, nuestras debilidades y todo lo pongamos en las manos de Dios. No con una mentalidad masoquista ni conformista sino con una actitud de confianza absoluta de su mano y protección sobre nosotros.

San Agustín afirmaba:

"Toda la vida del cristiano que vive de acuerdo con el Evangelio, implica su cruz y sufrimientos." Hasta que se cumpla el tiempo y aparezca la Cruz, "la señal del Hijo del Hombre en los cielos" (Mt 24,30)

Resumiendo, podemos decir que es por todo esto y más que "la Cruz" y el "persignarse" son signos que nos recuerdan que queremos ser seguidores de Jesús de una manera plena y que con San Pablo predicamos un Mesías crucificado.

En un mundo donde nadie quiere sufrir, ni siquiera por amor, es más urgente el lenguaje de la cruz. Por cierto, hasta una secta religiosa hay que su slogan es "pare de sufrir" como si el cristianismo fuera una religión donde no existiera ningún sufrimiento. Sin cruz no habría cristianismo pues en ella está la máxima prueba del amor de Jesús hacia nosotros y de nosotros hacia nuestro prójimo y nos gozamos de que al resucitar él, si seguimos como discípulos suyos, resucitaremos también con él para la vida eterna.

Las cruces en las Iglesias.

El crucifijo juega un papel especial en la tradición litúrgica de la Iglesia Católica. En la mayoría de nuestras iglesias parroquiales, al crucifijo se le da un lugar promiente, usualmente ubicado en el centro sobre el altar o tabernáculo.

Cuando atraviesas las puertas de la iglesia, el crucifijo es una de las primeras cosas que llama la atención: Los brazos abiertos de nuestro Salvador crucificado por amor dándonos la bienvenida y recibiéndonos en su presencia. como diciéndonos: "Esto lo hice porque te amo".

La Iglesia requiere que un crucifijo sea visible durante la celebración de la misa para recordarnos el sacrificio de Jesús en el altar de la cruz, que se hace presente para nosotros cada vez que celebramos la Sagrada Eucaristía. Una simple cruz no tiene el mismo impacto visual o espiritual.

En la misa, estamos realmente presentes en el Calvario del Viernes Santo, y por lo tanto, es el crucifijo el que nos recuerda íntimamente un hecho tan sorprendente y asombroso. Si no tienes un crucifijo, tal vez sea hora de que tengas uno.

Usar cruces nos recuerda que también debemos sacrificar.

Los católicos reemos y confiamos en lo que viene después de la cruz. Creemos en la Resurrección y que también estaremos con Jesús en el cielo algún día. Sin embargo, debemos hacer sacrificios aquí en la Tierra para servir a Dios, a nuestra familia y a los menos afortunados que nosotros.

El crucifijo nos recuerda que el viaje cristiano no es todo comodidad y éxito. Implica un sacrificio muy real. Como Jesús, debemos sacrificar nuestro tiempo, nuestro dinero, nuestras posesiones, y a veces incluso nuestras vidas.

Oración para hacer ante una cruz.

Heme aquí, oh amable y dulcísimo Jesús, ante tu cuerpo sagrado y crucificado me arrodillo humildemente, y con el más ferviente deseo del alma, te ruego y suplico que imprimas en mi corazón vivos sentimientos de fe, esperanza y caridad, verdadera contrición por mis pecados y un firme propósito de enmienda. Con profundo afecto y dolor de alma, reflexiono dentro de mí, contemplando mentalmente Tus cinco heridas en la cruz, teniendo ante mis ojos las palabras que el Profeta David dijo sobre Ti: "Han traspasado mis manos y mis pies, han contado todos mis huesos". Me entrego a Ti, Señor crucificado, para que, a través de tu sacrificio de amor en la cruz, me des la fuerza para soportar yo también el peso de mis tribulaciones. Confío en Ti, confío en que ers mi dulce amor para siempre. Amén.

Los católicos sabemos que la crucifixión de Jesús fue un evento único. Pero es un evento que nunca debe ser olvidado. Por esto es que los católicos usamos cruces. La imagen del crucifijo, ya sea que se coloque en nuestros hogares, nuestras iglesias, nuestras escuelas o alrededor de nuestros cuellos, asegura que siempre traigamos a nuestra memoria este sacrificio de amor. Su sufrimiento y su muerte no deben y no son vistos como una derrota ¡Es un triunfo!

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: Defiende tu fe

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD