Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Te invitamos a leer nuestra política de privacidad
Política de Cookies y ajustes
FACEBOOK
TWITTER
WHATSAPP
TELEGRAM
Categoría: Caminando en la fe
cuando es pecado quedarse en casa faltar a misa

Cuando deberían quedarse en casa y perderse la Misa del domingo o día de precepto, es algo sobre lo que muchos católicos se preguntan

Cuando NO es pecado faltar a Misa para quedarse en casa.

Usualmente escribo entradas de blog tarde en las noches de los domingos, para que sean la primera cosa disponible para el público los lunes en la mañana. Recientemente había pasado el fin de semana con gripe y quería ir a la cama temprano, pero tenía que escribir una entrada en el blog y no podía pensar en nada. Desesperado por una idea, coloqué un comentario en mi página de Facebook, pidiéndoles ayuda a mis amigos:

Digamos que usted ha estado lidiando con la gripe todo el fin de semana, y ahora tiene cerca de tres horas para pensar y escribir una entrada de blog si quiere ir a dormir por la noche a una hora decente. ¿Sobre qué escribiría?

La respuesta fue inmediata: Escribe sobre lo que sabes. Las sugerencias incluyeron oraciones de sanación, el sufrimiento, la importancia del sueño, y la obligación del domingo cuando estés enfermo.

La conversación retumbó en la última sugerencia. Un diácono dijo que había contraído gripe después de haber predicado en cuatro Misas un domingo a finales de diciembre, y que luego tuvo que estrechar cientos de manos de feligreses después de salir de cada misa. Un colega blogger dijo que un ensayo que escribió hace años en el "caridad oculta" sobre no ir a misa cuando se está enfermo, todavía atraía a los católicos buscan en Google información sobre el precepto dominical para los que están enfermos.

Evidentemente, cuando deberían quedarse en casa y perderse la Misa del domingo o día de precepto, es algo  sobre lo que muchos católicos se preguntan.

¿Cuál es la obligación de ir a Misa?

Empecemos por mirar lo que dice la Iglesia en cuanto a la obligación de asistir a misa los domingos y los días santos. El Código de Derecho Canónico establece que:

"El domingo y las demás fiestas de precepto los fieles tienen obligación de participar en la Misa; y se abstendrán además de aquellos trabajos y actividades que impidan dar culto a Dios, gozar de la alegría propia del día del Señor, o disfrutar del debido descanso de la mente y del cuerpo". (1247)

El Catecismo de la Iglesia Católica reitera este precepto de la Iglesia (CCC 2181), pero da la siguiente condición:

"La Eucaristía del domingo fundamenta y confirma toda la práctica cristiana. Por eso los fieles están obligados a participar en la Eucaristía los días de precepto, a no ser que estén excusados por una razón seria (por ejemplo, enfermedad, el cuidado de niños pequeños) o dispensados por su pastor propio (cf. CIC can. 1245). Los que deliberadamente faltan a esta obligación cometen un pecado grave".

Causa 100% justificable para faltar a Misa:

"LA ENFERMEDAD"

La confusión nos pone a pensar que constituye una "causa grave". Para los efectos de esta entrada del blog, sólo vamos a considerar como "causa grave" lo que respecta a una enfermedad. Si tiene alguna duda con respecto a otras razones graves para faltar a la Misa del domingo o día santo, le recomiendo que hable con su pastor.

Analizando ahora la forma de afrontar la enfermedad.

La primera cosa a tener en cuenta es que, no puede juzgar sus propias circunstancias comparándose con otra persona. Por ejemplo, dos personas que conozco que luchan contra el cáncer, manejan de manera diferente la misma situación de si debe o no asistir a la iglesia durante su enfermedad.

La primera persona no se perdió una sola Misa desde el día que entró en la Iglesia Católica cuando era un hombre joven, hasta el día que murió, pocos días después de asistir a una misa el domingo por última vez, todos los que lo conocieron se inspiraron por su determinación de seguir yendo a la misa dominical hasta el final. La segunda persona fue advertido por su médico que la quimioterapia podría acabar con su sistema inmunológico, haciéndolo extremadamente susceptible a complicaciones mortales, y optó por no asistir a la iglesia hasta que completó tratamiento.

¿Quién tenía razón? Ambos. Estas dos personas evaluaron cuidadosamente sus circunstancias y capacidades, y ambos hicieron la elección que sentían que era la correcta para ellos. Ninguno de los dos hubiese esperado que su elección coincidiera con la de otra persona.

La mayoría de nosotros, no nos enfrentemos a consecuencias de vida o muerte cuando estamos tratando de decidir si debemos o no ir a misa. Por lo general, tenemos menos preocupaciones que considerar. Éstas son algunas de ellas:

1. ¿Puedo contagiar a los demás?

Cada año, durante la temporada de resfriados y gripe, los boletines parroquiales emiten peticiones estándares a los congregantes para evitar el signo de la paz y la recibir la preciosa sangre del cáliz en caso de enfermedad. Pero cuando usted sabe que tiene una enfermedad que se contagia fácilmente a otras personas, ¿por qué ir a una gran reunión, en primer lugar, sobre todo cuando puede haber gente en esa reunión que no están enfermos, pero cuya salud es frágil y que pueden fácilmente caer gravemente enfermos con la gripe más pequeña? Tal vez más pastores deberían usar el boletín y decirle a la gente que son contagiosos que deben quedarse en casa.

2. ¿Parezco enfermo?

Si usted tiene los ojos rojos y llorosos, secreción nasal, o estornudos recurrente, las personas que te rodean van a asumir que puedes contagiarlos, sin importar si puedas o no. Incluso si lo que tienes es una infección sinusal o una reacción alérgica, su apariencia probablemente  preocupará a todos los feligreses que están sentados cerca de usted.

¿Qué tan bien van a ser capaces de concentrarse en la Misa cuando lo escuchan sonarse la nariz o lo ven limpiarse los ojos llorosos?

3. ¿Puedo interrumpir la Misa?

Sin ser específica, hay ciertas condiciones médicas que pueden o no ser contagiosas, pero que podrían requerir que usted se levante con frecuencia, ya sea para caminar o ir al baño. A menos que sepa con certeza que usted puede sentarse cerca de una salida o un baño, el movimiento constante puede ocasionar distracción para los demás y se debe considerar al momento de decidir si ir a misa o no.

4. ¿Puedo trasladarme con seguridad?

¿Estás conduciendo tú mismo o andas con alguien más? Si vas en carro, ¿estás tomando medicamentos que podrían darte sueño? ¿Podrían tus síntomas inhibir tu capacidad de conducir? Por ejemplo, tener los ojos llorosos constantemente o tener una tos que te hace cerrar los ojos pueden hacer que sea peligroso conducir.

5. ¿Iría a trabajar?

No mucho tiempo después de que me convertí en católica, le hable sobre faltar a Misa en caso de enfermedad a un sacerdote en la confesión. Mi confesor ofreció una regla práctica que he invocado desde entonces: Si  estaba tan enferma, que me gustaría faltar al trabajo, estaba suficientemente enferma como para quedarme en casa y no ir a Misa. Si estoy en la duda de si debería optar por faltar a Misa, me pregunto si mi jefe me enviaría a casa por convalecencia a causa de mis síntomas.

Por último, tenga en cuenta, que el Catecismo de la Iglesia Católica no dice que debe estar "gravemente enfermo" para tener razones para faltar a Misa. Dice que la enfermedad (sin calificación) constituye una "causa grave" que justifica faltar a Misa un domingo o un día santo.

6. ¿Qué pasa si quiero ir a misa todos modos?

Como se señaló anteriormente, algunas personas evalúan sus circunstancias individuales y deciden que deben ir a misa todos modos. En última instancia, cada persona tiene que tomar la decisión que le parezca más adecuada. Si esa persona cree que sería un pecado que se perdiera la misa por cualquier razón menor a ser físicamente incapaz de levantarse de una cama por estar enfermo, entonces es probable que vaya a misa a pesar de que no sea necesario. Pero, si hay incluso una ligera posibilidad de que pudiera ser contagiosa, incluso cuando está seguro de que está "cada vez mejor” de su enfermedad, hay precauciones que puede tomar para proteger a los demás.

7. Sentarse en el extremo de un banco.

Si piensa que tendrá que levantarse para ir al baño, o si podría tener que salir a la calle porque comienza a toser sin control,  siéntese en el extremo de un banco, en el lado opuesto del pasillo central. Va a ser menos notable si tiene que escabullirse afuera, a que si se sienta en el medio de un banco o cerca del pasillo central.

8. Olvídese de tocar las manos de los demás.

Si en su parroquia, se toman de las manos durante el Padre Nuestro, puede indicar que no va a participar en juntar las manos, inclinando la cabeza y cerrando los ojos. Si alguien trata de tomar su mano de todos modos (como a veces sucede), ignórelo y luego asegúrese de sonreír en tono de disculpa durante el signo de la paz. En la señal de la paz, mantenga las manos entrelazadas, sonría y diga: "Lo siento, tengo un resfriado. La paz sea con ustedes." Después de la Misa, puede estar seguro de que su sacerdote y el diácono no se darán cuenta si usted se va sin estrecharle la mano. También podría sonreír, saludar y decir en respuesta a una mano tendida "Estrecharía manos con usted, pero estoy pasando un resfriado."

9. Que la gente sepa, si es necesario.

Una vez que había estado enferma, mis sollozo estornudos básicamente habían cesado y ya había perdido la misa la semana anterior, así que estaba decidida a ir esa semana. Un bebé en el banco detrás de mí lanzó su chupón debajo de mi banco y cayó a mis pies. Cuando lo recogí, de repente me acordé que tenía un resfriado. Así que me volví, entregué el chupón, y antes de que la madre lo pusiera de nuevo en la boca del niño, dije en voz baja: "Tengo un resfriado. Es posible que desee desinfectar eso primero." Ella me dio una sonrisa de agradecimiento y sacó otro chupón para el bebé de su bolsa de pañales.

10. Tenga cuidado en la recepción de la Eucaristía.

Una comunión completa se hace mediante la recepción de la Eucaristía, bajo la hostia consagrada o la preciosa sangre. No hay necesidad de recibir ambos. Si usted está enfermo, no reciba la preciosa sangre del cáliz. Si tiene cualquier tipo de llagas en o cerca de la boca, como herpes labial, es una cortesía con ministro de la Comunión recibir la hostia consagrada en tus manos, si es posible, incluso, cuando su práctica habitual es recibir la hostia en tu lengua. No hace falta decir que cualquier persona que esté mínimamente enferma no debe distribuir la Comunión.

¿Qué pasa si decido quedarme en casa?

La cosa más importante que puede hacer cuando hay que quedarse en casa y faltar a la Misa del domingo o día de precepto, es mejorarse. La Iglesia ofrece algunas orientaciones sobre lo que usted puede optar por hacer para participar en la santidad del día de alguna manera.

"Cuando falta el ministro sagrado u otra causa grave hace imposible la participación en la celebración eucarística, se recomienda vivamente que los fieles participen en la liturgia de la Palabra, si ésta se celebra en la iglesia parroquial o en otro lugar sagrado conforme a lo prescrito por el Obispo diocesano, o permanezcan en oración durante el tiempo debido personalmente, en familia, o, si es oportuno, en grupos familiares". (CDC 1248)

Este consejo se repite en el Catecismo de la Iglesia Católica (CIC 2183).

Misas televisadas.

A los apologistas de Catholic Answers, a menudo les preguntan si las misas televisadas, como las que se emiten regularmente en EWTN, pueden cumplir la obligación día Domingo/Santo. La respuesta es no. Usted tiene que estar presente en persona en la misa para cumplir con la obligación. Pero si tiene una causa justa para perder la misa debido a una enfermedad, entonces la obligación se dispensa.

Lo que una misa televisada puede hacer, es permitir que la persona no tenga que salir de su casa para participar en la liturgia de manera remota. Ver una misa televisada, puede ser especialmente reconfortante para aquellos que están confinados en casa durante semanas o meses. Los que dependen de las misas televisadas de esta manera también debe ponerse en contacto con su parroquia para recibir los sacramentos en casa.

Un santo patrono para salir de su casa.

¿Te has preguntado por qué Santa Clara de Asís (1194-1253), el amiga de San Francisco de Asís, quien fundó las Hermanas Clarisas en el siglo 13, es la santa patrona de la televisión? Durante su última enfermedad cerca del final de su vida, Santa Clara fue confinada a su cama en la enfermería de su convento y no pudo asistir a la misa. Piadosa leyenda dice que una imagen de la liturgia que estaba teniendo lugar en la capilla, apareció en la pared de la habitación de Santa Clara, permitiendo Santa Clara seguir en tiempo real la Misa durante su enfermedad.

Tal vez cuando se está preguntando si tiene o no razón para perderse la misa del domingo o un día de precepto, puede pedirle a Santa Clara por su intercesión.

En las profundidades de este mismo espejo (Jesucristo), reflexiona sobre su amor inefable, que le hizo sufrir en el madero de la cruz y padecer la más vergonzosa muerte (la cual se vuelve a presentar en cada Misa). El espejo en sí mismo, desde su posición en la cruz, advirtió a los transeúntes que sopesaran cuidadosamente ese acto (de sacrificio), cuando dijo: "Todos ustedes que pasan por el camino, miren y observen si hay dolor semejante al que me atormenta." (Lam. 1:12). Vamos a responder a sus gritos y lamentos con una sola voz y un solo espíritu: "Estaré consciente y recordaré, y mi alma se consumirá dentro de mí " (Santa Clara de Asís).

Recursos sobre la Santa Misa.

Redacción: Quiannette Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: Catholic Answer
venezolana, Comunicadora Social. Si estás 100% seguro de algo, puede que realmente estés equivocado. Luchadora incansable. Amo la familia
Grupo Oficial de Pildorasdefe en Whatsapp
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD

Categoría:

Caminando en la fe

el valor de tu alma conocer el precio sangre de cristo

¿Conoces cuál es el valor de tu alma? Santo Tomás de Aquino afirma que todo el mundo creado no iguala el valor de una sola alma, así de valioso eres para Dios