Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Caminando en la fe

Aprovecha estas maneras de sacar el Black Friday de tu vida. El amor de Dios llegó en la pobreza radical, pero rodeamos la Navidad de consumismo e idolatría.

Black Friday: 3 formas de sacar el consumismo en este día.

El consumismo que podemos ver en el día del Black Friday, puede agobiar la vida de muchos. Entre el ajetreo por querer adquirir cualquier cosa que veamos en descuento, se nos olvidan algunas cosas importantes. El amor de Dios nos llegó en circunstancias de pobreza. Jesucristo, Rey de todo lo creado, el Creador de todo universo, nos nació en un establo, pobre y sin hogar. ¿Cómo es entonces que la preparación para la celebración de este milagro viene incluyendo peleas durante el "Black Friday" (viernes después del Día de Acción de Gracias donde las tiendas ofrecen descuentos especiales y atienden durante horarios especiales) e innumerable consejos para reducir el estrés de las festividades?

Culpamos a las tiendas por publicitar la Navidad en julio y abrir temprano el Día de Acción de Gracias, pero el verdadero problema está mucho más cerca que las tiendas por departamento.

El problema está en nosotros no en Black Friday.

Muchos de nosotros, si somos honestos con nosotros mismos, admitirá que usualmente ponemos el dinero, o las cosas que el dinero puede comprar, antes que a Dios. El día del Black Friday parece arroparnos con algo de esta conducta.

No debería sorprendernos que esta mentalidad se haya extendido incluso a la celebración del milagro de Dios naciendo en la tierra de una pobre joven judía en un pesebre.

Un comprador empedernido no deja pasar la más mínima oferta del día del Black Friday. Lo mismo, un alcohólico usualmente no deja de tomar en Navidad. Nosotros también traemos todas las cosas con las que lidiamos, incluyendo la codicia y la idolatría de lo material sobre las personas, a una de las celebraciones más importantes del año litúrgico. El Papa Francisco nos ha recordado de los peligros del consumismo y de la idolatría una y otra vez en sus homilías y exhortaciones:

"Hemos creado nuevos ídolos. La adoración del antiguo becerro de oro (cf. Exodo 32,1-35) ha encontrado una versión nueva y despiadada en el fetichismo del dinero" (Evangelii Gaudium)

A lo mejor las personas no han estado poniendo atención, pero el Papa Francisco no ha dicho nada nuevo. Ciertamente, él lo dice a su manera, con su propio matiz cultural, su propia perspectiva, y con la personalidad que Dios le dio, pero en un sentido general, no es nada nuevo.

El consumismo que podemos apreciar en gran magnitud en el día del Black Friday, la idolatría del dinero y del poseer, el deber Cristiano de compartir los recursos y las posesiones, todos son temas sobres los que los sumos pontífices han escrito desde hace años.

"La Navidad se ha convertido hoy en una fiesta de los comercios, cuyas luces destellantes esconden el misterio de la humildad de Dios, que nos invita a la humildad y a la sencillez. Roguemos al Señor que nos ayude a atravesar con la mirada las fachadas deslumbrantes de este tiempo hasta encontrar detrás de ellas al niño en el establo de Belén, para descubrir así la verdadera alegría y la verdadera luz". (Papa emérito Benedicto XVI - Homilía de Navidad, 2011)

"Todos somos testigos de los tristes efectos de esta ciega sumisión al mero consumo: en primer término, una forma de materialismo craso, y al mismo tiempo una radical insatisfacción, porque se comprende rápidamente que, si no se está prevenido contra la inundación de mensajes publicitarios y la oferta incesante y tentadora de producto, cuanto más se posee más se desea". (Papa San Juan Pablo II - Sollicitudo Rei Sociales, 1987)

Y solo por si acaso, vamos a retroceder el reloj un poco más:

"Y si se pregunta cuál es necesario que sea el uso de los bienes, la Iglesia responderá sin vacilación alguna: En cuanto a esto, el hombre no debe considerar las cosas externas como propias, sino como comunes; es decir, de modo que las comparta fácilmente con otros en sus necesidades.". (Papa León XIII - Rerum Novarum, 1891)

3 formas de sacar el consumismo de Black Friday y Navidad.

En el día de Black Friday y en la siguiente Navidad, les presento algunas maneras para desenfocar nuestra atención de las cosas que no importan mucho y que nos enfoquemos en cosas realmente valiosas para nuestras familias y a los ojos de Dios. Si quieres sacar el consumismo del Black Friday no manchar la navidad con cosas superfluas, aquí tienes algunos consejos.

1. Compra menos regalos y da regalos verdaderos.

¿Cuántos de nosotros damos regalos en Black Friday y en Navidad solo porque nos sentimos culpables si recibimos algo y no damos nada a cambio?

Pero, ¿cómo es que dar un regalo se trata de "dar" si se da esperando algo a cambio? ¿Y si tratásemos de dar nuestros regalos a personas que no pudieran devolvernos el favor?

¿Y si diéramos regalos solamente cuando sentimos la inspiración de darlos en lugar de asegurarnos que tenemos algo para cada persona que pudiese devolvernos el favor? ¿Perderíamos amigos? Probablemente no. ¿Perderíamos el sueño? Es muy poco probable. ¿Ganaríamos tiempo mejor invertido con nuestras familias y con Dios? Ojalá lo hiciéramos. No solo se aprovechan descuentos en Black Friday y no solo damos regalos en Navidad.

2. Cena simple y sin estrés.

¿Cómo fue la cena de Acción de Gracias? ¿Fue algo sencilla? ¿Cómo fue la cena de Navidad para la Sagrada Familia? Me atrevería a decir que muy sencilla. ¿Se caerá el cielo si no gastamos una buena cantidad de dinero y tiempo en Black Friday o en la cena de Navidad?

Ahora bien, entiendo que muchos de nosotros demostramos nuestro amor cocinando. Puede que disfrutes cocinar. Yo no estoy subestimando una comida bien hecha. Solo digo que si te causa estrés, si merma tus finanzas, si te quita tiempo para estar realmente presente con tu familia y de experimentar el verdadero sentido del día, es mejor preparar algo simple.

El dinero y el tiempo que te ahorres excluyendo por completo el día del Black Friday lo puedes invertir en mejores cosas. A Jesús no le importará.

3. Da, da y da un poco más.

¿Recuerdas la ofrenda de la viuda? Jesús nos pide que imitemos a la anciana que literalmente dio el último centavo que tenía a Dios. ¿Cómo es posible entonces que seamos capaces de gastar todos nuestros ahorros en algún descuento de Black Friday y nos olvidemos de entregar cosas valiosas para Dios?

Dar de lo que nos sobra no es lo que Dios nos pide. Nos pide que demos hasta que nos duela. Al vivir en un convento, vi muchas personas dar donaciones todo el tiempo a las hermanas de la manera como la viuda lo hizo.

Estas personas tan generosas no eran ricas usualmente, pero daban mucho de lo poco que tenían. Es hermoso, ¡son una inspiración para mí! Si tan solo pudiésemos todos ser realmente generosos, en lugar de tomar de la superficie tomar de lo más profundo de nuestros corazones (y de nuestras cuentas de banco). El mundo sería un mundo diferente.

Y aún hay más. El Papa Francisco nos motiva a participar de la limosna "en el sentido más amplio de la palabra: desprenderse de la dictadura del dinero, de la idolatría del dinero".

Bien, estas fueron tan solo unas cuantas ideas para motivarlos a no permitir que el consumismo del Black Friday les impulse a comprar cosas innecesarias y les roben su tiempo y su dinero. Muchos no se han percatado, pero el Black Friday ha sido diseñado para romper con la tradición de compartir del día de Acción de gracias. Son muchos los que ya no celebran este día porque se van desde el día anterior a hacer filas en las tiendas esperando que abran para aprovechar los descuentos del Black Friday. No permitan que te roben tradiciones familiares tan bonitas. Agreguen sus propias ideas y compártanlas en los comentarios. No podemos esperar para leerlas.

Redacción: María Mercedes Vanegas, PildorasdeFe.net | Con información de: Sor Theresa´s Blog
Nicaragüense viviendo en Alemania, soltera, ingeniera y - a ejemplo de San Francisco Javier - misionera en esta era tecnológica. Identificación evangelizadora: Ay de mí si no predico el Evangelio, pues muchos cristianos se dejan de hacer, por no haber personas que se ocupen en la evangelización
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD

Categoría:

Caminando en la fe

sacerdote colocando su mano sobre la frente de un bebe mama papa sonrien

Esta letanía de acción de gracias es una oración en agradecimiento a Dios por las innumerables GRACIAS que Él nos ha otorgado en el día de nuestro Bautismo