Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario, además de mejorar la velocidad y la seguridad del sitio durante su visita. Estas cookies se utilizan para adaptar el contenido de la web a las preferencias del Usuario del Servicio y optimizar el uso del sitio, las cuales permiten que el dispositivo reconozca al usuario y muestre adecuadamente el servicio ofrecido, adaptada a sus necesidades individuales. Puede retirar su consentimiento u oponerse al procesamiento de datos basado en intereses legítimos en cualquier momento haciendo clic en "Configuración" o en nuestra Política de Cookies en este sitio web. Te invitamos a leer nuestra política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
WHATSAPP
TELEGRAM
Categoría: Virgen María
Boletín diario del Evangelio de hoy por email
mayo mes de maria dia  madre virgen amar necesitar santa misa

Devoción para el día 21 de mayo, mes de María. Experimentar el amor de María es la mejor manera de entender cómo encaja ella en nuestra relación con Jesús

Mayo, mes de María. Día 21: Madre, hazme necesitar a la Santa Misa.

El mes de mayo es un mes dedicado a la Santísima Virgen María. Durante este mes te animo a hacer una peregrinación a un santuario mariano cercano, rezar el Santo rosario con frecuencia o explorar la riqueza de otras devociones marianas que existen. En el día 21 de este mes, pedimos a María la gracia de saber saborear la Santa Misa en nuestras vidas.

Mayo, mes de María.

Esta costumbre cristiana de dedicar el mes de mayo a la Santísima Virgen surgió a finales del siglo XIII. En el siglo XVI, muchos libros aparecieron y fomentaron esta devoción a María

La práctica llegó a ser especialmente popular entre los miembros de la Orden de los Jesuitas y un poco más tarde se practicó públicamente en la Iglesia en Roma. De allí se extendió a toda la Iglesia.

Día 21 del mes de mayo, mes de María.

Para el día 21 de mayo, mes dedicado a la Virgen María, acudimos a Nuestra Madre para que nos ayude a deleitarnos en Jesús Eucaristía a través de la Santa Misa. Experimentar el amor maternal de María es la mejor manera de entender cómo encaja ella en nuestra relación con Jesús, y cómo nos ayuda a acercarnos a él en la Eucaristía.

1. Oraciones iniciales del mes de María.

Para el día 21 de la devoción del mes de María, rogamos a nuestra Madre del Cielo para que nos ayude a amar a la Santa Misa.

Señal de la Cruz.

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Acto de contrición.

Jesús, mi Señor y Redentor: Yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy, y me pesa de todo corazón, porque con ellos, ofendí a un Dios tan bueno. Propongo firmemente no volver a pecar, y confió en que, por tu infinita misericordia, me has de conceder el perdón de mis culpas y me has de llevar a la vida eterna. Amén

Pida aquí la gracia que desea alcanzar.

2. Oración a Jesús por María.

Jesús mío, me gusta orar a María, tu Santa Madre, ella me enseña con su manera de vivir, a ser dócil a tu Palabra, a tomarla en serio, y a dejarse guiar por ella; pero también María se presenta como una servidora, como una que sale a ayudar a su prima Isabel, cuando esta la necesita. Así quiero ser yo, mi Señor y mi Dios, quiero ser uno que es dócil a tu Palabra y que sale de sí a servir a los hermanos que tanto necesitan de Ti. Gracias por darme la oportunidad de ver a María y de aprender de ella, gracias por su amor de Madre y por todas las bendiciones que a través de ella, nos has dado a nosotros que la amamos y la descubrimos como modelo de discípulo que Tú nos has llamado a seguir. Confío en tu compañía y en tu Bendición Señor, gracias por todo lo bueno que me das por ayudarme a ser cada día un mejor ser humanos. Cómo mi madre María, me uno a sus eternas palabras de entrega que hacen y harán eco en nuestra historia de salvación: Hágase en mí según tu Palabra. Amén.

3. Oración de petición a María.

Santa María, Madre de Dios y Madre mía. Eres más madre que todas las madres juntas: cuídame como Tú sabes. Grábame, por favor, estas tres cosas que dijiste:

  • "No tienen vino". Oh María, como madre, te ruego que presentes siempre a tu Hijo mis necesidades y las de todos tus hijos.
  • "Hagan lo que Él les diga". Santa Madre de Dios, dame luz para saber lo que Jesús me dice, y amor grande para hacerlo fielmente.
  • "He aquí la esclava del Señor". Te pido, María, que eres Madre de amor, que yo no tenga otra respuesta más que esta, ante todo lo que Cristo me insinúe.

4. Reflexión para el día 21 de mayo, mes de María.

Meditamos sobre: María nos ayuda a amar la Santa Misa.

En 1808 el ejército napoleónico entró en la pequeña localidad de Guadix. Alarcón relata algunos sucesos ocurridos en su pueblo. Este entre otros:

El general recibe noticias de boca del jefe de la expedición.

- ¿Cuántos prisioneros traen? - Le pregunta -. ¡Necesitamos ahorcarlos para que escarmienten los demás pueblos del partido!

- Solo traigo dos: un viejo y un muchacho. En toda la villa no encontré más enemigos, responde el jefe bajando los ojos.

Entonces el general no puede menos de admirar la actitud verdaderamente antigua, clásica, espartana de aquellos montañeses. Pero con todo, insiste en que sean ahorcados los dos débiles prisioneros...

Nuestros padres nos han referido muchas veces de aquella ejecución... Pero nosotros la contaremos rápidamente. Son de índole demasiado feroz para que la pluma se detenga en su relato.

Ataron una soga al cuello del niño, y lo arrojaron desde un mirador de la casa del ayuntamiento a la plaza mayor del pueblo. Se rompió la soga, que sin duda era vieja, y el niño cayó contra el empedrado. Anudaron la parte rota, subieron a la pobre criatura, lo colgaron de nuevo, y la soga se volvió a romper.

El niño quedó en el suelo sin poder moverse. No había muerto, pero todas sus costillas se habían roto. Entonces un oficial de dragones, conmovido al mirar que se pensaba en colgarlo por tercera vez, se acercó al "infeliz" y le deshizo la cabeza de un balazo.

Saciada de este modo, al menos por aquel día, la ferocidad de los vencedores, se "dignaron" en perdonar al anciano enfermo, el cual había presenciado toda la anterior escena, acurrucado al pie de una columna, esperando a que le llegara el momento de ser ahorcado.

Le dieron entonces libertad, y el pobre viejo salió de la plaza corriendo y tambaleándose, y tomó el camino de su pueblo, donde murió de tristeza aquella misma noche. El niño asesinado era su hijo ¡Pobre niño y pobre viejo! Quizá nos podamos haber acostumbrado al drama de la cruz ¡Pobre Jesucristo y pobre María!

Madre mía, que no me acostumbre a ver crucifijos; que no me acostumbre a vivir la Misa como si allí no ocurriese nada, como si nadie sufriese en ella. Ayúdame a ser generoso e ir a la Santa Misa con toda la frecuencia que me sea posible: ¡que necesite de la Misa! ¡Que la ame mucho más que la vida misma!

5. Oración final.

Amado Jesús, al igual que María, tu Santa Madre, quiero estar abierto siempre a la acción del Espíritu Santo, configurarme completamente a tu amor y tu misericordia. Como ella, acepto también ser tu esclavo, tu siervo, atento siempre a escuchar tu Palabra y hacerla una acción de vida. Deseo responderte siempre con generosidad y sencillez, como lo hizo María, quien supo escucharte y obedecerte desde siempre. Y a ti, Oh María, amada universal del Verbo, la nueva Eva escogida, auxilio de los pecadores y de los que buscan tu intercesión, acógeme siempre bajo tu manto protector, soy también tu hijo y sé que te preocupas por mí. Te ruego que poses tu mano sobre mis hombros y me guíes por el camino de tu hijo Jesús. Como tú, quiero poder decir y sentir con toda la pasión de mi alma: "Mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador". Amén.

Intenciones de oración para el 21 de mayo.

La Virgen María puede ayudarnos a acercarnos a la Santa Misa con una mayor devoción. Ella puede llevarnos a amar a los sacramentos y a frecuentar ese glorioso consuelo de los Cielos encontrado en la Eucaristía. Pide a María esa ayuda que necesitas para que participes de la Misa y saques el mejor provecho de ella. En este día 21 de mayo, vamos a orar los científicos para que sigan encontrando vacunas contra tantos males del mundo y puedan usarse por el bien de la humanidad. En este mes mayo, mes de María, rezamos por peticiones distintas cada día. Reza junto a nosotros el rezo del Santo Rosario diario. Deja tus peticiones en los comentarios ahora y entrega a María esa carga que llevas. 

Adaptación y contenido agregado: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de extraída de: Padre José Pedro Manglano

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, Venezolano, esposo y padre de familia, servidor, ingeniero y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Contenido publicado originalmente en Píldoras de fe, bajo el Link: https://www.pildorasdefe.net/aprender/fe/mayo-mes-virgen-maria-31-dias-pobre-nino-viejo-era-su-hijo-dia-21 - Puede copiar esta información en su Blog citando siempre la referencia a esta fuente consultada. Para compartir en sus redes sociales, utilice los botones compartir. Conozca términos legales - Pildorasdefe.net
Canal Oficial de Pildorasdefe en Telegram
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Deja tus comentarios

Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD