Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Te invitamos a leer nuestra política de privacidad
Política de Cookies y ajustes
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Caminando en la fe
nino jesus despojado maria pesebre jose

Desprovisto de todo, el Niño Jesús despojado de todo, encuentra a muchos de nosotros, desprovisto de cosas que teníamos, incluso seres amados que ya se fueron

El Niño Jesús despojado encuentra a un mundo despojado.

El Niño Jesús, Dios vivo encarnado y Señor de todo lo creado, vino desnudo a este mundo, despojado de mucho, de casi todo, acompañado tan solo del calor de una madre y de un padre. Estuvo rodeado por el pútrido olor a estiércol de un sitio que era destinado a los animales, en donde no había protección contra el frío o la lluvia. El Niño Jesús despojado encuentra a un mundo despojado en este momento de nuestra historia.

En ese momento que debió ser para un gran festejo, no hubo fiesta alrededor de este Niño. No hubo encuentros con familiares, amigos que se reunieran para celebrar el acontecimiento del nacimiento de un hijo como solía ser la costumbre. Solo la visita de unos desconocidos pastores madrugadores que cuidaban su rebaño a medianoche.

El Niño Jesús despojado encuentra un nuevo despojo.

Desprovisto de todo, el Niño Jesús, ahora encuentra a muchos de nosotros, desprovisto de muchas cosas que teníamos, despojados de aquellas realidades o cosas a las que estábamos acostumbrados. Despojados de los encuentros, de las reuniones familiares o con los vecinos, de regalos, de celebraciones, festejos... Y para algunos otros, con mucha tristeza, despojados de sus seres amados que partieron de este mundo debido a una pandemia que nos tomó por sorpresa.

Ahora, en este despojo que sufrimos de manera violenta, y tal parece que se nos fue arrancada la vida común sin previo aviso, debemos apreciar ese despojo del Niño Dios para con nosotros. Estamos casi en las mismas condiciones. Pareciera el momento propicio en que debemos tener comprensión verdadera de este Nacimiento de un Niño despojado

El Niño Jesús Despojado, que vino en la pobreza extrema, que vino ya sufriendo una persecución y que le fue arrebatado todo el cariño de la cercanía familiar, encuentra ahora a un mundo despojado.

¿Qué seremos capaces de dar en este despojo?

Esta situación nada común, nos afectó de muchas maneras. Muchos se han dado cuenta de las cosas que realmente importan. Quizás era necesaria que fuésemos despojados de algunas ataduras para mirar al mundo desde la esperanza verdadera.

Aprendamos a valorar este despojo viéndolos con los ojos de la fe y de la esperanza. Un despojo que nos ha quitado muchas cosas. Un despojo que ha sido doloroso para muchas familias. Pero, no hay duda de que este despojo nos ha abierto los ojos a muchas otras realidades que se nos habían dado y que no apreciábamos en su momento: el amor, la amistad, la cercanía, la fe, la esperanza.... Y, aaahhh (suspiro), ¡el abrazo!

Miremos al Niño despojado en esta Navidad, miremos su despojo, miremos nuestro despojo, y demos gracias por lo que se nos ha dado y por ese gran amor que nadie podrá arrebatarnos. Mirando siempre el corazón de este niño Dios despojado, no habrá enfermedad alguna que podrá despojarnos de él. ¡Feliz Navidad!.

Sobre la Navidad y el Niño Jesús.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.
Canal Oficial de Pildorasdefe en Telegram
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD