Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
Categoría: Aprende a orar

Si quieres vivir el amor y salir de esa indiferencia ciega que atormenta, recurre a estas formas para profundizar nuestra relación con Dios

Con el transcurso de los años he escuchado de mucha gente buena que quiere una relación cercana con Dios, pero están bloqueados por lo que ellos perciben como el silencio de Dios. Aunque quieren saber de manera clara y precisa las formas para profundizar su relación con Dios, se les hace muy cuesta arriba.

Con frecuencia, a lo que se refieren es, sin saberlo, a que les gustaría que el Señor haga algo dramático en sus vidas, algo que recuerde al Monte Sinaí y que muestre sus credenciales. Pero, típicamente, Dios no obra de ese modo. No está en el negocio del teatro. Dios quiere ser amado e incluso, en ese sentido, "cortejado": que quiere decir que no podemos ser compañeros pasivos en la relación. Necesitamos buscar a Dios como lo harían los enamorados.

10 formas para profundizar nuestra relación con Dios.

Entonces aquí tenemos algunas formas para profundizar nuestra relación con Dios. Son como una especie de sugerencias a seguir (sin ningún orden en particular) que nos pueden ayudar a acercarnos a Dios y a afianzar nuestra confianza en Él y en su amor de Padre.

1. Comienza por escucharlo.

La fe no es un programa de doce pasos. Tampoco es un problema de algebra que necesite ser "resuelto". Es un asunto de amor. Como con el esposo o la esposa, lo más importante que podemos hacer es estar presentes y escuchar.

Esto requiere invertir tiempo y concentración. Si cierta disposición de impaciencia o de pretender escuchar no funciona con el cónyuge, ¿por qué habría de funcionar con Dios?

2. Cultiva el silencio.

No podemos escuchar cuando nuestro mundo está lleno de bulla y juguetes. C.S. Lewis decía con frecuencia que la bulla es la música del infierno.

Nuestros juguetes (las cosas que elegimos para distraernos) nos mantienen alejados de concentrarnos en las principales cosas de la vida: ¿Por qué estamos aquí? ¿Cuál es el sentido de mi vida? ¿Existe Dios, y si es así, quién es Él y qué me pide?

3. Busca la humildad.

La humildad es al espíritu lo que la pobreza material es para los sentidos: el gran purificador. La humildad es el comienzo de la cordura. No podemos realmente ver (mucho menos amar) a cualquiera cuando uno mismo está en medio del camino.

Cuando finalmente vemos y creemos en nuestra propia pecaminosidad y falta de importancia, muchas otras cosas se hacen posibles: el arrepentimiento, la misericordia, la paciencia y el perdón para otros.

Estas virtudes son las piedras angulares de otra gran virtud cristiana: la justicia. Ninguna justicia es posible en una telaraña de ira mutua, recriminación y orgullo herido.

4. Cultiva la honestidad.

La honestidad completa solo es posible para el hombre humilde. La razón es simple. La honestidad más importante y dolorosa es decirnos la verdad a nosotros mismos sobre nuestros motivos y nuestras acciones.

La razón por la que la honestidad es un magneto tan poderoso es porque es muy inusual ya que la vida moderna está tan construida sobre el marketing de las medias verdades y mentiras sobre quiénes somos y lo que merecemos.

Muchas de las mentiras están bien intencionadas y son incluso inocuas; pero no dejan de ser mentiras. La Escritura alaba a la mujer y al hombre honestos porque son como el aire limpio en un cuarto lleno de humo. La honestidad le permite a la mente respirar y pensar claramente.

5. Busca ser santo.

Ser santo no significa ser amable, ni quiera bueno, aunque la gente verdaderamente santa siempre es buena y, con frecuencia (aunque no siempre) amable.

La santidad significa ser "algo más". Es lo que quiere decir la Escritura cuando nos dice que estemos "en el mundo sin ser del mundo". Y eso no sucede milagrosamente. Necesitamos optar por buscar la santidad.

Los caminos de Dios no son nuestros caminos. La santidad es el hábito de buscar conformar todos nuestros pensamientos y acciones a los caminos de Dios.

No hay un modelo preestablecido de santidad, así como la piedad no puede ser reducida a un tipo particular de oración o postura.Lo que es importante es amar al mundo porque Dios lo ama y envió a su Hijo a redimirlo, pero sin ser capturado por sus hábitos (del mundo) y valores, que no son santos.

6. Reza.

La oración es mucho más que solo esa parte del día en la que le recordamos a Dios lo que necesitamos y lo que debe hacer por nosotros. La oración verdadera está más en escuchar y está íntimamente ligada a la obediencia.

Dios ciertamente quiere escuchar lo que necesitamos y amamos y tememos, porque estas cosas son parte de nuestra vida diaria, y Él nos ama, pero si hablamos no podremos escuchar.

Fíjate, además, que no podemos rezar verdaderamente sin humildad. ¿Por qué? Porque la oración requiere que elevemos todo lo que somos y todo lo que experimentamos y poseemos hacia Dios; y el orgullo es muy pesado para ser elevado.

7. Lee.

La Escritura es la Palabra viva de Dios. Cuando leemos la Palabra de Dios, nos encontramos con Dios mismo.

Pero hay más: J.R.R. Tolkien, C.S. Lewis, Georges Bernanos y muchos otros fueron escritores profundamente inteligentes y destacados, cuyas obras se nutrieron de la mente y el alma cristiana, además de su inspirada imaginación. Hay muchos libros católicos a los que podemos recurrir para aumentar nuestra espiritualidad.

Leer también sirve para otro propósito más sencillo: calla la bulla que nos distrae de la reflexión fecunda. No podemos leer Las cartas del Diablo a su sobrino y ver un programa de televisión en serio y al mismo tiempo. Y eso es algo muy bueno.

Por cierto, si no has decidido aún lo que vas a hacer extra en el 2014, lee la maravillosa historia corta de Tolkien titulada Hoja de Niggle. Te tomará menos de una hora pero se quedará contigo para siempre.

Y luego lee la gran trilogía religiosa y de ciencia ficción de C.S. Lewis: Más allá del planeta silencioso, Perelandra: un viaje a Venus; y Esa horrible Fortaleza. Nunca más verás al mundo de la misma manera.

8. Cree y actúa.

Nadie "gana" la fe. Es un don gratuito de Dios ante el que necesitamos estar dispuestos y listos para recibirlo. Podemos disciplinarnos para estar preparados.

Si buscamos sinceramente la verdad, si deseamos las cosas más grandes que las que esta vida tiene para ofrecer, y si dejamos abiertos nuestros corazones a la posibilidad de Dios: entonces un día creeremos, así como cuando escogemos amar a alguien más profundamente y volcamos nuestro corazón sinceramente a la tarea, entonces tarde o temprano podremos hacerlo.

Los sentimientos son volubles, con frecuencia engañosos. No son la sustancia de nuestra fe. Necesitamos ser agradecidos por nuestras emociones como dones de Dios, pero también necesitamos juzgarlos a la luz del sentido común. Enamorarse es solo el primer sabor del amor. El verdadero amor es más hermoso y más exigente que los primeros días del romance.

Del mismo modo, una conversión al estilo "del camino hacia Damasco" no le sucede a mucha gente y ni siquiera San Pablo estuvo en el camino mucho tiempo. ¿Por qué? Porque al revelarse a sí mismo ante Pablo, Jesús inmediatamente le dio algo para hacer. Conocemos y amamos más profundamente a Jesús al hacer lo que nos pide que hagamos.

En el mundo real, los sentimientos que perduran siguen a las acciones que tienen sustancia. Mientras más sinceros seamos en nuestro discipulado, más cerca estaremos de Jesucristo. Por eso los discípulos de Emaús solo reconocieron a Jesús "al partir el pan". Solo al actuar en y sobre nuestra fe, nuestra fe se hace plenamente real.

9. Nadie llega al cielo solo.

Todos necesitamos amigos y una comunidad. A un amigo mío que ha estado casado más de 40 años le gusta decir que el corazón de un buen matrimonio es la amistad.

Cada matrimonio exitoso es, al final de cuentas, una profunda y particular forma de amistad que involucra honestidad, intimidad, fidelidad, sacrificio mutuo, esperanza y creencias compartidas.

Todo matrimonio exitoso es además una forma de comunidad. Incluso Jesús necesitó estas dos cosas: amistad y comunidad. Los Apóstoles no eran simplemente seguidores de Cristo; eran también sus hermanos y amigos, gente que lo conocía y lo apoyaba de modo muy cercano. Todos nosotros como cristianos necesitamos también esas dos cosas.

No importa si somos religiosos, laicos, diáconos, sacerdotes, solteros o casados,los amigos son vitales. La comunidad es vital. Nuestros amigos expresan y modelan quienes somos.

Los buenos amigos nos sostienen y los malos nos socavan; y por eso son tan decisivos para el éxito o el fracaso de la vida cristiana.

10. Los Sacramentos.

Nada es más poderoso que los sacramentos de la Penitencia y la Eucaristía para llevarnos al Dios que buscamos.

Dios se hace disponible para todos cada semana en el confesionario y cada día en el sacrificio de la Misa. No tiene mucho sentido hablar del "silencio de Dios" cuando nuestras iglesias están silenciosas por nuestra ausencia e indiferencia. Somos nosotros los que tenemos el corazón frío, no Dios.

Dios nunca ha sido superado en generosidad. Él espera por nosotros en la tranquilidad del tabernáculo y nos ama y quiere también ser amado de todo corazón.

Si estamos dispuestos a dar ese amor, estos pasos nos llevarán a Él y encontraremos muchas otras formas de profundizar nuestra relación con Él, crecer en el amor, crecer en santidad y generosidad.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: Catholic education

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Puedes compartir toda esta información en tus redes sociales a través de los botones compartir de facebook, twitter, Whatsapp. También puede copiar la Url (Link) de este artículo y compartirlo en su red favorita. Para cualquier otro tipo de copia, reproducción o utilización le invitamos a leer todos nuestros términos legales
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD

FACEBOOK TWITTER WHATSAPP