Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Aprende a orar

Aprende cómo dar alabanza a Dios desde el corazón. Hay que desarrollar un propio lenguaje de adoración con estas oraciones de alabanzas

Cómo dar alabanza a Dios desde el corazón. Oraciones de alabanzas.

¿Cómo podemos aprender a dar alabanza a Dios cómo el se lo merece?. Ésta es una pregunta muy conmovedora, el sólo hecho de hacerla es un gesto muy bello. ¿Recuerdas la última vez que ofreciste una oración o algún tiempo de alabanza a Dios? Tal vez ha pasado un tiempo, pero la Biblia nos enseña que es bueno elevar las oraciones de alabanza a Dios en todo momento.

Como buenos cristianos, a veces podemos sentir en el corazón una extraña sensación de asombro cuando imaginamos todo el poder y la grandeza de las maravillas de Dios. Expresar esos sentimientos se conoce como ALABANZA.

Puedes alabar a Dios directamente rezándole. Sin embargo, también puedes ofrecer alabanzas a Dios de muchas otras maneras, incluyendo a través de la su Palabra en las Escrituras, cantando, escribiendo, dibujando, en adoración grupal, o simplemente hablando a los demás sobre esas maravillas que has descubierto a su lado.

La alabanza se puede ofrecer a Dios en cualquier lugar y en cualquier momento. En cualquier estado de ánimo. Siempre y cuando salga de tu corazón, no hay una forma incorrecta de alabar a Dios.

"Es bueno dar gracias al Señor, para cantar alabanzas a tu nombre, oh Altísimo". (Salmo 92,1)

Aparte de sus dones, que son abundantes, Dios es digno de nuestra alabanza simplemente por lo que es. Y es bueno que lo reconozcamos. Es bueno alabarle cuando nos sentimos a gusta. Pero también es bueno alabarlo cuando no tenemos el ánimo.

Adorar al Señor es una actividad personal y privada, así como una que realizamos con otros creyentes. A partir de esta lista, puede encontrar nuevas formas de adorar al Señor. O puede que descubra que algunas de estas sugerencias no resuenan con usted. Le animo a que se extienda a la adoración de una nueva manera. Que encuentres una renovada conciencia de la presencia de Dios mientras adoras de maneras desconocidas.

¡Es bueno elevar oraciones de alabanza al Señor!

Cómo dar alabanza a Dios.

Desde la-oracion.com, nos traen una de las maneras de aprender cómo alabar a Dios, que hemos decidido incluir aquí. Al final tienes otras de las cuales también podrás aprender.

1. Alabanzas a Dios a través de los Santos.

Los medios que más me han ayudado a desarrollar mi propio lenguaje de alabanza y adoración son las oraciones de los santos.

Por ejemplo, una de mis oraciones preferidas durante la Cuaresma es el Viacrucis en la versión de san Alfonso María de Ligorio. En su reflexión en para la segunda estación dice:

"Amabilísimo Jesús mío, abrazo todas las tribulaciones que me tienes destinadas hasta la muerte y te ruego, por los méritos de la pena que sufriste llevando tu cruz, me des fuerza para llevar la mía con tu perfecta paciencia y resignación. Te adoro, Jesús, mi amor. Me arrepiento de haberte ofendido. Nunca permitas que me separe de Ti. Concédeme amarte siempre y luego haz de mí lo que Tú quieras".

La primera vez que recé esto me sentí incomodo. Simplemente no sentía que era del todo cierto.

Sí, amo a Jesús, pero sé que mi corazón está dividido. Lo amo con lo que a mí me parece es un amor profundo, pero también estoy muy consciente de mi pecado y del hecho que mi amor no siempre es como yo desearía que fuera. Por lo tanto, me sentía un poco falso diciendo las palabras

"Te amo Jesús, amor mío".

Parecía más honesto rezar:

"No te amo tanto como debiera, pero quiero amarte mucho más de lo que lo hago".

Mi rescate llegó con los escritos de Santa Catalina de Siena. Ella transmite que no es posible para nosotros expiar ni siquiera el más pequeño pecado (si es que acaso existe un pequeño pecado).

Y ella, hace notar que, aunque esto es cierto, con la gracia de Dios trabajando a través de nosotros para amarlo, estamos mucho más capacitados para arrepentirnos, por la virtud desbordante de esa gracia que nos lleva amar a Dios de manera más completa.

Me di cuenta que cuando expreso aun la alabanza más parca, poco entusiasta y pobremente redactada, mis palabras están llegando a Dios de una manera que tiene mucha más belleza y gracia de la que yo pudiera musitar por mí mismo.

Es algo así como un niño pequeño, poco habilidoso, haciendo una pintura que expresa su amor a Dios. El pequeño trabaja lo mejor que puede, pero desde un punto de vista humano la pintura es artísticamente deplorable. Sin embargo, por la gracia poderosa de Dios, Él recibe, a través del deseo del niño y de su propia gracia abundante, una pintura que es más hermosa cualquiera que Miguel Ángel pudo jamás pintar.

Las asombrosas palabras de un poema escrito por santa Teresa Margarita del Sagrado Corazón, O.C.D. me confortaron aún más:

"...¿Cómo puedes decir que no amas a Dios cuando tu propio deseo de amar es amor en sí mismo?... Es la dulce flama que escapa desde el crisol secreto de tu corazón..."

Oración a los santos.

Con respecto a rezar con los santos, hay muchos libros disponibles. Uno que yo he encontrado de gran ayuda es Intimidad Divina.

Siguiendo el calendario litúrgico, este libro presenta, para cada día del año, meditaciones y oraciones muy hermosas de los santos carmelitas y de otros hombres y mujeres santas. Rezar estas oraciones y hacerlas propias realmente me ha ayudado.

Otra forma que he encontrado útil es personalizar el tesoro de nuestras oraciones tradicionales. Por ejemplo, comienzo casi todas mis meditaciones con una adaptación de los actos de fe, esperanza y caridad. Cuando inicié con esta práctica, simplemente los rezaba como son.

Poco a poco, empecé a rezar improvisando sobre las ideas y sentimientos que contenían. Esto es, hice míos esos actos rezándolos ya fuera en la forma tradicional o adaptándolos a mi experiencia personal y al estado de mi corazón cada vez que empezaba la meditación. Esta mañana, recé algo así para mi acto de fe:

"Señor, creo en ti. Gracias por estar presente en mi vida. Agradezco que anheles mi presencia a pesar de mi pecado. Desde antes de la creación del mundo Tú me formaste de la nada para poder estar en comunión contigo. Tú enviaste a tu Hijo para ayudarme a comprender que, sin importar lo profundo de mi pecado, hay redención para mí. Creo en tu amor, por eso espero en Ti..."

Cuando me siento menos capaz de expresarme, simplemente vuelvo a las formas tradicionales y las rezo como si fueran mis propias oraciones o sólo me siento en silencio y suavemente repito:

"Te amo Jesús, mi amor. Concédeme que siempre te ame y luego haz de mí lo que Tú quieras".

Para todos nuestros amigos devotos que nos leen, ¿qué formas de oración han adoptado para mejorar su habilidad de alabanzas a Dios?

2. Alabanzas a Dios a través de su Palabra.

La Biblia ofrece mucha orientación para elevar oraciones de alabanzas a Dios. Así que pasemos un tiempo juntos rezando las Escrituras, ofreciendo al Señor una oración de alabanza. Esta es otra buena manera de cómoo alabar a Dios.

  • Alabado sea el Señor, "Dios misericordioso y clemente, lento para la ira, y que abunda en el amor y la fidelidad, que mantiene el amor por miles de personas, perdona la iniquidad, la transgresión y el pecado, pero que de ninguna manera limpia a los culpables". (Éxodo 34,6-7)

  • Alabado sea Dios porque es amor (I Juan 4,7-8), y que por el sacrificio de Jesús sabes cómo es el amor (I Juan 3,16).

  • Alabado sea el Señor por ser el Dios eterno, el Creador de los confines de la tierra. No se desmaya ni se cansa; su entendimiento es inescrutable (Isaías 40:28). Sus caminos son más altos que tus caminos, y sus pensamientos más altos que tus pensamientos (Isaías 55,9).

  • Alabado sea Dios porque con Él, nada es imposible (Marcos 10,27). "¡Ah, Señor Dios! He aquí que has hecho los cielos y la tierra con tu gran poder y con tu brazo extendido! Nada es demasiado difícil para ti" (Jeremías 32,17).

  • Alabado sea el Dios cuyo camino es perfecto. Alabado sea que su palabra es verdadera y que es un escudo para todos los que se refugian en él (Salmo 18,30).

  • Alabado sea Dios porque Él es el mismo ayer, hoy y siempre (Hebreos 13,8), y que Él es tu Roca sólida, tu Fortaleza, tu Salvador, tu Escudo, la fuerza de tu salvación y tu lugar de seguridad (Salmo 18,2).

  • Alabar a Dios por su santidad. "¡Santo, santo, santo es el Señor de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria!" (Isaías 6,3).

  • Alabado sea Dios, cuyo poder no tiene igual y cuya fidelidad le rodea. Alabado sea que la justicia y el derecho son el fundamento de su trono, y que la misericordia y la fidelidad van delante de él (Salmo 89,8,14).

  • ¡Aleluya! Alaben a Dios en su Santuario, alábenlo en su poderoso firmamento; Alábenlo por sus grandes proezas, alábenlo por su inmensa grandeza. Alábenlo con toques de trompeta, alábenlo con el arpa y la cítara; alábenlo con tambores y danzas, alábenlo con laudes y flautas. Alábenlo con platillos sonoros, alábenlo con platillos vibrantes, ¡Que todos los seres vivientes alaben al Señor! ¡Aleluya! (Salmo 150)

3. Oraciones de alabanzas a Dios.

Las oraciones personales, también son una forma de alabar a Dios de una forma más íntima. Solo es mantener un diálogo profundo con tu Dios, siendo agradecido por las cosas que tienes en la vida, familia, bienes, metas, saluda, etc.

1. Oración para aprender a dar alabanzas a Dios.

Padre eterno, hoy te agradezco el regalo de tu Presencia maravillosa en mi vida, por medio de la cual te ofrezco esta alabanza personal. Gracias por revelarte a mí a través de Tu Palabra, a travpes de las mismas acciones que vivo a diario, a través de Tu Espíritu, y en Tu creación, para que yo pueda estar asombrado de Ti. Sólo Tú eres digno de alabanza, gloria y honor, porque Tú has creado todas las cosas. Por cada petición que ofrezco, cada súplica que elevo y cada intercesión que hago, nunca dejaré de rendirte la alabanza que te corresponde, esa alabanza que mereces. Todo esto lo pido, en el poderoso nombre de mi Salvador, Jesucristo. Amén.

2. Oración de alabanzas a Dios en las buenas y malas.

Querio Padre, elevo hoy mi corazón hacia Ti, para confesarte como mi Señor y mi Todo, en quien confío y a quien agradezco haber irrumpido en mi vida de la mejor manera. Te alabo hoy con toda mi mente, mi alma, mi cuerpo y mi corazón. Te alabao y te doy gracias por tu fidelidad, por tu gran poder y ese amor que dejaste fluir en mi ser para edificarme y dar frutos para los demás.

Te confieso hoy mi necesidad de ti, mi vida no van tan bien cuando ya no miro tu Rostro. Lucho, me angustio, me preocupo, me canso y me desgasto. Sin embargo, cuando vuelvo a mirar tu Rostro, encuentro verdaderos propósitos para seguir avanzando y con alegría ¿Cómo no alabarte y darte gracias por esto? Tú nos me dejas.

Gracias Señor por tu presencia. Gracias por tu cuidado en nuestro hogar gracias por que respiras renovación en nuestras almas. Te pedimos que tu espíritu nos llene y que trabajes tus propósitos a través de nosotros, mientras ponemos nuestros ojos en ti. En el nombre de Jesús. Amén.

3. Oración de alabanza y adoración.

Señor mío y DIos mío, mi corazón se llena de agradecimiento y procura la adoración cuando levanto mis ojos hacia ti y me doy cuenta de todas las maravillas que has obra en mi vida. Tú eres el Dios de toda la creación, el que hace nuevas todas las cosas. Mi alma se llena de esa paz duradera cuando cierro los ojos para dormir y me confío a tu amor.

Te doy toda mi alabanza porque Tú eres el Señor de la eternidad, estás a mi lado, estoy a salvo dentro de tu custodia. Mi mente se llena de inspiración cuando miro al horizonte y todos los milagros y bendiciones que me aguardan a tu lado, porque Tú eres la esperanza y el amor, tus palabras están llenas de verdad.

Mi vida está llena de aspiraciones y se llena de alegría y esperanza ap saber que Tú eres el Señor de las promesas cumplidas. Todo mi alabanza para Ti, oh mi Dios, toda mi adoración a tu divino Amor que me cubre y me hace caminar confiado ante tu providencia. Amén.

Dondequiera que te encuentres, mientras lees estas palabras, rezo para que encuentres el estímulo para pasar tiempo en la presencia de Dios hoy, simplemente adorándolo y ofrecíendole oraciones de alabanzas de la manera.

Ten en cuenta que, éstos métodos no son una fórmula mágina para tener ese encuentro de alabanzas con Dios. Tú puedes encontrar tu propio estilo de cómo alabar a Dios. Usa tu propia creatividad, eso es un don que Él mismo nos ha regalado para adorarlo y alabarlo.

Recursos sobre oración y alabanzas.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: La-oracion.com
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.
Contenido publicado originalmente en Píldoras de fe - No está permitido extraer contenidos uoraciones para publicar en redes sociales, plataformas digitales o tranferirlos a audios, videos o cualquier otro archivo multimedia para fines personales o comerciales. Por favor lea nuestro aviso: Términos legales - Pildorasdefe.net
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD

Categoría:

Aprende a orar

familia reunida madre hijo frente arbol de navidad sotiendo adornos navidenos

Cuando se realiza la oración de bendición del Árbol de Navidad, la bendición debe ser ofrecida por el padre u otro miembro familiar para luego iluminarse.