Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Aprende a orar

Consagrarse al Inmaculado Corazón de María significa apartarse de las cosas del mundo, para servir a Dios con todo el alma y el corazón

Oración de consagración al Inmaculado Corazón de María.

Este es un poderoso acto de consagración al Inmaculado Corazón de María que puede llevarte hasta las mismas profundidades del amor de Dios. Nuestra amada madre, la Virgen María, desea que la amemos con todo nuestro corazón del mismo modo que ella amó a su hijo y conservó cada una de sus enseñanza en su interior.

Consagrarse a María significa apartarse de las cosas del mundo, para servir a Dios con todo el corazón acompañado de la mano de María. La Iglesia siempre ha abogado por consagrarse a Jesucristo a través de la Santísima Virgen María, el modelo perfecto de discipulado.

En nuestros tiempos, el Papa San Juan Pablo II recomendó un "acto de encomienda" a María. Su lema papal fue una verdadera insignia de su amor por la Virgen: Totus Tuus (Totalmente Tuyo).

La consagración mariana, no es ningún tipo de espiritualidad apartada del epicentro del amor de Dios; por el contrario, es un medio vivo y activo de avanzar en esa dirección. No es sólo otra "devoción", sino que es una espiritualidad completa, una forma de entrega que puede hacerte uno con María y al mismo tiempo con Jesucristo.

Oración para consagrarse al Inmaculado Corazón de María.

Hay muchas fórmulas y oraciones para consagrarse a María, se pueden elegir varias al mismo tiempo, siempre que implique una completa ofrenda de sí mismo.

Oh Virgen María, Madre de Misericordia poderosísima, Reina del Cielo y de la Tierra, de acuerdo con tu deseo dado a conocer en Fátima, me consagro hoy a tu Inmaculado Corazón. Te confío todo lo que tengo, todo lo que soy. Reina sobre mí, querida Madre, para que sea tuya en la prosperidad, en la adversidad, en la alegría y en la tristeza, en la salud y en la enfermedad, en la vida y en la muerte.

Corazón compasivo de María, Reina de las Vírgenes, vela por mi mente y mi corazón y presérvame del diluvio de impurezas que tanto lamentaste en Fátima. Quiero ser pura como tú. Quiero expiar los muchos crímenes cometidos contra Jesús y contra ti. Quiero invocar a este país y al mundo entero la paz de Dios en la justicia y la caridad.

Consciente de esta consagración, prometo ahora esforzarme por imitarte mediante la práctica de las virtudes cristianas sin tener en cuenta el respeto humano. Me propongo recibir la Sagrada Comunión el primer sábado de cada mes, cuando sea posible, y ofrecer diariamente cinco decenas del Rosario, con todos mis sacrificios en el espíritu de penitencia y reparación. Amén.

Yo, (menciona aquí tu nombre) pecador sin fe, renuevo y ratifico hoy en tu Corazón, oh Madre Inmaculada, los votos de mi Bautismo; renuncio para siempre a Satanás, a sus pompas y obras; y me entrego enteramente a Jesucristo, la Sabiduría Encarnada, para llevar mi cruz en pos de Él todos los días de mi vida, y ser más fiel a Él que nunca antes.

Reina del Santísimo Rosario, en presencia de toda la corte celestial, te escojo este día como mi Madre y Señora. Te entrego y consagro a ti y a tu Corazón Inmaculado, como a tu hijo y esclavo del amor, mi cuerpo y mi alma, mis bienes, tanto interiores como exteriores, e incluso el valor de todas mis buenas acciones, pasadas, presentes y futuras; dejándote a ti el pleno y total derecho de disponer de mí y de todo lo que me pertenece, sin excepción, según tu beneplácito, para mayor gloria de Dios, en el tiempo y en la eternidad. Amén.

Como algo adicional, puedes utilizar también esta peque oración de consagración al Inmaculado Corazón de María que puedes rezar al despertar cada mañana.

Renovación diaria para la consagración.

Reina del Santísimo Rosario, renuevo mi consagración a ti y a tu Inmaculado Corazón en este momento. Por favor, acéptame, mi querida Madre, y úsame como quieras para cumplir tus designios sobre el mundo. Soy todo tuyo, mi Madre, mi Reina, y todo lo que tengo es tuyo. Amén.

Acto de consagración al Inmaculado Corazón de María.

Nuestra Señora de Fátima, Reina del cielo y la tierra, Me consagro a Tu Inmaculado Corazón.

A Ti consagro mi corazón, mi alma, mi familia y todo lo que tengo. Hoy renuevo las promesas de mi Bautismo; y prometo vivir como un buen cristiano, Fiel a Dios, al creer y vivir siempre la fe católica. Resuelvo rezar el Rosario todos los días, recibir dignamente la Sagrada Eucaristía, participar en los primeros sábados del mes y ofrecer sacrificios por la conversión de los pecadores.

Oh Virgen Santísima, ruego que la devoción se extienda a tu Inmaculado Corazón para que todas las almas se consagren verdaderamente a ti, y que por tu propia intercesión se acelere la venida de nuestro Señor Jesucristo a este mundo. Acepto a esta querida Madre y bendíceme a mí y a mi familia. Amén.

Otras oraciones para consagrarse al Inmaculado Corazón de María.

Inmaculado Corazón de María, lleno de amor por Dios y la humanidad, y de la compasión por los pecadores, Me consagro a ti. Te confío la salvación de mi alma. Que mi corazón esté siempre unido al tuyo, para que pueda odiar el pecado, amar a Dios y a mi prójimo, y alcanzar la vida eterna con aquellos que amo. Que pueda experimentar la bondad de tu corazón de madre y el poder de tu intercesión con Jesús durante mi vida y en la hora de mi muerte. Amén.

Inmaculado Corazón de María, te entrego todo mi corazón. Con él, quiero amarte, y contigo, y a través de ti, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, y toda la creación divina. Mi querida madre, me pongo en tu Santo e Inmaculado Corazón. Sé que me cuidarás, y a todos aquellos que recurren a ti, en todas nuestras necesidades. Con tu ayuda maternal, Deseo santificar todo este día, para la conversión de los pecadores, la reparación de nuestros pecados, para la gloria y el amor de la Santísima Trinidad. Amén.

Oración de ofrecimiento al Inmaculado Corazón de María.

Dulce y Santa Madre de Dios, te amamos, te necesitamos. Oh, Inmaculado Corazón de María, refugio de los pecadores, te suplico por los infinitos méritos del Sagrado Corazón de Jesús, y por las gracias que Dios te ha concedido desde tu Inmaculada Concepción, la gracia de no extraviarte nunca más. Madre, guarda a este pecador, para que esté constantemente bañado en la luz de tu Inmaculado Corazón. Amén

Cuando esta consagración al Inmaculado Corazón de María se vive en el espíritu de humildad, obediencia y perseverancia, María Inmaculada tomará todo de nosotros y lo hará más perfecto para Dios, inspirándonos a la santidad y al servicio de la Iglesia.

Más recursos sobre María.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD