Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Celebración del día

Fiesta de La Inmaculada Concepción de María: Dios quiso prepararse un lugar puro donde su hijo se encarnara. María fue concebida sin pecado original

La Inmaculada Concepción de María. Concebida sin pecado original.

La Inmaculada Concepción de María, o María Inmaculada, es una Fiesta Solemnidad de la Iglesia Católica sobre el dogma de fe que declara que por una gracia singular, especial y única de Dios, la Virgen María fue concebida sin pecado original, fue preservada de toda mancha del pecado desde el momento de su concepción. Dios quiso prepararse un lugar puro, santo e inmaculado donde su hijo se encarnara y se diera a conocer al mundo. Por eso, eligió a una niña pura y santa, a la Inmaculada María.

Fiesta: 8 de diciembre.

El dogma de la Inmaculada Concepción de María, simplemente significa que a través de los méritos de Jesús, María fue preservada del pecado original desde su nacimiento.

La Inmaculada Concepción de María.

En el Evangelio de Lucas encontramos el bello pasaje de la Anunciación, donde el Arcángel Gabriel le dijo a María (en nuestra expresión familiar): "Dios te salve María, llena de gracia". El Señor está contigo. Bienaventurada tú entre todas las mujeres" (Lucas 1:28).

Algunos teólogos y conocedores de las Sagradas Escrituras aún divagan sobre el hecho de "cuán llena está María de la Gracia de Dios", pero el testimonio de San Gabriel indica definitivamente la excepcional santidad de la Virgen María. Su Inmaculada Concepción es un hecho que no puede negarse.

El Ángel San Gabriel reconoció que Dios está con María aún más que con él mismo, un ángel que está constantemente en su presencia. Ella es bendecida entre todas las mujeres, incluso entre todas las personas de la humanidad.

El rol que desempeñó María durante toda la vida de su hijo Jesucristo, nuestro Salvador (sea en su encarnación, en su infancia o en su crucifixión), debe de haber destacado en la santidad extrema, verdaderamente "llena de gracia" en la aceptación y en el cumplimiento de su papel como Madre de El Salvador, en el sentido más pleno de la palabra Madre. Guardaba y meditaba todo en su corazón.

Creemos entonces que esta santidad excepcional, completa llena de gracia, se extendió hasta el principio de su vida, su concepción. A esto llamamos todos los católicos como La Inmaculada Concepción de María.

Doctrina sobre la Inmaculada Concepción.

La doctrina católica sobre la Inmaculada Concepción de María no afirma en ningún momento que Santa Ana, la madre de María, fue también inmaculada. Los padres de María, San Joaquín y Santa Ana, concibieron a la Virgen María de la manera tradicional y corriente.

¿Cómo pudo ser María concebida sin pecado original entonces? Como lo sabemos, a través de las Sagradas Escrituras,  el pecado original se hereda a través de nuestros padres. Pero Jesús, Dios mismo hecho hombre, asumió nuestra naturaleza humana en todas las cosas excepto en el pecado, entonces, María tenía que estar libre del pecado original para no poder transmitirle esa herencia de los Padres a los hijos.

El pecado no podía tocar a nuestro Salvador. Pero también surge una pregunta: "¿Cómo entonces puede ser Cristo el Salvador de María?"

Gran parte del debate sobre la Inmaculada Concepción durante la Edad Media se centró en este problema. En el año 1308, el Santo Juan Duns Scoto, consideró una solución a este problema firmando lo siguiente:

"María, más que nadie, habría necesitado a Cristo como su Redentor, ya que habría contraído el pecado original... Si la gracia del Mediador no lo hubiera impedido".

El Catecismo de la Iglesia Católica añade una preciosa explicación:

"El "esplendor de una santidad enteramente única" por la cual María es "enriquecida desde el primer instante de su concepción" viene enteramente de Cristo: ella es "redimida, más exaltada por los méritos de su Hijo". (CIC 492).

A raíz de todo esto, María fue escogida para participar en el plan de Salvación de Dios para toda la humanidad desde su concepción, entonces, Jesús fue ciertamente su Salvador desde su concepción.

Declaración del Dogma de la Inmaculada.

El 8 de diciembre del año 1854, el Papa Pío IX, en una constitución apostólica conocida como Ineffabilis Deus, especificó infaliblemente la importancia de la doctrina de la Inmaculada Concepción declarándola un dogma:

"Declaramos, pronunciamos y definimos que la doctrina que sostiene que la Santísima Virgen María en la primera instancia de su concepción, por un singular privilegio y gracia otorgados por Dios, en vista de los méritos de Jesucristo, el Salvador del género humano, fue preservada exenta de toda mancha de pecado original, es una doctrina revelada por Dios y por lo tanto debe ser creída firme y constantemente por todos los fieles".

El Papa Pío IX no cambió la doctrina a través de esta proclamación; simplemente la definió de manera oficial.

¿Por qué la Inmaculada Concepción tardó tanto en proclamarse?

Una de las razones por las cuales, la creencia de la Inmaculada Concepción fue prolongada fue debido a que la Iglesia primitiva fue sometida a persecuciones hasta el año 313, y luego tuvo que tratar varios problemas que rodeaban a Jesús mismo según las distintas herejías que iban emergiendo en la época.

Después del Concilio de Éfeso (431) se reflexionó más sobre María y su papel, afirmando solemnemente la maternidad divina de María y dándole el título de "Madre de Dios", en el sentido de que concibió por el poder del Espíritu Santo y dio a luz a Jesús, segunda persona de la Santísima Trinidad, consustancial con el Padre.

Varios de los primeros Padres de la Iglesia, incluyendo a San Ambrosio, San Efrén, San Andrés de Creta y San Juan Damasceno, meditaron sobre el rol de María como Madre de Dios y de la Iglesia, incluyendo su propia disposición llena de gracia, y escribieron sobre su impecabilidad.

Dudas sobre la inmaculada Concepción de María.

A través del tiempo y antes del momento de la aprobación de la doctrina de la Inmaculada Concepción de María, surgieron nuevas discusiones sobre esta creencia.

En 1849, el Papa Pío IX realizó una pregunta a todos los obispos de toda la Iglesia sobre lo que pensaban y lo que el pueblo cercano a ellos sentían sobre de esta creencia y si querían que fuese una Fiesta Solemnidad.

603 obispos fueron consultados en su totalidad, 546 de ellos respondieron favorablemente sin ningún tipo de contrariedad. Tan solo 5 dijeron que la doctrina no tenía los méritos suficientes para ser considerada una solemnidad, otros 24 no sabían si era el momento oportuno para la Iglesia, y otros 10 simplemente rechazaron esta doctrina vehementemente.

Pero, como se dijo anteriormente, el 8 de diciembre de 1854, el Papa Pío IX definió solemnemente el dogma de la Inmaculada Concepción en su bula Ineffabilis Deus.

María se declara a sí misma como la Inmaculada Concepción.

En algunas apariciones de la Virgen María aprobadas por la Iglesia Católica, es curioso que ella misma se haya presentado como la Inmaculada Concepción.

El 9 de diciembre de 1531 (fecha de la Solemnidad de la Inmaculada Concepción en el Imperio Español) en Guadalupe, María le dijo a San Juan Diego: "Yo soy la perfecta y perpetua Virgen María, Madre del Dios verdadero, a través de quien todo vive....", indicando la libertad de todo pecado.

En 1830, María le dijo a Santa Catalina Labouré que hiciera que la Medalla Milagrosa fuera impresa con la inscripción: "María concebida libre de pecado, ruega por nosotros que recurrimos a ti". Finalmente, cuando se apareció a Santa Bernardita en Lourdes en 1858, María dijo: "Yo soy la Inmaculada Concepción".

La Fiesta de la Inmaculada Concepción de María se celebra en la Iglesia Católica el 8 de diciembre. En muchos países es un día sagrado de obligación, entre otros, en los Estados Unidos, Argentina, Austria, Italia, Portugal y España.

María, por siempre Inmaculada.

La Inmaculada Concepción María es un hecho histórico y precioso para todo el Cristianismo. María está llena de gracia. No solo es la discípula de Cristo, que con la ayuda de la gracia ha superado las cadenas del pecado, sino que es totius Trinitatis nobile triclinium, el noble lugar de descanso de la Santísima Trinidad (Santo Tomás de Aquino, Exposito Salutationis Angelicae, I). La Inmaculada María, llena de gracia, será siempre Madre y Reina para esa parte elegida de la Iglesia a la que esperamos algún día unirse, que algún día cantará alegremente ante el Todopoderoso.

Nuestra Madre Bendita es la nueva Eva y la madre del nuevo Adán.  Ella fue el instrumento puro a través del cual el Salvador de la raza humana vendría al mundo.

Santo Tomás de Aquino llamó a María "la más santa de todas las criaturas".  Muchos de los santos tenían una gran devoción a la Inmaculada Concepción.  San Maximiliano Kolbe fue uno de ellos y dijo: "El que ama a la Inmaculada obtendrá una victoria segura en el combate interior". En la cruz, antes de morir, Jesús nos dio a María como madre. Ella es la madre de Dios y nuestra madre también. Ella nos cuida y nos ama como la madre más querida, amable y pura.

La Inmaculada Concepción es la expresión concreta del amor de Dios por María, que se entregó por completo como una esclava. Dios le dio este regalo gratuito a María en el momento de su concepción porque quería que la madre de su Hijo fuera la mujer más grande de todas las mujeres sobre la faz de la tierra.

La Fiesta de la Inmaculada Concepción nos dice algo muy importante sobre la humanidad misma y es que: María es exactamente el ser humano que Dios quiso que cada uno de nosotros fuera desde el principio de la creación.

Oh Inmaculada Concepción de María, Madre pura y virginal por siempre, tus alabanzas las cantamos. Tú reinas ahora en esplendor al lado de Jesucristo nuestro Rey. Oh María, sin pecado original concebida, ruega por nosotros que recurrimos a ti.

Oración a la Inmaculada Concepción de María.

La siguiente es una preciosa oración a la Inmaculada Concepción escrita por un Doctor de la iglesia: San Efrén el sirio.

Oh, Virgen pura e inmaculada y también bendita, que eres la Madre sin pecado de tu Hijo, el poderoso Señor del universo, tú que eres inviolable y completamente santa, la esperanza de los desesperados y pecadores, cantamos tus alabanzas. Te bendecimos, llena de toda gracia, tú que llevaste el Hombre-Dios: nos inclinamos ante ti; te invocamos e imploramos tu ayuda. Rescátanos, oh Virgen santa e inviolable, de toda necesidad que nos apremie y de todas las tentaciones del diablo.

Que seas nuestra intercesora y defensora en la hora de la muerte y el juicio; líbranos del fuego que no se extingue y de la oscuridad exterior; haznos dignos de la gloria de tu Hijo, Queridísima y clemente Virgen Madre Inmaculada. Tú eres nuestra única esperanza más segura y sagrado a los ojos de Dios, a quien sea el honor y la gloria y la majestad y el dominio por siempre y para siempre un mundo sin fin. Amén. Que por Inmaculada Concepción de María seamos también dignos de que nuestros nombres estén inscritos en el Libro de la Vida.

Más sobre la Inmaculada Concepción.

Santos de la semana

Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con aportes de: Catholic Straight Answers
Biografía de Santos - Celebraciones y Fiestas de la Iglesia
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.
Contenido publicado en Píldoras de fe - No está permitido extraer contenido para publicar en redes sociales, plataformas digitales o tranferirlos a audios, videos o cualquier otro archivo multimedia para fines personales o comerciales. Se puede compartir usando los botones de compartir en redes sociales. Lea nuestro aviso: Términos legales - Pildorasdefe.net
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Pon tus intenciones de oración
Tus peticiones importan, te invitamos a dejar tus intenciones de oración. Estaremos orando por todas tus necesidades. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD