Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario
Respetamos tu privacidad. Tus datos son guardados de forma segura. Consulta nuestra política de privacidad
     

ORACIÓN

-

APRENDE A ORAR

-

ORACIONES CRISTIANAS

-

ORACIONES CATÓLICAS

Oración de sanación para males físicos y espirituales

 
 
   
 
 
 

No debemos olvidar que mientras le pedimos a Dios por la sanación física, la mayor necesidad de sanación que se debe tener es la espiritual

 

La tradición nos cuentas que San Cosme y San Damián, eran unos médicos que habían entregado su corazón al Señor, quienes ofrecían sus servicios a las personas más necesitadas de manera gratuita, y lo único que les pedían a cambio, era que les permitieran hablarles sobre Jesús y el amor de Dios

Ellos eran gemelos, y por su forma de ministrar sus servicios médicos, y realizar con amor el arte de sanar, trajeron a la fe cristiana, a muchas personas que no creían en Dios.

En la siguiente oración, debemos reconocer que la habilidad de sanar de los Santos Cosme y Damián no viene de sus propios méritos, sino que todo esto proviene del amor a Jesucristo.

Otra cosa que no debemos olvidar, es que debemos ser conscientes que mientras le pedimos sanación física de nuestros males o el de una persona amada, la mayor necesidad de sanación debe ser la espiritual, así que debemos buscar, ante todo, la intercesión de estos médicos del alma, que nos consigan la gracia de renovar nuestra fe y nuestro amor a Dios.

Oración para sanar males físico y espirituales.

Oh, Santos Cosme y Damián, a quien veneramos con toda humildad y afecto interior de nuestro corazón, los invocamos en este momento, gloriosos mártires de Jesucristo, quienes durante su vida ejercieron el arte de sanar con admirable caridad y sacrificio, sanando lo incurable y enfrentándose a enfermedades peligrosas, no contando tanto con la ayuda de la medicina y sus propias habilidad, sino por la invocación del poderoso nombre de Jesucristo.

Ahora que ustedes, están más cerca de la Gloria de Dios en el cielo, concédannos su misericordiosa mirada sobre nuestras almas miserables y afligidas; y fijen su atención en los muchos males que nos oprimen, las enfermedades espirituales y corporales que nos rodean. Intercedan pronto por nosotros, en cada necesidad y cada dificultad

Nosotros no pedimos sólo por nosotros mismos, sino también por cada uno de nuestros parientes, familiares, amigos y enemigos, de modo que, siendo restaurados en la salud del alma y el cuerpo, podamos dar gloria a Dios, y agradecer a ustedes, nuestros santos protectores.

Amén

 
 
Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

 
 
 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
   Facebook       Twitter      WhatsApp     Google     
 
 

Artículos de interés

 
 
sacerdote colocando su mano sobre la frente de un bebe mama papa sonrien
 
bebe dormido siendo bautizado mano de sacerdote
 
papa francisco sonriendo fondoclaro
 
hombre mirando por una ventana triste blanco y negro
 
mujer con el rostro triste con depresion deprimida mirando por ventana de su cuarto
 
 
hombre rezando con las manos juntas en su frente blanco y negro
 
 

ORACIONES EN VIDEOS

 
 
oracion de sanacion interior email
 
oracion de sanacion interior email
 
oracion de sanacion interior email
 
oracion de sanacion interior portada email
 

Twitter del Papa Francisco

 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
papa francisco hablando balcon fondo naranja
 
- Lo más leído -
 

El más grande error que muchas mujeres jóvenes cometen hoy en día

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

Anillos de matrimonio ¿Protegen contra tentaciones y ataques espirituales?

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

San Valentín. Patrono de los enamorados y de los matrimonios

Papa Francisco: Dios no usa una vara mágica, Él hace cambios con paciencia