Novena a San José. Día 5: Líbranos de los que buscan dañar nuestra alma
     

Oración / Devociones y oraciones

Novena a San José. Día 5: Líbranos de los que buscan dañar nuestra alma

 
 
   
 
 
 

San José fue el padre terrenal elegido por Dios encarnado. Después de la Virgen, es uno de los santos patronos más poderosos en el Cielo

 

La tradición sostiene que San José murió antes de que Jesús comenzara su ministerio público. Esta creencia se basa en dos puntos: Primero, él nunca apareció durante el ministerio público mientras que María si lo hizo, como en la fiesta de bodas en Caná; y segundo, desde la cruz, Jesús confió el cuidado de Su madre a San Juan Apóstol, indicando que era viuda y que no había otros hijos que la cuidaran.

La tradición también sostiene que San José murió en presencia de Jesús y María. Por esta razón, San José es el santo patrono de una muerte santa.

Aunque no fue definido por el Magisterio, San Francisco de Sales creyó que San José fue asumido en cuerpo y alma en el Cielo:

"Lo que queda por decir ahora, si no es eso, de ninguna manera debemos dudar que este glorioso santo goza de mucho crédito en el Cielo en compañía de Aquel que lo favoreció tanto como para criarlo allí, en cuerpo y alma; algo que es mucho más probable ya que no tenemos ninguna reliquia de él aquí abajo en la tierra. Me parece que nadie puede dudar de esta verdad; porque ¿cómo pudo haber rehusado esta gracia a San José, el que había sido obediente en todo momento en toda su vida?" (Obras completas).

Novena a San José CUstodio

1.- Señal de la Cruz

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

2.- Acto de contrición

Jesús, mi Señor y Redentor: Yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy, y me pesa de todo corazón, porque con ellos, ofendí a un Dios tan bueno. Propongo firmemente no volver a pecar, y confió en que, por tu infinita misericordia, me has de conceder el perdón de mis culpas y me has de llevar a la vida eterna. Amén

- Pida aquí la gracia que desea alcanzar -

3.- Oración preparatoria

Oh gloriosísimo Padre de Jesús, Esposo de María. Patriarca y Protector de la Santa Iglesia, a quien el Padre Eterno confió el cuidado de gobernar, regir y defender en la tierra la Sagrada Familia; protégenos también a nosotros, que pertenecemos, como fieles católicos. a la santa familia de tu Hijo que es la Iglesia, y alcánzanos los bienes necesarios de esta vida, y sobre todo los auxilios espirituales para la vida eterna.

Alcánzanos especialmente estas tres gracias, la de no cometer jamás ningún pecado mortal, principalmente contra la castidad; la de un sincero amor y devoción a Jesús y María, y la de una buena muerte, recibiendo bien los últimos Sacramentos.

Concédenos además la gracia especial que te pedimos cada uno en esta novena.

4.- Oración para el quinto día

Oh benignísimo Jesús, así como tu amado padre te condujo de Belén a Egipto para librarte del tirano Herodes, así te suplicamos humildemente, por intercesión de San José, que nos libres de los que quieren dañar nuestras almas o nuestros cuerpos, nos des fortaleza y salvación en nuestras persecuciones, y en medio del destierro de esta vida nos protejas hasta que volemos a la patria

5.- Oración final

Oh custodio y padre de Vírgenes San José a cuya fiel custodia fueron encomendadas la misma inocencia de Cristo Jesús y la Virgen de las vírgenes María; por estas dos queridísimas prendas Jesús y María, te ruego y suplico me alcances, que preservado yo de toda impureza, sirva siempre castísimamente con alma limpia, corazón puro y cuerpo casto a Jesús y a María. Amén.

  • Jesús, José y María, os doy mi corazón y el alma mía
  • Jesús, José y María, asistidme en mi última agonía.
  • Jesús, José y María, con Vos descanse en paz el alma mía.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Antífona. Tenía el mismo Jesús, al empezar su vida pública, cerca de treinta años, hijo, según se pensaba de José.

  • V. San José, ruega por nosotros.
  • R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Jesucristo.

6.- Oración

Oh Dios que con inefable providencia te dignaste escoger al bienaventurado José por Esposo de tu Madre Santísima; concédenos que, pues le veneramos como protector en la tierra, merezcamos tenerle como protector en los cielos. Oh Dios que vives y reinas en los siglos de los siglos. Amén

Todo los días de la novena a San José:

Redacción: Qriswell Quero de Pérez, PildorasdeFe.net

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero de Pérez, venezolano, felizmente casado, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con anunciar el Evangelio y los buenos valores familiares. Entregado al servicio en todos los aspectos de mi vida. Mi lema es: Quien a Dios tiene nada lo detiene

 
Estimado lector: ¡Gracias por leernos! Tú formas parte de este portal que renueva la fe y la esperanza. Queremos seguir comprometidos con esta labor y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar a más personas. ¡Te necesitamos!
 
 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
   Facebook      Twitter      WhatsApp     Google     
 

Déjanos tus comentarios

 

Artículos de interés

 
 
esposos unidos con su bebe juntos abrazados papi besando a mami en la frente
 
mujer sonriendo con fuego artificial encendido entre sus manos
 
papa francisco alza su mano para saludar sonriendo plaza de san pedro
 
hombre sosteniendo a su esposa mientras ven nubes montanas cielo
 
novena al padre pio dia  martir del confesionario
 
 
novena al padre pio dia  el amor del padre pio a la eucaristia
 
 
 
 
 
Tuit reciente del Papa:
 
 
 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
papa francisco rostro fruncido levahnta su mano
 
- Lo más leído -
 

Oración con el Salmo de la victoria para combatir y derrotar la soledad

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

Fue testigo de Jehová por 13 años, ahora denuncia las mentiras que vivió allí

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

El más grande error que los padres de familia cometen con sus hijos

8 síntomas físicos de la depresión