Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Reflexiones

Se puede encontrar a Dios en el dolor y el sufrimiento. Dios, de lo malo puede sacar un bien mayor, incluso del mal, del dolor más atroz

Encontrar a Dios en el dolor, el sufrimiento y la prueba.

Decir que podamos encontrar a Dios en la prueba, el dolor y el sufrimiento no es algo sencillo de digerir para ninguno de nosotros. Vivir un sufrimiento, sobre todo por un largo espacio de tiempo, puede resultar muy doloroso y frustrante para cualquier persona ¿Hay maneras de encontrar a Dios en medio de este dolor?

¿Cómo encontrar a Dios en el sufrimiento?

Se nos hará muy difícil encontrar a Dios en el sufrimiento, el dolor, los problemas, las penas, las distintas pruebas de la vida porque no somos capaces de ver el panorama general de la manera en que Dios lo ve. Sólo vemos el dolor presente, la parte que duele, el momento en que sufrimos.

Dios es el padre que está con nosotros en nuestro sufrimiento, pero también mira las cosas desde otras maneras que no podemos comprender.

Es importante recordar que, las personas que está pasando por el sufrimiento, necesitan nuestro amor, no nuestra lógica. Necesitan nuestro consuelo y menos palabras. Necesitan que alguien se siente y llore con ellos. Sienta empatía por ellos.

¿Dios permite el sufrimiento?

¿Por qué Dios permitiría el sufrimiento? El problema del sufrimiento suele plantearse como una pregunta: "Si Dios es todopoderoso y todo el bien, ¿por qué permite que el mal exista en el mundo? ¿Por qué permite el sufrimiento, el dolor, las pruebas?

Gran parte de los males de este mundo, no es debido a Dios, es una consecuencia directa de las decisiones equivocadas de la humanidad. Somos seres humanos frágiles y con un libre albedrío (uno de los mayores bienes que Dios nos ha dado). Tenemos la capacidad de elegir entre el bien y el mal. Y muchas penas que sufrimos, son a veces, resultados de decisiones equivocadas.

Dios no puede intervenir en cada momento en que una persona vaya a tomar una decisión equivocada. Estaría atentando con el libre albedrío que el nos regaló. No somos marionetas controladas por un "dios titiritero", Dios nos ama pero nos regaló un libre albedrío y eso implica aceptar las consecuencias de nuestras acciones. Dios no permite el mal. El mal es una consecuencia de la falta de Dios en nuestro caminar.

Encontrar a Dios en la prueba, el dolor y el sufrimiento.

Quiero presentarte a continuación una información extraída del Blog de "La Familia" en la que hace reflexión al sufrimiento y cómo encontrar a Dios en medio de este.

Resulta muy complejo para el ser humano la comprensión del dolor y el sufrimiento. Por desgracia, quien resulta en el banquillo de los acusados es Dios, a sabiendas que Él en su amor infinito, siempre quiere lo mejor para sus hijos.

Todo ser humano necesita encontrar un sentido para el dolor, que inevitablemente llega. Para los cristianos es más fácil encontrar este significado.

¿A quién le gusta sufrir?

Se supone que a nadie, pero lo cierto es que la vida, en su camino hacia la felicidad, se encuentra colmada de tropiezos inesperados, algunos determinados por nuestro actuar como otros ajenos a nuestra voluntad.

Este recorrido, a ciencia cierta, se hace más llevadero si el Señor acompaña cada paso del andar, puesto que la fe todo lo puede.

San Juan Pablo II sobre el sufrimiento.

Nada más apropiado al tema, que el pensamiento del Papa San Juan Pablo II acerca del dolor humano, expresado en la Carta apostólica Salvifici Doloris:

"Dentro de cada sufrimiento experimentado por el hombre, y también en lo profundo del mundo del sufrimiento, aparece inevitablemente la pregunta: ¿por qué? Es una pregunta acerca de la causa, la razón; una pregunta acerca de la finalidad (para qué); en definitiva, acerca del sentido. Esta no sólo acompaña el sufrimiento humano, sino que parece determinar incluso el contenido humano, eso por lo que el sufrimiento es propiamente sufrimiento humano.(...) Y es bien sabido que en la línea de esta pregunta se llega no sólo a múltiples frustraciones y conflictos en la relación del hombre con Dios, sino que sucede incluso que se llega a la negación misma de Dios".

En igual orden, el escritor Jesús David Muñoz, del Blog Virtudes y Valores, anota:

"Es normal hacernos la pregunta: ¿por qué Dios no quitó el sufrimiento del mundo? ¿Por qué dejó algo que nos molesta tanto?... Sin embargo, esta posición de la criatura que juzga al creador no es en nada justa. Decirle a Dios lo que debe hacer y lo que no debe hacer suena a broma, pero es muchas veces la manera en la que reaccionamos. Nuestra actitud ante el dolor no debe ser la de juzgar a Dios y darle consejos de cómo ser Dios, sino más bien la de buscar encontrar lo qué quiere enseñarnos, las lecciones que quiere que saquemos. ¡Se puede sacar tanto bien de las situaciones adversas y de los sufrimientos!"

El amor le gana al dolor y al sufrimiento.

El sufrimiento en sí mismo, no se puede definir como algo bueno, pues es difícil disfrutar de algo tormentoso, no obstante, lo que hace la diferencia es la actitud del ser humano frente a éste, el provecho, el aprendizaje y los hallazgos que se presenten a través del dolor, en definitiva, el alimento espiritual a través del amor de Dios.

Un ejemplo claro que ilustra lo anterior: la Madre Teresa de Calcuta no se sentó a contar cuántos pobres había en la India y a suspirar por esta triste situación. No, ella se puso a trabajar y aprendió a amar.(...)

Ante la realidad del dolor podemos vivir amargados, renegando o incluso odiando a Dios toda la vida o puede convertirse en una oportunidad para ejercitarnos en el amor.

Dios es bueno, pero esto no significa que no exista el sufrimiento y el dolor. Dios es tan bueno, que incluso de lo malo puede sacar un bien mayor. Incluso del mal, del dolor y el sufrimiento más atroz, Dios puede sacar algo mejor. Es cuestión de estar atentos para encontrar a Dios en la prueba, el dolor y el sufrimiento.

Más recursos sobre el sufrimiento.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: LaFamilia.info
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD