Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario, además de mejorar la velocidad y la seguridad del sitio durante su visita. Estas cookies se utilizan para adaptar el contenido de la web a las preferencias del Usuario del Servicio y optimizar el uso del sitio, las cuales permiten que el dispositivo reconozca al usuario y muestre adecuadamente el servicio ofrecido, adaptada a sus necesidades individuales. Puede retirar su consentimiento u oponerse al procesamiento de datos basado en intereses legítimos en cualquier momento haciendo clic en "Configuración" o en nuestra Política de Cookies en este sitio web. Te invitamos a leer nuestra política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
WHATSAPP
TELEGRAM
Categoría: Devociones y oraciones
Boletín diario del Evangelio de hoy por email
novena a nuestra senora del perpetuo socorro primer dia

Recemos con el tercer día de la Novena a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, Madre y Virgen del perpetuo socorro. Día 3: Alcanzar el Perdón de Dios

Novena a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. Día 3: El perdón.

Nuestra Señora del Perpetuo Socorro (también conocida como Madre del Perpetuo Socorro) es un título que se le da a la Santísima Virgen María representada en un célebre icono bizantino del siglo XV, asociado también con la misma aparición mariana. Para el tercer día de la Novena a la Virgen del Perpetuo Socorro, pedimos la intercesión de nuestra Madre María, para que nos ayude a alcanzar el perdón de Dios.

Virgen del Perpetuo Socorro.

El icono se originó en el monasterio Keras Kardiotissas y ha estado en Roma desde 1499. Hoy está consagrado permanentemente en la Iglesia de San Alfonso, donde se reza semanalmente el texto oficial de la Novena a Nuestra Madre del Perpetuo Socorro.

El 23 de junio de 1867, el Papa Pío IX otorgó a la imagen su coronación canónica junto con su título actual. Los sacerdotes Redentoristas son la única orden religiosa confiada actualmente por la Santa Sede para proteger y propagar una obra de arte religiosa mariana.

En la iconografía de la Iglesia Ortodoxa Oriental, la imagen es conocida como la "Virgen Theotokos de la Pasión" debido a los instrumentos de la Pasión de Jesucristo presente en la imagen.


Novena a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.

A continuación, te presentamos la forma de rezar y meditar la novena a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. Busca un lugar silencioso y toma 5 minutos de respiración lentamente antes e iniciarla.


1. Oraciones iniciales de la Novena.

Pongámonos en la presencia del Señor. Busquemos un lugar silencioso y comencemos con el día 1.


Señal de la Cruz.

Por la Señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos, Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén


Oración de inicio.

Oh María, Madre del Perpetuo Socorro, te saludo con devoción filial. Renuevo la consagración de mí mismo, y todo lo que tengo para ti. Te agradezco por tu protección maternal y por las muchas bendiciones que he recibido a través de tu maravillosa misericordia y de la más poderosa intercesión. En todas mis necesidades, recurro a ti con una confianza ilimitada, oh Madre Auxiliadora, oh Madre de misericordia. Te suplico ahora que escuches mi oración y que obtengas de tu divino Hijo el favor que pido en esta novena.

Menciona aquí tu petición.

Alcánzame también para mí, querida Madre del Perpetuo Socorro, la gracia de poder imitarte y llegar a ser más como tú en la práctica de las virtudes de la humildad, la pureza, la sumisión a la voluntad de Dios y la caridad. Sé mi protectora en la vida, guárdame y guíame en los peligros, dirígeme en las dificultades, guíame en el camino de la perfección, y ayúdame en la hora de mi muerte, para que pueda ir a ver a Jesús y disfrutarlo, bendecirlo y amarlo eternamente en el cielo. Amén.


2. Oración y reflexión para el Tercer día de la Novena.

¡Oh, Madre de mi Dios y Salvador Jesucristo, tú eres en verdad mi verdadera Madre, y en verdad soy tu hijo! ¡Qué felicidad para mí pensar en ti y poder llamarte Madre! ¡Oh, Reina de los Ángeles, el título de Niño de María es más glorioso a mis ojos, y más dulce para mí que todos los grandes títulos tan vanagloriosos en el mundo!

Ser llamado tu hijo es más querido para mí que el honor y la dignidad de cualquier nombre en la tierra. ¡Pero Ay!, cuán completamente indigno, soy de una Madre santa, que bien podría avergonzarse de un niño como yo. Eres pura como la luz, piadosa, humilde, llena de caridad y dulzura; tu corazón es como un horno de amor divino: y estoy estancado con innumerables pecados, atado a la tierra, orgulloso, duro para mis hermanos, y frío hacia mi Dios.

Oh, mi Madre, detesto mis iniquidades. Alcánzame el perdón para mí: gimo bajo mis miserias, y los extiendo ante tus ojos de piedad, para que puedas sanarlas.  Haz que ellas se asemejen a ti, sálvame de mis inclinaciones malvadas, particularmente de (menciona el pecado del que quieres liberarte)

Madre de Dios, no te fatigues por mi llanto, no apartes tu rostro de mí porque estoy tan contaminado; pero ponle fin a mi importunidad ayudándome rápidamente... porque, hasta que me hayas escuchado, no dejaré de llorar.

Oh Madre mía, mi Madre María, ven en mi ayuda. Sé tú, mi Madre, y hazme tu digno hijo. Madre del Perpetuo Socorro, no me olvides. Amén.

Recitar 3 Avemarías.

Jaculatoria: "Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, ruega por nosotros"


3. Acto de consagración a la Virgen del Perpetuo Socorro.

Santísima Virgen María, que para inspirarme con la más plena confianza, has estado dispuesta a tomar el dulce nombre de Madre del Perpetuo Socorro. Reconozco que mis pecados me hacen indigno de ser admitido entre el número de tus privilegiados hijos. Sin embargo, deseoso de disfrutar de tu misericordioso favor, me arrodillo a tus pies y humildemente postrado ante ti, yo (mencionar tu nombre) te consagro mi entendimiento, para que siempre pueda pensar en consagrarte mi corazón para que, después de Dios, pueda amarte sobre todas las cosas.

Oh mi Soberana Señora, dígnate en recibirme entre el número de tus hijos favorecidos, tómame bajo tu protección, ayúdame en todos mis deseos espirituales y temporales, pero especialmente a la hora de mi muerte.

Oh, Madre del Perpetuo Socorro, sé que me amas más de lo que puedo amarme a mí, confío todos mis intereses a tu cuidado: dispón de mí y de todo lo que me pertenece según tu agrado.

Oh Madre, bendíceme, y por tu poderosa intercesión, apóyame en la debilidad, de manera que, después de haberte sido fiel en el servicio durante esta vida, pueda alabarte durante, amarte y agradecerte eternamente en la próxima. Amén.

4. Oración final.

Oh Santa Virgen María, que para infundirnos una confianza ilimitada, has estado complacida de tomar el dulce nombre de Madre del Perpetuo Socorro, yo (Mencionar tu nombre) te imploro que vengas en mi ayuda siempre y en todas partes; en mis tentaciones; después de mis caídas; en mis dificultades; en todas las miserias de la vida, y sobre todo, en la hora de mi muerte

Dame, amorosa madre, el deseo, y del mismo modo, el hábito de tener siempre recursos para ti. Me siento seguro de que si te invoco con fidelidad serás fiel y vendrás en mi ayuda. Alcánzame la gracia de orar a ti sin cesar, y con la confianza de un niño, para que en virtud de esta fiel oración pueda garantizar tu Perpetuo Socorro y mi perseverancia final. Bendíceme, Madre amorosa y siempre servicial, y reza por mí ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Oh Dios, que has querido que la Madre de tu Hijo unigénito sea la Señora del Perpetuo Socorro de todos los cristianos en la tierra, concédenos la gracia de invocarla con confianza en todas nuestras necesidades de alma y cuerpo, para que, salvadas a través de su protección y ayuda, podamos ser llevados a la visión eterna de Tu Gloria en el cielo: a través de Jesucristo nuestro Señor. Amén.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.


Acto de Confianza a la Virgen del Socorro.

Oh Madre del Perpetuo Socorro, concédeme que pueda invocar tu poderoso nombre, la protección de los vivos y la salvación de los moribundos. María Purísima, que tu nombre esté siempre en mis labios. No se demore, Bendita Señora, en rescatarme cada vez que la llame. En mis tentaciones, en mis necesidades, nunca dejaré de llamarte, repitiendo siempre tu nombre sagrado, María, María. ¡Qué consuelo, qué dulzura, qué confianza llena mi alma cuando pronuncio tu sagrado nombre o incluso solo pienso en ti! Agradezco al Señor por haberte dado un nombre tan dulce, tan poderoso, tan encantador. Pero no me conformaré con pronunciar tu nombre. Que mi amor por ti me impulse a saludarte siempre como Madre del Perpetuo Socorro.

Santa Virgen del Perpetuo Socorro, ruega por mí y concédeme el favor que te pido con confianza ahora.

Rezar tres Avemarías.

Novena a la Virgen del Perpetuo Socorro completa.

Hemos preparado para ti, la novena a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro para que sea rezada en todo momento, sobre todo en las dificultades y problemas.

Redacción y edición: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, Venezolano, esposo y padre de familia, servidor, ingeniero y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Contenido publicado en Píldoras de fe - Para compartir de forma correcta este contenido use los botones de compartir en redes sociales disponibles para ello. Lea nuestro aviso para cualquier otra información: Términos legales - Pildorasdefe.net
Canal Oficial de Pildorasdefe en Telegram
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Deja tus comentarios

Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD