Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Devociones y oraciones
novena a la divina misericordia dia  los que no creen en Dios

Novena a la Divina Misericordia. En el cuarto día de la Novena a la Misericordia llevamos a Cristo a los que no creen en ÉL y que todavía no conocen a Dios

Novena a la Divina Misericordia: Día 4: Por los que no creen en Dios.

Estamos en el día 4 de la Novena a la Divina Misericordia. Rogamos a Dios para que tenga piedad de este mundo, entregándole a los que no creen en Cristo y que todavía no conocen a Dios. En el día 4 de la Novena de la Misericordia, llevamos a Cristo Jesús a todos aquellos que no creen en su amor, que no creen en su existencia y que niegan a Dios de alguna manera.

La Divina Misericordia.

En el Año Jubilar, el Papa San Juan Pablo II estableció el Segundo Domingo de Pascua como Domingo de la Divina Misericordia. Popularizada por la monja polaca, Santa Faustina, la devoción a la Divina Misericordia ganó impulso debido a los favores que las personas fieles recibían al hacerla con gran devoción.

En un mundo donde tantos luchan por vivir vidas fieles, las promesas de la Divina Misericordia son verdaderamente un faro de esperanza.

La fiesta de la Divina Misericordia fue llevada a la prominencia por los escritos de Santa Faustina que en la década de 1930 registró un diario que documentó las palabras y las instrucciones que recibió de una serie de visiones de Cristo. Su diario está lleno del deseo urgente de Jesús de comunicar las profundidades de su misericordia para la humanidad: "Quien se acerque a la Fuente de la Vida en este día se le concederá el perdón completo de los pecados".

¿Por qué el Segundo Domingo de Pascua?

En la noche de su resurrección, leemos en las Escrituras que Jesús se apareció a sus discípulos y les encargó perdonar pecados. La semana siguiente, Tomás estaba con ellos, y aunque había dudado, recibió el perdón de Cristo (Juan 20,19-31).

El poder de perdonar pecados fue dado a los apóstoles a través del Espíritu Santo y ha sido transmitido a través de los siglos a los sacerdotes que nos administran la Reconciliación a nosotros hoy.

Novena a la Divina Misericordia.

Reconcíliate ahora con el Señor ahora con su misericordia, es más que una simple experiencia, es una liberación plena del alma.

Comenzamos ahora con el cuarto día de la novena a la Divina Misericordia y entregamos todas aquellas alma que aún no conocen de esta gracia.

1. Oración inicial.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Dios, Padre Misericordioso, te damos gracias por los favores extraordinarios que concediste a tu hija Santa Faustina a través de quien has manifestado de modo especial el abismo de tu Misericordia sobre la humanidad dolorida y alejada de Ti Te rogamos, con gran confianza, que también con nosotros manifiestes tu Misericordia concediéndonos las gracias que te pedimos en esta Novena si no son contrarias a nuestra salvación. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén

2. Oración para el cuarto día de la Novena.

En el cuarto día de la Novena vamos a estar presentando a la Misericordia de Dios a todas aquellas personas que no creen en Dios.

Intención del cuarto día de la Novena.

"Hoy, tráeme a los que no creen en Cristo y aquellos que todavía no conocen a Dios. También pensaba en ellos durante Mi amarga Pasión y su futuro celo consoló Mi corazón. Sumérgelos en el mar de Mi misericordia". (Diario de Sor Faustina, 1216)

Oración por la misericordia.

Jesús compasivísimo, que eres la luz del mundo entero. Acoge en la morada de Tu piadosísimo Corazón a las almas de los que no creen en Cristo y que todavía no te conocen. Que los rayos de Tu gracia las iluminen para que también ellas unidas a nosotros, ensalcen Tu misericordia admirable y no las dejes salir de la morada de Tu compasivísimo Corazón

La Luz de Tu amor ilumine las tinieblas de las almas. Haz que estas almas Te conozcan, y junto con nosotros glorifiquen Tu misericordia

Oración: Padre Eterno, mira con misericordia a las almas de los que no creen en Cristo y de los que todavía no Te conocen, pero que están encerrados en el muy compasivo Corazón de Jesús. Atráelas hacia la luz del Evangelio. Estas almas desconocen la gran felicidad que es amarte. Concédeles que también ellas ensalcen la generosidad de Tu misericordia por los siglos de los siglos. Amén. (Diario de Sor Faustina, 1217)

3. Rezar la coronilla de la Divina Misericordia.

Usando un Santo Rosario como guía, empezamos diciendo:

Padre Nuestro, Ave María y El Credo

Donde comúnmente se reza el misterio del rosario, en la Coronilla a la Divina Misericordia se pronuncia lo siguiente:

"Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero".

En cada cuenta pequeña de las decenas se dice:

"Por su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero"

Al finalizar todos los misterios de la coronilla, repetir tres veces:

"Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero".

Jaculatoria: "Oh, sangre y agua que brotaron del Sagrado Corazón de Jesús como fuente de misericordia para nosotros, Jesús en Ti confío".

Si deseas una explicación más profunda y de forma gráfica, y también en video, puedes consultar: Cómo rezar la Coronilla a la Divina Misericordia paso a paso.

Nota: La novena a la Divina Misericordia ha sido traducida siguiendo textualmente el manuscrito de Sor Faustina.

Novena a la Divina Misericordia completa.

A continuación, tienes todos los días de la Novena de la Misericordia para meditarla en cualquier momento que creas conveniente o necesites de la misericordia de Dios en tu vida.

A través de la Novena de la Divina Misericordia, Jesús ha querido derramar gracias, bendiciones y fuerzas indescriptibles, a todos aquellos que acudan a Él con confianza y conviertan sus corazones a su amor. Con el cuarto día de la Novena a la Misericordia, presentamos a los pies de Jesús a todas aquellas personas que se niegan a creer en Él, en su misericordia. Personas que no creen en Dios. Cristo de la Misericordia tenga piedad de ellos.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.
Contenido publicado en Píldoras de fe - Para compartir de forma correcta este contenido use los botones de compartir en redes sociales disponibles para ello. Lea nuestro aviso para otro tipo de copias: Términos legales - Pildorasdefe.net
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD