Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Devociones y oraciones

Día 1 de la Novena a la Inmaculada Concepción de María. Encomiéndate a la Virgen y confía en ella para caminar hacia el amor de Dios

Novena a la Inmaculada Concepción. Día 1: Las dos figuras de Eva.

La Novena a la Inmaculada Concepción es una novena preciosa en la que tenemos la oportunidad de pedir a la Virgen María la gracia de la pureza, de tener un corazón puro como el de ella. Para el primer día de esta Novena a la Inmaculada, presentamos a María en relación con la figura de Eva.

La Inmaculada Concepción.

Debemos saber que la Inmaculada Concepción de María es una de las grandes enseñanzas de la Iglesia Católica que afirma que la Santísima Virgen María, la Madre del Verbo Encarnado, fue preservada completamente del pecado original desde el momento de su concepción, es decir, permaneció pura y sin mancha. Esto fue declarado un dogma de la Iglesia Católica por el Papa Pío IX en 1854

La fiesta de la Inmaculada Concepción de María se celebra el 8 de diciembre y es uno de los días especiales del calendario de la Iglesia. El significado de esta enseñanza no se encuentra en la biología ni razonamiento humano, sino que está fundamentado en el reino de lo espiritual.

Aunque los evangelios no hablan sobre la concepción de la Virgen María, el evangelio de Lucas dice mucho acerca de ella como una persona que ha sido bendecida.

Así como Jesús experimentó en la venida del Espíritu Santo la conciencia de que él era el hijo amado de Dios; Así María escucha al ángel Gabriel hablar de ella como la "llena de gracia" y a quien "El Señor está contigo". (Lucas 1:28).

Novena a la Inmaculada Concepción.

Esta novena a la Inmaculada concepción, nos invita a la oración constante, a profundizar la Palabra de Dios y meditarla en el corazón. A continuación te indicamos el modo de rezar la novena a la Inmaculada Concepción.

Oraciones de preparación.

A continuación, tienes las oraciones de preparación para el primer día de la Novena a la Inmaculada Concepción. Procuremos un momento de silencio antes de comenzar

1. Señal de la Cruz.

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

2. Acto de contrición.

Jesús, mi Señor y Redentor: Yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy, y me pesa de todo corazón, porque con ellos, ofendí a un Dios tan bueno. Propongo firmemente no volver a pecar, y confió en que, por tu infinita misericordia, me has de conceder el perdón de mis culpas y me has de llevar a la vida eterna. Amén

3. Oración inicial.

A ti, purísima Madre, restauradora del caído linaje de Adán y Eva, venimos confiados y suplicantes en esta novena, para rogarte que nos concedas la gracia de ser verdaderos hijos tuyos y de tu Hijo Jesucristo, libres de toda mancha de pecado. Acuérdate, Virgen Santa, que has sido hecha Madre de Dios, no solo para tu dignidad y gloría, sino también para nuestra salvación y provecho de todo el género humano.

Acuérdate que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a tu protección e implorado tu auxilio, haya sido desamparado. No me dejes, pues, a mí tampoco, porque si me dejas me perderé; que yo tampoco quiero dejarte, antes bien, cada día quiero crecer más en tu verdadera devoción. Alcánzame principalmente estas tres gracias: la primera, no cometer jamás pecado mortal; la segunda, un grande aprecio de la virtud cristiana, y la tercera, una buena muerte. Además, dame la gracia particular que te pido en esta novena

Realizar aquí su petición.

4. Meditación del primer día: Las dos figuras de Eva.

Dos figuras de Eva en la historia de la humanidad. La primera fue llamada Eva por Dios mismo cuando hizo su primera hija. La segunda fue llamada Ave María, cuando el mensajero de Dios le dijo lo mucho que ella era amada por Dios y el Hijo de Dios.

La primera Eva, nacida sin pecado, trajo el pecado al mundo por el hecho de que fue cómplice de Adán, a quien engañó. La segunda Eva, nuestra querida Ave, María, sin pecado trajo de regreso al mundo al nuevo Adán, Cristo el Señor, a quien dio a luz.

La primera Eva trajo tristeza y miseria, enfermedad y muerte al mundo y debido a ella, los hijos de la Tierra fueron a vivir en la tristeza y el dolor. La segunda Eva, María, trajo la esperanza y la alegría; la luz y la confianza, la redención y el cielo en la persona de su Divino Hijo, Jesucristo.

Oración del primer día.

Oh, Virgen Santísima, tú glorificaste al Señor en Vida y fuiste agradable a sus ojos, tanto, que te eligió para convertirte en su madre, inmaculada en cuerpo y espíritu, en la fe y en el amor. Mírame con bondad mientras imploro tu poderosa intercesión. Oh Madre Santísima, que por tu bendita Inmaculada Concepción, desde el primer momento de tu concepción aplastaste la cabeza del enemigo, recibe nuestras oraciones como te imploramos para presentar en el trono de Dios el favor que ahora pedimos. Oh María de la Inmaculada Concepción, Madre de Cristo, tú tuviste influencia con tu Divino Hijo mientras estuviste en la tierra; tú tienes la misma influencia ahora en el cielo. Ruega por nosotros y obtén para nosotros la concesión de mi petición si es la Divina Voluntad. Amén.

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A ti, celestial Princesa, Virgen sagrada María, te ofrezco en este día alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía.

Rezar tres Avemarías

Jaculatoria: "Tu Inmaculada Concepción, oh Virgen Madre de Dios, anunció alegría al universo mundo"

5. Oración final a la Inmaculada Concepción.

Oh Dios, que por la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María, hiciste preparar una morada digna de tu Hijo, te suplicamos que, así como a ella la preservaste de toda mancha en previsión de la muerte del mismo Hijo, concédenos también que, por medio de su intercesión, podamos llegar purificados de todo pecado a tu presencia. Por el mismo Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo, en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Novena a la Inmaculada Concepción.

Vamos a rezar la Novena a la Inmaculada Concepción de María con mucha fe y confianza en que ella puede rescatarnos en nuestras debilidades. Ella es la nueva Eva escogida, la que fue inmaculada para traer la Salvación al mundo. A través de la novena, pedimos que la protección y el amor de Dios sean derramadas a través de la Virgen María, que con su cuidado maternal nos orienta para nunca perder el camino.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: Bellarmine Forum
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.
Contenido publicado en Píldoras de fe - No está permitido extraer contenido para publicar en redes sociales, plataformas digitales o tranferirlos a audios, videos o cualquier otro archivo multimedia para fines personales o comerciales. Se puede compartir usando los botones de compartir en redes sociales. Lea nuestro aviso: Términos legales - Pildorasdefe.net
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD