Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario
Respetamos tu privacidad. Tus datos son guardados de forma segura. Consulta nuestra política de privacidad
     

LITURGIA

-

CELEBRACIÓN DEL DÍA

-

SANTO DEL DÍA

-

SANTO DE HOY

Santa Escolástica. Hermana de San Benito. Invocada para atraer lluvia

 
 
   
 
 
 

Hermana gemela de San Benito. Fundadora de un monasterio y la orden de las monjas benedictinas. Se le invoca para atraer la lluvia

 

Santa Escolástica era la hermana de San Benito. Fue una Santa que consagró su vida a Dios desde su juventud. Después de que su hermano fue a Monte Cassino, donde estableció su monasterio, tomó su residencia en el barrio de Plombariola, donde fundó y gobernó un monasterio de monjas, a unos cinco kilómetros del monasterio de San Benito, quien era su director espiritual y el de sus monjas. Se le invoca para atraer la lluvia debido a un hecho místico asociado con su hermano San Benito.

Fiesta: 10 de febrero

Martirologio Romano: Memoria de la sepultura de santa Escolástica, virgen, hermana de san Benito, la cual, consagrada desde su infancia a Dios, mantuvo una perfecta unión espiritual con su hermano, al que visitaba una vez al año en Montecasino, en la Campania, para pasar juntos una jornada de santas conversaciones y alabanza a Dios. Es fundadora de un monasterio y la orden de las monjas benedictinas la cual gobernó siguiendo la regla de su hermano

Biografía de Santa Escolástica

San Escolástica, nació en el año 480, en Nursia, Italia. Su madre murió de parto. Es hermana gemela de San Benito. Ambos se entregaron a Dios desde muy jóvenes y alcanzaron la santidad en la vida religiosa.

Después que su hermano se fuera a Montecasino a establecer el famoso monasterio, ella se estableció a unas cinco millas de distancia, en Plombariola, donde fundó un monasterio y la orden de las monjas benedictinas la cual gobernó siguiendo la regla de su hermano.

San Benito y Santa Escolástica regularmente se reunían para orar juntos y compartir sobre la vida espiritual. Solía visitar a su hermano una vez al año. El varón de Dios se encontraba con ella fuera de las puertas del convento, en las posesiones del monasterio.

Cierto día vino Santa Escolástica, como de costumbre, y su venerable hermano bajó a verla con algunos discípulos, y pasaron el día entero entonando las alabanzas de Dios y entretenidos en santas conversaciones. Al anochecer, cenaron juntos.

El milagro de la lluvia

Con el interés de la conversación se hizo tarde y entonces aquella santa mujer le dijo:

"Te ruego que no me dejes esta noche y que sigamos hablando de las delicias del cielo hasta mañana".

A lo que respondió Benito: "¿Qué es lo que dices, hermana? No me está permitido permanecer fuera del convento". Pero aquella santa, al oír la negativa de su hermano, cruzando sus manos, las puso sobre la mesa y, apoyando en ellas la cabeza, oró al Dios todopoderoso. Al levantar la cabeza, comenzó a relampaguear, tronar y diluviar de tal modo, que ni Benito ni los hermanos que le acompañaban pudieron salir de aquel lugar.

San Benito comenzó a lamentarse y entristecerse un poco, se sirigió a su hermana diciéndole: "Que Dios te perdone, hermana. ¿Qué es lo que acabas hacer?". A lo que ella respondió:

"Te lo pedí, y no quisiste escucharme; rogué a mi Dios, escuchó. Ahora sal, si puedes, despídeme y vuelve al monasterio".

El monje San Benito, que no había querido quedarse voluntariamente, no tuvo, al fin, más remedio que quedarse allí. Así pudieron pasar toda la noche en vela, en santas conversaciones sobre la vida espiritual, quedando cada uno gozoso de las palabras que escuchaba a su hermano.

No es de extrañar que al fin la mujer fuera más poderosa que el varón, ya que, como dice Juan: Dios es amor, y, por esto, "pudo más porque amó más", fue el comentario de San Gregorio Magno acerca de este episodio de la Santa.

En el lugar de este maravilloso prodigio se construyó la llamada "Iglesia del coloquio", y a Santa Escolástica se le invoca para obtener la lluvia.

Luego de transcurridos 3 días de este episodia con su hermana, San Benito, mirando al cielo, vio cómo el alma de su hermana salía de su cuerpo en figura de paloma y penetraba en el cielo.

Él, lleno de gran júblio, dio gracias al Dios todopoderoso con himnos y cánticos, y envió a unos hermanos a que trajeran su cuerpo al monasterio y lo depositaran en el sepulcro que había preparado para sí.

Así ocurrió que estas dos almas, siempre unidas en Dios, no vieron tampoco sus cuerpos separados ni siquiera en la sepultura. Murió hacia el año 547. San Benito murió 40 días después de su hermana.

 
Redacción : PildorasdeFe.net | Biografía de Santos y Beatos
 
 
.
 
 
 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
   Facebook      Twitter      WhatsApp     Google     
 
 

Artículos de interés

 
 
mujer arrodillada al pie de la cama con ojos cerrados orando en oracion
 
san miguel arcangel estatuda con la espada hacia abajo fondo azul cielo
 
papa francisco sonrie saluda mano arriba
 
rostro mujer hombre unidos esposos felices
 
novena al divino nino jesus dia  el amor del nino dios a la virgen maria
 
 
novena especial de navidad dia  el respeto
 
 

ORACIONES EN VIDEOS

 
 
oracion de sanacion angel estatua paisaje natura montana email
 
minuto de esperanza nino sentado en la mesa sostiene libro rie email
 
oracion de sanacion oracion de sanacion mujer saltando en el bosque email
 
oracion de sanacion hombre sentado en medio de la pradera email
 
 
 
 
Tuit reciente del Papa:
 
 
 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
papa francisco hablando de pie con microfono levanta sus dos manos
 
- Lo más leído -
 

Educa a tus hijos con un poco de hambre y un poco de frío

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

Una sencilla pero poderosa oración de sanación interior

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

Una asombrosa historia de terror atada al poder del Santo Rosario

10 cosas sorprendentes que te suceden cuando haces adoración eucarística