Liturgia / Celebracion del día

San Alejo. El hombre de Dios. Patrono de los mendigos y enfermos

 
 
 
 

San Alejo dejó su opulenta casa escapando de los placeres del mundo, para vivir como un pobre mendigo en la puerta de una Iglesia

 

San Alejo fue el único hijo de un rico senador romano que aprendió a ser caritativo con los pobres y renunció a sus riquezas, honores y hasta de su prometida por seguir la voluntad de Dios en su vida. Viajó a Edesa y vivió como mendigo en extrema pobreza cerca de la Iglesia de la Santísima Theotokos. Allí, una pintura de nuestra Santísima Madre le habló al Sacristán para decirle que este mendigo era muy santo. La Virgen María lo llamó "El hombre de Dios".

Fiesta: 17 de julio

Martirologio Romano: En Roma, en la basílica situada en el monte Aventino, se celebra con el nombre de Alejo a un hombre de Dios que, como cuenta la tradición, dejó su opulenta casa para vivir como un pobre mendigo pidiendo limosna

Biografía de San Alejo

San Alejo nació en el siglo cuarto D.C. en Roma, en el reinado de los emperadores Arcadio y Honorio. Sus padres, Eufemiano y Aglaida, eran muy piadosos y modelos de hospitalidad.

Aunque Eufemiano era un rico de la nobleza, él comía una vez al día, pero todos los días en su casa, asistían una multitud de viudas, huérfanos, vagabundos, pobres y enfermos y con gusto ellos les daban alimentos. San Alejo creció con este gran ejemplo y llegó a ser un joven piadoso y culto, muy versado en las Sagradas Escrituras.

Cuando San Alejo cumplió la mayoría de edad, sus padres le habían comprometido con una joven de una familia principesca. La boda se celebró en la Iglesia de San Bonifacio.

Hubo esplendor y grandes festejos; pero después de la boda el santo tomó aparte a su novia y le entregó su anillo de oro, luego entró en su habitación, cambió de ropa con un hombre pobre, y en secreto salió de su casa y su ciudad.

Al llegar a la orilla del mar, se encontró un barco que se disponía a navegar por Asia Menor, y allí se embarcó, con el deseo de escapar de la vanidad de la vida y de todos los demás placeres.

Después de vagar por un tiempo, el santo llegó a la ciudad de Edesa y se estableció allí en la iglesia de la Santísima Theotokos.

Una vida santa de mendigo

San Alejo vivió como un mendigo en la puerta de la iglesia y mantuvo un muy estricto ayuno, comía solamente pan y agua una vez al día. Al transcurrir el tiempo todo su cuerpo se marchitó y la belleza de su rostro se desvaneció.

Mientras tanto, sus padres y su novia, afligidos terriblemente sobre su desaparición, mientras que su padre envió a funcionarios por todos los rincones del mundo para buscar a su hijo.

Algunos de ellos incluso llegaron a Edesa, pero no reconocieron San Alejo y, tomándolo por un mendigo, le dieron limosnas.

San Alejo vivió en Edesa en la Iglesia de la Madre de Dios (Theotokos) por 17 años, y a través de su vida piadosa obtuvo la gracia de Dios.

Durante ese tiempo, el sacristán de la Iglesia tuvo una visión en relación con San Alejo: el sacristán vio un icono de la Santísima Madre de Dios, que le dijo:

"En mi iglesia lidera «el hombre de Dios» que es digno del Reino de los Cielos; su oración se eleva hasta Dios como incienso, y el Espíritu Santo descansa sobre él como una corona sobre la cabeza de un rey".

Después de esta visión, el sacristán comenzó a buscar un hombre de tal vida justa y, al no encontrarlo, hizo un llamamiento a los Santísima Madre de Dios en busca de ayuda.

Y una vez más tuvo una visión en la que escuchó una voz que salió del icono de la Madre de Dios, diciendo que el hombre de Dios es el mendigo que se sienta en la puerta de la Iglesia. Entonces el sacristán llevó al santo a que viviera dentro de la Iglesia.

De regreso a la casa de sus padres

Sin embargo, muchas personas comenzaron a venerar a San Alejo por su vida justa, y una vez más, en lo secreto, San Alejo salió de la ciudad, con el fin de huir de las tentaciones de la fama terrenal.

El santo se subió a un barco que se dirigía a Silicia, pero por la Providencia de Dios se levantó una tormenta durante el viaje y el barco inesperadamente terminó en Roma.

Entonces San Alejo decidió regresar a la casa de sus padres, pero para vivir allí como un extraño. Eufemiano, al ver a un pobre vagabundo, no reconoció a su propio hijo, le dio una cálida bienvenida y ordenó a los sirvientes que le construyeran una pequeña vivienda cerca de la entrada a la casa y para que le sirvieran

Y así San Alejo vivió en la entrada a la casa de sus padres por otros 17 años, superando muchas tribulaciones por su extraordinaria paciencia: por un lado, tuvo que soportar los insultos de los siervos de su padre, quien, a instigación del diablo, se burlaban duramente de él; por otro lado, el santo se vió obligado continuamente a escuchar el llanto de su madre y de su novia, que no paraban de llorar nunca por él.

Su corazón se rasgó de lástima al ver sus lágrimas, pero su amor por Dios le ayudó a soportar este juicio y a continuar llevando la vida que había elegido.

La muerte de San Alejo

Llegó el momento para este Santo de abandonar esta vida terrenal en la que había experimentado la pobreza y privaciones, y de entrar en la alegría de la vida eterna.

En ese momento, se celebraba la divina liturgia en la catedral de la ciudad, y al final de la misma, se escuchó una voz gloriosa proveniente desde el altar:

"Vengan a mí todos los que están cansados y agobiados, y yo los haré descansar" (Mt 11,28)

Todos los que estaban presentes en la iglesia cayeron al suelo de gran espanto, gritando: "¡Señor, ten piedad!" Entonces la voz se escuchó por segunda vez:

 "Busquen al hombre de Dios, que ya está dejando esta vida; para que rece por esta ciudad".

Todo el mundo empezó a buscar por toda Roma a un hombre justo de Dios, pero no sabían dónde encontrarlo. Mientras tanto, se escuchó la voz gloriosa por tercera vez:

"Busquen al hombre de Dios en la casa de Eufemiano"

En ese entonces, el rey, que estaba en la catedral en ese momento, se volvió hacia Eufemiano y le preguntó: "¿Cómo es que, poseyendo un tesoro en tu casa, no nos dijeras nada al respecto?" Eufemiano respondió: "Dios es mi testigo, yo no sé nada al respecto".

Entonces se levantó el rey y se fue junto con sus nobles a la casa de Eufemiano, a buscar allí mismo al hombre de Dios.

Al llegar a las puertas, encontraron muerto al mendigo que había vivido en la entrada, pero cuyo rostro estaba ahora brillando con un resplandor angelical, mientras su mano sostenía una carta a sus padres, explicando todo lo que había sucedido.

La madre y la esposa se arrojaron sobre el cuerpo inerte, cubriéndolo de lágrimas. Eufemiano también se echó a llorar. 

El rey ordenó de inmediato llevar el cuerpo de San Alejo al centro de la ciudad, para que todos pudieran venerarlo, y ocurrieron allí muchas sanidades y milagros.

El cuerpo del santo se quedó en la catedral durante toda una semana, abierto a la veneración pública, y luego, cuando estaba siendo colocado en un ataúd de mármol, una corriente de mirra aromática emitida desde el cuerpo, llenó todo el ataúd.

Todos los habitantes de la ciudad se ungieron de esa esencia de mirra y muchos fueron sanados de sus enfermedades.

San Alejo, el hombre de Dios, descansó para Dios, alrededor del año 411 A.D

 
PildorasdeFe.net | Biografía de Santos y Beatos
 
 
 
 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
 
   Facebook       Twitter       WhatsApp      Google      
 

Déjanos tus comentarios

 

Artículos de interés

 
 
papa francisco sonriendo rosario en mano
 
mujer abriendo boca gritando poseida mano impuesta cabeza cruz
 
cruz de san benito medalla sosteniendo con mano
 
joven hombre muy contento brazos abiertos bajo la lluvia
 
joven hombre muy contento brazos abiertos bajo la lluvia
 
joven hombre muy contento brazos abiertos bajo la lluvia
 
joven obrero trabajando con lentes de proteccion construyendo
 
 
hombre y mujer abrazados triste esposo consuela esposa
 
 
 
Tuit reciente del Papa:
 
 
 
 
 

Homilía del Papa Francisco


 
papa sonriendo saludando solideo
 

Caminando en la Fe


 
mujer tristeza al lado de ventana
 
Lo más leído
 
------------------------------------------------------------------

Dejó el Fútbol y un salario de $800.000 para ser Sacerdote con voto de pobreza

------------------------------------------------------------------

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

------------------------------------------------------------------

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

------------------------------------------------------------------

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

------------------------------------------------------------------

¿Qué son los sacramentales? ¿Cuántos hay y de qué tipo? ¿Protegen del demonio?

------------------------------------------------------------------

3 hermosos consejos que el Libro de Proverbios enseña sobre el Matrimonio

 
 
 

Aprende a orar


 
fiesta divino nino jesus oracion de confianza coronilla